10 Últimos

martes, 30 de abril de 2013

Niegan derecho de palabra a diputado Alfonso Marquina en reunión de la Comisión de Finanzas


La verdad oficial vs la contundente realidad



Por Golcar, 30/04/2013

Si algún éxito se le puede atribuir al difunto Chávez en los 14 años de su autoritario régimen, fue el haber logrado, para el momento de su deceso, configurar un aparataje comunicacional eficiente y agigantado que logró llevar su mensaje “revolucionario” a los más apartados confines del mundo y al más recóndito rincón de la geografía venezolana.

Aquella “hegemonía comunicacional” de la que en varias oportunidades se les oyó hablar a los partidarios del régimen chavista, luego de 14 años en el poder, parece estar completamente desarrollada y establecida. Para alcanzarla, se valió de la creación de nuevos medios de comunicación como revistas, panfletos, emisoras de radio y televisión comunitarias, emisoras de radio y televisión regionales, millonarias campañas publicitarias y de propaganda, así como de cierres por vías “legales” de medios de comunicación que le resultaban incómodos a sus propósitos de llevar “Su Buena Nueva” a todos los lugares, con el menor ruido posible.

A esto hay que agregarle un gran lobby internacional de medios e intelectuales del planeta, unos pagados por el estado venezolano y otros atraídos por lo exótico que les resultan, a cierta intelectualidad de izquierda del mundo desarrollado europeo y estadounidense , todos los gobiernos que se erigen como anti imperialistas y contarios a todo lo que tenga la etiqueta de “gringo” o “pitiyanqui”, además de la creación de un canal internacional de televisión como Telesur al servicio absoluto de la “verdad” revolucionaria y la creación y aplicación de leyes de comunicación que estimularon la autocensura de los medios privados que tendían a ser opositores o medianamente imparciales, muchos de los cuales eliminaron de su parrilla de programación la mayoría de programas de opinión y de entrevistas, destinando sus programaciones a espacios de entretenimiento, concursos, bricolaje, cocina y telenovelas, o pura musiquita en las emisoras de radio.

Los pocos espacios de opinión que sobrevivieron se han visto obligados a ingeniárselas para cumplir con el reglamento de comunicación siempre ambiguo y discrecional, mediante el cual, con parámetros absolutamente subjetivos y sujetos a la arbitraria interpretación del ente regulador, el estado tiene la potestad de sancionar a periodistas y medios si considera que “incumplió” con la norma. De esta forma, el ejercicio de la comunicación en Venezuela en los últimos años, se ha desarrollado siempre bajo amenazas y tutelajes que han exacerbado la autocensura. Se comunica desde el miedo y de esto no se han salvado ni siquiera los programas de entretenimiento más banales. Todos pueden en cualquier momento pisar un callo que incomode al régimen y que haga que se “solicite” su suspensión y salida del aire bajo tácitas amenzas de acciones “legales” más fuertes.

Todo este panorama de hegemonía se ve coronado con las innumerable e interminables cadenas de medios de las cuales ha hecho uso y abuso el régimen amparándose en el derecho que la ley le otorga. Las cadenas de radio y televisión llegan hasta el más apartado rincón del país y son transmitidas en muchos casos a nivel internacional vía televisión por cable y por Telesur.

Mientras los medios de comunicación oficiales, esos que se supone son de todos los venezolanos, aunque han devenido en oficinas de prensa del gobierno y del partido PSUV, especialmente la televisión, tienen alcance realmente nacional; el único canal que permanece al aire con tendencia opositora es Globovisión, con señal abierta solo en el centro del país y solo vía cable en el interior, con lo cual su alcance es bastante limitado así como su audiencia.

Globovisión ha estado bajo amenaza desde hace muchos años. Han recibido sanciones y multas multimillonarias y siempre mantiene un “expediente abierto” dentro del régimen. La razón principal por la que el gobierno no se ha decidido a cerrarla por completo es porque le ha funcionado como “detergente” para lavar ante el mundo el carácter autoritario y dictatorial del gobierno. Efectivamente, quien vea por un rato un “Aló, ciudadano”, podría decir que Venezuela es el país con la mayor “libertad de expresión del mundo”, como le gusta decir a los oficialistas. No obstante, esa supuesta libertad, esté siempre vigilada y amenazada y, al hurgar un poco más la superficie, se constate que no hay tal libertad si los periodistas y presentadores trabajan con una espada de Damocles sobre sus cabezas, atentos no solo a lo que ellos dicen sino a lo que digan sus invitados y entrevistados pues las opiniones de estos también terminan siendo responsabilidad del periodista y del medio.

Por ejemplo, solo para ilustrar, si un periodista entrevista a alguien y a esa persona se le ocurre decir: “Anoche salí y me tomé unos vinos”, si es en vivo, el periodista debe saltar a decir que eso no se puede decir so pena de ser sancionado si no lo hace, y si es grabado, a la palabra “vino”, le montarán un pitico de censura, como sucede con una canción muy sonada en la radio a la que le ponen el pito censor sobre la palabra “cerveza”.

De todo este poder comunicacional se ha valido el régimen para esparcir por el mundo su “verdad”. Es este poderío el que ha logrado vender en el exterior la especie de “una revolución equitativa y justa”, con plenas libertades democráticas, exitosa e incluyente, mientras que en el plano interno ha sumido al país en la bancarrota, la escasez, la inseguridad, la división, el odio entre hermanos… El viejo truco de la mentira repetida mil veces y de, si piden ajo, les damos ajo hasta que lo repitan.

De esta estrategia viene la falsa creencia en el mundo y en gran parte de la población venezolana de que Chávez fue el que vio hacia los pobres, los tomó en cuenta por primera vez y los “empoderó” como les gusta decir. En realidad, el régimen no hizo más que continuar con las viejas políticas sociales de anteriores gobiernos democráticos. El vaso de leche escolar, los comedores escolares, los hogares de cuidado diario, las casitas de Inavi, el programa ACUDE de alfabetización, los programas de formación del INCE, las escuelas técnicas industriales… Por nombrar las primeras que me vienen a la mente, fueron el germen de las “Misiones”. Es poco lo realmente nuevo durante su gobierno, y no mucho más efectivo que sus originales.

Pero el aparataje comunicacional hizo que la gente olvidara lo que habían hecho otros gobiernos y de tanto repetirles que antes no tenían asistencia social, terminamos todos convencidos de que fue así y repitiendo el estribillo de que “con Chávez, por primera vez, se tomaban en cuenta los pobres”.

Lo único que tiene de cierta esa afirmación es que, por primera vez, un gobierno empezó a conectarse con el resentimiento de los pobres, empezó a utilizarlos de manera impúdica y descarada para sus fines absolutistas. Desde las altas esferas del gobierno se fueron a los barrios del país, especialmente en Caracas, con armas y un discurso de odio y división para conformar milicias y cuerpos para-policiales con los cuales enfrentar a la oposición cuando esta saliera a reclamar y protestar por sus derechos.

A fuerza de repetir en sus medios de comunicación que la escasez de alimentos, la inseguridad, la falta del servicio eléctrico, de agua, y de todos los servicios básicos son culpa de los burgueses y del imperio, el régimen logró imponer su verdad y sembrar su odio en aquellos que compraron su discurso. Muchos de esos son los que en la actualidad dicen: -No me importa que me maten, que me roben, que mis hijos no tengan leche, que no consiga medicinas, pero NO VOLVERÁN”.

La propaganda logró imponer ante el mundo el éxito de la “Misión Vivienda”. Entregan 200 casas y la propaganda la repiten incansablemente hasta que pareciera que son 2 millones de casas, aunque en la realidad, el déficit habitacional se ha incrementado cada año hasta niveles alarmantes. Esa capacidad propagandística es la que hace que un proyecto que en cualquier país civilizado del mundo sería considerado un oprobio como lo es La Torre de David en Caracas, donde una invasión terminó siendo un barrio vertical, controlado por “líderes” al mejor estilo de los “pranes” que gobiernan las cárceles, con armas, drogas y el abuso producto del hacinamiento, haya terminado siendo enviado a la Bienal de Venecia y premiado como ejemplo de “organización social”.

“Por primera vez al pobre lo toman en cuenta” y en realidad lo que han hecho es mudarle el rancho y el mal vivir. Muchas viviendas de las que han entregado están en pésimas condiciones, edificios de 12 pisos sin ascensor, escaleras sin acabar y sin barandas. Edificios mal construidos junto a urbanizaciones de clase media y entregados a “sus pobres” no con la finalidad de mejorarles su calidad de vida sino para utilizarlos como banda de choque contra esa clase media que no termina de arrodillarse ante el poder y la revolución. A muchos los sacaron del rancho en el cerro para llevarlos al rancho en la urbanización. Cambio de escenario sin que en realidad eso signifique un cambio ni en la calidad de vida del pobre ni es su capacidad para salir de la pobreza. Mientras tanto la lista de damnificados esperando solución a su problema de vivienda se mantiene por años.

Hablan de “seguridad alimentaria” y uno pasa frente a los supermercados y ve las colas de personas interminables para comprar 2 pollos, un kilo de azúcar y un kilo de harina. Pero, los seguidores del régimen que están en la cola, están convencidos que esa escasez es culpa de la “burguesía apátrida” y del “saboteo” con el que lo bombardean 20 veces al día en los medios oficiales. O, se dejan convencer, en otros casos, de que la escasez se debe a que como ahora los pobres tienen poder adquisitivo, se consume más y no alcanza la producción.

Esas personas que creen y quieren creer la verdad oficial, en muchos casos, no tienen acceso a la información que la contrasta. Para ellos la verdad oficial es “la verdad”, pues no tienen señal de “Globovisión” en sus casas para que, al menos, les siembren la duda. A ellos les llega la versión del CDI quemado pero no la réplica de las personas que investigan el hecho. Como sucedió con Provea. A ellos no parecen llegarles las informaciones que dan cuenta de la caída en la producción en todos los rubros, de los cierres de empresas, de la huida de la inversión a países como Colombia y Panamá porque el capital escapa de países donde se siente inseguro. Quienes consumen la verdad oficial no tienen posibilidad de pasear por países como Uruguay o Colombia y contrastar su realidad con la que vive la gente en esos países. Ellos creen lo que dicen sus medios de que la crisis es mundial y se imaginan que los supermercados y servicios públicos en otros países están en el mismo deplorable estado que el nuestro, o peor, porque son países más pobres.

Todo este panorama convirtió al régimen venezolano en un fascismo de librito, terminó cumpliendo con la mayoría de las características que identifican a ese tipo de regímenes o, en su ampliación, a gobiernos autocráticos, totalitarios y dictatoriales. Cito algunas de esas características:

- Buscó legitimarse a través de la movilización popular, invocando ser los auténticos representantes de los intereses del pueblo.

- El dominio de su prédica ante las masas llevaba a la construcción de una falsa realidad a través del dominio de los medios de comunicación y de un aparato propagandístico que martillaba una sola “verdad”. Como afirmara el ministro de Propaganda Nacionalsocialista, Joseph Goebbels: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Para ello procuraron re-escribir la historia para hacerla coincidir con sus designios de poder. (Aquí le agrego que basta decir que hasta una nueva imagen de Simón Bolívar llegaron a producir).

- Las pretensiones de este liderazgo por amasar cada vez más poder demandaba señalar la existencia amenazante de un “enemigo”, tanto externo como interno, que ponía en peligro los avances de la revolución fascista. Ello “justificaba” la eliminación de toda traba a la concentración de poder y exigía lealtad absoluta a sus seguidores, pues se trataba de librar una batalla victoriosa contra ese “enemigo”.

- El nazi-fascismo se propuso la destrucción del Estado de Derecho “burgués” argumentando que su “blandenguería liberal” obstaculizaba la conquista de los fines trascendentales reservados al pueblo. Al “enemigo” no se le podían reconocer los mismos derechos que el “ciudadano de bien” y se le discriminaba política, social y jurídicamente. El régimen Nacionalsocialista buscó acabar con la institucionalidad existente mientras edificaba una institucionalidad paralela, dependiente del partido.

- Lo anterior implicaba la politización de la justicia, siempre en nombre de la “voluntad del pueblo”, y la “judicialización” –penalización- de toda acción política opositora.

- Esta especie de “revolución permanente” se basaba en la polarización maniquea de la lucha política –los buenos, patriotas, “nosotros”, contra los malos, vendepatrias, “ellos”- y buscaba galvanizar a las masas para cerrar filas detrás del líder.

- Consustancial a lo anterior era el ejercicio extendido de la violencia callejera por parte de organizaciones partidistas uniformadas de naturaleza para-militar.

No obstante, todo el poderío y hegemonía comunicacional y el inmenso aparato de propaganda que quedó completamente establecido dentro y fuera de las fronteras de Venezuela para el momento del deceso de Chávez, bastaron los pocos meses de la enfermedad del líder y los siguientes meses a su muerte para que Nicolás Maduro se terminara llevando por los cachos el trabajo de 14 años del líder del “proceso socialista” venezolano.

A pesar de la limitada, semi-amordazada y el corto alcance de la señal de Globovisión y de lo poco extendido que está el uso de las redes sociales en el país, el manejo de las (des) informaciones de los partes médicos sobre el estado de salud del mandatario, el hermetismo y la falta de rigurosidad y seriedad al momento de comunicar, empezaron a medrar el poder del inmenso aparataje comunicacional y de propaganda del régimen.

Los seguidores del chavismo podrán ser humildes y en muchos casos de escasa formación académica, pero no son tontos ni faltos de inteligencia y sentido común y, a pesar del fanatismo y amor profesado al líder, en el fondo no los engañaron por completo y la duda acerca de la veracidad de las informaciones que les ofrecían empezó a sembrarse en sus cabezas. Confirmadas cuando, luego de haberlos mantenido por meses con la expectativa de que su querido líder regresaría fortalecido y robustecido y de “partes médicos” que daban cuenta de largas horas de trabajo en su lecho de convaleciente, el 5 de marzo le informaron que había muerto. La duda sobre la sinceridad de los herederos quedó subyacente bajo el duelo y el dolor de la noticia del fallecimiento.

Las mentiras evidenciadas en todos los voceros del oficialismo hicieron que la duda cobrara cuerpo en sus seguidores y, esa duda, aparte de la falta de liderazgo de Nicolás Maduro, hizo que la cantidad de votos para su candidatura menguara por miles a diario, hasta llegar al desastroso resultado para el oficialismo de las elecciones del 14A.

Pero, el desespero por la aplastante derrota hizo que los voceros oficiales siguieran cometiendo errores. A los abusos y trampas que se vivieron durante el proceso electoral que dejaban en el ambiente un sospechoso tufillo a fraude, se le sumó la desorientada política comunicacional del régimen que empezó a dar palos de ciegos en su afán por montar una matriz de opinión de un supuesto golpe de estado fraguado desde la oposición y de supuestos hechos de violencia orquestados desde las filas del candidato opositor quien, desde la misma noche cuando se dieron los resultados salió a exigir un reconteo y auditoría de los votos.

La realidad empezó a imponerse por encima del aparato de propaganda y a atornillar la sospecha y la duda en ambos bandos del electorado.

Los acompañantes internacionales vieron las irregularidades que se cometieron en los centros de votación, como las vieron los votantes de ambos candidatos. La sensación de trampa, existente en los venezolanos desde hace varios procesos electorales, se fue materializando y el hecho de que el oficialismo empezara a circular falsas informaciónes, medias verdades y mentiras completas, fácilmente descubribles al asomarse a la realidad como las de los ataques a centros de salud y a instalaciones partidistas corrieron como agua desbordada por las redes sociales y en el boca a boca.

La realidad no podía ser ocultada con cadenas de medios ni con declaraciones de quienes cada vez que hablan terminan más desacreditados ante la sociedad. Ni siquiera manipulaciones como la información transmitida por Telesur cuando daba cuenta de los fuegos artificiales en la toma de posesión de Maduro quitando el audio ambiente para eliminar el ruido de las estruendosas cacerolas que se imponía a las detonaciones, como protesta por la apresurada juramentación, pudo calmar la duda de la gente.

La verdad oficial parece tener simientes de barro y la lluvia desaforada de mentiras, amenazas y transmisiones de imágenes espectaculares como las logradas durante el acto de juramentación logran evitar que en la opinión nacional e internacional quede la sensación de que “se robaron las elecciones”, como lo dijo Capriles. Las apresuradas declaraciones de representantes del resto de los poderes que siempre han estado en contubernio con el ejecutivo, generaban más suspicacias que certezas.

La persecución de los empleados públicos que votaron por la oposición para despedirlos de sus trabajos ayuda a confirmar la duda de si esos resultados dados son realmente los que son y hace que al final de esta jornada, cerca del 80 por ciento de la población esté de acuerdo con que se haga una auditoría seria y completa que despeje las dudas de los votantes de ambos lados. La negativa del ente comicial, bajo leguleyas objeciones, no hace más que acrecentar la sospecha y lo que empezó siendo un tufillo a fraude ha devenido en un penetrante hedor a trampa.

Al final, los intelectuales y políticos serios tanto dentro como fuera del país, que en diarios y foros de internet alguna vez apoyaron con sus opiniones al régimen chavista, parecen hacerse a un lado ante las flagrantes evidencias de trampa y la apabullante duda y las constantes sospechas que dejan la elección. Muchos piden explicaciones de la derrota y están de acuerdo con que se produzca una profunda auditoría. La defensa de la verdad oficial del régimen ha quedado en gente de muy dudosa reputación y credibilidad, las voces serias del mundo, aunque no terminen de pronunciarse directamente con respecto al tema, con su silencio parecen convalidar la tesis de que se hace necesaria la auditoría de las elecciones, satisfaciendo las demandas hechas por la oposición que, a fin de cuentas, tiene todo el derecho de dudar y de que se le despejen sus dudas de manera contundente.

El hecho de que tanto Nicolás Maduro como Jorge Rodríguez y el mismo CNE se desdijeran sobre su posición respecto a la auditoría luego de que había aceptado la solicitud, no ayuda a aclarar las sospechas. Todo apunta a que fue una burda estrategia para tener un país relativamente en calma para el show de la juramentación al que asistirían algunos presidentes y representantes de países extranjeros, quienes fueron, aparentemente, engañados en su “buena fe”.

Falta por saber si la perdida de eficiencia del aparataje comunicacional y de propaganda enfrentada a la realidad que parece golpear con mano de acero al régimen, acabarán siendo el germen que termine por derrumbar esta farsa que se ha llamado “socialismo del Siglo XXI”, que no ha sido más que la imposición en Venezuela de un sistema autocrático, totalitario, dictatorial que, como dije anteriormente, terminó convertido en una régimen fascista de librito.


http://golcarr.wordpress.com/2013/04/30/la-verdad-oficial-vs-la-contundente-realidad/

¿La clase dirigente revolucionaria del país es maleante u honrada? Lea y responda usted según su experiencia


Mensaje con Destino: La impunidad está acabando con la nación venezolana.


Por  Jesús González Briceño, 29/04/2013

Maleante lo define la real academia como todo lo dañino, maligno, usurpado, contrabandeado… al margen de la ley, de una gente maleante que azota con sus acciones, palabras y comportamiento una región, área, provincia, barrio y en, nuestro caso, la nación venezolana que ha sido sometida desde  1999 hasta  hoy  por una clase política dirigente y subalterna que ha usurpado la idiosincrasia, la convivencia y las buenas costumbres de su pueblo mestizo enriquecido, desde más de una  centuria, por inmigraciones de tantos países que han conformado una comunidad multiétnica con una manifiesta diversidad de colores, lenguas, religiones e ideologías diferentes, amalgamadas en un crisol de lo que llamamos el  PLURALISMO NACIONAL, consagrado sabiamente por nuestro estatuto fundamental. Pero una clase política minoritaria, bajo la influencia directa y pedagógica del castrismo cubano y de las doctrinas fracasadas del marxismo-leninismo, desde el advenimiento al poder del Tte. Cnel. Hugo Chávez Frías, se ha empeñado, por medios ilegítimos, muy contrarios a nuestra forma de ser, a convertirnos por la fuerza, con el apoyo de los Hnos. Castro y de su ejército de esbirros y  de una campaña mediática perversa, con la utilización de todos los poderes del Estado y de la coacción de las armas castrenses, policiales y  de grupos irregulares paramilitares en una especie de comuna colectiva en que toda nuestra comunidad marche como ovejas obedientes ante los designios de un aparato burocrático y tiránico que nos obliga a obedecer sus órdenes y  sus iniquidades para nuestra propia desgracia y desventura, como lo demuestran 14 años de gobierno revolucionario-chavista.

Estoy seguro y conmigo muchos otros venezolanos y foráneos que CHÁVEZ ganó limpiamente su candidatura presidencial y la aprobación de la Constituyente y consecuentemente la Constitución de 1999, pero que a partir del referendo aprobatorio de sus gestión, el 15 de agosto de 2004, se inició el fraude continuado de los comicios en el país, como lo afirmó el estudio de María M. Febres Cordero y Bernardo Márquez en 2006, lo que fue confirmado por la revista STATISCAL SCIENCE, por escrito de Alicia Carriquirry, noviembre de 2011,una de las más cotizadas del mundo, que reafirma la derrota de Chávez por  56,4% contra 41 %.El Consejo Nacional Electoral, en manos de activistas chavistas desde entonces, ha continuado una defraudación electoral que es repetida el pasado 14 –A, proceso sin duda alguna adverso al candidato Maduro, negándose hasta ahora (28 de abril) a realizar una auditoría completa del acto electoral presidencial a sabiendas de las fechorías e inconsistencias ejecutadas. Definitivamente los gobiernos Chávez-Maduro son totalmente  nulos y espurios y habrá que buscar los cauces para revertir esta situación. Sobre esta materia he escrito varios artículos en el  Republicano Liberal y en Apertura Venezuela advirtiendo sobre lo que está sucediendo en atención  a la conseja de que Chávez nunca sería  derrotado por comicios y en base a las tendencias históricas de las preferencias electorales en estados como Táchira, Mérida, Zulia, Carabobo, Miranda, Distrito Capital y Nueva Esparta que poseen el mayor número de votantes. El descarado ventajismo estatal, la extorsión y coacción, la manipulación del REP y la negativa de su actualización y revisión, la inscripción y  compra de conciencia de extranjeros, los dispositivos electrónicos (el Sai, El botón electrónico, etc.), la actuación de los grupos violentos (paramilitares y colectivos), el recambio de máquinas de votación y las intervenciones de los castrenses en beneficio del régimen han conformado esta situación de fraude continuo. Nunca la oposición del régimen podrá ganar unas elecciones en el país, a menos que se conforme un nuevo directorio de CNE con personas independientes y honestas y se haga una investigación exhaustiva del sistema automatizado electoral.

Las políticas de los poderes públicos revolucionarios concretadas en actos y gestión de sus competencias han desatado una serie de acontecimientos en más de una década que han puesto en vilo y suscitado en el país una serie de acontecimientos de tipo criminológico, electoral, terrorista, judicial, legislativo, derroche y fraude físico-económico y persecución político-ideológico, tanto en lo nacional como internacional, que contradicen en casi su  totalidad los derechos humanos consagrados en nuestro texto constitucional aprobado por una gran mayoría de los venezolanos y considerado por sus promotores como el más avanzado del mundo, una exageración. A saber:

1.LOS ACONTECIMIENTOS DE ABRIL DE 2002,en el marco de la declaración de Chávez del rumbo de Venezuela hacia el mar de la felicidad de Cuba, la aprobación de 49 leyes conflictivas  mediante la habilitante de la Asamblea Nacional y la huelga general decretada por Fedecámaras, el país se adentra en los acontecimientos de abril de 2002, con la renuncia y reposición del presidente Chávez y la marcha multitudinaria de la oposición que deviene en  los hechos del Puente Llaguno del 11 de abril en que se identifican los francotiradores del partido oficialista, con  el saldo lamentable de 19 muertos y más de 70 heridos, y en que sobresale la actuación del Gral. Lucas Rincón quien comunica la solicitud de renuncia por parte del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y la aceptación del presidente. Después de estos acontecimientos confusos de autogolpe, vacío de poder, o golpe de estado perpetuado por los adversarios del gobierno, cabe preguntarse ¿Cómo es posible que el Gral. Lucas Rincón  desaparezca de la escena política, premiado hasta ahora como embajador en Portugal y siendo partidario y colaborador del presidente Chávez no haya sido juzgado ni haya aclarado estos hechos de suma gravedad del país? Los Pistoleros de Llaguno marcan inicio del uso de paramilitares y del terrorismo por parte del régimen chavista que han sido utilizados para protegerlo en estos largos años de permanencia.

2.La CRIMINALIZACIÓN es una característica del régimen medida por el altísimo índice de homicidios de 74 por cada 100.000 habitantes, con más de 130.000 muertes por asesinato, en los últimos 10 años, cuando la tasa en 1999 era de 25/100 mil habitantes, con una tendencia irreversible al alza durante el año en curso con más 5.675 víctimas (cifras de la CICIP al 25 de  abril del 2013).La criminalización SE ENDOSA  a su vez a los opositores del régimen por razones político-ideológicas, lo que vemos continua y frecuentemente para la disuasión política y para ejemplarizar y persuadir la disidencia y protesta políticas. Las autoridades judiciales son los garantes de esta anomalía de la justicia venezolana y apenas  el 3% de las violaciones de estos derechos son castigados, según aseveración de la Fiscalía General de la República. El caso de la jueza María L. Afiuni, la condena de los comisarios y agentes  de la Policía Metropolitana, exiliados, presos políticos y amedrentamientos de dirigentes son la punta del iceberg que demuestra el acoso y la criminalización de la disidencia política y del control de las decisiones judiciales en todas las instancias judiciales.

3.EL ASESINATO DEL FISCAL DANILO ANDERSON, a fines de 2004, es otro hecho bochornoso del poder judicial y de la Fiscalía General de la República cuyo otrora presidente Julián Isaías Rodríguez, orquestó descaradamente al país con actas forjadas en complicidad de fiscales y del testigo acusador quien más tarde aseguró sin ninguna cortapisa que había sido contactado para falsear el proceso judicial por proventos, lo que dio lugar a la acusación y juzgamiento de la familia Guevara condenada a largos años de prisión, para respaldar el asesinato del fiscal Anderson a la usanza de los Castro y los regímenes comunistas para deshacerse de los partidarios incómodos o peligrosos. Los asesinos andan sueltos y el Dr. Rodríguez es premiado como embajador venezolano en España y próximo magistrado del TSJ, mientras que muchos venezolanos han sufrido persecución y cárcel por este crimen abominable.

4. El PARAMILITARISMO Y EL PUEBLO EN ARMAS son los instrumentos más válidos y efectivos para el sostenimiento en el poder de la revolución bolivariana, habilitados con las armas convencionales y de alto calibre de la FAB para ser utilizados, no sólo con el noble propósito de defender EL PROCESO sino también para amedrentar, asesinar a opositores y cualquier ciudadano común, cometer sicariato (crimen por encargo) y muchos delitos (micro tráfico de drogas) que a diario se suceden en nuestro país. Los colectivos armados ,según fuente  responsable, pasan de 500 organizaciones, además las Milicias Bolivarianas, las FBLN, ( Fuerza Bolivariana de Liberación Nacional ), las Milicias Territoriales, Los Escuadrones de la Muerte, la connivencia con la FARC, ETA, HERBOLÁ, etc. actúan impunemente con el consentimiento del régimen que los considera aliados estratégicos con palabras del propio CHÁVEZ, pero ¿Quien responde de los crímenes y hechos abominables que causan?

5. LOS CASOS DE CORRUPCIÓN son el pan de cada día del régimen, no hay números para contar los millones de dólares apropiados indebidamente ni castigo para los revolucionarios enriquecidos y negligentes con el patrimonio público. El Universal del 17/02/2013, nos trae una panorámica a vuelo de pájaro de los delitos contra los dineros de la nación como son el Caso PDVAL, donde se perdieron miles de toneladas de alimentos y el presidente dijo que era INSIGNIFICANTE ESA SUMA, y  los responsables fueron interrogados, algunos separados de sus cargos, otros reenganchados; el desastre financiero del Complejo Agroindustrial EZEQUIEL Zamora, con algunos militares afectados: la bancarrota de instituciones financieras estatales con fuerte participación de depósitos gubernamentales y manejos dolosos de créditos ( Banco Real, Canarias, Central, etc.) donde la familia Chacón y banqueros afectos al régimen estuvieron involucrados, con pérdidas millonarias que el gobierno absorbió; sobornos recientes denunciados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, con depósitos millonarios en los paraísos fiscales; la  Cementera Cerro Azul con una pérdida de 360 millones de dólares para el erario público; La utilización del Fondo de Pensiones de PDVSA, por parte del funcionario ILLARAMENDI que causó un perjuicio monetario de 540 millones de dólares; el reciente cheque  por 300 millones de bolívares otorgado a un iraní decomisado y devuelto en Alemania; el Caso del maletín para Cristina KIRCHNER por casi 800 mil dólares y  otros maletinazos descubiertos en Bolivia; el affaire de Walid Makled que implicó conexiones con altos funcionarios gubernamentales y militares pero no ha habido repuesta de un juicio por parte de las autoridades competentes; El Plan Bolivar 2000 que presuntamente involucra a Ronald La Cruz, Diosdado Cabello, Acosta Carléz, Juan Barreto, entre otros. Estos y muchos otros han sido protegidos por las investigaciones pertinentes y  por la  impunidad consiguiente.

6.LA PÉRDIDA DE AUTONOMÍA DE LOS PODERES PÚBLICOS NACIONALES, con sus  ramificaciones del Legislativo, Judicial, Ciudadano, y Electoral después extendido  a los Poderes Estatal y Municipal a favor de la institución presidencial es lo que ha originado el mayor desequilibrio en el Estado Nacional de Derecho y por ende del desconocimiento de la normativa constitucional otorgándole poderes especiales para legislar arbitrariamente y  dejando de ejercer el control sobre sus actos;  o por el Judicial cuyo accionar ha sido sesgado y  bochornoso como guardián de la legalidad, de la interpretación de las leyes y de los procesos judiciales contra los ciudadanos y las organizaciones sociales, que han servido únicamente para resguardar los intereses gubernamentales y a sus servidores y un eficaz instrumento para  judicializar los contrarios al régimen mediante juicios, suspensiones, inhabilitaciones  político-administrativas y sanciones irrespetando la normativa correspondiente. Y el Electoral el gran aliado de los gobiernos tiránicos y dictatoriales torciendo la voluntad popular de la alternabilidad electoral de los poderes públicos y permitir la perpetuidad de una clase dirigente. Lo dije anteriormente que el control de este ente por parte de funcionarios corruptos e inmorales desde el 2004 ha permitido que Chávez y sus secuaces se perpetúen en  las altas magistraturas del Estado sin  ningún escrúpulo ni recato. Los poderes municipales  y estadales han ido cayendo en las manos de los revolucionarios con  la utilización de toda clase de ventajismo logístico, económico, coacción y extorción de los más necesitados para obligarlos a respaldar contra su voluntad  la opción oficialista. Ahí está el ejemplo de las últimas elecciones cuando muchos  empleados y obreros públicos  han sido despedidos mediante una cacería de brujos pública y notoria acusándolos de no haber votado por Maduro. Esta es una prueba inequívoca de la actuación del régimen.  

7. NUESTRAS SEDES DIPLOMÁTICAS (EMBAJADAS Y CONSULADOS) han sido politizadas al punto de constituir focos de propagandas oficialista, desinformación y obstrucción de los votantes de los connacionales (el cierre del Consulado de Miami es una prueba más) y lugar de operación de del G-2 cubano para desarrollar estrategias diplomáticas y subversivas en franca violación de los códigos internacionales vigentes en connivencia con nuestros representantes del servicio exterior. Estas acciones castristas no son nada nuevo en la práctica comunista tradicional y reconocida ampliamente por propios y extraños.

8..TODOS LOS QUE NO COMPARTIMOS LA IDEOLOGÍA CASTRO-CHAVISTA-COMUNISTA somos  terroristas como escribe sabiamente Oscar Medina ( El Universal, 28/4/2013),con base a la ley SAPO( Ley Antiterrorista del 30 de abril de 2012 ), como es la utilización de este instrumento para detener la protesta y la disidencia política y administrativa contra los actos írritos  e ilícitos cometidos por este régimen continuista ante una situación tan delicada como la actual que requiere una protesta masiva y activa contra los desmanes electorales derivados de la usurpación de los resultados desfavorables a Maduro. Las amenazas contra CAPRILES  ofreciéndole una celda para su detención sin causa ni razón, contra el gobernador Henry  Falcón, contra Leopoldo López y su madre, con la detención  del Gral. ( R) Antonio Ribero, así como el desconocimiento del derecho de palabra,  acceso al parlamento, insultos,  lesiones y   retiro de las presidencias de las comisiones parlamentarias de los diputados de la MUD, procedimientos aplicados en otras instancias parlamentarias estadales y municipales del país, nos señala cuales serán los caminos a transitar ante la inmadurez y debilidad del seudo presidente Nicolás Maduro que requiere de estos métodos para hacerse sentir como un presidente cuando dentro su alma y corazón le dicen que es un USUSPADOR DE LA PRIMERA MAGISTRATURA. Por algún tiempo los venezolanos y nuestros dirigentes sufriremos las intemperancias, desmanes, violencia y persecución, con cárcel, maltratos físicos y sicológicos y hasta muertes innecesarias por hacer valer nuestros derechos humanos, pero no podemos desmayar en desmontar esta atroz maquinaria represiva dirigida por una caterva de desadaptados surgidos de las mentes malignas y enfermizas de Nerón, López de Aguirre o de las entrañas del resentimiento humano de HITTLER, LENIN, STALIN o de FIDEL CASTRO. A esto nos enfrentaremos más pronto de lo que suponemos pero estamos seguros que no sucumbiremos.


Jesús González Briceño

RESPONSABILIDAD POLÍTICA


Jorge A. Gómez Arismendi lunes, 29 de abril de 2013

Hace tiempo en el debate político la responsabilidad ha brillado por su ausencia. Ejemplo hay muchos. El lenguaje bélico instalado entre diversos representantes del mundo político, académico y estudiantil va demostrando la creciente irresponsabilidad en ese sentido.

En la Antigua Grecia, la responsabilidad era un elemento central para ser considerado un ciudadano, comprometido con los asuntos de la polis. Hoy, la responsabilidad en términos políticos se confunde muchas veces con obstinación. Quien en cualquier tema público en el debate, plantee posiciones moderadas o discrepancias con lo que plantea “la mayoría” o la “opinión pública”, es inmediatamente descalificado (muchas veces sin argumento de por medio) y posicionado como enemigo de “el grito de las mayorías”, de “la calle”, “la Historia”, o “la justicia”, y por tanto es visto como un reaccionario.

Entonces, por efectos de la inercia y lo que el poder genera, el discurso de quienes dicen llevar la voz de las mayorías, se torna más agresivo, más intransigente y menos tolerante con la discrepancia y las desavenencias, cualquiera sean éstas. La retórica belicosa se hace constante con el objeto de "aleonar" aún más a las masas, “aislar” a los disidentes, deslegitimarlos en el debate, y censurarlos en la opinión pública en general.

Contrario a lo que en general se piensa cuando se confunde democracia con dictadura de mayorías, esa lógica (que algunos visualizan como el camino a una “democracia real y participativa”) no va en favor de la democracia, sino que va en su contra, de manera creciente y muchas veces imperceptible. Porque una mayoría suprimiendo la opinión de la minoría no es signo de que la democracia crece, sino de que está perdiendo sus cimientos centrales.

Ese es el inicio de los procesos de polarización, mediante la irresponsable retórica de los líderes, con la consigna fácil y la descalificación al voleo, que van paulatinamente suprimiendo los espacios de diálogo entre los diversos actores, ahogando el espacio público en sentido general.

A medida que las posiciones se radicalizan en dicho proceso, los extremos se tornan menos políticos (menos dialogantes) y más “militarizados”, proclives a aceptar la violencia y coacción como medios y fines. Los más responsables y sensatos –los políticos responsables- van quedando en medio del fuego cruzado de los extremismos políticos. Irremediablemente, la democracia por imperfecta o débil que se considere, también queda arrinconada.

Ese fuego cruzado no tiene relación con el binomio izquierda versus derecha, sino con el binomio libertad versus autoritarismo. Porque siendo sinceros, quien tiene como medio y fin a la violencia (se diga de izquierda o derecha) no puede más que terminar siendo un autoritario. Jamás será un demócrata en sentido estricto. Porque un demócrata valora el diálogo, pero sobre todo respeta la diferencia y la discrepancia, y con ello la libertad del otro para disentir.

Cuando los responsables –no sólo los políticos sino los ciudadanos en general- se quedan en sus casas, dejando el espacio público vacío (el físico y el de las ideas), las instituciones democráticas se oradan, se deslegitiman, y entonces se siembra el camino para los caudillos, los demagogos -esos bravucones que no gustan del debate sino de la consigna, que gustan del poder y lo quieren en exceso para sí mismos-.

El debilitamiento de la responsabilidad política como valor, es inversamente proporcional a la creciente turbulencia de los tiempos, el debilitamiento institucional y al surgimiento creciente de caudillos y ambicioso de poder. En ese sentido, no quiero ser alarmista sino responsable. Aún es tiempo para que quienes valoramos la democracia como medio para resolver nuestras diferencias.

Es cierto, ningún orden es eterno. Como ninguno es perpetuo, es nuestra responsabilidad política el que los cambios se lleven a cabo en paz y sobre todo respetando la libertad y dignidad de cada persona.

MÁS ALLÁ DE LA CRISIS POLÍTICA


Alfonso Molina domingo 28 de abril de 2013

No se trata solo de impugnar una elecciones que cada día se revelan aún más fraudulentas ni de desconocer a un presidente ilegítimo por esta razón y otras más. Se trata de entender que todo el Estado se encuentra en el terreno de la anormalidad. En Venezuela los Poderes Públicos conforman un aparato de dominación autoritaria que pretende mantener un status quo doloso, influido de manera determinante por el gobierno cubano. Ese Ejecutivo falaz surgido tras las manipulaciones de los comicios del 14 de abril actúa de manera arbitraria, sin fundamento jurídico y se encuentra en entredicho tanto en el plano venezolano como en el internacional. El Poder Electoral ha ratificado, una vez más, su condición de gestor comicial del Ejecutivo y a la presidente del Consejo Nacional Electoral —se le vence ya su periodo— desestima públicamente las argumentaciones presentadas por el líder de la oposición. El Poder Judicial ha desarrollado una conducta perversa y desvergonzada al servicio también del Ejecutivo y la Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia —cuyo período ya está vencido— emite  opinión a destiempo al decir que la solicitud de recuento de votos que exigió Henrique Capriles Radonski no tenía base legal. El Poder Legislativo está en manos del “hombre duro” del régimen y se comporta como un comisario político del parlamento que impide ejercer el derecho a la palabra a los diputados democráticos. La Defensora del Pueblo opta por ignorar las denuncias con su cara de “yo no fui”. Desde la muerte de Clodosvaldo Rusián, en junio de 2011, no hay titular de la Contraloría General de la República. Tenemos una Procuradora encargada. La cúpula de la FANB es groseramente parcial. No hay instancia del Estado en Venezuela que se atenga a la Constitución Nacional. No sólo hay que impugnar una elecciones fraudulentas y exigir nuevos comicios. Llegado su momento habrá que desconocer un Estado ilegítimo.

"El 14-A se venció al derrotismo y a la arrogancia del poder"


ELVIA GÓMEZ domingo 28 de abril de 2013 

ENTREVISTA RAMÓN GUILLERMO AVELEDO

"Maduro está siempre sometido a referéndum entre los suyos y eso le da una enorme inseguridad" "El Gobierno busca hacer a Capriles aborrecible para el pueblo chavista y que no lo escuchen"

Desde las elecciones presidenciales del 7 de octubre a la fecha, Ramón Guillermo Aveledo ve ganancias importantes. Entre ellas la consolidación del liderazgo de Henrique Capriles Radonski y la acogida dada por los electores a la tarjeta de la Unidad -"la tarjeta más votada que ha habido en el país"- que desplazó en apoyo a la del PSUV.

"Capriles ha mostrado que es un líder sólido, pero no impermeable, que es capaz de captar las necesidades y de reinventarse, cambiar sin cambiar en su esencia, porque su mensaje es el mismo: él quiere ser el Presidente de todos. Él es el dirigente más importante de la oposición individualmente considerado, por eso todo el afán del Gobierno en golpearlo", dice el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática.

Recalca que salió del 14-A un país dividido en dos mitades donde ninguna parte arrolla a la otra y que la traslación que ese día se produjo del voto chavista a Capriles, demuestra que hasta la muerte del Presidente "había una adhesión personal de una parte de esos votantes que no era transferible (a Maduro) y que no significa vínculo con un proyecto ideológico. Ese país en dos mitades tiene que respetarse y reconocerse".

-Da la impresión de que el Gobierno no está leyendo correctamente los resultados del 14-A. ¿Qué le pasa?

-Creo que el Gobierno cerró los ojos y no quiere admitir la realidad porque tiene en la mente la fantasía revolucionaria. Hay una frase atribuida a (Joseph) Goebbels, el genio de la propaganda del nacional socialismo -es un genio que pongo en duda porque hablaba solo, no había prensa libre- y dicen que él decía que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Y se convierte en verdad primero para los que la dicen, son los primeros sugestionados, esa es la prisión de la fantasía ideológica. ¿Si el Gobierno cree que lo que tiene enfrente es "la burguesía y el imperio", cómo hace para aceptar que según sus cuentas hay un poquito más de 1% de patriotas por encima de los apátridas? Pero lo que ganó el día 14 de abril fue el país plural y hubo dos vencidos: el derrotismo y la arrogancia del poder.

-¿Con los ojos cerrados qué futuro espera al Gobierno? Ya la gente perdió el miedo.

-Los dominicanos tienen un dicho: "Maduro no va pa' verde". Hay cosas que no se devuelven a pesar de que el Gobierno invirtió en el miedo como política de Estado. Ellos hacen un esfuerzo por revertir eso pero nadan contra la corriente. Cerrar los ojos tiene el precio de un conflicto con la realidad y si no la atienden se les viene encima, como les caerá la economía si la siguen manejando como hasta ahora. El Gobierno ha ignorado a los sectores empresarial y laboral, estatiza, invade, expropia, amenaza. Decretan la emergencia eléctrica ¡otra vez! y militarizan al sector, y eso es que a Jesse Chacón, que era teniente, lo ponen de ministro y a un general secretario de él. Pero ellos habían puesto a Ramiro Valdés allí, un general cubano, y no se supo qué fue lo que pasó con eso.

-Chácon dijo cosas que dejan mal a Argenis Chávez.

-Esas son las contradicciones inmanentes. La versión oficial era que la crisis eléctrica era culpa del sabotaje, ahora resulta que tienen que invertir en generación, transmisión y distribución, que es lo que los técnicos de la Unidad vienen diciendo. Hay unas incompetencias ahí y es culpa del ingeniero Chávez y del Gobierno donde está Maduro. ¿Van a asumir la verdad o van a seguir trayéndose unos expertos de Cuba? Chico, habla con la gente de las universidades, no puede ser que se nieguen a discutir con venezolanos porque son "escuálidos". Tienen que escuchar.

-¿Cómo evalúa a Maduro? A veces parece desconectado de la realidad.

-Yo a veces temo que Maduro no se ha dado cuenta de dónde está parado, después de años obedeciendo ahora le toca decidir. Es como si él estuviera buscando demostrarle a sus compañeros que él sí puede y está siempre sometido por ellos a referéndum y eso le da una enorme inseguridad. Si uno disecciona su discurso encuentra tres módulos que lo mantienen prisionero: "Yo soy hijo de Chávez", "Yo no tuve el poder regalado, di una batalla titánica" -se olvida que él recibió el poder entregado con todas las ventajas- y la caracterización del adversario para ver si unifica a los suyos (el fascismo, el golpe, la violencia). Por eso no piensa en los problemas reales que tiene enfrente. Pero ni el Gobierno es producto de una invasión extranjera ni la oposición lo es. Somos venezolanos y vamos a tener que seguir viviendo unos con otros.

-¿Que dice de la amenazas de Iris Varela de meter preso a Capriles?

-Ella tiene que agradecer que la hayan dejado en ese puesto para el cual no tiene ningún mérito. El mensaje de ella tiene un propósito exclusivamente propagandístico. Al Gobierno le da pavor la votación a favor de Capriles y esa es una hemorragia que el Gobierno quiere parar. Yo no creo que ellos sean tan insensatos para meter preso a Capriles. Creo que buscan deteriorarlo moralmente, hacerlo aborrecible para el pueblo chavista y que no lo escuchen y la gente no se dé cuenta de que si aquí gana la alternativa eso no quiere decir que habrá violencia ni guerra.

-Pero también está escuchando la comunidad internacional. ¿Cómo se tomarán ellos esas amenazas?

-Muy mal, muy mal. En la comunidad internacional saben que lo que Capriles solicitó (auditoría) es algo perfectamente democrático. Por eso el Gobierno para tranquilizar a la comunidad internacional y para tener compañía en la toma de posesión, que no fueran Raúl Castro, Evo (Morales), (Daniel) Ortega y (Rafael) Correa aprobó en el CNE la solicitud de Capriles. El Gobierno haría mal creyendo que puede vacilarse a la oposición y burlarse de la comunidad internacional. Esos gestos propagandísticos muestran su peor rostro, como la declaración sobreactuada de Iris Varela, la actuación de Diosdado Cabello en la Asamblea Nacional y las amenazas del ministro (Ricardo Molina) contra los empleados públicos, son los que le complican el asunto al Gobierno. No se imaginan el daño que les ha hecho que el presidente de la AN actúe como si él fuera el amo. Una agresión física a diputados dentro del hemiciclo y después negarles la palabra, eso es como si la AN se autoclausurara.

-¿Es creíble una comisión del oficialismo para dialogar integrada por Cabello?

-Las bases del diálogo son el reconocimiento del otro y la que se deriva de esa, que es el respeto por el otro. Que se defina la comisión implica un reconocimiento y eso es muy importante, porque para un Gobierno como este, que se define como revolucionario, el problema es reconocer que existen otros, porque ellos dicen representar a la totalidad del país. Sobre los integrantes (Cabello, Flores y Arreaza), a primera vista pareciera una comisión para no entenderse. Otros podrían leer: "mejor es que vengan los más duros, porque en un diálogo siempre hay que ceder y si ceden los más duros será más fácil que cedan otros". Otra lectura puede ser: "Qué difícil es para Maduro armar una comisión". Ahora, esos son los que ellos decidieron, nosotros decidiremos los nuestros. No nos pongamos a escoger quién habla de allá para acá, vamos a ver cuál es la sustancia del diálogo. El país no está para que le hagan trucos, para pequeñas maniobras. A mí me parece que en esas conversaciones podría ser útil un tercero de buena fe

-¿Como quién?

-En la realidad nacional hay instituciones y personas con autoridad, que no están en el debate político y que no atienden a ningún interés económico o social -aunque son legítimos- y que pueden cumplir ese papel en estas circunstancias que son tan exigentes.

-¿Se va a quedar la MUD estancada en el reclamo electoral o actuará en la calle con reclamos sociales que el Gobierno sigue sin resolver?

-Nosotros no somos una ONG de tema electoral de masas, ese no es nuestra naturaleza, somos una alternativa política. Esa defensa del respeto a la voluntad popular forma parte de una lucha más grande. Aquí lo que está en juego es que somos una república y tenemos que luchar porque los poderes públicos no sean para una parcialidad. Aquí hay expresiones que se están produciendo, como convergencias en el medio sindical muy interesantes, que debemos alentar para que se produzcan con independencia de la política. No podemos contribuir a la idea de que el único debate que existe aquí es el debate por el poder, no se trata de politizar todas las actividades sociales, se trata más bien de socializar la actividad política.

"Será inútil, ToriPollo"


José Luis Farías 30 de abril de 2013
@fariasjoseluis

Corto y Picante:

La represión selectiva está en marcha, es un recurso para el régimen detener su desmadre. Es usual en modelos totalitarios haciendo aguas. Tanto en su forma como en su contenido, la detención del General Antonio Rivero constituye un claro mensaje a la Fuerza Armada Nacional.

Que lo haya llamado un compañero de promoción para conversar y convierta este hecho en una emboscada no es un hecho cualquiera, más allá de que el General Miguel Rodríguez Torres pueda ser un personaje deleznable capaz de eso y de otras conductas cuestionables.

Rivero, siendo Jefe del Estado Mayor de la V División de Infantería de Selva, dio un paso que tarde o temprano le iban a cobrar: escribió una comunicación a sus superiores pidiendo la baja por estar en desacuerdo con la injerencia de militares cubanos en las FAN. Actúo con apego a la Constitución.

No fue poca cosa. Rivero fue el primer oficial activo, tras los días del templete de Plaza Altamira, que se atrevió a una conducta semejante.

En tiempos del Difunto, éste mantuvo un control férreo sobre las FAN después de una purga sistemática una vez controlados los sucesos del 2002.

Su muerte cambió por completo el panorama. Las informaciones del malestar castrense son inocultables. Van y vienen noticias sobre detenciones, persecusiones y amenazas.

Ante semejante cuadro, el desespero puso a ToriPollo a tomar medidas meticulosa y sádicamente dirigidas por los Castro con el objeto de preservar el control, es ahí donde la explicación de Rivero cobra sentido.

La conducta del dueto de ToriPollo y el Teniente asemeja a la de un perro tratando de morderse la cola. Da vueltas sobre sobre sus estupideces y errores con la consecuencia de que cada acción se les revierte. Le ponen los grillos a Rivero para asustar y sólo consiguen moralizar y fortalecer las luchas democráticas. Arremete contra Rivero para silenciar los cuarteles. Recordando al ronco Moleiro: "será inútil".

José Luis Farías 30 de abril de 2013
@fariasjoseluis

lunes, 29 de abril de 2013

¿Es Diosdado Cabello un Fascista?


Por Carlos Vilchez Navamuel, 28/04/2013

¿Qué puede o no hacer el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela? ¿Cuáles son las atribuciones que tiene el presidente de la Asamblea Nacional en Venezuela? ¿Quién nombró a los diputados en Venezuela y quién les paga?  ¿Quién o quienes pueden callar, despedir o a decir que no se le pague a un diputado? ¿Cómo puede el presidente de la AN exigirle a un diputado de oposición que haga esto o aquello y negarle la palabra si no acepta a Nicolás Maduro como presidente? ¿Es Diosdado Cabello un fascista?

En vista que Cabello, Maduro, Varella y todos sus compinches llaman constantemente a sus opositores fascistas sin tener la idea de lo que significa,  de seguido su verdadero significado: Fascista significa según el diccionario digital del DRAE: 1. adj. Perteneciente o relativo al fascismo. 2. adj. Partidario de esta doctrina o movimiento social. U. t. c. s. 3. adj. Excesivamente  autoritario. Y sobre el fascismo este diccionario nos explica que la palabra viene del it. fascismo. 1. m. Movimiento político y social de carácter totalitario que se produjo en Italia, por iniciativa de Benito Mussolini, después de la Primera Guerra Mundial. 2. m. Doctrina de este partido italiano y de las similares en otros países.

Más claro imposible,  fascismo es igual a autoritarismo y totalitarismo,  algo que han pretendido los chavistas mientras han estado en el poder.

Diosdado Cabello actual presidente de la Asamblea Nacional y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) de Venezuela está totalmente equivocado, sus últimas actuaciones lo hacen ver como si viviera en un país fascista y totalitario. Quitarle la palabra a un diputado por no aceptar un pedido personal tratando de imponer su pensamiento en el recinto que representa la democracia en cualquier país democrático, nada más la Asamblea Nacional.  Aquí el video para que vean la prepotencia de este individuo. http://www.youtube.com/watch?v=F3kpQx4TSF8

Recientemente y dándole seguimiento a sus pensamientos fascistas el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, anunció  en el estado Anzoátegui durante un discurso que: “Los diputados que no reconozcan a Nicolás Maduro como Presidente de la República, no recibirán su sueldo”   También dijo: “Es lógico y coherente. ¿Cómo le voy a pagar a un fantasma? Si no trabajan, no van a cobrar, y no trabajan porque no reconocen a Maduro.”

Repetimos: ¿Cuáles son las atribuciones del presidente de la Asamblea Nacional? La respuesta  nos la da el Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional en su artículo 27 que consta de 24 atribuciones, entre ellas, destaca formar parte del Consejo de Defensa de la Nación y rendir cuenta pública, al finalizar cada período anual, de la gestión realizada,  ninguna de ellas dice que el presidente puede silenciar a los diputados, tampoco dice que le da el derecho a decir que no recibirán su sueldo. Aquí el link para ver en qué consisten las 24 atribuciones que tiene el presidente de la AN.  http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/144235/vea-las-atribuciones-que-tiene-por-ley-diosdado-cabello-presidente-a-la-asamblea-nacional/

¿Quién le llamará la atención a Diosdado Cabello? ¿Existe alguien que se atreva a decirle a Cabello que está equivocado y que esa actitud le puede traer problemas al hombre que el mismo juramentó?  ¿Lo hará el presidente cuestionado? ¿Se retractará el presidente de la AN de esta posición tan intransigente?   

Las repuestas  a estas preguntas más pronto que tarde -estamos seguros- las tendremos.

Al que no le guste que se vaya


Por Olga Ramos, 29/04/2013

Hoy tuve el placer de escuchar una maravillosa tertulia, con la excusa del libro “Armando el rompecabezas de un país”, entre Cesar Miguel Rondón @cmrondon, Colette Capriles @cocap y Alberto Barrera Tyszka @Barreratyszka.

Como una buena tertulia puso a danzar varias ideas al ritmo de la necesidad de comprensión y profundidad. Tuvimos mucha suerte los que allí nos citamos, pero espero que alguien la haya grabado formalmente –además de un par de chicas que lo hacían con sus celulares-, la transcriba y la ponga a disposición de todos, para que muchos más tengan la oportunidad de pasearse por esas reflexiones y permitan que les orienten las propias.

En mi caso, hay un par de hipótesis que tengo y que quiero comentar.

1. No podemos confundir polarización política con identidad nacional fracturada 

La polarización política, en este momento, ha cobrado la forma de dos grandes opciones electorales, dos grupos casi iguales de electores, en magnitud. Esta expresión es el producto, por una parte, de la evolución del proyecto personal de Chavez y por la otra, del esfuerzo por concretar una alternativa de gobierno fraguada desde la mesa de la unidad. La primera con una cohesión que se ha puesto en alto riesgo a partir de la desaparición física de Chavez y la segunda, con una cohesión en consolidación, a partir de la emergencia de un liderazgo claro y reconocido encarnado en el candidato presidencial y los principales voceros de la unidad.

Hablo de opciones electorales y no de visiones de país, porque creo que, a pesar de que ahora está mejor dibujada la unidad opositora en términos de la visión nacional que persigue, aún no se trata de un proyecto de país, claro, sólido y compartido por todos, por una parte; y porque, por la otra, dentro de las filas del oficialismo, con la desaparición física de Chavez, se perdió la cohesión en torno a un grupo de ideas que por muy desestructurado y contradictorio que haya resultado durante estos 14 años, constituía un proyecto político, personalísimo, pero que dibujaba algunos rasgos de un país deseado.

Hasta aquí podemos decir que tenemos dos grupos electorales en pugna por el poder, con visiones de país en construcción o en destrucción, según el caso.

En términos de visiones de país, la opción opositora construye su cuerpo de ideas en un espacio de debate signado por el pluralismo político. Esta construcción, dada la diversidad ideológica presente, no ha resultado muy fácil, pero se ha identificado un grupo de ideas base. En ésta, los millones de electores que la forman, aún no tienen unidad sobre las ideas identificadas. Sin embargo, el liderazgo emergente de su candidato presidencial y de sus principales voceros, ha marcado algunas importantes pautas. La cohesión está dada por la existencia de un liderazgo claro y reconocido.

Por su parte, la opción oficialista, que hasta hace poco derivaba su cuerpo de ideas de lo dicho por su líder máximo, ahora, en ausencia de una plataforma pluralista que reconozca y legitime sus facciones, se revuelve en pugnas internas, que formalmente, no hace aguas, mientras la necesidad de defender su permanencia en el poder los obliga a mantenerse cohesionados en contra de los opositores. En este grupo, las ideas de país en sus bases, se mantienen alineadas con las promesas, incumplidas, pero idealizadas del proyecto vendido por quién fuera su líder máximo. La fuente de cohesión se perdió y ahora se trata de mantener, a duras penas, por la fuerza.

Está claro entonces que existe polarización y fuerte fractura política, sin embargo, en términos de identidad nacional, la cosa es de otro tenor.

2. Vivimos un esfuerzo de imposición de una nueva narrativa 

Al respecto voy a comenzar diciendo que concuerdo con Colette cuando afirma que vivimos la intención de imponer, por parte del grupo que detenta el poder, una nueva identidad nacional que desconoce y excluye todo lo que le resulta diferente e inconveniente.

Sin embargo, particularmente pienso, que este esfuerzo más que intentar construir e imponer nuevos rasgos de una identidad nacional, plantea la imposición de una nueva narrativa sustentada en una re-lectura o una lectura fabricada nuestra historia y de los rasgos constitutivos de nuestra cultura, que no recoge aspectos muy relevantes de lo que somos, porque solamente está dirigida a sustentar la polarización política y no tanto a producir una real transformación social, a partir del reconocimiento e inclusión en nuestra identidad de rasgos y fragmentos integrantes de la venezolanidad que también definen lo que somos, pero que han sido recurrentemente excluidos.

Esta narrativa, está concebida como una nueva interpretación de nuestra estructura y dinámica social que, por su afán polarizador, está constituida por la confrontación de dos facciones, fabricadas para sustentar la polarización y la división política, los pobres excluidos contra los traidores a la patria vendidos al imperialismo.

Esta narrativa no asoma, ni por equivocación, la complejidad de nuestra estructura socio-cultural, producto, entre muchas otras cosas, de nuestra larga tradición de migraciones, ni nuestra intrincada dinámica social y política, signada por un toque de adolescencia en nuestro nivel de madurez republicano-ciudadana. No las asoma, y mucho menos las refiere como base necesaria para comprendernos y a partir de ellas y de otras, reconstruir la idea de venezolanidad.

Pero insisto, es más una narrativa a la que, recientemente se le ha respondido con otra narrativa mucho más consistente con la lectura de nuestra dinámica social y política cotidiana, que una identidad nacional nueva, aunque en dicha narrativa se apele a algunos ingredientes que podrían formar parte de un referente de identidad.

3. La anti-identidad como identidad nacional 

Como dije antes, el asunto de la identidad nacional, es de un tenor diferente tanto al de la polarización política, como al de la narrativa que pretende sustentarla. De hecho, el tema de la identidad nacional es tan complejo que sería pretencioso tratar de plasmar su problemática en pocas líneas. Por ello, sólo voy a esbozar un par de ideas que creo debemos considerar en el debate.

La primera es que, después de mucho tiempo y de haber tenido unos claros rasgos con los que orgullosamente la mayoría de los venezolanos nos identificábamos, actualmente, una de nuestras mayores coincidencias, en términos de identidad, es que nos sentimos extranjeros en nuestra patria, ya sea que nos sentimos extranjeros gran parte del tiempo o que nos sentimos así en parte importante de su territorio. Es decir, nos define la “no pertenencia” como cualidad de vinculación con el territorio y su gente.

Esta “no pertenencia” es propia de la estructura de guetos que experimentamos de forma generalizada durante los últimos años y que, a pesar de que una parte de la población que se encontraba excluida podía haberla experimentado desde hace muchos más años, se convirtió en un rasgo generalizado, bajo el impulso de la polarización política. Esta, que, en un primer momento, hacía que nos sintiéramos extranjeros en partes específicas del territorio, con el tiempo, se ha magnificado y hemos terminado sintiéndonos ajenos al país.

Este rasgo es más importante en algunos grupos sociales que en otros, pero todos sufrimos una especie de desarraigo de la patria, porque, en este momento, no se parece a la que ninguno de nosotros soñó. Ese desarraigo, constituye un nivel de escisión de la identidad muy profundo y personal porque no está construido por grupos de personas cohesionados que se identifican entre sí, pero que no se reconocen en grupos distintos, sino que se desprende de una ruptura de cada persona con su sueño de país que, a falta de proyectos compartidos, se produce desde la intimidad del ser.

La segunda es que, a esa sensación de no pertenencia nueva para algunos y de vieja data para otros, se une el vacío por la inexistencia de una “idea” compartida que nos dé un nuevo sentido de identidad nacional, esa especie de engrudo que nos permite tener cohesión como país, a pesar de la diversidad y las diferencias. Pero la inexistencia de una “idea” compartida, buena parte de ese vacío que sentimos, creo que es más el producto del empeño en desconocer y menospreciar al otro que de la real ausencia de elementos que puedan constituirse en esa “idea” de nos compartida; empeño que, por cierto, a pesar de que ya existía como un rasgo latente en nuestra idiosincrasia, se ha exacerbado, extendido y arraigado como una más de las consecuencias de la polarización política.

Así tenemos como identidad un sentimiento de no pertenencia, unido a un rechazo al otro al que soy incapaz de reconocerle virtudes aunque tenga las mismas que yo me reconozco y de paso, le achaco todos los males y le endilgo todos mis defectos sin reconocerme reflejado en ellos; es decir, “ni pertenezco” “ni me identifico” se perfilan contradictoriamente, como dos de los rasgos comunes de identidad que tenemos actualmente los venezolanos.

No obstante, si pudiéramos mapear socio-cultural y geográficamente a nuestra sociedad, podríamos dibujar un mapa de grupos con rasgos culturales diversos, distribuidos en guetos a nivel espacial, que no se reconocen mutuamente, pero en los que podemos identificar superpuesta una red de valores y de creencias compartidas y cruzadas. Obviamente, aun cuando en términos espaciales están bastante claros los bordes, en términos socio-culturales, no podríamos identificarlos con tanta claridad, porque la superposición los permea y los trasciende, como también los traspasa la sensación de no pertenencia.

Finalmente, la tercera idea, es que a pesar de que no nos gustan y de que no las queremos reconocer como propias, en este momento hay una serie de creencias que son en las que coincidimos con mayor fuerza y las que, de hecho, podemos reconocer como parte de nuestra identidad. Creencias como: “Las reglas del juego están hechas para ser violadas cuando no me convengan, pero si las viola otro, y eso me afecta, lo considero una afrenta y reclamo su no cumplimiento”; y “Venezuela es un territorio en disputa, el que gane se queda y el que pierda, se asimila y si no le gusta, se va”; son creencias que están de diversa manera y con distintos niveles arraigadas en nuestro pensamiento, que se manifiestan, más de lo que aceptamos, cotidianamente y muchas veces en acciones que pasan desapercibidas porque no nos resultan relevantes. Pero son creencias que están ahí y si ponemos atención podremos sentir su presencia abrumadora.

La “no pertenencia”, la “no identificación” y nuestro “lado oscuro”, lamentablemente, son ideas comunes que actualmente, aunque no queramos, nos identifican y sobre ellas tenemos que actuar, comenzando por reconocer su existencia, para poner la reconstrucción de la identidad nacional en otro plano y poder comenzar efectivamente a trabajar sobre ella.

http://opinionpuraydura.wordpress.com/2013/04/29/al-que-no-le-guste-que-se-vaya/

Si puede un organismo internacional declarar la nulidad del proceso electoral en Venezuela, desde España para los venezolanos


Joven Abogada venezolana, residente en España, donde cursó su Especialización y, trabaja desde hace varios años en dicho país, hace un análisis sobre EL PROCESO DE IMPUGNACIÓN DE LAS ELECCIONES 14A Y HACE EMOTIVO LLAMADO A LOS VENEZOLANOS.

Por Mary Helen Pino Vera, 28/04/2013

”Con la finalidad de paliar el desánimo que pudiera existir en algunas personas en Venezuela, en relación a la sensible situación que vive Venezuela a raíz de las Elecciones Presidenciales del 14A:

En cuestión:

” Con la finalidad de paliar el desánimo que algunas personas me han transmitido respecto al Proceso de Auditoria e Impugnación de las Elecciones Venezolanas del 14 de Abril que ha iniciado el candidato de la oposición HCR , he preparado una pequeña nota para informar a mis amigos y conocidos que no tienen dominio sobre la materia legal, acerca del mismo.

Como es de esperar a todos les ha surgido la pregunta: “¿Puede un organismo internacional declarar la nulidad del proceso electoral en Venezuela?”

La respuesta es Sí… siempre que exista una violación acreditada de alguno de los Derechos Fundamentales recogidos en la CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS, (ratificada por Venezuela en el año 1977).

Respecto al tema que nos preocupa, el derecho al voto está consagrado en el citado texto legal como uno de los derechos fundamentales, concretamente en el Art. 23 b) que recopila todos y cada uno de los derechos políticos de los ciudadanos. Cito textualmente:

“Artículo 23. Derechos Políticos
1. Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y oportunidades:

a) de participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos;

b) de votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores, y

c) de tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones públicas de su país. (…)

Como veréis, de la información que ha circulado por las redes sociales, se desprende que muchos de estos derechos han sido conculcados durante el proceso electoral del 14 de abril, es por ello que resulta de vital importancia la colaboración de todos nosotros, los votantes venezolanos, al proporcionar información a Henrique Capriles respecto a las irregularidades e infracciones de las que tengamos conocimiento directo.

Por ejemplo: Denegación del derecho a votar por falsedad de los datos que constan en el Registro Electoral, esto es el típico caso de aquél que aparece como fallecido sin estarlo. Otro ejemplo, coacciones para votar por un candidato determinado. Todas aquellas infracciones que se encuentren plasmadas en documento o que hayan sido presenciadas por dos o más personas que puedan testificar al respecto.

Ahora bien, para que la Corte Interamericana pueda dictar una Sentencia que determine la violación de algún Derecho Fundamental recogido en la Convención por parte del Estado Venezolano, en relación al proceso electoral del 14A y declare la subsiguiente nulidad del proceso, deben haberse agotado todas las instancias nacionales, y es ésta la razón por la que, acudimos a las instancias nacionales, no porque seamos ingenuos.

Lo primero que debe realizarse es una Auditoria, este procedimiento simplemente se efectúa a efectos de determinar los actos que se van a impugnar: votos emitidos por votantes inexistentes, irregularidades entre los datos que constan en el cuaderno de votación y las actas, votos anulables, etc. Una vez, tengamos alguna información – y aquí no se trata de cantidad sino de calidad (información que no dudo ya obra en poder de Capriles)- podemos interponer Recurso Jerárquico ante el CNE, que es el órgano que dictó el acto mediante el cual se declaraba como candidato ganador a Maduro, aunque ya sepamos de antemano cuál será la respuesta, una vez agotada esa vía administrativa, podremos acudir al Tribunal Supremo de Justicia ( que ya sabemos tampoco resolverá favorablemente), completados los mencionados pasos, como un mal necesario, ya hemos cumplido con los requisitos necesarios para poder acudir a las instancias internacionales e interponer una demanda contra el Estado Venezolano para que se declare la nulidad del proceso electoral por violación de Derechos Fundamentales.

Esa demanda la ha de interponer HCR. (Aunque desconozco la estrategia política a seguir, de sus declaraciones, deduzco que será esto lo que hará).

Para poder ganar esa demanda, es necesario que HCR recabe pruebas que acrediten la vulneración de dichos derechos, es por ello, que resulta FUNDAMENTAL nuestra colaboración dentro de todo este proceso, así que no se dejen desanimar, la única batalla pérdida es la que no se pelea, la información es poder y los revolucionarios lo saben, así que no se callen, no tengan miedo, denuncien todas las irregularidades de las que tengan prueba y conocimiento directo.

¿Es vinculante La sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos declarando la nulidad del proceso electoral?

La respuesta es Sí, es vinculante para el Estado Venezolano al haber éste ratificado el Convenio, sin que las denuncias al mismo (la única que obra se ha efectuado casualmente en septiembre de 2012, ver link: http://www.oas.org/dil/esp/tratados_B-32_Convencion_Americana_sobre_Derechos_Humanos.htm) puedan desligarle a su cumplimiento, sobre todo cuando se trata de derechos que ya han sido previamente reconocidos por el Estado, en este caso, el derecho al voto, ya es un derecho reconocido por el Estado y que ha sido incorporado como derecho fundamental a la Constitución.

Ver ejemplos de otras sentencias dictadas por la CIDH condenando al Edo. Venezolano: http://www.corteidh.or.cr/pais.cfm?id_Pais=13

En conclusión, es absurdo desanimarse en este momento de la batalla, sobretodo, porque ese desanimo es la consecuencia directa de la falta de información, de la ignorancia respecto a nuestros derechos, es por ello que es importante no caer en el mismo nivel de ignorancia y desinformación de los discursos oficialistas, porque descender a ese nivel es una garantía segura hacia al fracaso, la meta es la nulidad de las elecciones y no podemos olvidarlo”.

PD. Y los venezolanos que estamos en el exterior seguiremos haciendo ruido, divulgando toda la información necesaria”.

@Maryhvera
elena.pino.vera@gmail.com

http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2013/04/mary-helen-pino-vera-si-puede-un.html

Esta esperanza no es quimera


LUIS UGALDE 18 DE ABRIL 2013

Quedó en evidencia que bastante más de la mitad de los venezolanos no está de acuerdo con la propuesta gubernamental estatista-partidista. En unas elecciones sin coacción, ni miedo ni uso abusivo del poder del Estado, y con un árbitro medianamente neutral, la ventaja de la opción democrático-plural sería de varios millones de votos. Esa es la realidad que el Gobierno y todos tenemos que reconocer y desde ahí poner los remedios indispensables para sanar al país enfermo.

Algunos puntos decisivos: 1-Pobreza y economía. El país está atrapado por los alarmantes niveles de déficit fiscal, endeudamiento, inflación, importaciones desbocadas y exportaciones no petroleras raquíticas; escasez de productos básicos, fuga de capitales y de talentos. Estatizaciones improductivas y en quiebra y la empresa privada acosada y sentenciada a muerte por el socialismo del siglo XXI. Ello hace imposible superar la pobreza, pues sin fuerte dinámica empresarial y cuantiosas inversiones no crecerá el empleo productivo de creciente calidad. El régimen ha llevado a la economía a una ecuación económica insoluble. Lo acertado para el gobierno y el país sería la vía del Brasil, que en lo económico significa abrir las puertas con garantías jurídicas a la inversión privada productiva (no a capitales meramente especulativos), estimularla y exigirla. Pero no lo aceptarán, pues para la ideología de este gobierno, la empresa privada es el demonio y la propiedad de los medios productivos el origen y causa de todo mal.

2-Sinceración, transparencia y eficiencia de los programas sociales. La ineficiencia gubernamental, la corrupción y el sectarismo partidista, castraron las iniciales buenas intenciones de los programas sociales y de las misiones. Hay que sincerar lo que el sectarismo partidista, la propaganda y la ideología, malamente, ha tratado de disfrazar.

En los programas más necesarios y significativos, de educación, salud, seguridad social, no es difícil aumentar su eficiencia, transparencia y universalismo (no partidismo) hacia el logro de derechos consagrados en la Constitución.

3-Democratización política. El país requiere señales democráticas claras e inmediatas: la liberación de exiliados y presos políticos; el abuso del Ejecutivo central tiene que atacarse de inmediato con la independencia y contrapeso de los otros poderes públicos, con una sociedad civil activada y con la autonomía de los poderes regionales y locales y la colaboración eficaz del poder central.

También la Fuerza Armada tiene que volver desde dentro de sí misma con apoyo de la sociedad y del Gobierno­ a su perdido lugar, importantísimo, que le reconoce la Constitución y reclama la sociedad.

4-Reconciliación nacional con acuerdos serios y sostenidos en temas básicos, que sólo con grandes consensos y colaboración tendrán éxito. No es posible seguir seis años más así, ni podemos resignarnos ni desear el fracaso (casi inevitable) del gobierno que nace. Se requiere un gran aliento espiritual de renovación, de reconciliación y de esfuerzo esperanzado, con hechos y políticas concretas. La violencia es una terrible enfermedad que como el cáncer va invadiendo todo. Se ha sembrado odio, descalificación y agresividad en los corazones. Son múltiples las políticas necesarias de educación, de trabajo juvenil y de disuasión de la violencia, pero ninguna como el reconocimiento de corazón de nuestra condición de hermanos que hace sagrada la vida de tu posible asesinado.

Reconocimiento no sólo para no matarnos, sino para ser capaces juntos de poner vida donde hay muerte y miseria.

5- Presidente educador
. El nuevo Presidente por encima de todo debiera ser educador, reeducador político a tiempo completo, con la dignidad de los más pobres por delante y la Constitución en la mano.

Esta esperanza no es un delito ni una quimera, es una realidad de vida o muerte para el gobierno que empieza hoy.

Es obvio que él y su ala estalinista están obcecados ideológicamente y consideran todo esto como una rendición ante el enemigo antirrevolucionario y la "derecha imperialista". Pero no hacerlo lo llevará a un suicidio político más pronto que tarde. Por eso, todos los demócratas, con Capriles y la mayoría esperanzada deben seguir unidos y activados por la vida del país. 

Comando Simón Bolívar: “El país se cansó …no le fallaremos pase lo que pase”



Crónica 28 de abril 2013

 Ismael García desde el Comando Simón Bolívar, acompañado de diputados de la tolda opositora, informa al país que ya se han dirigido a la Fiscalía para denunciar la situación que viven los parlamentarios al ser discriminados por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y el atropello a la persona del General Rivero.

García se refirió a las órdenes de captura que tenían en contra de los dirigentes Leopoldo López y Henrique Capriles y Henri Falcón, acto que “millones de venezolanos no aceptaríamos una situación como esa”.

Asimismo se refirió a la actitud del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, quien en días pasados le quitó el derecho de palabra a los diputados opositores que no reconocieran a Nicolás Maduro como presidente de la República.

A su juicio, Cabello trata de ser más radical que el mismo Maduro en sus apreciaciones y en sus acciones, “en esa competencia por demostrar al chavismo y al país que el sigue siendo el líder más importante del chavismo. Es un punto de ellos, pero nosotros no podemos ser víctima de esa situación”.

A la rectora del CNE, Tibisay Lucena le expresó: “Esa respuesta que usted dio anoche fue una payasada no es solo Henrique Capriles quien se lo dice, somos lo que estamos aquí y millones de venezolanos que no lo vamos a aceptar”.

“Usted se ha comportado junto con los otros tres rectores más como una ministra del poder popular para el ministerio de elecciones. Eso es en lo que se ha convertido el CNE arrodillado, entregado”.

“El país se cansó y votó por Henrique Capriles, por eso no le fallaremos pase lo que pase”.