10 Últimos

domingo, 30 de septiembre de 2012

¡Capriles Presidente!


Por Oscar Lucien, 28/09/2012

Capriles presidente" podría ser el titular de primera página más ecuánime de la mañana del 8 de octubre.

Pero hay otras posibilidades. En tono celebrativo: "Se vio y se sintió"; "Avalancha"; "El autobús del progreso de punta a punta"; "David venció a Goliat"; "Venezolanos votaron por el futuro".

A modo de condena del pasado también cabría: "Abajo cadenas"; "Se acabó la cháchara"; "Venezuela dijo No al militarismo"; "Rechazo contundente al continuismo". En lo personal, apostaría a un titular más en sintonía con lo que ha sido la propuesta de Henrique Capriles Radonski y que allane el camino a la gran tarea de reconstrucción y de reconciliación que tenemos por delante: "Venezuela es de todos los venezolanos, debemos reconocernos desde nuestras diversas visiones y banderías políticas y, juntos, apostar por un mejor país".

Triunfalismos aparte, porque, como en la pelota, el juego termina con el "out" 27, y lo primero es votar masivamente por Capriles el próximo 7-O, mi confianza en el triunfo del candidato del futuro se funda en el clamor que siento en la calle: no más insulto, no más peleadera, aspiración a una vida segura y de calidad. Y aunque el candidato del pasado, el presidente saliente Chávez, se negó obstinadamente a un debate con Capriles, los términos de comparación están claramente expuestos en la arena electoral.

Chávez Frías, ex militar golpista, tiene catorce años en la jefatura del Estado. Honestamente, no cabe en mi cabeza que los venezolanos puedan reelegir y premiar con veinte años en la Presidencia de la República a un individuo que ha dilapidado los más altos ingresos que ha tenido Venezuela, que ha sido incapaz de resolver los ingentes problemas de los más pobres, que ha dividido y enemistado a la familia venezolana, que se ha peleado con presidentes de América Latina y de otros países, que manifiesta una enfermiza sumisión a los designios de la dictadura de los hermanos Castro en Cuba, que utiliza los recursos del Estado y la obligatoria asistencia a los más desvalidos con los métodos más grotescos de las dictaduras totalitarias (fascista, nazista y comunista) del siglo pasado y que, en forma visible, muestra sensible deterioro de su salud (y no me refiero sólo a la mental).

Son numerosas las personas que me encuentro por la calle y que de manera discreta me dicen: "Trabajo en una empresa del Estado, pero hay un camino"; "trabajo en el Seniat", "trabajo en la Contraloría", "trabajo en Tránsito Terrestre, no puedo ir a las marchas, pero voy a votar por el flaquito". Ese sentimiento en la calle es lo que confirma mi convicción de que Capriles será electo presidente el próximo 7-O. ¿Cómo sería posible premiar con 20 años a un Presidente bajo cuyo mandato han asesinado a más de 150.000 venezolanos, y tenga el descaro de afirmar que estamos bajo una "sensación de inseguridad" (sic) y que todo es producto de una manipulación mediática? ¿Quién, en su libre albedrío, puede premiar con 20 años a un Presidente que apenas hace una semana, en plena campaña electoral, reconoce que el talón de Aquiles de su gobierno es el burocratismo, la ineficiencia y la corrupción? Capriles será electo Presidente, no tengo la menor duda. Advierto, matizo, sin triunfalismo. Hay que salir a votar, a comprometer a familiares y vecinos ante una coyuntura excepcional de ofrecer a nuestros hijos y nietos un futuro digno, en paz, en un país que reconociendo sus diferencias cree las condiciones para un proyecto compartido, sin exclusiones. Venezuela tiene enormes potencialidades, pero si todos remamos en la misma dirección.

Esa es mi convicción ante la oferta de Capriles.

Capriles no es el Mesías, ni vamos a elegir a un nuevo salvador de la patria. Es un hombre joven que muestra una trayectoria pública comprometida con el servicio público. Su discurso es incluyente, desde ya ha tendido una mano a quienes honestamente han sido partidarios del Presidente saliente, y en particular a los más pobres, que han sido víctimas de una campaña salvaje de intimidación y de terror en la que se insiste en que el nuevo gobierno suprimirá algunos beneficios. La respuesta del candidato del futuro ha sido muy clara: los recursos del Estado pertenecen al pueblo y no pueden manipularse como dádiva de ningún mandatario. Capriles también ha sido contundente con sus seguidores: no es el momento del pase de facturas y del reconcomio: lo que sea del ámbito de las leyes y de la justicia tendrá su curso, pero él ofrece la plataforma del encuentro, de la suma de voluntades en reconocimiento a la diversidad de la opinión política del país.

Capriles cuenta con mi voto.

Oscar Lucien es miembro de Ciudadanía Activa

Carta a un chavista


Por Enrique Krauze, 29/09/2012

Le parecerá extraño que me dirija a usted. Se preguntará ¿qué tiene que decirnos un escritor mexicano a nosotros los venezolanos, y en particular a los chavistas?

Verá usted. Me importa y preocupa el destino de Venezuela porque creo que los países de la América Hispana formamos parte de una patria mayor que nuestras patrias y que por ello nuestros destinos están unidos. Por eso dediqué un año al estudio de la historia y la vida de Venezuela, y publiqué el libro El poder y el delirio.

Yo no soy un enemigo de Hugo Chávez. Soy un crítico de Hugo Chávez, que es muy distinto. Yo le reconozco su vocación social. Para eso estableció las misiones: para proveer de educación, salud, alimentos y otros bienes y servicios a los más necesitados. Pero así como no le escatimo esa vocación, creo ver con claridad las limitaciones y vicios de su estilo personal de gobernar y los enormes problemas que ha propiciado su larga permanencia en el poder.

Esa permanencia es ya un obstáculo para el desarrollo sano de su país. Una frase sabia, acuñada por el historiador inglés Lord Acton, resume siglos de experiencia: “El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”. La historia del siglo XX demuestra con creces hasta qué punto tenía razón: los autócratas que prometieron el cielo en la tierra terminaron por traer a sus pueblos hambre, desolación, pobreza, guerra y muerte. En consecuencia, la mayor prioridad de una auténtica democracia es poner límites al poder absoluto. Y Venezuela está ahora mismo frente a esa necesidad histórica: debe poner límites al poder absoluto.

No es necesario eternizarse en el poder para desplegar una obra social perdurable. En México, el presidente Lázaro Cárdenas es recordado aún por el pueblo con agradecimiento, pero Cárdenas gobernó seis años (1934-1940) y ni un minuto más. Una nación no puede confiar indefinidamente su destino en manos de un hombre. Y una nación no debe confiar en la palabra de un gobernante como si fuera la palabra de Dios.

Porque el hecho es que detrás de los interminables discursos del Presidente, detrás de las infinitas apariciones en la televisión, se oculta una verdad que los chavistas descubrirán alguna vez, con inmenso pesar. Me refiero, por ejemplo, al increíble dispendio de los casi 700.000 millones de dólares que han entrado a las arcas de la empresa estatal de petróleo Pdvsa (que llegó a ser un ejemplo de modernización). Aunque el presidente Chávez ha enmascarado con el velo de su discurso la corrupción de la élite política y militar que les es adepta, el país atraviesa por una grave crisis: los niveles de inflación son los más altos del continente; hay –usted lo sabe– una aguda carestía de alimentos básicos, electricidad, cemento y otros insumos primarios (como resultado de las masivas expropiaciones de las empresas privadas, y la ineficacia y corrupción de los nuevos administradores públicos). Y, para colmo, la criminalidad es la más alta del continente.

Venezuela tiene hoy la alternativa de votar por un proyecto distinto, el de Henrique Capriles, joven valeroso, sensible, responsable, conciliador y visionario. Sus propuestas buscan recobrar la sensatez económica y ha prometido que respetará y mejorará las conquistas sociales, y no afectará los sueldos y prestaciones de los empleados gubernamentales. Le sugiero a usted, respetuosamente, considerarlo.

Las llagas de Venezuela son inmensas, pero acaso la llaga mayor no sea ni social o económica sino moral. Me refiero a la discordia dentro de las familias venezolanas y a la discordia dentro de esa gran familia que es Venezuela. Es natural que las personas sostengan opiniones distintas, pero esas opiniones –por más diversas y aún opuestas que sean– son sólo eso, y no tienen por qué convertir a las personas en enemigos. El presidente Chávez y sus voceros ven el mundo dividido entre “enemigos y amigos”, lo cual es sumamente injusto, degradante y peligroso, porque en la historia los enemigos no dialogan entre sí: los enemigos, finalmente, se matan.

En este sentido, los insultos racistas que Chávez ha vertido sobre Capriles han sido infames. Llamarle “nazi” a un hombre cuyos bisabuelos fueron exterminados por los nazis es una barbarie que va más allá de los adjetivos. Los venezolanos son muy sensibles, felizmente, a la memoria de los mayores. Por eso usted no puede apoyar semejante vileza. Nada tiene Capriles Radonski que avergonzarse de sus ancestros.

Por lo demás, ya que Chávez se percibe a sí mismo como un redentor y ha llegado a invocar al propio Cristo en sus campañas, estoy seguro de que a usted no se le escapa la devoción de Capriles por la Virgen del Valle, patrona de la isla de Margarita, devoción compartida por millones de sus compatriotas. El fervor de Capriles no es calculado ni político. Es un fervor íntimo y sincero. Por eso conmueve a quienes lo abrazan en los pueblos.

Los hombres tenemos grabada en el alma la libertad. Ni aún queriéndolo podemos renunciar a ella. Y entre todas las libertades, la fundamental es la libertad de conciencia. Una persona no puede acallar su propia conciencia y no puede permitir que el poder intente gobernarla. Yo espero que usted ejerza su libertad el próximo 7 de octubre y vote por una Venezuela libre de odios ideológicos, una Venezuela que recobre la concordia, la tolerancia y la paz.

Tomado de:

Para NO Hipotecar la vida


Por Juan B. González, 27/09/2012

Hace ya muchas semanas cuando decidí comenzar a escribir estos artículos y lo hice con la deliberada intención de hablar de política y de intentar mostrarles a algunas personas mis ideas sobre unos hechos relevantes que ocurrían en  el país, lo hice intentando mostrarles unas conexiones que facilitaran su traducción y sus efectos sobre su vida cotidiana. Sinceramente no sé si lo he logrado. Durante este trayecto me he sentido como el torero que enfrenta cada corrida como un nuevo reto, del cual no sabe cómo le saldrá definitivamente, pero que sabe que algo tendrá que hacer frente al nuevo astado.

Me autoimpuse una escritura sencilla, de párrafos cortos y concisos. Me enfoqué en decirle mis cosas a un auditorio llano, con imágenes asequibles y sin rebuscamiento. He tratado de alimentarlo de testimonios y de anécdotas personales que puedan hacer y provocar una conexión con la gente que también padece los mismos problemas, y que por alguna razón, no los desengrana hasta llevarlo a sus últimas consecuencias: hasta la fuente del mal gobierno que los produce.

Pensando en esto he decidido escribir, mi penúltimo artículo antes de las elecciones, sobre el chantaje final que intenta el próximo “ex Presidente”, para pretender doblar la voluntad de nuestro pueblo, haciéndoles creer que la construcción y la entrega de las viviendas, a las que siempre estuvo obligado a hacer, se vea como una dádiva personal que los obliga a manifestar su adhesión a su causa y a su persona, sin que puedan analizar ni deliberar que, por todo lo demás, ese mismo supuesto benefactor, ha llevado a la ruina a todo el país.

Sí, me voy a referir a la supuesta “Gran Misión Vivienda”, y voy a hablar de ella, sabiendo la importancia que representa para aquellos “afortunados” quienes finalmente las van a recibir. Y lo voy a hacer sabiendo lo que eso significa en cada una de sus vidas. Casas incompleta, sin ter minar, de mala calidad, con los mismos malos servicios que padecieron en lo horizontal y, que ahora padecen pasados en lo vertical, con la basura afuera en los mismos contenedores sucios y sin recoger, sin ninguna preparación para vivir en edificios, con los signos de la corrupción en cada baldosa, en cada lugar sin los acabados, con las miserables las piezas sanitarias, con el peligro de que el viento se las lleve a pedazos (como ya ocurrió en Ciudad Caribia), o que se caigan antes de estrenarlas (como fue en Los Valles del Tuy), Para todos esos sortarios, esa es su casa y debe ser mejor a las que tenían o a las perdieron y ya verán cómo se las arreglan y la completan. Pero esa son sus casas.

Pero lo que quiero contarles es que también y no hace tanto tiempo (apenas una generación), los otros gobiernos tuvieron la obligación de hacer y de entregar casas. Mi madre fue una de las “afortunadas” en esa ocasión. Corría el año de 1969 y estábamos en el gobierno del Presidente Leoni (uno de los odiados adecos). La institución (y no la persona) que los entregaba era el INAVI. Y la selección y el enteramiento fueron muy precisos Las casas se le asignaban para aquellas personas de la clase obrera trabajadora, que por su capacidad de pago, podían superar su posición de inquilino y se convertían en propietarios con cargo a su propio peculio. Muy claro, la gente tenía trabajo y luego entonces podía hacerse de un crédito para pagar sus deudas y sus aspiraciones de ascenso social.

Lo curioso del cuento es que mi madre siempre fue comunista, hasta ahora, cuando supo, como muchos de nosotros, que eso era una forma de prolongarles el poder a los tiranos e hipotecarles la vida a los del gobierno a costa de la nuestra. Mi madre nunca dejó de votar por quien quisiera. Leoni no le dijo nunca (aún cuando lo esperaba) que le agradeciera el  gesto. La única condición eran los 127 bolívares (de los de antes) para pagar las mensualidades y tenía trabajo para eso. Su trabajo cubrió las deudas y su dignidad quedó intacta.

Mis hermanos y yo quedamos marcados por esa impronta. Nosotros fuimos beneficiarios de esos 40 años, que ahora insisten en negar. Supimos, por el signo de los tiempos, que éramos herederos de unas grandes oportunidades y las aprovechamos. Que había un camino de progreso, en donde las deudas se pagaban con trabajo y los resultados estaban seguros de encontrarse. A casi 50 años vista, yo no quiero que nadie me regale nada. Yo sé que lo que tengo y tendré lo voy a lo conseguiré por mi propio esfuerzo. Y eso se lo debo a mi madre y a su convicción sin límites. Por esa convicción de creer que los gobiernos son como los conserjes y están puestos ahí para que le sirvan a uno, y uno debe hacer su parte, y pagar por lo que es de uno, para nunca de depender de ellos.

jgonzal25@gmail.com
@jgonzal25

Publicado en:

viernes, 28 de septiembre de 2012

Boletín # 11, Evolución del Registro Electoral Parte 2



Para leer completa la presentación Evolución del Registro Electoral Parte 2, clic aquí:
https://docs.google.com/file/d/0BxL32FcKZlVrRDJHZnBEM09RUkU/edit

Para consultar Boletines anteriores:
Boletín 10, Evolución del Registro Electoral Parte 1
Boletín 9, Encuestas y Tendencias Parte 4
Boletín 8, Encuestas y Tendencias Parte 3
Boletín 7, Encuestas y Tendencias Parte 2
Boletin 6, Encuestas y Tendencias Parte 1
Boletin 5, Tarjeta Electoral Corregida
Boletin 4, Tarjeta Electoral previa
Boletin 3, de Miami pa' New Orleans
Boletín 2, Reforzar los Centros Clave
Boletín 1, Como ayudar, Hacia el 7-O

A mi no me roban mi voto



Expertos en materia de sufragio han determinado sin lugar a ninguna duda que las máquinas capta-huellas no son capaces de detectar por cuál candidato vota el elector.

Si tienes familiares o amigos que dependen del gobierno por su trabajo, o porque se benefician de alguna misión, o porque pueden ser víctimas de represalias maniobra de un régimen desesperado que sólo puede conseguir votos mediante la extorsión. si se conoce su intención de voto, te agradecemos que les hagas llegar este video, pensado para desmontar la

Monólogo sobre las elecciones de Venezuela con Jaime Bayly


Dice Christian Burgazzi en correo enviado: 


Apreciadas y Estimados,

Este es el enlace al video de la entrevista que me realizaron en Venevisión el pasado miércoles 26/09: http://bit.ly/VKS4j5

La entrevista tuvo repercusiones interesante, en particular la impactante exposición de Jaime Bayly, acerca del tema de las elecciones en Venezuela, en su programa del mismo miércoles en la noche, por Mega.TV trasmitido desde Miami. 

¡No se la pierdan!

Aquí se las dejo:



Y el link por si no lo ven:

Una gorra es la esperanza



Por Jordy Enrique Moncada, 27/09/2012

La boina se cae de lado, la mejilla se sonroja y las lágrimas comienzan a evaporarse, la alegría y la esperanza se apoderan de la mirada de un país relegado a la violencia, al insulto desaforado, a la imposición de una oscuridad teñida de roja obsesionada con la uniformidad de pensamiento, de acción y de sumisión.

Con el agua al cuello nació una idea, de esas que son irrebatibles, una idea llena de colores, carente de resentimiento y enfocada en una sola cosa, el progreso de todos. Y con lo complejo que puede ser entender el progreso cada uno salió al encuentro de la puerta más cercana, en busca de ese punto en común, en busca de esa esperanza que nos acompaña cuando la violencia nos quita el sueño.

La emoción del futuro nos hizo entender que el pasado se deja atrás con la valentía que demanda enfrentar a una máquina que nos ofrece dos caras, a su encuentro saldrán millones, bastará sólo con tener la certeza de que el país ya no es adolescente, así demostraremos que no necesitamos afiches de pared, sino herramientas para superarnos.

Y cuando las papeletas anuncien que el país se contagió de quien rescató nuestra bandera en forma de gorra, de aquel que nos recordó que la patria es tricolor y no roja, nunca opresora y menos manipuladora, en ese momento, sólo quedará colmar las calles de alegría y juntar los esfuerzos en la dirección necesaria, la del progreso.

Después de todo Venezuela creció, ya no es adolescente, el llanto nocturno producto de la miseria y la incertidumbre se venció con la alegría de todos los que salimos al encuentro de un futuro más próspero, con la esperanza de quienes sabemos que el sueño se puede vivir, con la certeza de todos los que hemos visto a la gente cambiar de opinión, con la intención de aquel que se burla de la encuesta y le dice la verdad a la máquina.

Nos espera el día de la confidencia tecnológica, nuestro índice indicará el camino, nuestra gorra mostrará la amplitud de la decisión y la boina quedará para hacer documentales de antaño, dentro de dos domingos firmaremos la consigna del nunca más.

Cuando lleguemos a descansar ese domingo sabremos que enfrentaremos un lunes diferente, aunque siempre llega el lunes, decidiremos nuestro estado de ánimo desde el día anterior, tenemos en nuestras huellas la posibilidad de dejar huella, de hacer historia, de cambiar la historia, de poner la primera piedra.

Y aunque el país continúe, aunque las calles sean las mismas, aunque el cielo sea igual, aunque el Ávila nos siga resguardando, aunque el Guaire tenga más cuerpo, aunque Bolívar siga inmóvil en cada plaza, aunque los afiches sigan ensuciando nuestras calles, aunque el salario siga sin alcanzar, aunque la morgue siga desbordada de trabajo, el 8 de octubre el país puede amanecer distinto.

El camino estará en una pantalla, que nos regalará un papel que guardaremos en una caja y llegaremos a casa a buscar esa gorra que nos llena de esperanza, entrará la noche con sus rumores y por las venas de Venezuela correrá la decisión de irnos a dormir sin miedo, pues habremos sentenciado el cambio.


@JordyMoncada

Publicado por:
http://www.eluniversal.com/opinion/120927/una-gorra-es-la-esperanza

La Gran Marcha del Progreso



Los puntos de partida son: plaza Artigas en San Martín, plaza O'Higgins de El Paraíso, plaza Venezuela, plaza José Martí de Chacaíto, calle Élice de Chacao, plaza Alfredo Sadel de las Mercedes y Crema Paraíso en Santa Mónica. La llamada “Caminata del futuro” en Caracas culminará en la avenida Bolívar.

El alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma, informó que las movilizaciones para la concentración a favor del candidato Henrique Capriles Radonski, comenzarán a partir de las 9 de la mañana.

“Será una gran fiesta popular en ofrenda a la unidad de todos los venezolanos y será una marcha que va a cruzar a Caracas desde ocho puntos de partida”, dijo.

Para el jefe del Comando Venezuela en el municipio Libertador, Ismael García, el próximo domingo 30 de septiembre será la oportunidad “para dar un sacudón y que quede claro en todo el país que Caracas no es roja rojita, ni es un territorio particular de nadie y que nos pertenece a todos”.

Convocaron a todos los sectores de la sociedad caraqueña, a apoyar lo que denominaron el “gran caracazo” en la Avenida Bolívar.

Henrique Capriles Ganará las Elecciones en Venezuela



Por Carlos Vilchez Navamuel, 28/09/2012

Las elecciones en Venezuela están cada día más calientes, faltan pocos días y en el reloj de todos los venezolanos se oye el tic tac, tic tac, la hora de votar está por llegar. Mientras las encuestas oficialistas, al igual que en las elecciones parlamentarias pasadas aseguraban una gran diferencia con la oposición,  otras como Consultores 21 nos dicen que en estos momentos existe un empate técnico y agregan además que el presidente venezolano Hugo Chávez podría perder las elecciones a la presidencia con el flaco” Henrique Capriles. http://mx.ibtimes.com/articles/28127/20120927/elecciones-venezuela-sondeo-empate-tecnico.htm

Otro estudio que acaba de publicar recientemente en su Blog el Master en Dirección y Administración de Empresas, Consultor y Profesor en la Universidad Central de Venezuela Ángel Da Silva  nos pronostica que Henrique Capriles -el candidato de la oposición- ganará las próximas elecciones en Venezuela el próximo 7 de octubre de 2012.

Para hacer el estudio nos dice el autor: “Se analizaron los resultados de las de las últimas cinco elecciones que tuvieron lugar en Venezuela desde el 2006 hasta el 2010. Estas elecciones fueron las siguientes: elección presidencial 2006, referendo constitucional 2007, elecciones regionales 2008, referendo aprobatorio de la enmienda constitucional 2009 y elecciones parlamentarias 2010.”  

Se analizó además el comportamiento del electorado en esas elecciones en cada uno de los 24 Estados del país lo que hace que análisis sea producto de un trabajo muy cuidadoso y responsable. El estudio tomó en cuenta además, el número de electores que son 18.903.143 personas habilitadas para votar, la abstención que en los últimos procesos ha sido de 31% aunque para estas elecciones su cálculo es de que será de un 23% de promedio, los votos nulos un 2%, los otros cinco candidatos no representan mas del 1%, los votos del exterior que se calcula sean mas de 100.000 y de los cuales el 85% de estos votos serían para Capriles.

Sus conclusiones son las siguientes:  “El candidato Enrique Capriles Radonski ganará la elección presidencial con un margen de entre 0.36 – 1.8 millones votos sobre el candidato Hugo Chávez y que obtendrá entre 7.24 7.96 millones de votos, Chávez apenas alcanzaría entre 6.16 – 6.88 millones de votos. El candidato Enrique Capriles Radonski ganará con amplio margen en 10 estados (Distrito Capital, Carabobo, Bolívar, Nueva Esparta, Anzoátegui, Lara, Mérida, Miranda, Táchira y Zulia) y en el exterior. Mientras que el candidato oficialista Hugo Chávez ganará con margen amplio en 8 estados (Apure, Barinas, Cojedes, Guárico, Portuguesa, Trujillo, Yaracuy y Delta Amacuro). Existen 6 estados (Aragua, Amazonas, Falcón, Monagas, Sucre y Vargas) donde los candidatos están muy parejos.”  http://www.angeldasilva.com/

En el hipismo se acostumbra a decir: “Caballo que alcanza, gana”  ¿Usted que  opina?

Visita los Blogs de:

jueves, 27 de septiembre de 2012

Inciertas condiciones aplican


Por Angelica Alvaray, 27/09/2012

El tiempo se hace infinito cuando uno quiere que algo llegue pronto. Cuando estábamos pequeños, esperar la navidad o el cumpleaños se hacía eterno, los meses que faltaban eran tan largos que, después de lloriquear un poco para ver si estaba en manos de papá o mamá apurar las cosas, se nos olvidaba un rato, solo para que la ansiedad de la espera volviera unos días o unas semanas después, con las ganas apremiantes de tener el juguete nuevo, o de que vinieran los amiguitos a la fiesta.

En Venezuela estamos esperando las próximas elecciones presidenciales desde hace ya mucho tiempo. Hemos vivido los últimos diez años de elección en elección, de promesa en promesa; hemos visto candidatos mudarse de bando, de rol, de discurso. En cada votación a la que hemos asistido, la oportunidad de cambiar el modelo de gobierno ha ido ganado terreno: ha surgido un nuevo liderazgo político y hemos abierto espacios de convivencia en un entorno hostil, donde hasta hace poco ha privado el antagonismo entre bandos que no se reconocían entre sí, donde ganar era aplastar al enemigo, como si fuera una guerra.

Cambiar por la vía democrática significa salir a convencer, a motivar, a convocar a la construcción de un mejor país. Significa también cambiarnos a nosotros mismos. Dejar a un lado el resentimiento, ese “te espero en la bajadita” que a veces se sale de la sonrisita del que se siente ganador o poderoso; apartar la amargura, la frustración, vencer la duda y la indiferencia, el recelo de los que ya han votado y se han desilusionado una y otra vez.

Por fortuna, entre los nuevos votantes hay un gran porcentaje de jóvenes con ilusiones frescas, recién salidas del horno, capaces de soñar y ver un mundo más amable. Entre esos jóvenes está nuestro candidato, que se ha dedicado en cuerpo y alma a recorrer pueblo por pueblo para convencernos de que ese cambio es posible.

Faltan menos de dos semanas. Parece una eternidad llegar al siete de octubre, como cuando el equipo de uno está ganando por un gol de diferencia y faltan los tres minutos del descuento, tres minutos que se transforman en ciento ochenta segundos individuales e infinitos. Una eternidad por lo cerrado de la contienda, gana, no gana, gana; las encuestas son hoy las margaritas de los enamorados, me quiere, no me quiere, no sabemos si hay suficientes pétalos, si son pares o impares los números.

No son unas elecciones cualesquiera. Cuando estemos frente a la pantalla de votación vamos a marcar nerviosos el modelo de país que queremos. Tocaremos un botón, una tarjeta y ganará el que sume la mayoría de votos. La suerte estará echada, esperaremos en tensa calma el conteo de los resultados, ejerciendo como ciudadanos responsables la defensa del voto, dentro de las leyes y la normativa establecida.

Pero todavía hay que descontar los días uno a uno, cruzar los dedos para que todo vaya bien, para que los cierres de campaña sean un reflejo de lo que ha sido este proceso y que al final nos demos como país la oportunidad de tener unas elecciones limpias y un futuro diferente.
De aquí al siete de octubre, inciertas condiciones aplican.

Tomado de:

Mi voto es mi secreto



Por Vladimiro Mujica, 27/09/2012

Esta será la consigna de un pueblo que se va a rebelar el 7-O contra el miedo y la humillación
Se aproxima una jornada histórica que puede marcar el comienzo del fin del Apartheid chavista

Cada 27 de abril se celebra en Sudáfrica el Día de la Libertad.

En ese día del año 1994 se realizaron en ese país las primeras elecciones libres después del fin del Apartheid, y las mismas resultaron en la elección de Nelson Mandela a la presidencia con casi 63% del voto popular. El significado de esas elecciones, no solamente para el país africano, sino para todo el mundo, fue inmenso entre otras cosas porque se demostró que después de un período terrible de división racista impulsada por la minoría blanca, fue posible reconciliar al país y abrir un espacio al futuro de una sociedad integrada. Este proceso no habría sido posible sin el liderazgo de un estadista de la talla de Mandela, quien después de pasar 27 años en prisión emprendió la tarea de reunificar a su nación.

Tres cineastas, Julie Hendersen, Thulani Mokoena y Donne Rundle, produjeron un testimonio cinematográfico del día histórico de una votación que cambió los destinos del mundo en un documental titulado My vote is my secret.

Quizás mucha gente piense que la comparación entre el fin del Apartheid y el fin de la era chavista sea un tanto exagerada, pero en rigor existen muchos puntos interesantes de semejanza. La Venezuela que heredó Hugo Chávez en 1998 tenía un sinnúmero de problemas, muchos de ellos resultado del crecimiento incontrolado de la pobreza y la falta de equidad social y oportunidades para todos que la democracia venezolana no pudo garantizar. A eso se le unía una suerte de incredulidad ciudadana en los partidos políticos producto de la corrupción y de años de alejamiento de la gente y que eventualmente se tradujo en el crecimiento de la antipolítica, una manifestación de rechazo a los partidos. Pero el tipo de fractura que el chavismo ha traído al país no tiene precedentes en los últimos cien años de nuestra historia, más bien hay que buscarlos en los capítulos más oscuros de las guerras de independencia y federación y el esclavismo. La revolución ha magnificado y depredado las divisiones regionales, sociales, económicas, religiosas, e incluso raciales, que ha creado entre los venezolanos. La condición de país mestizo por excelencia que antes exhibíamos con orgullo se ha transformado, por virtud de la más abyecta manipulación política y cultural de nuestra historia, en un escenario de enfrentamiento entre nuestras raíces india, negra y blanca. En más de una dirección el chavismo ha construido una versión tropical del Apartheid, una donde el gobierno de la oligarquía “rojita” existe solamente para un sector de la población.

La jornada electoral del 7 de octubre puede marcar el comienzo del fin del Apartheid chavista. Y es precisamente en conexión con la misma que el título de la película sudafricana es especialmente apropiado. La perversión de la democracia que ha ocurrido en estos 14 años no solamente ha afectado a las instituciones sino que se ha traducido en un intento por controlar todas las manifestaciones sociales. Es así como el entramado de los programas de asistencia organizados por el gobierno y el crecimiento desproporcionado del número de empleados públicos están orientados a crear una cadena de dependencia entre la gente y quienes distribuyen los empleos y los beneficios. A ello se le une una perniciosa campaña para convencer a la gente de que el voto no es secreto y que en consecuencia, tarde o temprano, todos estamos sujetos a las represalias de quienes se creen los dueños del país sino se reelige a quienes nos gobiernan.

APROVECHAN IGNORANCIA El número de venezolanos que piensan que el secreto del voto está comprometido no es para nada despreciable. En esta materia el chavismo actúa como un ente depredador de la ignorancia de muchos de nuestros compatriotas con menor grado de educación quienes aceptan como posible cualquier especulación con un vago contenido de palabrería tecnológica. Pero nuestro Big Brother tropical no se limita a eso y arremete contra los empleados públicos y todos quienes le deben su subsistencia a los programas de asistencia gubernamentales para lograr controlar con el miedo lo que no pueden controlar por medios legítimos. La campaña del miedo por supuesto no se restringe a amenazar a quienes voten en contra del candidato Chávez, sino a esgrimir el fantasma de la violencia sino se reelige al comandante.

La humillación que significa que a un individuo se le confisque su libertad personal de decidir quién debe dirigir los destinos del país sometiéndolo al chantaje del poder no es menor.

En esto, como en muchas otras cosas, al chavismo se le pueden voltear las cosas en una avalancha de descontento que se ha estado generando por la burla a las esperanzas de la gente y la intención de controlar nuestra existencia que una pequeña pero voraz oligarquía revolucionaria exhibe impúdicamente.

Un país que exige cambio se encuentra a las puertas de una elección histórica.

El voto es mi secreto se puede terminar por convertir en un mantra de quienes se van a rebelar el 7 de octubre contra el miedo y la humillación que imponen quienes, bajo la consigna de la defensa de la revolución, pretenden confiscar la libertad de todos. Un secreto personal, surgido de la convicción de la confidencialidad del voto, puede expresarse en las urnas electorales, fuera de la mirada indiscreta del Big Brother tropical, y convertirse en una enorme fuerza social y política contra la cual poco valdrán las pataletas y las amenazas del chavismo extremista.

Vladimiro Mujica es miembro de Compromiso Ciudadano

LOS ILUMINADOS DEL SOCIALISMO.


Apertura Opina 23 de septiembre de 2012

Estábamos escuchando la radio, creímos oír las meditaciones profundas de un gurú o filósofo de alto vuelo, de los que miran el mundo desde su atalaya mental, desde su aislamiento introspectivo que le permite comprender al mundo en todas sus dimensiones.

Cerramos los ojos y deseamos poder acercarnos a la fuente de tan sesudas reflexiones. Creímos que eran inasibles. Casi que, en nuestra ignorancia, preguntamos “y como se come eso”. Pero no queremos ser irrespetuosos con el saber.

En principio barruntamos que el “maestro” era al que llaman, en muestra de confianza “El Rey de la Pamplina Frita” y que otros mencionan como el “Monje”. Pues es claro que este personaje del alto Gobierno que dirige la planificación de nuestro País y que después de profundos estudios nos dio, como regalo nutritivo al espíritu, las teorías del submarino, que son increíbles construcciones mentales en economía. Y posteriormente nos dio sus reflexiones sobre los Ferrari y sus apetencias. Además mostró su magnanimidad haciendo meter presos a los Directivos de Econoivest sin juicio ni justificación legal, es pues un icono de la revolución que cabía como posible autor de las ideas vertidas en nuestros oídos.

Pero, no, no era el personaje que hablaba, seguimos escuchando con atención para poder identificar quien era. Nos dijo, sin temblor de voz: “Pasamos dos semanas con fallas importantes en máquinas de generación", -¡abrimos los ojos, como platos soperos sorprendidos!. Un reconocimiento con humildad profunda, seguro influencia del “Monje”.

Seguidamente, en tono profundamente instructivo, -la actitud de un maestro, pensamos embelesados- nos dijo: "Lo que ha habido son fallas en las máquinas, todas las máquinas fallan, como fallan los carros de uno. Hace como 15 años yo compré un carro un sábado y lo saqué de la agencia y se apagó y ahí me dejó, dejé el carro en la calle. Las máquinas fallan y qué hacemos, simplemente tenemos que acostumbrarnos. Yo mientras llevé el carro a la agencia el lunes, el sábado y el domingo tuve que andar en el transporte público, tuve que usar el metro. Bueno eso es lo que pasa con el sistema eléctrico".

Escuchar lo anterior y rememorar nuestra infancia oyendo en la radio “paciencia pequeño Solin” en voz de Kaliman fue uno. Recuerdos aparte, nos estaban enseñando paciencia con práctica y todo, ¿Dónde encontraremos mejores maestro?

Claro que la rebeldía siempre aflora y no comprendemos la intención de fortalecer y educar a nuestro espíritu, que no se trata de fallas de planificación y ejecución, no, muy por el contrario se trata de construir al hombre nuevo por vía del ejercicio práctico. De que no somos nada y que el todo luminoso se encuentra en Miraflores y que el maestro en este caso proviene del sector eléctrico.

No se trata de que en todo sistema de alta sensibilidad y prioridad debe existir equipos de respaldo fiables, sino de que debemos ejercitar la paciencia y el acostumbramiento para ser humildes, es toda una enseñanza, en principio todos somos culpables y debemos redimirnos, y ellos los maestros iluminados están dispuestos a instruirnos, incluso a riesgo de olvidarse de los conocimientos técnicos aprendidos y ademas, intuye uno, en alguna ocasión, enseñado, en el caso del Preclaro Profesor e ingeniero Eléctrico, Héctor Navarro. Sin duda adelantado alumno del “Monje” Jorge Giordanni.

Tampoco se trata, como pudiera pensar algún rebelde despistado, que como individuos recurrimos al sistema público para subsanar la falla de nuestro vehículo, pero que un hospital tiene ambulancias alternas para trasladar a los enfermos en emergencia o que el mismo Hospital mantiene un equipo de generación para el caso que la electricidad falle sobre todo para alimentar los espacios de sostén de vida; nada de eso, nuestros Iluminados Revolucionarios, desde el que algunos llaman el Saliente, pueden mirar por encima del bosque y entender que la trasformación del colectivo es más importante que la propia vida de los individuos, que presumen como prescindibles.

Se puede imaginar alguien mayor sacrificio. El profesor Universitario Navarro diciéndonos lo transcrito arriba. Un técnico olvidándose de todo lo aprendido, para construir al hombre socialista. Gente como ésta es la que hace decidir nuestro voto el próximo 7 de octubre.

Es simple, debemos decidir entre el “Hombre Nuevo Socialista”, permanentemente instruido en el arte del acostumbramiento a no tener electricidad, agua, café, leche, azúcar, la propia vida y/o un largo etcétera O el Progreso.

Nosotros ya sabemos cómo vamos a votar y ¿Ud?

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Boletín #10, Contribuir es la Clave, Evolución del Registro Electoral, Parte 1



Para leer completa la presentación Evolución del Registro Electoral Parte 1, haz clic aquí:

Para consultar Boletines anteriores:
Boletín 9, Encuestas y Tendencias Parte 4
Boletín 8, Encuestas y Tendencias Parte 3
Boletín 7, Encuestas y Tendencias Parte 2
Boletin 6, Encuestas y Tendencias Parte 1
Boletin 5, Tarjeta Electoral Corregida
Boletin 4, Tarjeta Electoral previa
Boletin 3, de Miami pa' New Orleans
Boletín 2, Reforzar los Centros Clave
Boletín 1, Como ayudar, Hacia el 7-O

¡Raspan la olla!


 Veneconomía Opina, 26/09/2012

El notición económico que saltó a la palestra pública esta semana fue la información del Fondo Monetario Internacional (FMI) de que Venezuela está vendiendo el oro de sus reservas internacionales. 
Revela el FMI que en agosto el Gobierno de Venezuela vendió 3,733 toneladas de oro de sus reservas internacionales (=120.000 onzas troy valorizadas en $198 millones aprox.), lo que redujo la tenencia de oro del Banco Central de Venezuela hasta 362,053 toneladas (=11,64 millones de onzas troy valorizadas en $18,9 millardos al 31 de agosto). Un hecho que, según el FMI va en contra de la tendencia internacional de los países de incrementar sus tenencias en oro.

Además, según informa el economista José Guerra, el BCV habría efectuado una venta adicional en este mes de septiembre de 1,8 toneladas (=63.300 onzas valorados en $110 millones aproximadamente).
Esta modalidad del Gobierno chavista de destajar las reservas internacionales ya no debería sorprender. Primero, porque con las modificaciones a la Ley del BCV de 2005 y 2009, se “legalizó” un mecanismo que autoriza a calcular y traspasar los supuestos “excedentes” de reservas líquidas desde el BCV al Fonden para su manejo a discreción por el Ejecutivo Nacional. Y segundo, porque el Gobierno insiste en gastar lo que no tiene: Se estima que el déficit fiscal de este año estará en el orden del 10% del PIB.
Lo que sí corrobora este nuevo asalto a las reservas del Estado es que la situación financiera está mucho peor de lo que se pensaba, y eso es mucho decir.

Esto se refleja en el nivel actual de las reservas internacionales brutas del BCV que totalizaron $24,62 millardos el 24 de septiembre, nivel no visto desde hace más de cinco años, para una caída de $5,28 millardos desde el 31 diciembre de 2011. Más importante es el hecho de que las reservas líquidas se estiman en $1,97 millardos al 24 de septiembre, lo que no alcanza ni para dos semanas de importaciones. Esto es algo crítico si se tiene como norma que las reservas líquidas deben representar el equivalente a mínimo tres meses de importaciones.

Todo esto lleva a la escasez de divisas evidenciada en los atrasos de Cadivi que, para algunos gremios, ya pasan de los 180 días.

Esta escasez también es un factor que toman en cuenta los analistas cuando estiman lo que podría ser un valor razonable para el bolívar en un mercado libre hipotético. Durante el último año, este valor se mantuvo alrededor de los Bs.8,00:$; no obstante, durante el último mes, se han estado revisando los cálculos al punto de que los analistas estiman que el precio justo del bolívar estaría en el orden de los Bs.12,00:$.
Es claro que esta venta del oro de las reservas obedece a la sequía de caja del BCV, a la demanda del exorbitante gasto electoral y a la necesidad de cumplir con las presiones de sus principales acreedores como lo son China y Rusia, que están al tanto de la crítica situación de respaldo económico del país.

Todo lleva a concluir que el Gobierno raspa la olla ante la derrota del 7-O.

Tomado de:
http://www.veneconomy.com/site/index.asp?idim=2

Prediciendo los resultados de la elección presidencial de Venezuela


http://youtu.be/c5LGcJiJ9BA

Financiamiento electoral, tarea pendiente



Por Carlos Romero M., 26/09/2012

La necesidad de tener normas claras para regular el financiamiento electoral en Venezuela no es nueva, hay dos antecedentes previos, uno en 1997 y otro en el año 2008. Si tenemos que comparar entre la IV República y la V República, no podemos más que concluir que la IV República estaba mejor capacitada en arquitectura legal para garantizar una mayor transparencia en el financiamiento de partidos, campañas electorales y candidatos

En el marco de la Constitución de 1961 los partidos políticos recibían anualmente a través del Consejo Supremo Electoral recursos financieros calculados de manera proporcional en función de la última votación válida celebrada para la elección de Diputados del Congreso de la República.  Es decir, la elección de los diputados era la referencia para adjudicar financiamiento público a los partidos políticos.

Si revisamos aquella Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política de 1997, encontraremos que expresamente se establecía la responsabilidad del CNE de asumir el gasto de los procesos referendarios nacionales. Aquella Ley, desarrollaba en un Titulo completo varias normas sobre el financiamiento político, en el cual se incluía la posibilidad de contribuir con fondos públicos tanto para el financiamiento ordinario como para el financiamiento de publicidad electoral, en este sentido la ley prohibía las donaciones anónimas y establecía la obligación de llevar un respaldo contable especial que debía estar a disposición del Consejo Nacional Electoral y de la Contraloría General de la República.

En la V República la Ley Orgánica del Poder Electoral no desarrolla normas sobre el financiamiento, sólo crea instancias que tienen que ver directamente con el tema. La única norma concreta sobre financiamiento está en la Ley Orgánica de Procesos Electorales en donde se establece que el CNE puede financiar total o parcialmente la difusión de propaganda electoral en los medios de comunicación según las normas que a tal fin se dicten.

¿Cómo puede el CNE financiar total o parcialmente propaganda electoral si la Constitución prohíbe el uso de fondos públicos para financiar asociaciones con fines políticos? La respuesta la encuentro en la decisión de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia sobre el recurso de interpretación solicitado en el año 2006 por el PPT y Podemos, fechada el 8 de mayo de 2008 y a través de la cual se aclara que la limitación constitucional está circunscrita a fondos para gastos corrientes e internos de las asociaciones políticas, pero no se extiende a la campaña electoral, asumida ésta como una etapa fundamental del proceso electoral.

Ahora me pregunto: ¿Un proceso de elección de base de un partido, debe verse como gasto interno de una asociación política?. La respuesta me permitirá entender cómo en el año 2008 el CNE otorgó un crédito-préstamo al PSUV de 930 mil bolívares fuertes y otra por 17 millones de bolívares para elecciones de base, por cierto, el primero de esas deudas se pagaría en 4 cuotas.[1]. Esta noticia del 2008, que tiene que ver con la legalidad, la ética política, y el financiamiento político con fondos públicos no generó ningún ruido.

La V República está en deuda con la Constitución que expresamente establece la necesidad de dictar una ley que regule todo el tema del financiamiento político y electoral.   Oportuno es recordar que en la IV República, específicamente en el año 1997 una comisión de la Cámara de Diputados del entonces Congreso de la República, impulsó un proyecto de Ley sobre financiamiento, campañas electorales, candidatos y partidos políticos, que simplemente no tuvo éxito porque en 1998 la campaña electoral aniquiló la posibilidad de debatir esa propuesta, que completaba y profundizaba las normas existentes en esta materia.

Luego en el año 2008, el PPT introduce una propuesta de Ley que aspiraba regular las Campañas Electorales. Ese proyecto preveía un sistema de financiamiento mixto: público y privado; además preveía que ese financiamiento se realizaría vía presupuesto anual del Consejo Nacional Electoral, lo cual no era novedoso pues así se hacía antes del año 1998. El proyecto fue aprobado en primera discusión y allí se congeló.

Es más que evidente, que las noticias sobre la creación de una comisión entre el CNE y la Asamblea Nacional para dictar normas en materia del financiamiento electoral en estos momentos cuando está terminando la campaña presidencial, responde a una reacción política y electoral, ante el claro entusiasmo electoral que ha despertado a lo largo y ancho del país el espíritu de Unidad que ha liderado el candidato Henrique Capriles Radonski.

Debemos tener claro que si soñamos con un país moderno y con un sistema político más estable, es esencial que existan normas que garanticen la transparencia en el origen y destino de los recursos financieros que alimenten la necesaria actividad política de los partidos y de las campañas electorales. Tarea que quedará aún pendiente, porque las condiciones políticas no están dadas para abordar ese debate con la debida amplitud, objetividad y seriedad que el tema requiere.

[1] On line: http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/PSUV-pagara-la-deuda-adquirida-con-el-CNE/

Carlos Romero M. es colaborador de este Blog

martes, 25 de septiembre de 2012

Aroma de triunfo vs tufo de derrota


Por Mario Villegas, 23/09/2012
Columna de Puño y Letra

“Huele a azufre”, fue la inesperada frase que soltó el presidente Hugo Chávez al iniciar un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas horas después de que el entonces presidente norteamericano George Bush ocupara el mismo podio en el más alto foro internacional.

Ciertamente, el olor que despedía el gringo no podía ser otro. Aquel gobernante llevaba consigo el tufo de la muerte y de la destrucción. Tres años antes, había hecho caso omiso a los llamados de la ONU y a las súplicas del Papa Juan Pablo II para que no invadiese Irak. Así que el repudiado Bush no sólo era mal visto por la comunidad internacional, sino que había perdido la simpatía de la mayoría del pueblo norteamericano, incluida buena parte de sus correligionarios republicanos, convencidos tras la sangrienta invasión de que en Irak no había armas de destrucción masiva y que todo había sido un vil engaño.

Aquella frase retumbó en la ONU el 20 de septiembre de 2006 y meses más tarde, en diciembre, Chávez fue reelegido para un nuevo periodo de gobierno. Todavía le acompañaba la esperanza de sus pacientes seguidores, mientras la oposición, dividida y sin proyecto común, recién retornaba a la vía electoral bajo el peso muerto de sus propios errores y contra la voluntad de algunos comecandela que persistían en soñar con salidas rápidas o de fuerza.

Justo cuando se cumplen seis años del episodio en la ONU, la situación es otra: el olor a azufre se mudó de la Casa Blanca al Palacio de Miraflores, mientras en las calles de Venezuela se respira la grata fragancia de la renovación y el cambio.

Chávez carga consigo la fetidez de la derrota. Su triste campaña es la más clara demostración. Moscas y zamuros bien resueltos y acomodados revolotean a su alrededor, mientras el pueblo chavista respira el gas del malo de una nueva frustración. Se agudiza la hediondez a comida podrida de PDVAL, a guisos rancios en las contrataciones del estado, a viaductos y puentes caídos, a escapes de gas y refinerías incendiadas, a apagones por todos lados, a empresas básicas quebradas, a bolívar fuerte megadevaluado, a hospitales destartalados, a presupuesto público expropiado y malversado, a propiedad privada confiscada, a oficinas públicas partidizadas… El gobierno apesta a viejo, a ineficacia, a engaño, a corrupción, a autoritarismo, a prepotencia, a militarismo, a divisionismo y a exclusión.

El aroma de victoria se ha instalado y se pasea entre la muchedumbre que en todas partes acompaña la candidatura de Henrique Capriles Radonski, fruto de una correcta política unitaria en la que confluyen los más amplios y disímiles factores políticos y sociales que pugnan por un cambio progresista. El 7 de octubre ese olor irradiará a cada hogar venezolano.

Imagino a Capriles, ya juramentado y con la banda tricolor al pecho, descorriendo cortinas y abriendo ventanales en Miraflores para expulsar todo el azufre y demás fetideces acumuladas y abrirle paso a los nuevos y buenos aires que han de oxigenar el rumbo de una Venezuela de bienestar para todos.

BREVES
- Me solicita el lector Juan F. González dar a conocer un llamado que le hace a Henrique Capriles Radonski para que renuncie públicamente a la posibilidad de reelegirse en forma indefinida en caso de ganar la Presidencia de la República, así como que propicie una reforma que impida a cualquier mandatario atornillarse en el poder. “No más al riesgo que implican los gobernantes permanentes”, me dice. No aclara el lector si estaría de acuerdo con mantener la reelección por un único periodo adicional, cosa que figuraba en la actual Constitución y fue modificada por la ambición de Chávez.

- Fuentes vecinales revelan que varias gandolas con comida de Mercal fueron incautadas por funcionarios de dependencias nacionales en la urbanización Villa Crepuscular, sector H, en Barquisimeto, estado Lara. ¿Por qué la operación de rescate se hizo a la calladita? ¿Será que encubren a alguien?

Publicado en el Diario 2001 / Domingo 23 de septiembre de 2012
mariovillegas100@gmail.com
Twitter: @mario_villegas

Llegó la hora de elegir otro camino en Venezuela



Por Carlos Vilchez Navamuel, 25/09/2012

Para nadie es un secreto que el presidente venezolano marcó su sello en la forma de gobernar, es autoritario, mal educado, mentiroso, constantemente insulta a sus adversarios con adjetivos no propios de un mandatario, y lo peor, como resentido social que es, promovió el odio entre las clases y dividió a la sociedad venezolana de forma peligrosa para sus propios intereses. Todo esto difícil de negar.

Chávez, tras 14 años en el poder propone más de lo mismo, veamos: más autoritarismo, más expropiaciones, más armamentismo en el país, más conflictos y división en la sociedad venezolana, más insultos, más mentiras, más inseguridad, más desorden en el gobierno y sobre todo menos libertades y menos derechos humanos para sus conciudadanos.

Al poner en la balanza los hechos positivos y negativos de su largo gobierno no vemos porqué seguir apoyándolo, veamos a continuación algunos hechos tomados de diferentes fuentes que podemos destacar.

A favor: 1) La pobreza disminuyó al pasar de 48,6% a 27,8%, mientras que la pobreza extrema pasó de 22,2% a 10,7%, (Cepal) 2) En educación,  el 96% de la población sabe leer y escribir. 3) La equidad de género ha mejorado. 4) El desempleo se ha reducido, 7,9% (INE) 5) La Misión Alimentación, ofrece a la población venezolana productos de la cesta básica a bajos costos y sin intermediarios.

En contra: 1) Dividió a la sociedad venezolana infundiendo el odio entre las clases como nunca ningún presidente lo había hecho. 2) La inseguridad es el mayor reclamo que hacen los venezolanos, más de 150.000 muertos en los 14 años. 3) La constante violación de la Constitución con el beneplácito del Poder Judicial controlado por el gobierno, pone en duda el Estado de Derecho. 4) El clima político nacional es conflictivo por el verbo del presidente Chávez que además de insultar constantemente a la oposición es autoritario y no soporta que lo cuestionen. 5) Venezuela presenta un grave déficit democrático, sin separación de poderes, con una continua violación de la Constitución. 6) El último informe de Human Rigths Watch destacó la violación de los Derechos Humanos en ese país. 7) El sistema carcelario venezolano es de los más violentos y corruptos del mundo. 8) La infraestructura venezolana ha sido totalmente descuidada. 9) La inflación  en Venezuela ha sido de las más altas del continente americano. (The Economist)10) Las importaciones de bienes de consumo y de servicios ascendieron a más de US$48.000 millones, incluyendo el 80% del alimento que se consume en Venezuela hacen más dependiente al país. 11) El Gobierno de Chávez ha comprado armas como nunca ningún gobierno anterior lo hizo y se ha dedicado a financiar a gobiernos afines como los de Nicaragua, Bolivia y Ecuador de una forma desmedida.

Además de todo lo anterior, los indicadores más importantes a nivel internacional nos dicen lo mal que está posicionada Venezuela con respecto a la posibilidad de hacer negocios en ese país y nos dan las siguientes razones, tres ejemplos son suficientes: a) “Doing Business 2012” nos dice que de 183 economías, Venezuela se ubica en el puesto 177. b) El informe de Competitividad Global 2012-2013, el Foro Económico Mundial analizó 15 subíndices en 144 países, Venezuela retrocedió dos lugares con respecto al reporte 2011-2012 para ocupar la posición 126 ubicándose en el peor lugar de América Latina en cuanto a “funcionamiento de las instituciones públicas, la competencia interna, la rigidez del mercado de trabajo y las normas que desalientan la inversión extranjera directa, entre otros.” Y para rematar, 3) El Índice de Libertad Económica Mundial que mide variables como el peso del Gobierno en la economía, el sistema legal y derechos de propiedad, la libertad de comercio internacional y las regulaciones para fundar negocios nuevos en 144 países, Venezuela quedó de última con un índice de 4,07, sobre un máximo de 10 por debajo de Birmania (4,29), Zimbabue (4,35) y Angola (5,12).

Chávez tuvo su oportunidad y la desperdició, pudo ser el presidente de todos los venezolanos y hacer de Venezuela un país de primer mundo y no lo hizo, decidió ser el mandatario de solo una parte de los venezolanos cometiendo así el error más grande que un mandatario pueda hacer.

Hugo Chávez cambió las ideas del libertador por las ideas de un dictador caribeño que se quedó congelado en el tiempo y que pretende emular. Chávez será recordado en la historia como el presidente más mal educado que haya tenido Venezuela y como el único presidente que se dedicó a dividir a la sociedad venezolana con saña y odio, con insultos, amenazas, engaños, mentiras, y traición.

Si ponemos todo lo dicho arriba en una balanza, no tenemos duda alguna, llegó la hora de elegir otro camino en Venezuela.

Visita los Blogs de: