10 Últimos

domingo, 31 de agosto de 2014

Ira desatada, @fundacionhumana



Por Dr. Pedro Delgado, 30/08/2014

La rabia es una emoción de supervivencia. Ante la amenaza a la integridad física o psicológica, reaccionamos con miedo o con rabia, y la respuesta es huir o atacar. Cuando, por su tendencia gregaria, los individuos se reúnen en grupo, puede haber respuestas colectivas. La rabia es una emoción que se difunde rápidamente en el grupo, al igual que el miedo. Cuando un grupo se siente atacado o amenazado por otro, se comporta igual que un individuo; es decir, o huye o ataca.

La complejidad de la mente hace que el ser humano individualmente o en grupo pueda interpretar un hecho aislado o una cadena de acontecimientos, como una amenaza real o como una amenaza que vive como real pero que es producto en gran parte de su imaginación. Las respuestas ante amenazas reales o imaginadas pueden llegar a ser irracionales o absurdas. Por ejemplo, es historia conocida cómo un actor inglés creo pánico colectivo al anunciar la llegada de seres extraterrestres que iban a atacar el planeta. Lo que se creó como estrategia publicitaria se percibió tan real que creó pánico en masa.

La actitud o conducta de los líderes de grupo es esencial en este tipo de respuesta colectiva. Un líder puede convencer a sus seguidores con su influencia, que el grupo está siendo amenazado o atacado, y desencadenar reacciones colectivas de ira o violencia irracional y no justificada. El líder puede inducir acciones colectivas con su discurso agresivo. Sobre todo influye en los sectores más radicales del grupo. Hay muchos ejemplos, todavía recordamos con tristeza cómo una secta se suicidó colectivamente (adultos y niños) en su campamento de Guyana, por influencia de su líder que los convenció de que serían atacados, cosa que era totalmente falsa.

En escenarios de bipolaridad política donde hay tendencia a la radicalización se da también un fenómeno psicológico denominado Asimilación Sesgada -Actitud Polarizada, donde cada grupo interpreta actitudes del otro (sean reales o imaginadas) de manera parcializada e irracional (Asimilación Sesgada), lo que alimenta las diferencias y promueve conductas radicales (actitud polarizada), donde se pierde la racionalidad y la sensatez. Este fenómeno ocurre en escalada, hasta llegar a límites extremos que ponen en riesgo la integridad de ambos grupos. Cuando líderes de grupos polarizados influyen para acentuar la polarización, los riesgos de enfrentamiento irracional crecen. Alimentar odios y diferencias sociales o de clase, y denunciar supuestas intenciones de dominación de un grupo sobre otro (lo que se hace a veces solo por conveniencia política) crea condiciones para la espiral de violencia como la que estamos viviendo. Radicales de ambos bandos actúan como mensajeros irracionales que promueven el enfrentamiento con saldos lamentables. Esos pequeños grupos que dominan la escena mediática por sus actuaciones extremas crean las condiciones para enfrentamientos a gran escala.

http://www.fundacionhumana.org/contenidos.asp?id=47&pagina=%BFQu%E9%20hacemos?

Tanto racionamiento, tan poco razonamiento, @MiguelVelarde


Por Miguel Velarde, 30/08/2014

Hoy, lo que más escasea en Venezuela es el razonamiento

Cuando hace algunos meses algunas voces advirtieron sobre la implementación de una “libreta de racionamiento” moderna en Venezuela, éstas fueron descalificadas y tildadas de “radicales”. No tuvo que pasar mucho tiempo para que, el miércoles pasado, se anunciara que en pocas semanas todos los abastos y supermercados deberán implementar un sistema biométrico que, a través de la lectura de sus huellas dactilares, limitará las compras de los ciudadanos.

Es verdad que la escasez es un problema que golpea directamente a la mesa del venezolano. No se encuentra uno de cada cuatro bienes de consumo básico y la dificultad no solamente se limita a los alimentos, sino también a las medicinas, repuestos y otros rubros importantes.

Sin embargo, el origen de esta crisis no es el “acaparamiento de los burgueses” ni los culpables somos los ciudadanos. La verdadera causa de la debacle económica es un modelo que se caracteriza por los controles y la ineficiencia. Un sistema donde se destruye el aparato productivo, se priorizan los subsidios y, peor aún, se incentiva la corrupción y la improvisación, no puede tener un resultado diferente a la realidad que hoy vivimos.

La “libreta de racionamiento” hoy en día solamente es aplicada en dos de los casi 200 países del mundo: Cuba y Corea del Norte. Venezuela será el tercero. Más que una solución para los problemas de escasez y contrabando, es un mecanismo político para la intervención del ciudadano. No existe manera más efectiva de control que haciendo la relación entre el individuo y lo que éste come.

Lo que preocupa aún más que el indisimulable deseo del gobierno de profundizar su modelo, es la incomprensible actitud de un sector de la población de mantenerse en negación. Todavía pareciera que hay muchos que prefieren no despertar a la realidad porque sospechan que no será agradable. Lo que no terminan de entender es que mientras más dure el letargo, más duro será el amanecer.

Hoy, lo que más escasea en Venezuela es el razonamiento, de lado y lado. El día que eso cambie, todo lo demás también lo hará.

@MiguelVelarde
mvelarde@guayoyoenletras.com

http://guayoyoenletras.net/index.php/2012-08-06-05-07-46/editorial/1678-editorial-223-tanto-racionamiento-tan-poco-razonamiento

Racionamiento y controles, por Omar Barboza Gutiérrez

Omar Barboza Gutiérrez 30 de agosto de 2014

Las consecuencias del fracaso de la política económica del gobierno caen en cascada sobre los hombros del pueblo venezolano, que cada vez está mas angustiado y molesto, porque en vez de producirse rectificaciones, desde el gobierno nacional se anuncian y se toman medidas que en vez de significar cambios de fondo, expresan la contumacia, la persistencia en el error por parte de un régimen que trata de aparentar una revolución en favor de las mayorías, que se ha convertido en una excusa para la impunidad frente a la corrupción y para la solidaridad con la incapacidad, lo que ha traído como resultado la destrucción de la economía del país, el sometimiento partidista de las instituciones, la quiebra de los valores éticos que permea a importantes capas de la población y a gran cantidad de funcionarios que deberían defenderlos, todo lo cual confluye en la grave crisis económica, política y social que ha causado el fracaso del modelo que gobierna a nuestro país.

El gobierno de Maduro en vez de tomar medidas para corregir de manera profunda las causas de su fracaso, las que toma son para que sea el pueblo el que pague las consecuencias de sus errores, como las capta huellas para el racionamiento de alimentos y bienes esenciales, y la necesidad de hacer colas para todo, incluyendo las que hay que hacer para comprar bienes importantes de cuya producción se ha hecho cargo el gobierno, tales como el cemento y las cabillas, que es imposible conseguirlos a precio regulado, pero si se consiguen a precio de dólar libre a través de los testaferros de quienes el gobierno ha puesto para controlar esas actividades.

Como medidas complementarias y para que los más allegados al gobierno controlen el gran negocio de las importaciones que es el peor enemigo de la producción nacional, el 25 de agosto Maduro dictó el Decreto 1.192 para que solo el Vicepresidente Ejecutivo pueda autorizar las licencias de importación; todos sabemos lo que eso significa para un industrial, un comerciante o un ciudadano común que necesite importar algo, que si vive en el interior del país es más grave, y es que estos mecanismos imponen alcabalas donde prosperan los grandes comisionistas, mientras se paraliza el país porque no llegan los bienes esenciales para trabajar y producir.

En el Decreto siguiente, el 1.193, Maduro dispone que todas las compras del gobierno nacional en el exterior solo las puede hacer la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex), para completar el candado centralista que condena al país al desabastecimiento permanente, y pone en las manos de un grupito de allegados las compras del país en el exterior, abriendo un boquete a los sobreprecios que si no fuera por la falta de dólares dejaría pálido el desfalco a Cadivi ejecutado por los mismos allegados de siempre.

Para darle mayor velocidad al retroceso, y dejar muy claro que el gobierno ignora, o le conviene ignorar, lo que está ocurriendo en nuestras fronteras, en la Gaceta Oficial No. 40.481 del pasado 22 de agosto el gobierno prohíbe la exportación de 21 rubros alimenticios, además de prohibir también la exportación de pañales, papel higiénico, toallas sanitarias, champú, jabón de tocador, crema dental, etc. Todo lo cual parece indicar que el gobierno no sabe que todos esos productos salen por nuestras fronteras en inmensas cantidades, y quienes las sacan no necesitan licencias de exportación, porque saben que pagando las tarifas que los funcionarios civiles o militares imponen en las fronteras, pasan lo que quieran, incluyendo gandolas con gasolina, y que cerrando las fronteras lo que se logra es que suban esas tarifas.

Esos Decretos y decisiones se convertirán en trabas burocráticas que le generan ingresos a los testaferros y no resolverán los problemas de fondo, como no lo harán las capta huellas de racionamiento.

Un gobierno que de verdad quiera resolver las causas de estos problemas, se daría cuenta de que el verdadero origen del contrabando masivo es la política cambiaria y monetaria del gobierno nacional, que además de ser la que facilita la corrupción en el manejo de los recursos de todos los venezolanos, al tratar de mantenerlos en contra de la realidad económica, hace que la diferencia de precios entre Venezuela y Colombia, para no mencionar otros países, sea tan grande que el traslado ilegal de bienes al otro lado de la frontera dé suficientes ganancias como para financiar las exigencias de los funcionarios corruptos del gobierno nacional en la frontera, y también para financiar las ambiciones sin límites de altos funcionarios que se oponen a cambiar las políticas monetarias y cambiarias porque ellos personalmente son los grandes beneficiarios de ellas, al costo del hambre y las necesidades del pueblo venezolano.


El gobierno quiere imponer un racionamiento al consumo propio de las economías comunistas, por @partidoUNT

Prensa UNT 29 de agosto de 2014
@partidoUNT

Un Nuevo Tiempo llevó a cabo el foro “Tarjeta de racionamiento electrónica y el paquetazo rojo”, en el cual los cinco ponentes acordaron rechazar contundentemente la instalación de este sistema biométrico que solo pretende bloquear y limitar el poder adquisitivo del venezolano, e intimidar con este invasivo sistema digital.

El Secretario General de UNT, Luis Emilio Rondón se dedicó al enfoque constitucional que aplicaría a este sistema. Enfatizó que la Constitución es de toda la sociedad, de todos los venezolanos y por lo tanto se debe respetar el derecho y garantía de cada uno de los ciudadanos. Rondón hizo alusión al preámbulo de la Constitución en el cual se fundan un conjunto de normas para garantizar el libre acceso a los productos, bienes y servicios; garantía que corresponde al estado.

Citó el artículo 114 de la Constitución, que habla de los derechos económicos, en el cuál se establece que “El ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos, serán penados conforme a la ley”. A esto, el Secretario General de la tolda azul, refutó: “Si alguien quiere establecer algún elemento de policía sobre el funcionamiento del aparato económico tiene que hacer una ley, porque nadie, ningún funcionario público, tiene la autoridad para decir qué compra cada venezolano si no hay una ley que lo imponga”.

Rondón concluyó su intervención sentenciando que el “gobierno quiere imponer un racionamiento al consumo propio de las economías comunistas”. En tal sentido, el deber es ponerse detrás de una política que vaya a la calle y que haga posible que las necesidades de la gente se atiendan, “hemos decidido en Un Nuevo Tiempo salir a la calle a acompañar a la gente con sus propuestas y con sus protestas”.

El evento, moderado por el Coordinador Nacional de Participación Popular de UNT, Carlos Valero; y el Secretario Juvenil Nacional de UNT, Gustavo Paniz; contó con intervenciones que abarcaron ampliamente las consecuencias de la implantación del sistema biométrico.

El economista Jesús Casique abordó el impacto económico que tendría la implantación de esta tarjeta de racionamiento electrónica, indicando que en la medida que prevalezca la libertad económica, el respeto a la propiedad privada, disciplina fiscal y monetaria, rápidamente un país puede crecer en materia económica; “En materia petrolera, el gobierno ha recibido 763 mil millones de dólares hasta septiembre del 2013; entre petróleo y recaudación de impuestos el gobierno ha recibido alrededor de 1.4 billones de dólares. No se justifica estos niveles de endeudamientos, no se justifican todos los problemas que estamos atravesando los venezolanos, estableciendo estas medidas económicas”.

Por su parte, la Concejal del municipio Sucre por Un Nuevo Tiempo, Rosiris Toro, expuso los padecimientos que sufren las familias venezolanas al enfrentarse a estos racionamientos que todavía no han sido controlados por este sistema biométrico: “A las 4:30 de la mañana, antes de abrir el mercal, ya hay más de trescientos cincuenta personas en cola; imagínense ustedes con la tarjeta de racionamiento electrónica”. La Concejal manifestó con contundencia su rechazo a la postura que busca implantar este sistema.

El comunicador social y ancla en el canal web VerTV.com, Kico Bautista, señaló que, a pesar de la censura aplastante del gobierno a los pocos medios que quedan, y del dominio que los mismos tienen en la mayoría de los canales del país; cada vez más los venezolanos se suman a la tecnología y la redes sociales, por lo tanto hay que cultivar y mantener la relación horizontal con la gente en las mismas, abrir espacios de comunicación e información a partir de ellas; “el valor fundamental de la comunicación es la honestidad (…) tenemos que convertir las redes en nuestras herramientas de supervivencia”.

Finalmente, el ingeniero industrial, David Morán, tocó los aspectos técnicos y las limitaciones de este racionamiento electrónico. Morán señala que Nicolás Maduro, al declarar la inminente implantación del sistema biométrico, expuso que el uso del mismo sería para detener el contrabando; a lo que Morán pregunta “¿cómo este sistema va a determinar qué es contrabando?”, aludiendo al hecho de que ya los venezolanos viven en un racionamiento indirecto y que el sistema, en teoría solo necesita la huella de la persona que haría la compra.

Morán asegura que el margen de error de este captahuellas que planean instalar es menor dependiendo del costo del sistema; sin embargo, “hasta el sistema más costoso tiene un margen de error, por muy mínimo que sea.” Lo cual, al aplicarlo al modelo de adquisición de alimentos que quiere implantar Nicolás Maduro, ocasionaría que un porcentaje llamativo de personas tuviera problemas al momento de intentar hacer sus compras a través de la tarjeta de racionamiento electrónica. Esto sin contar los errores de “falsos positivos o falsos negativos” en los cuales se tiende a ver las confusiones que tanto se reclaman en las jornadas electorales, como poner la huella y que el sistema no te reconozca. Morán califica la tarjeta de racionamiento electrónica como “una fantasía que no se atreven a reproducir ni en Hollywood”.


Recibido por correo

Fe y política, por @rafluciani

RAFAEL LUCIANI sábado 30 de agosto de 2014
Doctor en Teología
rlteologiahoy@gmail.com

Algunas personas creen que la dimensión política de la vida se identifica con la pertenencia a algún partido político. Existe la tentación de no asumir la propia responsabilidad personal ante el deterioro que se vive, sea por comodidad, conveniencia o indolencia. ¿Cómo comprender que la acción política es un deber de todos?

Los cristianos creemos que la práctica histórica de Jesús es el criterio de discernimiento para comprender nuestra relación con la política, la economía y la religión. Él nos muestra cómo la vida de cada persona es sagrada, y nos enseña que toda relación debe buscar nuestra humanización en el marco de una libertad corresponsable que nos haga sujetos, y no objetos o súbditos.

Cuando olvidamos, o desconocemos, la praxis histórica de Jesús, aparecen dos grandes tentaciones. Por una parte, creer en un cristianismo apolítico, es decir, en una fe sin relación con los procesos de humanización social, limitada a la devoción y al culto. Por otra, vivir un cristianismo político identificado con un sistema de gobierno que se propone como la presencia del Reino de Dios en este mundo. Ambos casos niegan al Dios de Jesús.

Podemos estar viviendo una fe vacía, que se quedó en el culto y la devoción, como si estos fueran actos mágicos que sustituyen la relación personal con Dios y con el hermano (St 2,15-17). O tal vez hemos caído en la tentación de la idolatría, mediante la promoción de adhesiones absolutas a sujetos o sistemas políticos, económicos y religiosos, que se proclaman salvadores y exigen culto. Nos hemos acostumbrado a ceder el espacio de Dios a otros (Dt 6,4-6).

Es preciso recordar que la condición política del cristiano no puede ser idolátrica, como tampoco ideológica. No es excluyente porque se sostiene en la fraternidad solidaria y no violenta de Jesús, donde todos somos hijos de Dios y hermanos unos de otros, antes que hijos de la patria o camaradas del proceso (Col 3,11). Ciertamente, esto pasa por un compromiso personal con el desarrollo de todo el sujeto humano y de todos los sujetos, independientemente de su posición ideológica, económica o religiosa (Lc 6,27-28.35). Es la auténtica apuesta por la causa fraterna de Jesús (1Jn 2,4).

No podemos dejarnos encantar solo por el fin último y las metas de un determinado sistema de gobierno, así sea el más noble que pueda existir. Hay que discernir la validez ética y la verdad moral de los medios que se utilicen.

Podemos reconocer la veracidad de una determinada acción política, si acierta respecto a los problemas reales de la sociedad o no. Incluso, es posible formular un juicio sobre su eficiencia o no. Pero desde el seguimiento a Jesús estamos llamados a preguntarnos por la verdad de dichas prácticas y la validez de los medios que se adoptan.

Una práctica política no es moralmente verdadera cuando promueve discursos y actitudes de desintegración social, exclusión de grupos y manipulación de conciencias, generando cultos idolátricos a sus líderes. Es aquí donde una sociedad mide su verdadero talante humano, así como su fe. Como enseñó Jesús: "uno es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos" (Mt 23,8). No hay dos Señores.

Tomado por: http://www.eluniversal.com/opinion/140830/fe-y-politica

Como los dedos de una mano, por @RosaliaMorosB

Rosalía Moros de Borregales
@RosalíaMorosB

Este artículo es la primera lectura de mi libro Reflexiones para Venezuela. Hoy en la víspera de la boda de nuestro hijo Leonardo D. lo dedico con todo mi amor a mi nueva hija Isabel Cecilia 

Cuando era niña acostumbrábamos a hacer la sobremesa, recuerdo que me encantaba escuchar las historias que nos contaba papá acerca de su infancia, sus padres, sus hermanos y de cómo se había enamorado de mamá. Recuerdo que en varias oportunidades nos hablaba de la importancia de permanecer unidos como familia.

            Un día papá nos dijo que examináramos nuestras manos; algo sorprendida, sin entender hacia donde nos llevaba, volví mis ojos hacia mis manos y con ellos las seguí en un movimiento suave de arriba hacia abajo y de un lado hacia el otro. Después de unos instantes, recuerdo que él comenzó a exaltar las diferencias entre unos y otros. Fulano es alto y rubio, es alegre y dicharachero, Zutana es baja y de cabellos oscuros, es más seria y también inteligente…, y así fue describiéndonos a cada uno, exaltando las diferencias físicas y  de personalidad entre unos y otros.

            Como mi padre ha sido siempre abundante en sus elogios, pronto me concentré en la rima de sus palabras en forma de versos, y olvidé mis manos, mientras él paseaba con su mirada alrededor de la mesa y nos tocaba el alma con sus ojos café. Pero mi padre no había olvidado su propósito, siempre ha estado empeñado en mostrarnos las riquezas que hay en ser familia, la multiplicidad de cualidades que podemos encontrar en la variedad de caracteres, lo maravilloso que es el aceptarnos unos a otros. La inmensa aventura que es la vida y lo hermosa que puede ser cuando vamos acompañados en el camino: “Porque mejor son dos que uno, porque si uno cae el otro lo levanta; porque si uno tiene frío el otro lo abriga”.

            De repente, volví mi atención a mis manos, y pensé: _A papá se le olvidó el asunto de las manos. En la curiosidad de mi mente de niña, esperaba impacientemente el desenlace de toda esta declaración de amor de mi padre hacia todos nosotros. Pero mi padre no había olvidado, él tenía muy claro su propósito, tan claro como la luz del mediodía, tan claro que han pasado más de treinta años de aquella sobremesa y lo recuerdo nítidamente, casi puedo revivir los aromas de la deliciosa comida, casi puedo ver los ojos de mi madre bañados de lágrimas.

            Entonces, apurado por la impaciencia de los más pequeños que inquiríamos una explicación acerca de la minuciosa observación que nos había demandado hiciéramos de nuestras manos, nos dijo: _Así como en una mano todos los dedos son diferentes, unos más gorditos, otros más largos, otros menos agraciados pero más útiles, como el pulgar, todos tienen una función en ese conjunto que llamamos la mano, todos pertenecen a una unidad, todos son parte de un todo sin perder su individualidad._ Así, hijos míos, así es la familia. Somos uno en Dios, y somos todos diferentes, pero somos miembros los unos de los otros. Siempre permanezcan unidos, recuerden que somos COMO LOS DEDOS DE LA MANO.

Rosalía Moros de Borregales

@RosalíaMorosB

sábado, 30 de agosto de 2014

Venezolanos: ¡Regresen!. @mingo_1


Por José Domingo Blanco, 29/08/2014

“Venezuela se está descapitalizando intelectualmente”. Y la frase, expresada por un sociólogo de la USB, me sonó a sentencia de muerte. Sólo imagino desolación, tierra yerma y abandono. Resulta que, según sus estudios nosotros, los venezolanos, que nunca tuvimos ganas de emigrar, ahora sí. Y cada vez más. Las cifras de compatriotas que ya no quieren permanecer en el país se duplican de manera alarmante. La migración parece un virus que contagia a otros. Tanto así que el número de inscritos en el REP en otros países se multiplicó. Y la cifra me horroriza. Se está yendo el talento de la nación. Sin duda, con justificadas razones, las cuales no puedo criticar. Pero, no sería honesto si no expreso lo que siento: no quiero que esto siga ocurriendo. Es más, me niego a aceptar que las cifras sigan aumentando. 

Con la frase del sociólogo retumbándome en la cabeza, tomo el celular y le mando un mensaje a mi hija, la mayor, que estudia en Dallas, a quien extraño inmensamente. “Hola hija, estoy pensando escribir sobre venezolanos valiosos como tú y exhortarlos para que regresen. Decirles que este es su país, que hacen mucha falta, que los necesitamos para, juntos, salir de esto. La verdad es que el tema me resulta sumamente complicado. No quiero herir a nadie. Porque además, respeto las razones de quienes tomaron esa difícil decisión de despedirse de Venezuela. Pero, necesito escribir algo así como una especie de manifiesto… Más que un manifiesto, es un sentimiento que quiero vociferar: si queremos sacudirnos este neocomunismo opresor y a estos militares trogloditas procubanos, tenemos que hacerlo aquí. Dando la lucha en Venezuela. Todos sentimos que se están agarrando el país, ¡NUESTRO PAÍS! Que lo manejan como si fuera solo de ellos, y es porque se lo estamos permitiendo. No podemos seguir consintiendo que gente valiosa continúe emigrando. Mientras seamos menos dando la batalla, solos, aquí, más cuesta arriba será el rescate de lo nuestro. El pensamiento de Fidel y el Che Guevara tenemos que erradicarlo inmediatamente, rescatando nuestra venezolanidad, aquí y ahora. No desde afuera y mañana. La gente que huye de su país y no lucha por él no puede sentirse parte de su esencia ni su naturaleza”.

Mi hija solo atina a responderme: “escríbelo, papi. Y mándamelo”. Una respuesta corta a un tema que podría tenernos todavía discutiendo. El asunto es que desde chiquitos nos han enseñado que los países lo construyen sus hombres y sus mujeres. Hijos de esta tierra. Si no nos duele a nosotros lo que ocurre aquí, no le dolerá a nadie más. Hemos vivido en los últimos años una estampida justificada, que no se discute, que tiene sus razones; sin embargo, a propósito de esa desbandada y huida de venezolanos valiosísimos -de diferentes estratos y profesiones, con múltiples talentos y oficios- las familias están quedando completamente desmembradas; lo que le ha brindado a esta gente que nos mal gobierna el caldo de cultivo perfecto para cogerse el país para ellos, y hacer con Venezuela lo que les venga en gana.

Lo he advertido en otras oportunidades: se necesita el consenso de la mayoría de los venezolanos para sacar a nuestro país adelante. Por eso mi exhorto; porque se requiere la suma de voluntades. Necesitamos que los que se fuero, regresen. Entiendo los motivos que los llevó a tomar la decisión de irse. Incluso sé, porque me lo han contado, que comenzar la vida en otro en país, no es nada sencillo. Eso no está en discusión. Lo que sí me ha molestado –y mucho- es escuchar a compatriotas, que recién estrenan sus nacionalidades, quizá embriagados por el viejo sueño americano, decir que los que permanecemos en Venezuela merecemos el gobierno que padecemos. El punto al que quiero llegar es que cuando una tierra es invadida, solo puede ser recuperada cuando los propietarios, los verdaderos dolientes, se embraguetan y luchan para recobrarla.

La gente se va porque corre atemorizada a resguardarse de las dictaduras sangrientas, de los asesinos totalitarios, por preservar la vida. Y es válido apostar a otros derroteros. Pero, si sigue esta huida, seremos muy pocos para defender lo que queda de país. Cada vez somos menos para confrontar al petro Estado comunista que ha diseñado y creado esta gente, con sus socios cubanos. Por eso, necesitamos que regresen. Vuelvan para que por fin seamos muchos enfrentándonos a este régimen.

El que no pelea por su país, lo pierde. Hay que jugársela por Venezuela. Si no, ¿cuándo? ¿Cuando Maduro y su combo, que están atornillados, salgan como por arte de magia? Necesitamos que regresen, cargados de esa calidad de vida que conocieron en otros destinos, para que la edifiquemos y repliquemos, juntos, en Venezuela. No esperen a que ni siquiera la nostalgia forme parte de sus recuerdos. No esperen a que las nuevas costumbres de las nuevas naciones a las que decidieron migrar se apoderen de su esencia venezolana. No se limiten con sólo ir al Consulado de Venezuela a votar en contra de esta barbarie, ni a blandir una bandera de la patria en otros rincones del planeta. Estamos perdiendo la venezolanidad porque se está imponiendo la cubanidad; pero, también porque esos espacios que han dejado ustedes, mis compatriotas, los están ocupando los cubanos, o los ciudadanos de otras regiones con los que este régimen comparte perversos intereses comunes.

Qué lástima: ustedes, por allá y nosotros por aquí, no vamos a solucionar el problema de Venezuela… ¡Regresen!

@mingo_1


El Ávila ya no basta, @aalvaray


Por Angelica Alvaray, 30/08/2014

Regresé a Caracas después de algunos meses fuera. Ya pasaron las barricadas, las protestas, las bombas lacrimógenas y los tiroteos, los incendios y los gritos; quedaron los muertos, los presos y una amargura espesa en el aire. Caracas respira una calma aparente, la gente huye de vacaciones o se esconde detrás de la rutina, baja los ojos para no ver la basura que se amontona en cada rincón de cualquier municipio, espera con resignación en las colas ya habituales para comprar carne, medicinas, Harina Pan o aceite. No se comentan los secuestros, ni los muertos del fin de semana, la realidad consiste en la versión oficial de lo que sucede, los medios no hacen sino publicar propaganda del gobierno y echarle la culpa a la oposición de todo: desde la corrupción hasta el precio de la gasolina, desde la inflación hasta el contrabando. 

Por otra parte, los dirigentes de la oposición no terminan de ponerse de acuerdo en una estrategia de lucha, en una misma semana saltan diversas vías, ninguna mejor que la otra, mientras el país se hunde sin dirección y sin visión de cambio. Y ante esta falta de perspectiva, lo que está ocurriendo es que seguimos perdiendo talentos. Ante la inflación, la escasez y los controles crecientes, la inseguridad instaurada y la falta de oportunidades de calidad, cada vez más venezolanos, jóvenes y no tan jóvenes, buscan afuera ese futuro que no ven en el país. Muchos se van con los pies pesados, quizá voltean a mirar hacia atrás mientras hacen maletas y venden los carros, por si a alguien se le ocurre algo mejor y logran encontrar una buena excusa para quedarse.

Revertir esta situación no es cosa fácil. Es necesario lograr trasmitir que el cambio es posible y factible, que podemos trabajar desde ya en mejorar nuestro entorno. Los dirigentes de la política opositora deben saldar sus diferencias, dejar a un lado los egos y actuar hacia la consolidación de una base popular de apoyo al proyecto democrático. No hay mejor constituyente que tomar la Asamblea Nacional por asalto de votos, que arremangarse y retomar el casa por casa en todas las ciudades y pueblos, que convocar a los partidos, a las organizaciones civiles y a los ciudadanos para apoyar ese esfuerzo evangelizador que significa ganarse más voluntades para el lado de una nueva democracia participativa, incluyente.

Los vientos que soplan son de tormenta y hay que apertrecharse, aferrarse a la brújula y tomar el timón con firmeza, hay que señalar el rumbo. Si no sabemos a dónde vamos, si no lo comunicamos claramente, seguirá la desbandada, pues el Ávila ya no basta.

@aalvaray


¿Perdimos la felicidad en Venezuela?, por @VzlaEntrelineas

María Denisse Fanianos de Capriles 30 de agosto de 2014
@VzlaEntrelineas

En Mayo pasado salió una nueva encuesta de Gallup que medía la felicidad en el mundo. De los 10 países donde más gente dijo que experimentaba emociones positivas, todos, menos Dinamarca, están en América Latina. Y Venezuela supera, al igual que Costa Rica, Colombia, Honduras y El Salvador el 81% de “índice de experiencia positiva”.

Se hace un poco difícil entender, si razonamos con argumentos humanos, que los venezolanos podamos sentir felicidad en nuestro país hoy en día con los miles de problemas que enfrentamos diariamente. Pero esa es una realidad. Yo soy muy feliz aquí, con mis miles de problemas. Y conozco a muchísima gente, con problemas peores que los míos, que también son muy felices. Somos felices en este rincón del mundo, en este momento de nuestra historia, con los problemas (a veces muy graves) que nos está tocando vivir y luchar por resolver.

Si vemos más allá de lo humano podríamos decir que muchos venezolanos estamos afrontando esta terrible realidad con una gran fe. Cada domingo que voy a misa y veo a ese gentío abarrotando la iglesia (viejos, adultos, jóvenes, niños…) experimento lo que es sentir felicidad en tiempos difíciles. Al final de la misa nos ponemos a conversar en la plaza de lo que estamos viviendo y nos damos ánimo para no desfallecer en la lucha. Nos repetimos hasta el cansancio: tenemos que rezar mucho, ser valientes y seguir luchando hasta el final porque ¡Dios nos va a ayudar! Y nos vamos alegres y contentos, con los niños guindados al cuello, a preparar la reunión-almuerzo del domingo, donde reímos, lloramos, cantamos, bailamos, descargamos tensiones… y agarramos fuerza para lo que nos pueda venir esa próxima semana.

Y eso se puede ver y oír en todas las parroquias de Venezuela porque como dijo el Papa Francisco los cristianos sabemos que: “Sólo Dios da la verdadera felicidad. Ni el dinero, ni el poder nos pueden dar la felicidad que sólo Dios da”, “Vivir con fe significa poner toda nuestra vida en manos de Dios, especialmente en los momentos más difíciles” y muy especialmente que: “La alegría es como el signo del cristiano… un cristiano sin alegría o no es cristiano o está enfermo. No hay otra… La alegría es como el sello del cristiano, también en el dolor, en las tribulaciones, aún en las persecuciones”.

Yo he estado en países del “primer mundo”, donde todo parece perfecto, y he notado que la gente se queja por cualquier tontería. Hasta me he atrevido a decirles que se vengan un tiempito a Venezuela para que vean lo que sí son problemas de verdad y quizá puedan aprender aquí cómo se puede afrontar una realidad negativa con una actitud positiva de fe, de esperanza, que nos ayuda a seguir adelante. A seguir adelante para cambiar las cosas porque no nos vamos a resignar y a dejar que esto “se lo lleve el diablo”.

Es verdad que a veces sufrimos por la terrible corrupción que ha destrozado nuestro país y por las tremendas injusticias que se están cometiendo con tanta gente inocente. Pero también es verdad que aquí hay muchísima gente buena. Eso nos da fuerza para seguir adelante y no perder la felicidad, y mucho menos la paz interior que nada ni nadie nos puede quitar. Porque sabemos que quien está con Dios, y hace su voluntad, a nada puede temer.

Otra cosa que ayuda mucho a entender por qué podemos ser felices aquí, a pesar de los pesares, fue lo que me dijo un sacerdote hace poco: “En Venezuela tenemos que ser felices con nuestra realidad”. Eso no significa que uno deje de trabajar por un futuro mejor. Pero mientras estamos en esto, y con lo que nos toque a cada uno sufrir, resolver o afrontar, tenemos que ser felices, vivir felices y, sobre todo, hacerle la vida feliz a quienes tenemos al lado, porque no hay cosa peor en el mundo que una gente individualista, negativa, amargada y sin esperanza.

¡Así que aquí no se ha perdido, ni se perderá, la felicidad! porque Dios está con nosotros y porque tenemos mucho trabajo por hacer, y necesitamos mucho optimismo y una gran esperanza que vendrán tiempos mejores. Y no vendrán tiempos mejores por puras palabras o deseos, ¡no!, vendrán tiempos mejores porque aquí hay muchísima gente dejando hasta los tuétanos (quizá con lágrimas en los ojos pero con una gran sonrisa en el alma) para lograr la libertad, la justicia y la paz en nuestra amada Venezuela.

¡Así que ánimo mis venezolanos! ¡A seguir rezando y luchando, con alegría, por un país donde brille la Verdad, la Justicia y la Paz para todos! Que Dios y la Virgen de Coromoto me los bendigan a todos y me los protejan de todo mal.


Venezuela considera importar crudo de Argelia, @carlosvolchezn


Por Carlos Vilchez Navamuel, 29/08/2014

Cuando vimos la noticia dada a conocer por el periódico La República de Colombia esta mañana no lo podíamos creer, el título que traía la nota dice “La petrolera estatal venezolana, Pdvsa, está considerando importar crudo de Argelia”. http://www.larepublica.co/la-petrolera-estatal-venezolana-pdvsa-est%C3%A1-considerando-importar-crudo-de-argelia_161866

¿Que, qué?  ¿Será acaso una broma?  Pues no, la noticia salió de la Agencia de Noticias del Reino Unido, REUTERS, conocida por suministrar información a medios de comunicación y mercados financieros. http://www.reuters.com/article/2014/08/27/us-oil-venezuela-imports-exclusive-idUSKBN0GR24R20140827

La nota del periódico colombiano entre otras cosas nos decía que “ La estatal Pdvsa está  considerando importar petróleo argelino Saharan Blend para diluir su propio crudo extra pesado, de acuerdo con un documento de la empresa al que Reuters tuvo acceso el miércoles, lo que marcaría la primera importación de crudo en la historia del país miembro de la OPEP”. ¡Vaya noticia!

Y continuaba…..“Pese a contar con las mayores reservas de crudo del mundo, en los últimos años Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha estado comprando un volumen creciente de nafta pesada para mezclar con la extracción de crudo extra pesado de la Faja Petrolífera del Orinoco, su mayor región productora”.

Y la información agregaba un dato sumamente importante “Estas mezclas se hacen para convertir el extrapesado en un producto exportable, en medio de la declinación de la producción local de crudos medianos y livianos que antes se usaban como diluyentes y de retrasos en la construcción de nuevos mejoradores que pueden cambiar la calidad del crudo."  Y añade que “El departamento de Comercio (de Pdvsa) evalúa la reciente estrategia de importar crudo Saharan Blend de Argelia", dice el documento”.

Y “El ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, había dicho este año que PDVSA podría recurrir a la importación de crudos ligeros como “último recurso” para contar con suficiente diluyente para sus crudos extra pesados, pero no dio más detalles.

¿Se convertirá por algún tiempo Venezuela en un país importador de crudo mediano y liviano para resolver sus problemas de refinado?  La verdad no lo sabemos, pero con el gobierno de locos que se encuentran dirigiendo Miraflores, todo es posible.


Carlos Vilchez Navamuel
http://www.carlosvilcheznavamuel.com
@carlosvilchezn

Enrique Márquez: "Exigimos derogar el aumento de la tarifa eléctrica", por @partidoUNT

Prensa UNT Maracaybo 30 de agosto de 2014
@partidoUNT

Consideran que el aumento es completamente ilegal y no ha salido publicado en Gaceta

Debido al aumento descomunal que se ha venido observando en las tarifas eléctricas, el presidente de Un Nuevo Tiempo a nivel nacional, Enrique Márquez, exigió a la Defensoría del Pueblo investigar y sancionar el tema del aumento de la tarifa eléctrica.

“El aumento de la tarifa eléctrica es brutal, no solo en Maracaibo sino en todo el país, porque abarca un 300 por ciento. Este incremento es completamente ilegal, nadie sabe cómo se calcula la tarifa eléctrica y mucho menos ha salido en gaceta, ni se ha publicado una normativa que lo determine; aquí simplemente se aumentó y ya”, destacó.

Márquez señaló que solicitaron la intervención de la Defensoría del Pueblo para que se derogue el aumento de las tarifas eléctricas, porque consideran que este aumento es injusto.

“Tengo en mi poder un plan de racionamiento para cientos de sectores en el Zulia que el día de hoy (ayer) se quedarán sin electricidad. El estado con más incidencia en el racionamiento eléctrico es en el Zulia, aunque ya en todo el país se presentan racionamientos. El Zulia es un estado que ha sido castigado por el Gobierno nacional porque además que se les va la luz, les aumentan el precio de las tarifas del servicio. Este aumento es inmoral porque Corpoelec ha hecho lo que ha querido y no ha rendido cuentas”.

El presidente de UNT exigió al Gobierno que le explique al país en qué se han invertido las asignaciones al sector eléctrico de más de 94 mil millones de dólares, de los cuales 60 mil millones han sido destinados para la emergencia eléctrica, y según Márquez, la crisis del sector cada día se agudiza más en todo el país, principalmente en las regiones.

Asimismo indicó que en el caso particular del Zulia la emergencia eléctrica llegó para quedarse desde el 2009, y esto ha servido para que sumas mil millonarias en dólares se otorguen a dedo sin licitación.

“Aquí han saqueado por completo la empresa eléctrica y hay sobre precio en las obras eléctricas en Venezuela en los últimos seis años, de alrededor 30 mil millones de dólares. Por ejemplo, la planta de Bachaquero debió haber costado 800 mil dólares por megavatio pero el contratista que la está haciendo cobrará 3 millones de dólares por megavatio. En la barcasa San Lorenzo, que estuvo arrumada en Ciudad Ojeda por varios meses, vale 65 millones de dólares y el contratista que la trajo la cobró en 187 millones de dólares”.

Márquez calificó de corrupto e inmoral al Gobierno nacional quien pretende decirle a los venezolanos que debe cancelar más por el servicio de electricidad.

Detalló además que el problema está en la corrupción, ausencia de planificación, centralización y politización del sector, falta de mantenimiento y la falta de profesionalismo. “Tenemos un modelo de gestión política fracasado, por lo que consideramos que el Gobierno no tiene moral para aumentar las tarifas eléctricas".

Insistió que el Gobierno debe rendirle cuentas al país del dinero destinado al sector. "No nos calamos un aumento de las tarifas hasta que no se suspenda la asesoría técnica cubana de más del mil millones de dólares en Corpoelec”.

Tomado de: http://partidounnuevotiempo.org/inicio/index.php/78-noticias-unt/1802-tarifa-electrica

LA DECAPITACIÓN, por Fernando Mires

Fernando Mires 29 de agosto de 2014

Si exhibir la cabeza de James Foley en la televisión fue un acto destinado a paralizarnos de miedo, significa que quienes lo llevaron a cabo actuaban de acuerdo a una relación medio-fin, esto es, según los cánones de una lógica estrictamente instrumental.

Quizás no fue casual que el principal verdugo yihadista hubiera sido alguien proveniente de Europa; un londinense, según últimas informaciones. Desde Pol Pot, líder comunista y genocida de Camboya, ex estudiante de la Sorbona, han sido muchos los criminales exportados por Europa hacia otras tierras, principalmente a las islámicas.

No obstante, la clave de la decapitación de Foley no está en la cabeza, sino en su representación televisiva y digital.

No se trata –entiéndase bien- de extender un velo de disculpas sobre los yihadistas. En el ámbito islámico, como en cualquiera otra cultura, hay muchos asesinos. Sin embargo, ese matar utilizando medios publicitarios y exhibir la cabeza del asesinado como si fuera un nuevo producto comercial es, en sus formas, un hecho que lleva marca occidental, tanto como la guillotina, los crematorios, el napalm e, incluso, la silla eléctrica.

Como sea, hay que tener claro que yihadistas no mataron a Foley por matar, o para satisfacer un simple deseo de venganza, ni por un odio personal. De lo que se trata para ellos es de impartir una lección a través de un mensaje. El mensaje era la propia cabeza de Foley. La cabeza de Foley era una carta dirigida a Occidente, y esa carta, más allá de todo horror, hay que saber leerla.

¿Qué querían que leyéramos los yihadistas? La respuesta más elemental es que a través del horrible acto, salta a la vista de modo obvio e incluso racional, que los guerreros de Allah mediante la decapitación comunican al mundo occidental estar dispuestos a todo si sus exigencias no son cumplidas de inmediato. Esa es precisamente la razón política que explica por qué la mayoría de los gobiernos occidentales ya no aceptan pagar rescate por los rehenes. Según esa posición, acceder a las peticiones yihadistas es doblegarse ante la lógica del terror. Desde el punto de vista estratégico, tienen quizás razón.

El problema es que Foley no es el primero ni será el último en una ya larga lista de decapitaciones yihadistas. El año 2004 fue muy generoso en esa materia, sobre todo en Irak. Diez años más tarde, los terroristas del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), han vuelto a la carga, y con redoblados bríos.

En ninguna decapitación las exigencias de los yihadistas han sido aceptadas  ¿Por qué insisten entonces en realizar tan macabra publicidad? Si querían amedrentar, podrían haber ahorcado, fusilado o envenenado a Foley. ¿Cuál es la lógica de la decapitación? Evidentemente, hay algo más que la venganza por la no obtención de un rescate monetario, hecha al estilo de los gángsteres de Hollywood.

Debemos imaginar que los yihadistas saben a quien dirigen su mensaje. Luego, deben suponer que el símbolo de la decapitación puede ser descifrado por sus “interlocutores”. Es decir, ellos creen que el tema de la decapitación no es ajeno al léxico occidental y cristiano. ¿Cómo no -deben pensar- si durante las Cruzadas los soldados cristianos se convirtieron en expertos decapitadores de cabezas musulmanas?

Además, la técnica de la decapitación no solo está situada en el centro de la cristiandad. También lo está en sus orígenes. Los primeros santos cristianos, San Juan Bautista, San Pablo y San Santiago, fueron decapitados. ¿Debemos creer que a través de la decapitación de Foley los yihadistas intentan interpelar a la cristiandad en sus propios fundamentos? Algo hay de eso, si no en un nivel consciente, por lo menos en uno inconsciente.

No olvidemos que las matanzas cometidas a cientos de cristianos residentes en Siria e Irak están situadas en el mismo tiempo que el de la decapitación de Foley. Evidentemente, ISIS ha desatado, no una guerra limítrofe ni económica sino, siguiendo la tradición mahometana, una de expansión religiosa. Su objetivo es extirpar (descabezar) el cristianismo y a otras religiones “bárbaras” de las que ellos imaginan son sus tierras sagradas para así re-fundar los antiguos califatos. Esa guerra pertenece a un tiempo que no es el nuestro, eso está claro. Pero no olvidemos, a pesar de que “los guerreros de Dios” viven en el siglo Vl, usan armas y técnicas del siglo XXl.

Los yihadistas no ignoran que el occidente moderno fue fundado sobre miles de cabezas cortadas es decir, que la decapitación no es un rito ajeno a “nuestra” cultura. No es un secreto para nadie saber que en los subterráneos de los cadalsos británicos yacen todavía restos de cráneos decapitados de reinas como Ana Bolena, Catalina Howard, Juana Grey y María Estuardo, así como la del muy lúcido estadista Tomas Moro, y muchos más.

Tampoco ignoran que el mito fundador de la revolución madre de la Europa moderna, la francesa, fue la cabeza cortada de Luis XVl.

La revolución democrática nació de una decapitación y continuó decapitando a sus hijos –entre ellos, al mas querido de todos, Danton- hasta que el máximo decapitador, Robespierre fue también decapitado. Si desde el punto de vista bíblico somos hijos de Caín, desde un punto de vista moderno, somos hijos de la guillotina.

Cabe agregar que el acto de la decapitación posee una fuerte carga simbólica. Descabezar, en términos militares, significa liquidar a las cabezas pensantes del enemigo. Stalin lo sabía muy bien. Cuando ordenó a Ramón Mercader asesinar a Trotski, exigió que lo fuera con un hachazo en la cabeza.

Puede ser que a través de la decapitación de Foley los yihadistas intentan decirnos que su objetivo no es solo apropiarse de la técnica y de las armas occidentales, sino también de sus mentes. Lo que probablemente no saben es que la hidra de Lerna -a la que cuando cortaban una cabeza aparecían dos- fue para los fundadores del Occidente político, los griegos, una metáfora de la propia condición humana.

El ser humano es esa hidra.

Tomado de: http://polisfmires.blogspot.com/2014/08/fernando-mires-la-decapitacion.html

El viraje de Hollande, por Miguel Méndez Rodulfo

Miguel Méndez Rodulfo 29 de agosto de 2014

Acorralado por los hechos, el Presidente de Francia se apresta a implantar la consabida receta de la troika. Luego de dos años en el poder, al que llegó con los votos de la mayoría del pueblo francés que de esta manera le dio el mandato de cambiar las políticas de austeridad de Sarkozy, y después de iniciarse con un encendido discurso contra las políticas de la Merkel, el FMI y la Unión Europea, hoy el peso de los indicadores económicos lo obliga a retroceder, a cambiar el discurso que le permitió ganar las elecciones. Así diríamos que envuelto en un dilema, que es clásico de la socialdemocracia, Hollande con el mayor desparpajo, pero con un sentido pragmático de la política, da media vuelta y reinicia el camino económico en la dirección opuesta. Lo obligan la condición de potencia en declive de Francia que ve como desde hace una década viene cayendo su producción automotriz, la cual es 40% menor que hace 10 años; una tasa de desempleo mayor de 10% que crece sistemáticamente desde hace 9 meses; una caída generalizada de la producción industrial que llega a una tasa negativa de -4%; un crecimiento económico igual a cero (0%), y la necesidad de disminuir el gasto púbico de los próximos dos años en 50.000 MM de euros, para poder reducir su déficit fiscal y sanear sus cuentas. Francia, además, debe someterse a un proceso de desregulación que va a durar tres años, al término del cual el país debe reiniciar la senda del crecimiento.

Antes que él, Olof Palme, Felipe González, Carlos Andrés Pérez, Gerhard Schröder, Allan García, etc., hicieron algo semejante y el tiempo les dio la razón. Sin embargo, han sido dos años perdidos de políticas económicas erráticas y de gran desgaste político. De hecho el margen de maniobra que le queda es pequeño ya que si su partido le quitara el apoyo, el programa de cambio económico no se podría aplicar. Mientras España que bajo el gobierno de Rajoy asumió la austeridad desde el principio y pasó por un periodo muy duro, ya comienza a crecer en forma consecutiva desde hace 4 trimestres, al país galo le esperan por lo menos dos años más de decrecimiento y penurias. Los críticos de la austeridad entre ellos Stiglitz, dicen que las crisis económicas se combaten con medidas contra cíclicas, no con políticas pro cíclicas, que es lo que estaría haciendo Hollande, lo que al entendimiento de ellos causaría perjuicios al país, tales como desempleo y deflación, algo que ocurre hoy en la UE. La diferencia es que la crisis francesa no sucede porque haya severos problemas en los fundamentos de la economía, tal como si ocurría en Grecia. No se trata de que los problemas económicos de la segunda potencia de la UE tengan que ver con asuntos de déficit fiscal, inflación o desempleo, inmanejables, sino con temas que tienen que ver con la productividad y competitividad; con el estado paternalista y otras políticas sociales no sostenibles. Alemania aplicó su política de austeridad mucho antes de que la crisis apareciera, pero cuando era evidente que se avecinaba. Schröder y el SPD, tuvieron el coraje y la valentía de asumirla, eso tuvo un enorme costo político para ese partido, pero luego de seis largos años de crisis económica mundial, la Germania ha escapado inmune a este cataclismo.

Otra vez se sale por la tangente el líder galo, no ya como el infiel que deja a su pareja e hijos en la estacada, en una hora política decisiva para el propio partido socialista, ni como el motorizado sigiloso que va a medianoche en pos de una amante clandestina, sino como un político audaz que se juega el destino de millones de franceses en una apuesta que espera que le salga bien. La inconstancia siempre le ha resultado al mandatario francés, eso espera el pueblo galo.

Miguel Méndez Rodulfo
Caracas, 29 de agosto de 2014

Que Bonito, que Bonito, que hermoso

Si no lo ve siga el link: http://youtu.be/vMddYC9pMQc

García Mendoza anticipa crisis bancaria, por @ogarciamendoza

García Mendoza 06 de agosto de 2014
ogarciamendoza@gmail.com
@ogarciamendoza

De las funciones más importantes de los ejecutivos está la de saber anticipar.

No es necesaria una bola de cristal, ni mucho menos, es conociendo los detalles de las situaciones y las operaciones que se realizan, que se puede tratar de predecir el camino.

Muchas veces no es fácil y a veces irá a contracorriente, pero el éxito de la empresa va a depender de eso.

Por muchos años fui presidente de un importante banco.

En mis inicios me tocó enfrentar una situación desconocida y caótica: el viernes 18 de febrero de 1983.

El viernes negro.

La primera gran devaluación en muchos años.

Una situación que dejó desconcertados a todos.

Las devaluaciones no ocurren nunca de golpe y porrazo.

Se vienen anunciando. No de manera directa sino con esas “sutilezas” que tienen los gobiernos.

Bajan las reservas internacionales, cae la producción petrolera, se reduce la liquidez del gasto público y por allí, siempre, un ministro o un alto funcionario se ocupa de negar vehementemente que la habrá, cuando es lo contrario.

En esa época venían dándose las señales.

El vehículo de compra de dólares para los bancos era el Banco Central.

Cuando una institución necesitaba divisas las solicitaba del Central y éste de inmediato las vendía a Bs 4.2925 por $ para que el banco comercial las revendiera a Bs 4.30 (la diferencia de .0075 hoy parece risible pero era suficiente para la banca y los clientes).

En los últimos meses del año 82 y primeros del 83 se comenzó a notar una gran baja en la liquidez bancaria.

Había poco dinero en circulación y el Central se comenzó a dilatar en el envío de las remesas a los bancos corresponsales del exterior.

Esto fue una alarma. El Central estaba atrasándose.

Y comencé a desconfiar.

Entonces di una instrucción a nuestro departamento de cambio: solo se venderían las divisas disponibles en nuestro banco corresponsal de NY.

Para saberlo nos enviaban un telex durante la mañana, indicándonos el movimiento de la cuenta.

Con el pasar de los días la presión sobre el dólar siguió acentuándose y en muchos momentos no teníamos divisas para vender.

Los bancos, en general haciéndole confianza al Gobierno, seguían vendiendo aunque no tenían la disponibilidad.

Me recuerdo de una llamada de un colega muy amigo que me dijo: “Oscar, estás loco, estás haciendo un control de cambio particular, la gente del gobierno está sorprendida, el Central nunca dejará de pagar”.

Le contesté que habíamos tomado una decisión que nos parecía correcta y que la mantendríamos.

Fueron muchas las presiones esos días y, puedo decirlo, tuve una sensación de gran alivio, cuando el gobierno decretó el feriado bancario para imponer el control de cambios.

La Superintendencia de Bancos solicitó a las instituciones financieras una auditoría externa que indicara cuál era la posición en $.

Tengo guardada la nuestra. Fuimos el único banco que cerró positivo, aunque en un monto muy pequeño ese día.

Y con ello le ahorré al banco, sus directivos y accionistas, las enormes dificultades y pérdidas que tuvieron los bancos que enfrentar por la devaluación.

He hecho esta larga introducción para situarme hoy día.

Sin duda la situación del 83 era inmensamente menos mala que la que enfrenta el sistema financiero bajo la dictadura castrochavista.

Es difícil imaginar porque no han nacionalizado la banca, pero la han ido llevando a un camino que tiene una muy difícil vuelta atrás.

Las carteras obligatorias por sectores, como el agrícola, vivienda, pequeña industria, con porcentajes elevadísimos que no solamente tienen rendimientos muy poco satisfactorios, sino con claras posibilidades de no ser pagados nunca.

Además, utilizan la emisión de papeles del Estado en volúmenes importantes y sin provisión de pago.

Para cubrir esto el gobierno ha mantenido (y también por otras razones) niveles enormes de liquidez que les permiten a los bancos cobrar alto y pagar poco o nada, lo que representa ciertas ganancias. Pero han creado un monstruo que será irresoluble.

Grandes carteras de crédito irregulares y de imposible recuperación pesarán fuertemente en una recuperación.

Si se adoptase una medida de restricción de la liquidez, o se dolarizase la economía -ambas medidas especialmente correctas- el sistema financiero no tendría salida.

La situación no es bancaria. Es política.

Solo un cambio de régimen podría proteger la propiedad privada de los depositantes y de los bancos.

Tomado de: http://enteratecaracas.com/2014/08/06/garca-mendoza-anticipa-crisis-bancaria/