10 Últimos

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Deseos para 2015



martes, 30 de diciembre de 2014

Exige @manuelrosalesg: El pueblo espera que el gobierno cambie excusas por medidas serias, por @PrensaUNT

Manuel Rosales 30 de diciembre de 2014

El presidente fundador del partido Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales envió un comunicado de salutación de fin de año, en el cual indicó que la grave situación que vive el país obliga al gobierno a “cambiar las excusas por medidas serias para enfrentar la crisis, después de 16 años de errores y la aplicación de un modelo personalista, obsoleto y fracasado”.

De igual manera, llamó a la oposición a establecer estrategias claras que la lleven a convertirse en la alternativa de poder capaz de construir, a través del fortalecimiento democrático un país que le brinde al pueblo venezolano verdaderas oportunidades de progreso y desarrollo.

Lea el comunicado completo:

“A las puertas de un nuevo año, el pueblo venezolano espera que el gobierno cambie las excusas por medidas serias para enfrentar la crisis, después de 16 años de errores y la aplicación de un modelo personalista, obsoleto y fracasado.

Este año finaliza con un creciente malestar de la sociedad venezolana que ya no quiere la violencia verbal que lanzan desde la latitud de la discordia eterna, de ese lugar trágico del gobierno, donde se divide y excluye al otro.

El rechazo es general y toca a todos los sectores políticos. Al gobierno que destruye y a la oposición sin rumbo claro. Es un rechazo a las peleas, los personalismos, los egos inflados, la violencia en todas sus formas, la división y las profecías catastróficas. Es el ocaso del estilo querellante que abre las puertas al porvenir con interrogantes cuyas respuestas busca el pueblo en la conducta, los discursos y las propuestas de los dirigentes en general. Es el anuncio de un pueblo que va a cobrar en la primera oportunidad que se le presente.

La grave crisis política, económica y social es el telón de fondo que genera una visión de futuro anclada en la crisis del presente. La verdad no se puede maquillar. El país está dirigido por un grupo político que no acepta ninguna forma de entendimiento ni respeta el equilibrio que debe imperar en una democracia. Por otra parte, en la oposición hay desajustes y las ambiciones personales se imponen a la hora de la estrategia y la lucha.

La falta de alimentos y medicinas, la inflación galopante, el desempleo, y la inseguridad que marca un récord que abruman a la gente. Asimismo el derrumbe de los precios petroleros, la caída del Producto Interno Bruto a -4% y un déficit fiscal del 20% prenden las alarmas del pueblo que reclama decisiones y cambios en el país. Sabio, como siempre ha sido, entiende que nos estamos jugando el sistema democrático y el futuro de las nuevas generaciones.

Ante esta lamentable situación, en la oposición debemos fijar estrategias y precisar obstáculos para ser reconocidos por la inmensa mayoría de los venezolanos, sobre todo por las clases populares, como una real alternativa de poder sin extremismos ni radicalismos, sino con realismo. Una alternativa que evite la exclusión para no ser espejos del radicalismo de ultra izquierda que nos gobierna y todo lo divide y maltrata. Tampoco con los privilegios de la ultraderecha que mantiene encendida la llama de la macroeconomía y el neoliberalismo, jugando a sus intereses económicos.

Venezuela reclama una alternativa democrática que tenga presente los malos pasajes de la historia que dice: Al poder también se puede llegar comprando los caminos al poder para favorecer a un grupo de privilegiados o tomándolo con fusiles para montar gorilas que terminan aplastando a toda la sociedad.

Nosotros tenemos la obligación de terminar de llegar a la conciencia del pueblo para llegar en hombros de ese pueblo a la victoria. Una alternativa que inserte a Venezuela en el nuevo orden hacia el desarrollo, la ciencia, la educación, la cultura, la ecología, la libertad plena y la real justicia social, que genere las oportunidades para que el pueblo viva en la prosperidad y el progreso.

Venezuela reclama una propuesta democrática que interprete que la travesía del desierto no termina con la sustitución de un mesías por otro, ni un grupo por otro. Que lo que nos espera en el Canaán no son precisamente ríos de leche y miel, sino la construcción de una sociedad moderna, que en cualquier escenario que surja de esta lamentable situación que vivimos los venezolanos, entienda que una parte no podrá aplastar a la otra ni podrá desaparecerla, por razones de diferencias políticas, sino que debe prevalecer el respecto al adversario y a las ideas.

Feliz año nuevo al noble pueblo venezolano que defiende la idea de lograr la prosperidad y la felicidad con talento individual y en un marco institucional justo, equilibrado y favorable”.

Prensa Un Nuevo Tiempo
@PartidoUNT

Análisis de la Actualidad Nacional por @fariasjoseluis y @rricardorios1



Si no lo ve siga el link: http://youtu.be/qX_xceQmbAc

Agentes de inteligencia venezolanos operan bandas de secuestro y extorsión, por @DelgadoAntonioM

ANTONIO MARIA DELGADO 29 de diciembre de 2014

Lo habían hecho bajar del apartamento bajo engaño y ahora se encontraba con los ojos vendados dentro de una camioneta que transitaba de noche por las calles de Caracas. “¿Es un secuestro?... ¿Me van a matar?”, preguntó el asustado joven a los hombres que le habían obligado a subir al vehículo a punta de pistola.

“Depende”, le contestó uno de ellos “Colaboras, y nada te va a pasar”.

El relato forma parte del testimonio escrito a mano por José Daniel Stekman Lugo, quien fue interceptado a mediados de agosto del 2013 por cuatro hombres que luego lo torturaron para obligarlo a confesar dónde estaban el el dinero y los autos de su tío. Pero sus agresores no eran delincuentes comunes sino agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela (DGCIM).

“Este es un modus operandi muy común”, explicó Anthony Daquín, ex asesor del Ministerio de Interior y de Justicia de Venezuela. “Efectivos de la Dirección de Contrainteligencia Militar y del Sebin [Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional] operan estas bandas de secuestro y extorsión”.

Sus víctimas son los acusados por las cortes chavistas de cometer algún delito y los secuestros son perpetrados por los mismos agentes de los organismos, normalmente dos o tres días antes de que sean entregados a orden de los fiscales para ser procesados.

El objetivo es sacarles a las víctimas la mayor cantidad posible de dinero y propiedades, frecuentemente bajo tortura, antes de que sean entregadas a la justicia chavista.

Stekman fue secuestrado durante la gestión de Hugo Carvajal, el retirado general chavista que enfrenta al menos seis procesos judiciales distintos en Estados Unidos por su presunta participación en operaciones del narcotráfico, incluyendo el presunto envío de 5.6 toneladas de cocaína encontradas en México dentro de un avión DC-9 que partió de Venezuela en el 2006.

Expertos dijeron que las operaciones de secuestro y extorsión perpetradas por agentes de la DGCIM aumentaron durante los ocho años en que la institución fue dirigida por Carvajal, quien además fue incluido en la lista de sanciones del Departamento del Tesoro por apoyar a la guerrilla colombiana en sus actividades de narcotráfico.

Stekman, quien está preso bajo cargos de haber cometido irregularidades en la tramitación de divisas, dijo en su testimonio haber sido sometido a repetidas golpizas por parte de sus captores, quienes estaban interesados en que confesara dónde estaban los dólares, vehículos y propiedades de bienes raíces de su tío, el teniente coronel Francisco Navas Lugo, un ex gerente de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) acusado de prácticas de corrupción.

Los golpes y las patadas, propinados en una “casa segura” mientras Stekman seguía vendado, fueron acompañados con repetidas amenazas de muerte. “Colabora porque si no te vamos a matar”, le gritaban, según el testimonio escrito.

En otras ocasiones amenazaban con hacerle daño a su familia.

“Ahora te voy a joder, me voy a violar a tu esposa para que respetes”, le dijo uno de sus agresores cuando se percató que Stekman había logrado hacer una llamada a sus familiares con un teléfono celular que tenía escondido.

Después los agresores esposaron a Stekman a la baranda de una escalera, sin que pudiera pararse o sentarse. También le metieron un trapo en la boca para mantenerlo en silencio.

Al día siguiente las golpizas continuaron, incluyendo golpes en la cabeza con la cacha de una pistola.

Al final, cuando sus agresores se convencieron de que no iba a hablar, lo trasladaron a otro lugar para finalmente ser procesado judicialmente.

El caso de Stekman es similar al del capitán retirado de la Guardia Nacional, Juan Carlos Nieto, quien también se encuentra encarcelado en Venezuela.

Nieto, cuyo caso fue calificado de arbitrario por un comité del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, fue interceptado por agentes de la DGCIM en abril de este año cuando se encontraba con su esposa e hija en el centro comercial Plaza Las Américas de Caracas.

Pero en vez de ser entregado a las autoridades para su procesamiento, bajo los cargos que posteriormente le presentaron de que estaba vinculado con un presunto complot contra el régimen de Nicolás Maduro, los agentes lo torturaron para obligar a sus familiares a pagar rescate.

Según el testimonio que posteriormente brindó Nieto a las autoridades, el capitán retirado fue sometido por tres agentes a más de 30 horas de tortura, que incluyeron brutales golpizas.

La agresión le provocó un “traumatismo cráneo encefálico severo” entre otras graves lesiones, según se lee en un informe médico del Hospital Militar, donde estuvo internado.

Los golpes eran acompañados por descargas eléctricas. En otras ocasiones, le amarraron una bolsa plástica en la cabeza, lo tumbaban al piso mientras uno de sus torturadores se le montaba encima para ejercer presión sobre el pecho, dijo relató Nieto en el testimonio que brindó posteriormente.

Cuando los torturadores querían descansar, fumaban cigarrillos que luego apagaban sobre el cuerpo de la víctima, relató el hermano del capitán retirado, Javier Nieto.

Horas después del secuestro, la esposa del ex capitán, Betzaida, recibió una llamada en la que le decían que Juan Carlos estaba secuestrado y que debía pagar una recompensa si lo quería volver a ver con vida.

Del otro lado de la línea, escuchó fuertes golpes y gemidos. Y repentinamente una voz, la de su esposo, que le pedía a gritos que entregara el dinero que estaban exigiendo.

Posteriormente, cuando los captores comenzaron a darse cuenta que se les agotaba el tiempo, Nieto fue entregado a un puesto de la Guardia Nacional.

Pero estuvo a punto de morir, dijo su hermano Javier a el Nuevo Herald.

“El [Juan Carlos] me contó ese mismo día que logré hablar con él que si la tortura duraba dos horas más, él estaba seguro de que se moría”, relató Javier.


¿FELIZ AÑO NUEVO?,por @FernandoMiresOl

Fernando Mires 28 de diciembre de 2014

Otro Nuevo Año, 15 después del comienzo de siglo, una edad adolescente, y como tal, llena de promesas. Al llegar el 1.01. nos abrazaremos y nos desearemos un feliz Año Nuevo. Es un ritual, no cabe duda. Y los rituales se hicieron para ser seguidos, aunque sepamos que no son más que eso, rituales.

Nada contra los rituales: cumplen, cuando son colectivos, la función de recordarnos que pertenecemos a una unidad que sobrepasa nuestra simple persona. Por cierto, hay también rituales individuales y los psiquiatras los denominan neurosis. Luego, podríamos decir que la neurosis consiste en desconectarnos de los rituales colectivos y sustituirlos por otros personales. Pero en los dos casos, ritual es ritual.

El ritual del Año Nuevo cumple -para eso son los rituales- una función protectora. Cada año es recibido como un nuevo comienzo. Imaginamos a través de abrazos y parabienes que comienza otro tiempo. Además, nos llenamos de promesas: uno va a dejar de fumar, otro va a suprimir una copa diaria, y la mayoría quiere bajar por lo menos 5 kilos. No importa que en el fondo sepamos que ese es un día cualquiera, que la luz no ha cambiado su velocidad, que los movimientos de traslación y rotación no se han vuelto ni más lentos ni más rápidos, que el supuesto nuevo año es solo un resultado numérico de ese fabuloso invento llamado calendario.

No importa que la segunda ley de la termodinámica nos aclare que cada año nuevo no es uno más, sino otro que se nos va. Los años nuevos son en cierto modo cumpleaños colectivos, días en los cuales la humanidad celebra un año más de antigüedad. La diferencia es que en los cumpleaños personales celebramos un año menos de vida imaginando que es uno más. Vivimos de rituales y está bien que así sea. Si existen es porque los necesitamos. Lo importante es mantener la falsa idea de que vamos de menos a más.

Un año nuevo no es más que una simple marca del calendario, pero no es un nuevo tiempo. Celebramos un número virtual. Cada Año Nuevo, al abrazar al otro, abrazamos también a la ilusión de que el tiempo avanza sin nosotros. Nunca pensamos en que ese tiempo somos nosotros en el tiempo. No queremos aceptar que cuando medimos el tiempo solo medimos nuestro tiempo, el de nuestra “residencia en la tierra” (Neruda) y no a un tiempo objetivo. El tiempo es el ser, el ser es el tiempo.

¿Feliz Año Nuevo? Eso no dice nada. Ningún año puede ser feliz. Pues la felicidad no se mide en años. Tal vez en fulgores que aparecen y luego se van. No los planificamos, no tienen causa. La felicidad es espontánea o no es. La felicidad es olvidarse del tiempo, o no sentir como pasa el tiempo.

Nadie dice voy a ser feliz por media hora o por un año. La felicidad es un milagro, no tiene fecha. Ni siquiera es un sentimiento. Cuando más, un pre-sentimiento. Es por eso que es muy distinto creer que somos felices a ser felices. La felicidad no se programa. La felicidad es un encuentro consigo a partir del otro en el mundo. La felicidad es, si se quiere, el amor, aunque el amor –lo sabemos todos- no siempre es felicidad.

Pero seamos justos: No ser feliz no significa ser infeliz. Cuando estamos ocupados no somos ni lo uno ni lo otro, y nos guste o no, la mayor parte del tiempo vivimos ocupados y, a fin de regular ocupaciones, contamos los días y los años. Es como nadar. Dejas de nadar y te ahogas. Dejas de vivir en el tiempo y te hundes en el tiempo. Eso explica por qué cuando no estamos ocupados intentamos al menos llevar una vida entre-tenida.

Entre-tener: Verbo que hay que tomar muy en serio pues significa “tenerse entre” ¿entre qué? Entre dos tiempos: el tiempo del nacimiento y el tiempo de la muerte. Muchos han muerto creyendo que al haber llevado una vida entre-tenida han tenido una vida feliz. Pero no es así. Solo han logrado nadar en el tiempo sin ahogarse.

También, cuando no estamos ocupados (trabajo, deberes) hacemos “pasatiempos” creyendo que así “pasa” el tiempo y no nosotros en el tiempo. Sin pasatiempos nos sentimos aburridos. El aburrimiento es un vacío de tiempo, es vivir en un tiempo no ocupado, es  no saber que hacer con el tiempo y así cada minuto nos parece una eternidad.

Aburrimiento es una palabra que suena horrible en español. Pero en alemán aburrimiento se dice “Langeweile” que quiere decir “momento–largo”. Y efectivamente, si medimos el tiempo no solo en su longitud sino en su intensidad, hay momentos que nos parecen largos y otros cortos.

A Martín Heidegger debemos el descubrimiento del sentido existencial del aburrimiento (momento largo). Con ello Heidegger se situó en la tradición de pensadores que han despojado a conceptos socialmente peyorativos de su supuesta negatividad. Tradición iniciada por Erasmo y su “Elogio de la Locura” y continuada por Paul Lafargue –quien además de ser yerno de Karl Marx era un pensador original-  en su muy conocido “Elogio de la  Pereza”.

En el texto  de Heidegger, “Conceptos básicos de la Metafísica” (Grundbegriffe der Metaphysik) hay pasajes que darían para compilar un ensayo titulado “Elogio del Aburrimiento”. Se trata de momentos en los cuales no estamos “tiempizados”  (gezeitigt) o lo que es parecido, cuando somos enfrentados con un vacío de tiempo. Ese vacío es para muchos un abismo y como tal lleva a “la naúsea” según Sartre, o al miedo según Heidegger, miedo que convertido en terror (pienso en “El Grito” de Munch) puede conducir fácilmente a la locura. Pero también, y he ahí la importancia del “momento largo”, puede ser ese el instante en el cual comenzamos a indagar acerca del verdadero sentido de la existencia.

¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es el valor de la vida que llevamos? ¿Cuál es el significado verdadero de nuestros actos?” El “momento largo” podría ser también el momento de una “conversión” que lleva al verdadero pensamiento. La filosofía, según Heidegger, es hija del miedo y del abismo.

¿Cómo desear entonces el 1. 01 un Feliz Año Nuevo sabiendo que es una imposibilidad? ¿Deberé decir acaso: “Deseo que tengas un año muy aburrido”? Todos creerían que estoy algo rayado, y con razón. ¿Y si dijera: “Deseo que tengas muchos momentos largos este año?” Sonaría algo mejor, pero tendría que entrar en largas explicaciones antes de dar cada abrazo.

Al fin –no tengo otra alternativa- deberé sucumbir una vez más a las convenciones de la vida social. He decidido desear a todos un Feliz Año Nuevo, y que cada uno entienda por ello lo que quiera.


Entonces: ¡Feliz Año Nuevo!

Venezuela 2014: en la ruta crítica de la ceguera voluntaria, por @ysrraelcamero

Ysrrael Camero[1] 29 de diciembre de 2014
@ysrraelcamero
Secretario de Políticas Públicas de UNT

Hace poco más de un año un grupo de amigos conversábamos sobre las expectativas que teníamos para Venezuela en 2014. Ante la interrogante directa no pude sino contestar con dos reflexiones que se tornaron dramáticas. En primer lugar señalé “¡No se van a aburrir!”, a pesar de que no tendríamos elecciones 2014 prometía ser un año de movilizaciones sociales y políticas importantes, derivadas tanto de la profundización de la crisis económica y social como de la rápida erosión de liderazgo dentro del chavismo. En segundo lugar agregué “¡Extrañaremos el 2013!”, todos los indicadores económicos señalaban que la crisis se profundizaría y se extendería a todos los campos y niveles de la vida social y económica, con lo que nuestros escasos ingresos serían cada día más insuficientes para mantener cierta calidad de vida. Lamentablemente en ambos casos me quedé corto.

Una economía en caída libre

Durante el año 2014 la crisis socioeconómica se agudizó al ritmo de la caída de los precios petroleros, de la destrucción sistemática de PDVSA, y de la incapacidad gubernamental para realizar cambios en el modelo que nos ha llevado al foso improductivo y dependiente en que nos encontramos.

La legislación aprobada a través de la Ley Habilitante, aparte de todas las iniciativas del Ejecutivo, apuntan hoy en dirección contraria a la recuperación que requiere la economía venezolana, y el dogmatismo ideológico junto con la incapacidad auguran más controles y menos producción para 2015.

Con una inflación que supera el 70%, la más alta del mundo, la política de controles de precios se ha evidenciado, nuevamente, como un fracaso estrepitoso. La sistemática destrucción del aparato económico venezolano, que llevó a la mayor dependencia importadora de nuestra historia, alcanzó a PDVSA, llevándola prácticamente a la quiebra. El desabastecimiento y la escasez se han convertido en paisaje cotidiano para los venezolanos.

CONINDUSTRIA ha alertado que caída del PIB industrial puede alcanzar el -10% en 2014, en un contexto en el cual la caída del PIB venezolano se ubica entre -1% para los más optimistas (CEPAL), -4% para algunos economistas, y -6,5% para los analistas de Barclays. La falta de transparencia de la información oficial perjudica también cualquier análisis, aunque nadie es ya capaz de negar la profundidad de la crisis.

La destrucción del valor adquisitivo de la moneda nacional golpea directamente sobre la población más pobre, pero también se expresa en la desaparición de la clase media profesional venezolana, que ve desaparecer rápidamente su calidad de vida, su capacidad de ahorro y sus posibilidades de labrarse un futuro autónomo.

Este derrumbe económico ha tenido un gran impacto social negativo, que el gobierno ha pretendido ocultar al esconder o disfrazar las cifras. El aumento de la pobreza no puede ser negado. El aumento del gasto público inorgánico, sin respaldo real, representa una devaluación cotidiana del bolívar, minimizando el salario de los venezolanos.

El mal estado de la economía ha afectado el apoyo popular que otrora tenía el chavismo. La popularidad de Nicolás Maduro está por debajo del veinte por ciento, y no hay institucionalidad política que lo sostenga, por eso juega a los malabares, mientras avanza la militarización del poder.

Moderados y radicales, reformistas y revolucionarios, cubanófilos y militaristas, planificadores al estilo soviético y pragmáticos, en un cruce caótico múltiples tendencias pretendieron darle una dirección a la política económica del gobierno. Este caos terminó en nada, la política de los controles discrecionales, de la retórica hueca e irresponsable, de la acumulación de parches que solo expresan la vigencia de una mentalidad totalitaria, fue lo que se impuso en la práctica. Pretender hacer pervivir un modelo que nunca funcionó implica un gigantesco costo político, económico y social. El petróleo ya no salvará a Maduro, ni al régimen que preside.

Una conflictividad luctuosa e infructuosa

Por otra parte 2014 fue un año conflictivo en materia de movilizaciones. Pero el grueso de dicha conflictividad estuvo poco conectado con la crisis socioeconómica y muy vinculada al tema específicamente político: las famosas guarimbas. Las movilizaciones que se iniciaron en febrero lamentablemente ocasionaron más de cuatro decenas de fallecidos, incrementaron la represión gubernamental, la violación de los Derechos Humanos y la persecución política, sin propiciar un cambio efectivo en el funcionamiento ni en la correlación de poder en la sociedad.

Paradójicamente, la caída en la popularidad gubernamental no se debió a las movilizaciones sino a la incapacidad del gobierno para detener el impacto socialmente destructivo del derrumbe del modelo socioeconómico que quisieron imponer a la sociedad venezolana.

El efecto de las movilizaciones si fue importante dentro del liderazgo opositor. Las tensiones internas dentro de la oposición tienen larga data, pudiendo rastrear divergencias recurrentes a lo largo de estos tres lustros. Varios episodios de los últimos dos años podemos recordar como expresión genealógica de dichas tensiones, como por ejemplo, las movilizaciones truncadas tras las presidenciales del 14 de abril, la iniciativa “Constituyente” anunciada por algunos factores a finales de ese mismo año, etc.

La construcción de la Mesa de Unidad Democrática fue un arduo trabajo de filigrana política para equilibrar visiones contrapuestas y otorgarle direccionalidad política a las acciones de la oposición democrática, encauzando la búsqueda del cambio democrático en una política de crecimiento que tuviera expresiones electorales. En el marco de las movilizaciones la MUD, su configuración, su liderazgo y su estrategia, fueron sometidas a fuertes críticas por algunos sectores de la misma oposición.

Dos fracasos mellizos emergieron de esta coyuntura: la política de confrontación en calle, “La Salida”, y la política del “Diálogo” se cerraron sin lograr cambiar ni la correlación ni el funcionamiento del poder. Estos dos fracasos son hermanos, a la calle le faltó política y a la política le faltó calle. Se debió combinar la negociación política con la política de movilización y confrontación en la calle, pero alrededor de objetivos políticos concretos y viables. La selección de poderes públicos independientes, incluyendo el Consejo Nacional Electoral, pudo haber sido un objetivo político concreto para presionar, al unísono, en calle y en la mesa de negociaciones políticas. No se hizo, los vasos comunicantes entre salidistas y dialogantes estaban rotos. Una política de confrontación en calle sin negociación política no tenía viabilidad real, y una participación en una mesa de diálogo sin capacidad para meter presión masiva en la calle tampoco. Allí se perdió la gran oportunidad política de 2014.

La salida de Ramón Guillermo Aveledo puede ser considerada epílogo del conflicto dentro del liderazgo opositor, así como los cuestionamientos crecientes al rol del gobernador Capriles. El presidio político de Leopoldo López, la defenestración de la diputada Machado, el exilio de varios líderes del salidismo, pueden ser vistos como parte de un proceso de debilitamiento de la capacidad operativa de varios sectores de la oposición, en una coyuntura social donde Venezuela nos exige fortaleza.

En este escenario el partido Un Nuevo Tiempo ha ratificado durante 2014 su vocación unitaria, frenando las tentaciones divisionistas dentro de la MUD, así como ha fortalecido su organización en un proceso democrático interno que ha permitido renovar al partido. La realización del Congreso Federal en noviembre de este año fue ocasión también para ratificar el compromiso con el cambio político, económico, social y cultural que requiere Venezuela y que va más alá de la coyuntura de las elecciones parlamentarias de 2015, pero que la incluye.

La respuesta gubernamental implica cambios importantes, reforzando una preocupante tendencia. La militarización del poder político ha sido la otra cara de dicha conflictividad. Cada vez más se deja ver que el verdadero proyecto del chavismo es rojiverde. La violación de los Derechos Humanos, la persecución y represión política, la judicialización de la política y la politización de la justicia, expresa el reforzamiento del control militar sobre el poder de lo que poco que queda de institucionalidad estatal.

Si entre 1999 y 2010 el régimen venezolano se constituyó en un autoritarismo competitivo, una especie terrible de ornitorrinco de la política, luego de 2010 se ha acentuado su carácter autoritario. Esto se reforzó durante 2014, el escenario de los medios de comunicación es sintomático, la compra agresiva por parte de “grupos empresariales” interesados en “bajar el volumen a la política” se acompaña con expresiones de autocensura o censura explícita. Existen aún los espacios para la disidencia y la oposición, de hecho en 2015 las elecciones parlamentarias serán ocasión para promover el cambio a partir del sufragio popular, pero el contexto es cada día más hostil para el ejercicio de la disidencia política.

Mirando al 2015

Con un precio del petróleo que roza los 50 dólares por barril, con una economía en caída libre, una sociedad dependiente, un régimen que se desliza por un lado hacia un mayor autoritarismo mientras que por el otro se muestra incapaz de responder a la crisis socioeconómica, el escenario es de agudización de los conflictos sociales y políticos. He de repetir mi percepción del año pasado, será 2015 un año de movilizaciones y económicamente miraremos con ilusa nostalgia el año 2014.

No perdamos las oportunidades de 2015 como perdimos las de 2014. En medio de esta crisis el gobierno tiene claro que una derrota electoral en las elecciones parlamentarias de 2015 es altamente probable, pero se le hace difícil escapar al sufragio popular. La estrategia diseñada para evitar esta inminente derrota es debilitar las opciones electorales de la alternativa democrática. Promover la división en las filas de la oposición, aupando las divisiones internas, montando candidaturas ficticias que confundan al ciudadano democrático, es una táctica empleada. La otra es incrementar la abstención del electorado opositor, incrementando la represión, la persecución política, el autoritarismo, el abuso, el atropello y la ilegalidad, fortaleciendo la sensación de indefensión cívica, promoviendo la apatía o el radicalismo infructuoso. Ante esta estrategia tenemos que responder con firmeza, unidad y movilización de las fuerzas democráticas, convirtiendo la legítima indignación ciudadana en una avalancha de votos para construir, desde la Asamblea Nacional, el cambio que el país nos está exigiendo.

Ysrrael Camero




UNT solicitó al TSJ aclarar si rectores designados son provisionales, por El Nacional

El Nacional 29 de diciembre de 2014

El jefe de la fracción parlamentaria de UNT y Coordinador de la Bancada de la MUD, el diputado Stalin González, acudió ante el Tribunal Supremo de Justicia, con el fin de solicitar aclaratoria en torno a de la sentencia emitida el 26 de diciembre, donde se nombran a los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral que este lunes fueron juramentados por la máxima autoridad judicial.

Explicó el diputado González, en rueda de prensa desde la sede del TSJ, acompañado de la doctora Sor Elena Ruiz de la Defensoría del Ciudadano de UNT, como abogado; que  ésta solicitud obedece al precedente establecido por el propio Tribunal Supremo de Justicia, en una sentencia del año 2003, en la que fueron nombrados los rectores, también por omisión legislativa por parte de la Asamblea Nacional.

“En dicha sentencia  del año 2003 se dejó claro que el nombramiento por parte del TSJ era de carácter provisional, dado que la misma sentencia estableció que la designación definitiva y constitucional es la que se debe efectuar en la Asamblea Nacional. Esta solicitud busca aclarar el carácter de los nombramientos de los tres rectores, si es de carácter provisorio o permanente.”

Indicó así mismo, que pareciera que en este país hay dos bibliotecas de derecho, una con sentencias, dictámenes y jurisprudencia y otra con los mismos documentos en una versión que siempre resulta favorable el PSUV. “¿Cómo es que dos actos exactamente iguales son interpretados de dos formas distintas solo para ´acomodarle el coroto´ al PSUV?”.

AL ser consultado sobre la renuncia del Rector Suplente Pablo Durán, el Diputado González afirmó que el procedimiento de designación de los rectores está lleno a anomalías, y la renuncia de Durán es algo que debe ser resuelto por la Asamblea Nacional.

 “La Constitución es muy clara, en primera instancia el TSJ debe exhortar a la Asamblea Nacional a agotar la búsqueda de la mayoría de las dos terceras partes, no hacer el nombramiento sin tan siquiera consultarle a la Asamblea”,.

Aclaró que el Presidente de la Asamblea Nacional es el director de debates del organismo, no es el representante de la totalidad de los diputados.  “No se le permitió a ninguno de los diputados de la Unidad, argumentar por qué no se logró la mayoría de las dos terceras partes como lo establece la Constitución, con esa designación no se respetó el debido proceso”.

Finalmente el diputado González fue enfático al reiterar los términos del comunicado publicado este sábado por el partido Un Nuevo Tiempo, sobre el nombramiento de los rectores por parte del TSJ. “No estamos de acuerdo con la forma en la que se designaron los rectores desde un principio, no votamos por la lista presentada por el PSUV y no compartimos en lo absoluto lo establecido en esa sentencia”, concluyó.


lunes, 29 de diciembre de 2014

ONGs rechazan decisión del TSJ en nombramiento de rectores del CNE


Caracas 29/12/2014.- Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Ciudadanía Activa, Compromiso Ciudadano, Comunidanas, Grupo La Colina y Súmate rechazaron enérgicamente este domingo, la decisión de la Sala Constitucional del TSJ emitida el viernes, de nombrar los nuevos representantes de la sociedad civil en el CNE.

En un comunicado emitido en conjunto, explican que rechazan la designación de las dos rectoras principales Tibisay Lucena y Sandra Oblitas, reprobadas por su parcializada y actual gestión, como también a cuatro de los suplentes, Abdón Rodolfo Hernández y Andrés Eloy Brito por ser parte del actual directorio, y a Alí Ernesto Padrón Paredes y Carlos Enrique Quintero Cuevas, porque aparecen inscritos en la lista de militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), publicada en 2009 en el portal web del CNE para sus elecciones internas.

Las ONG argumentan que con esta acción, el TSJ convalida la decisión del Psuv de mantener confiscado el control del Poder Electoral, al designar a seis ciudadanos que no cumplen con los principales requisitos de elegibilidad para ostentar estos cargos establecidos por los artículos 296 de la Constitución, y 8 y 9 de la Ley Orgánica del Poder Electoral, como “personas no vinculadas a organizaciones con fines políticos”.

Además, estas ONG denuncian el actuar sincronizado entre los poderes del Estado a favor de las posturas de los diputados de la fracción del Psuv en la AN, ya que en menos de una semana la Sala Constitucional dictó dos sentencias en tiempo récord:  El lunes 22 de este mes, dice el comunicado, el presidente de la AN sorprendió al país y a diputados de la Mesa de la Unidad Democrática con la lectura en la propia sesión extraordinaria, informando que el máximo tribunal se había pronunciado luego de su solicitud del viernes 19, obteniendo respuesta en menos de tres días, en la que avala la posición del Psuv de designar a los titulares del Poder Ciudadano por mayoría absoluta o simple, es decir, la mitad más uno de los presentes en la plenaria, para lo cual no era necesario el consenso de por lo menos las dos terceras partes.

Igualmente, la segunda decisión fue este viernes 26, a favor del escrito consignado el lunes 22 por el presidente de la Asamblea, por declaratoria de omisión por parte del parlamento de designar a los rectores del CNE; para la cual no había trascurrido cuatro días, entre la solicitud y el pronunciamiento.

Ante esta concertación del Poder Político, añade el texto, las ONG Ciudadanía Activa, Compromiso Ciudadano, Comunidanas, Grupo La Colina y Súmate esperan que luego de las próximas elecciones de los 165 parlamentarios, que debe ocurrir a más tardar en el último trimestre de 2015, la nueva gestión de la Asamblea Nacional recupere la institucionalidad del Poder Electoral, con la designación y juramentación de los tres rectores y sus seis suplentes en representación de la sociedad civil, asumiendo su competencia constitucional establecida, en cumplimiento de los principios de “despartidización de los organismos electorales, imparcialidad, participación ciudadana y transparencia” y de que sean auténticos “representantes de los diferentes sectores de la sociedad” y “personas no vinculadas a organizaciones con fines políticos”.


Desobediencia Civil, Video de México, #18D



El porvenir de una desilusión, por @cocap

COLETTE CAPRILES 28 DIC 2014
@cocap

Pasarán años antes de que se alcance una versión plausible acerca del tamaño de la sorpresa que recibió Nicolás Maduro ese 17 de diciembre. El hecho por sí solo, ese espectáculo de nado sincronizado que protagonizaron Raúl Castro y Barack Obama, causó un impacto que marca el siglo XXI con los ingredientes mejor escogidos para enterrar el pasado rindiéndole un sentido homenaje: espías, canje de prisioneros, cuidadoso timing, secreto absoluto, un Papa latinoamericano, Canadá y su policía montada, negociadores desconocidos, ese olor a inesperada libertad como el de 1989, y hasta –parece– un embarazo a distancia.

Fernando Mires lo resumía, arendtianamente, como “un nuevo comienzo” (y puede ser que así comience, por fin, este siglo). Pero la pregunta, instantánea, que todos los venezolanos nos hicimos fue: “Maduro, ¿tú sabías de esto? ¿Sabías de esto cuando, dos días antes, convocaste al ejército de autobuses que transportarían a centenares de empleados públicos a la avenida Bolívar de Caracas para que te escucharan vociferar las más manoseadas consignas contra el imperialismo yanqui, para que te vieran alzar la espada de Bolívar sin reírse y terminaran su día en una fila intentando comprar la harina o el azúcar o el café que hace semanas que no llega a su pueblo?”.

Es difícil elegir entre el cinismo y el ridículo, y no tenemos cómo dilucidar ese asunto ahora. Pero la respuesta es crucial. Como todo evento que tuerce la historia en una dirección imprevista, el reencuentro de Estados Unidos y Cuba tiene muchas líneas de fuga. Con un yes, we can crepuscular Obama reconfigura todo el significado de su gestión y la agenda de la campaña electoral que se avecina. Pero esencialmente, cura una ausencia. El vecino del norte reaparece como un personaje de Carson McCullers: sin la vieja arrogancia, con el sombrero más gastado, sentándose en la mesa con los otros. Y más allá de la recomposición de las relaciones hemisféricas, lo estratégico en mi opinión es la despolarización del discurso político en América Latina, privado ahora del “enemigo principal”. Es como si se hubiera producido una especie de amputación de un miembro fantasma, de algo que no existía ya, pero que causaba terribles efectos. Y, como dice Carlos Pagni en su lúcido artículo, es hacia esa Cuba fantasma que es ahora Venezuela, que están dirigidos esos nuevos gestos políticos.

Aunque parezca atractiva la hipótesis de unos Castro que, horrorizados por la irresponsabilidad, infantilismo e indecisión del gabinete Maduro, deciden poner sus luengas barbas en remojo yanqui, lo cierto es que, por los recuentos disponibles, el factor precipitante de la nueva entente fue la muerte de Chávez. Prematura, puesto que Chávez, con su lógica del poder arbitral (el presidente como único decisor arbitrando entre diversos grupos de captadores de renta), no dejó una institucionalidad que pudiera sustituirlo.

Pero también fue una muerte oportuna. Los grandes números de la economía venezolana auguraban ya desde 2011 las asfixias productivas; el crecimiento descomunal del gasto público durante 2012, año en que Chávez ganó sus últimas elecciones, dibujaba la silueta de una catástrofe. A principios de 2011, el PC cubano produce un documento de aggiornamento del régimen que, comentábamos en Venezuela, era bastante más “moderno” que los delirios tropicales de Monedero. El gesto era claro, y era además un mensaje a los venezolanos, hechizados por su propio culto a la infalibilidad petrolera.

Esto lleva a pensar sobre el extraño caso de las relaciones entre Cuba y Venezuela. Ha sido caracterizada como una colonización en la que se atribuye a Cuba un poder casi sobrenatural sobre la voluntad de la nueva oligarquía bolivariana y en particular sobre Chávez. Podría pensarse más bien que Chávez compró la franquicia adoptando todos sus colores a cambio de algo fundamental que los cubanos conservan: las tecnologías de control social. La biopolítica cubana se instaló a través del registro civil, registro electoral, notarías; en la administración de la sanidad, en la redefinición de la doctrina militar, en la retórica del “sujeto popular”, del nuevo súbdito. El chavismo se legitimaba así como el heredero de una gesta inconclusa, camuflando sus turbios orígenes militar-nacionalistas tan poco apreciados entre la izquierda internacional. Más importante que la influencia política de Cuba, parece haber sido su capacidad de proveer servicios totalitarios in company.

Seguimos, nosotros los venezolanos, preguntándonos. Maduro ha sido percibido como el leal y obediente factótum de La Habana y su designación como sucesor fue leída como un gesto hacia la isla. En sus veinte meses en el poder, ha trabajado para consolidar una base propia de poder en medio del archipiélago de grupos, familias, lealtades y negociados que dejó el “caudillo”. Hoy, como dice Ricardo Sucre en su blog, le ha llegado la hora de hacerse personalmente responsable tomando decisiones en lo económico con un costo político impredecible, puesto que su paquidérmica política de constituir comisiones presidenciales para evadir la presión que sobre él ejercen las distintas facciones (moderados, estalinistas, militares) sólo ha logrado acelerar el deterioro. Y frente a eso está solo. Como solo pareció estar frente a la política de las grandes ligas, la de Obama y Castro. Solo porque o bien ignoraba el calibre de las negociaciones, o bien porque no es el hombre que requieren las circunstancias, negándose a seguir el camino reformista que ya es inevitable.


Al pan, pan y a la unificación, unificación por @franibar10

Francisco Ibarra Bravo 26 de diciembre de 2014
@franibar10

Nada hace tanto daño a una profesión como la perversión de los términos o el uso interesado de los mismos. Imagínense un médico que comience a decir que la apendicitis consiste en un dolor agudo en la cabeza que se puede tratar con analgésicos ¿Qué sería de ese médico? ¿Qué diríamos de la profesión si esa tendencia se extendiese? ¿Podría haber avanzado la medicina utilizando definiciones flexibles?

En las ciencias sociales lamentablemente las definiciones no suelen ser tan exactas. Muchas de ellas tienden a estar cargadas de emociones y con frecuencia son maleadas. Tomemos por ejemplo la palabra libertad. Para una sociedad donde había esclavitud la libertad significaba claramente no ser esclavo. Para los blancos criollos del siglo XIX significaba no estar bajo el designio de la corona española, para mucha de la izquierda actualmente la palabra libertad está asociada a capacidad de consumir, a mayor capacidad de consumo mayor libertad según creen. Es una verdadera pena lo que ha ocurrido con una palabra trascendental como lo es la libertad, porque por malinterpretarla se acaba perdiéndola, pero en todo caso es comprensible que existan estas diferencias de criterio.

Donde no deben existir diferencias de criterio es en definiciones que han sido y deben ser bien precisas. Una de esas definiciones es la unificación cambiaria. Tener un solo tipo de cambio implica que para un mismo bien existe un solo precio. Lo que quiere decir que se cumple la ley de un solo precio o lo que es lo mismo, no existen posibilidades de arbitrar en el mercado cambiario. Esta es una definición lo suficientemente clara como para que no existan discrepancias; sin embargo, hemos visto como algunos han tratado de pervertirla para referirse a lo que no es: un tipo de cambio único oficial bajo el control de cambio.

No se puede hablar de unificación cambiaria bajo un régimen de control de cambio. Lo que se podría alegar es un tipo de cambio único oficial. No ha existido en Venezuela un tipo de cambio único desde febrero de 2003 cuando se instauró el vigente control de cambio. Alegar que ocurrirá una unificación cambiaria bajo el actual control de cambio constituye una estafa al lenguaje. Esa perversión del lenguaje es la que termina generando luego dudas en el común de la población. Es necesario que aquellos que forman opinión pública no confundan a la población maleando el lenguaje. Hay que decirlo fuerte y claro: la unificación cambiaria implica el levantamiento del control de cambio. Punto.

Los períodos de control de cambio han estado asociados a los momentos más corruptos e improductivos de nuestra historia. Gran parte de esa corrupción ha estado asociada al arbitraje de los dólares porque siempre ha existido un mercado alternativo cuando ha habido controles. El país requiere salir de esta espiral corrupta e improductiva en la que se encuentra. Para ello es necesario que ocurra la unificación cambiaria y que los venezolanos dejemos de estar pendiente de conseguir el dólar más barato para de alguna manera u otra arbitrarlo. La situación reclama unificar el tipo de cambio y por lo tanto la eliminación del control de cambio.

Francisco Ibarra Bravo
@franibar10

Director de @Econometrica

El oficialismo de Venezuela elige casi en solitario a magistrados del Supremo, por EFE

EFE 28 de diciembre de 2014

La mayoría parlamentaria leal al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, designó hoy prácticamente en solitario a jueces del Supremo de Justicia (TSJ), al no alcanzar un acuerdo para ello con el grueso de la oposición en tres sesiones previas.

El Comité de Postulaciones que seleccionó a los ahora jueces, unos titulares y otros suplentes, de un total de 425 abogados concursantes, “no se desmantela, debe seguir trabajando”, porque “hay varios” magistrados a los cuales próximamente se les terminará el período, reveló el presidente del Legislativo, Diosdado Cabello.

“Es bueno que se sepa que hemos hecho esto (la renovación parcial del TSJ) salvando muchos obstáculos colocados por un sector de la oposición que intentó minar nuestro trabajo”, sostuvo Cabello.

El diputado oficialista aludió con ello a que la oposición postuló a algunos de los seleccionados, e incluso a integrantes del Comité, pero que a la hora de votar por ellos se negó a hacerlo, porque “en realidad”, denunció, buscan crear “ingobernabilidad”.

Más que eso, buscan “la violencia” en una “actitud golpista”, advirtió a su vez la vicepresidenta de la Asamblea Nacional (AN, unicameral), la legisladora oficialista Blanca Eekhout.

La opositora Deyalitza Aray, en nombre de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a buena parte de la oposición, dijo que la minoría de diputados antigubernamentales se negó a votar para no avalar “esa perversa, grosera y abusiva confiscación de los poderes públicos” que le achacan al Gobierno de Maduro.

Se debe “garantizar el mandato constitucional de independencia, transparencia y autonomía” de los poderes del Estado, lo que no ocurre con “falsas renovaciones” de sus autoridades, agregó Aray.

“No declinaremos a la exigencia ciudadana impostergable, necesaria, de recuperar la constitucionalidad y la institucionalidad del país, y esto pasa por una verdadera renovación de poderes”, insistió la representante de un sector de la dividida oposición.

Los 99 diputados afines al presidente Maduro contaron hoy con el apoyo de dos diputados opositores, críticos tanto de la gestión gubernamental como de la alianza antigubernamental, en tanto que el grueso de los legisladores opositores se negó a votar, repitiendo la postura que adoptó en las sesiones del lunes, viernes y sábado.

Ni los oficialistas ni los opositores cuentan con la mayoría de dos tercios necesaria (110 votos del total de 165 escaños de la unicameral Asamblea Nacional, AN) para tales nominaciones, por lo que debían arribar a algún acuerdo en las tres primeras sesiones.

Eso no sucedió y el oficialismo hizo valer la norma legal que faculta a la mayoría de la mitad más uno a zanjar el asunto de manera definitiva en una cuarta sesión, celebrada este domingo.

“Váyanse, retírense”, les dijo el presidente de la AN a un puñado de diputados opositores que optó por abandonar el hemiciclo tras oír a Aray, lo que no fue secundado por otros detractores.

Dentro de la oposición, apuntó Cabello de inmediato, hay personas que “tomaron conciencia de que no pueden seguir jugando a la desestabilización”.

Pero quienes “dentro de la derecha” siguen apostando a la desestabilización es porque simplemente “son unos adefesios”, complementó a su vez el diputado también oficialista Pedro Carreño.

Previamente a la renovación parcial de los integrantes del TSJ, esta máxima instancia judicial decidió el pasado fin de semana una renovación también parcial del Poder Electoral, lo que asimismo agitó las aguas dentro de la oposición.

“Estamos al borde de una fractura de la unidad”, admitió el presidente del opositor partido democristiano Copei, Roberto Enríquez, tras conocer que entre los elegidos como rector electoral constaba Pablo Durán, quien dejó recientemente al partido asimismo opositor Primero Justicia para poder postular al ente electoral.

“Hay sectores que conversan con el Gobierno y no informan a los otros partidos”, criticó Enríquez.

Inmediatamente después de conocerse de que la renovación del Consejo Nacional Electoral incluía a opositores, el excandidato presidencial de la opositora MUD Henrique Capriles saltó al ruedo.

“¿Y los de ‘oposición’ aceptarán nombramiento inconstitucional del CNE vía TSJ? ¿O es una farsa negociada desde el principio de espaldas al país?”, escribió en la red social Twitter.

Capriles aludió con ello expresamente a Durán, hasta hace poco jefe electoral de su propio partido, Primero Justicia, quien finalmente declinó ser parte del CNE, según informó el secretario ejecutivo de la plataforma opositora, Jesús Torrealba.

Capriles y otros líderes de Primero Justicia “encerraron” a Durán y “con chantaje y extorsión lo obligaron a renunciar al CNE”, porque están “buscando desestabilizar” al país, insistió el diputado oficialista Carreño.


Jesús y la función social de las familias, por @rafluciani

RAFAEL LUCIANI 28 de diciembre de 2014

Conformó una familia mayor que la biológica, una que viviese de la solidaridad fraterna

La familia fue para Jesús el espacio inicial en el que creció y donde aprendió las tradiciones judías. Él siguió la espiritualidad de los pobres de Yahveh (Lc 1,46-55) y rompió con tres criterios que definían a una familia del siglo I: el honor y el status ―sociorreligioso y cultural―, y la noción de paterfamilias en torno a la cual se definía toda la identidad familiar. En ese contexto, ¿era viable un modelo de familia que no se sostuviera sobre estos principios y no se definiera por los vínculos biológicos? ¿Podía pasar a ser la familia un modelo de inclusión social?

En Nazaret encontramos un vuelco radical en la visión de familia que tenía Jesús. Ahí dice que «a un profeta lo desprecian en su propia tierra, entre sus parientes y en su casa» (Mc 6,4). De hecho, su familia biológica lo llama «loco» (Mc 3,21). Un día, cuando su madre y sus hermanos lo van a buscar, los deja desconcertados al mandarles a decir: «mi madre y mis hermanos no son ustedes, sino los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica» (Lc 8,19-21).

¿Rechazó Jesús el sentido de la familia o la desvalorizó como núcleo fundamental de la sociedad? No, pero sí la centró. Recordaba, ante todo, que su identidad no provenía del dinero o el poder, y que su misión era cumplir una función social, la de incluir a otros más allá del parentesco biológico. Lo esencial no era el status, el honor o la posición económica, como tampoco la figura del padre o la madre, sino la relación que sus miembros tenían que construir entre sí, y con otras personas, para conformar una familia mayor que la biológica, una que viviese de la solidaridad fraterna.

¿Cómo logró Jesús incluir a otros si nunca reivindicó su honor al ser despreciado y no quiso formar una familia biológica? Asumió la vocación de un profeta itinerante entregado incondicionalmente al servicio de los pobres, las víctimas y los enfermos, y los trató como hermanos. No tuvo casa fija y anduvo en continuo desplazamiento (Lc 8,1ss). Hacía recorridos cortos alojándose en casas donde lo recibían y, a veces, con el tiempo, se hacían amigos, como ocurrió con Marta y María (Lc 10,38ss), aunque otras veces, como pasó con un fariseo (Lc 7,36ss), nunca llegó a ser su amigo.

Jesús dormía donde le agarraba la noche, en una barca agotado por la jornada (Mt 8,25ss), o en el campo, sin techo y a la intemperie (Mt 8,20), corriendo el peligro de encontrar bandoleros y saqueadores. Su estilo de vida itinerante reflejaba su servicio incondicional al Reino y su deseo de crear una gran familia «para todos». De ahí su resistencia a los poderosos y el desarraigo ante los códigos de honor y status sociales y religiosos que impedían esto. Viviendo así, con plena libertad y en solidaridad con los que más sufrían, Jesús pudo superar la indolencia que suele nacer en familias biológicas cerradas, cuando sólo viven para sí y sus propios intereses.


domingo, 28 de diciembre de 2014

Carta de una venezolana a Nicolas, @yusnaby



Por Yusnaby Perez, 26/12/2014

Cuando éramos niños según la costumbre de nuestras familias escribíamos una carta para pedir los juguetes que se supone nos habíamos ganado por haber sido buenos. En algunas casas el destinatario era el Niño Jesús, en otras San Nicolás, y algunas pocas los Reyes Magos. Los niños más afortunados escribían tres y en consecuencia recibían regalos por tres vías diferentes.

En mi familia como siempre hemos sido un poco paganos, los hermanos recibíamos un regalo navideño del Niño Jesús, otro de Año Nuevo que traía el anciano de los renos, y el más modesto el Día de Reyes, pero este último solamente si habíamos dejado los zapatos en un lugar visible.

A veces sucedía que el Niño Jesús nos dejaba los regalos en la casa de la abuela y San Nicolás los dejaba en la nuestra. Pareciera que tenían problemas de logística y se repartían las zonas pero no los días, así que todo llegaba en Navidad y nadie echaba de menos un paquete debajo del árbol el primer día del mes de enero, pues seguíamos bajo el efecto del olor a nuevo de los juguetes que habíamos recibido apenas una semana antes.

Cuando comienzas a peinarte las canas recuerdas con nostalgia esos días en los que tu vida se resumía a jugar, comer y dormir. Pero no porque llegar a adulto sea terrible, sino porque esaVenezuela de las hallacas, del pan de jamón, de las gaitas y el Ponche Crema se ha ido desvaneciendo bajo una enorme mancha de sangre y de miseria. Es por esto que este año y aunque ya no soy la niña de entonces, voy a escribir una carta cuyo destinatario no es santo e inspira cualquier cosa menos ternura o respeto. Conociendo sus ya célebres y múltiples limitaciones,  en especial las intelectuales, les pido a los aduladores que están a su lado que se la lean, se la expliquen detalladamente, incluso que se ayuden de algún dibujo para que la entienda. Seré considerada y la escribiré como si tuviera de nuevo aquellos lejanos siete años de una infancia que sonríe en mi memoria, así será más comprensible. La carga de sarcasmo la dejaré para nosotros porque él no sabe lo que es eso.

Esta es la carta para un Nicolás sin santo:

“Querido” Nicolás:

Te escribo esta carta desde muy lejos porque este año la guerra económica y el desvío de los aviones al Mundial de Brasil me han obligado a quedarme sin pasar las fiestas junto a mis seres queridos. Te aseguro que nada me gustaría más que meter en mi maleta –además de comida y medicinas– un par de tacones y un traje de baño para pasar estos días aunque sea alternando la playa con el peregrinar por supermercados, saltándome los semáforos en rojo cuando desaparece el sol, y ahorrándole a mi madre la humillación de tener que dar su número de cédula para comprar aceite. Pero supongo que cuando acabe este atentado contra tu extraordinario gobierno, podré volver a casa por lo menos en una Navidad.

Quisiera aprovechar que eres tan dadivoso y solidario con tanto país extraño para pedirte un regalo en nombre de la mayoría de los venezolanos. Como bien sabes hemos sido muy buenos, hemos hecho las colas que nos has impuesto para comprar comida cuando la hay, hemos aprendido economía medieval haciendo trueque de medicinas con los vecinos e incluso con desconocidos, hemos luchado contra el sueño para seguir tus largas e inverosímiles cadenas de radio y televisión, nos hemos dejado abusar por tus matones con y sin uniforme –esos que matan estudiantesdesesperados por la libertad y a los que les agradeces el favor montándoles fiestas amenizadas con orquestas–. También hemos sido obedientes y nos hemos adecuado a los innumerables  cortes de electricidad, a las tuberías llenas de barro. Hemos aprendido a bañarnos menos, a mezclar el champú con agua y a echarnos desodorante como si se tratara de oro en polvo.

Hemos dejado que una epidemia se apoderara de los cuatro puntos cardinales de este país, nos convertimos en pilotos expertos en esquivar huecos, llevamos a nuestros niños desnudos por casa porque no hay pañales para vestirlos apropiadamente. También nos acostumbramos a comprar la ropa que dejas que nos vendan como si se tratara de un milagro divino. Dejamos que pusieras a una ignorante a representarnos ante las Naciones Unidas, hemos permitido que te gastes nuestro dinero  paseando con tu séquito por las calles de Manhattan y que siguieras regalando lo poco que quedaba en nuestras arcas. Permanecimos tranquilos sin saber el destino de los miles de millones de dólares producto del barril de petróleo por encima de los 100$ durante tantos años. Tampoco te reclamamos lo suficiente por someternos a un control de cambio que nos obliga a ver cómo suben los precios cada día, y a veces cada hora. Hemos alcanzado la suprema felicidad que vendes gracias a las noticias de los medios de comunicación que has ido comprando o amordazando para que muestren un país de ensueño como si viviéramos la escena final de un cuento de hadas. A pesar de nuestra voluntad formamos parte de tu lucha contra el capitalismo salvaje que no es “Made in China”, hemos seguido viviendo bajo llave y con el horario limitado para evitar que el hampa que no ves nos mate como a perros. Acogemos y protegemos a víctimas de atrocidades como las que vivimos a diario porque para ti en esta “patria grande” no tienen importancia ni castigo. Hemos sido pacientes como si nos sobraran los años para seguir padeciendo las pruebas que nos pones con el fin de ver hasta dónde, cuánto y hasta cuándo podremos ser nobles, pacíficos o tontos.

Como ves, hemos sido un pueblo ejemplar, el pueblo que todo dictador soñaría para poder dormir así como tú duermes, es por eso querido Nicolás que quisiera pedirte, o si quieres rogarte un regalo para este maravilloso y generoso país:

Agarra esos miles de millones de dólares que con tu magia y la del gigante han conseguido desparecer en un “ahora lo ves, ahora no lo ves”, llévatelos lejos y disfrútalos bajo la impunidad que algún gobierno “agradecido” puede proporcionarte. Dile a tus amigos que recojan sus billetes los metan en las maletas que tan bien saben camuflar en los aeropuertos del mundo y comiencen a disfrutar como hacen los ladrones cuando a punta de pistola despojan del sueldo a cualquier venezolano.

Este país lleno de gente acostumbrada por obligación a entregar el carro entre el rojo y el verde de un semáforo, miserablemente programada para producir dinero destinado al pago de vacunas o el rescate de secuestros. Este país desgraciadamente entrenado para comenzar desde cero con las manos vacías y las ganas de vivir como único resto después de un atraco, podrá continuar sin ti, sin reservas, sin palabrería, sin ataduras y sin esa patria de cartón que se desvencija irremediablemente. No hace falta que te preocupes por nosotros, saldremos adelante, no de inmediato, no sin esfuerzo, pero saldremos adelante. Sólo necesitamos que nos regales la libertad  porque no sólo nos pertenece, sino que nos la hemos ganado.

Te mando la carta hoy para que te llegue después de los primeros festejos de Navidad, no la confundas con una broma del Día de los Inocentes, y tengas de tiempo de organizar tu partida como una de las tantas parrandas corruptas que inician con vuelos en aviones oficiales a los que tanto provecho les ha sacado la revolución, esas vuelos en los que ustedes invitan a familiares, amigos, mayordomos, niñeras, y tantos otros beneficiarios ilegales de nuestras riquezas.

Fíjate si somos espléndidos que hasta el avión te lo regalamos si a cambio prometes no volver. Como ves es todo un paquete de ventajas. Perdiendo también se gana, diría una abuela.

Piénsalo Nicolás, pedimos poco para todo lo que hemos dado.

Te mando un saludo navideño en forma de puente de plata iluminado por la estrella de Belén, porque si lo dejo a cargo de la Cruz del Ávila, es posible que un corte de electricidad te deje a oscuras en el camino y no quisiera que la confusión te haga dar media vuelta.

YEDZENIA