10 Últimos

sábado, 28 de febrero de 2015

El silencio de la indignidad, Vladimiro Mujica


Por Vladimiro Mujica, 27/02/2015

Quisiera pensar que es imposible no sentir indignación frente a lo que está ocurriendo en Venezuela. Ya no se trata solamente de un proyecto político fracasado que ha traído miseria y caos a una de las naciones potencialmente más ricas del mundo. Ahora es mucho más que eso. Ahora se trata de la creciente evidencia de que estamos en presencia de un gobierno que no se detiene en aplicar la represión y la tortura contra su propio pueblo con tal de mantenerse en el poder. Y, sin embargo, continúan en silencio los gobiernos de muchos países cuya gente se benefició en su momento de la generosidad venezolana para recibirlos cuando en sus tierras ejercían el poder dictaduras gorilas militares o civiles.

Calla el gobierno de Chile que soportó la terrible traición de Pinochet al régimen democrático de Salvador Allende y con una perseguida de esa dictadura y su familia al frente del país; en silencio el gobierno de Paraguay que tuvo que vivir la ignominia de Stroessner; mudo el gobierno de Brasil que pasó por la pesadilla de varias dictaduras militares; cómplice el gobierno de Argentina; una voz tímida, mas de comprensión que de condena del presidente Mujica de Uruguay, otro perseguido de dictaduras militares; tímida casi de disculpa la reacción del gobierno de Colombia; discreta, casi imperceptible la reacción de España.

Cuando se escriba la historia de estos tiempos ignominiosos, destacará la posición gallarda y valiente de mucha gente que ha condenado sin reservas la operación de asalto sobre Venezuela. En el futuro se escuchará todavía la reacción de unos pocos gobiernos, como el de Israel y el de México, que reconocieron tempranamente la vocación autoritaria del chavismo. También la voz de individuos comprometidos con la libertad y la democracia como Mario Vargas Llosa, Enrique Krauze, los ex – presidentes latinoamericanos, Piñera, Calderón y Pastrana, Teodoro Petkoff y tantos otros que se han atrevido a desafiar la cólera de la potencia imperialista caribeña que reta a todos con su furia de mercader petrolero y chantajea a toda la izquierda de este planeta con el increíble argumento de que la oligarquía chavista-madurista es el gobierno revolucionario de los pobres.

Pero también resonará el silencio atronador de una cierta izquierda dentro y fuera de Venezuela que calla porque no encuentra como resolver su terrible dilema: presionar a Maduro es traicionar un lenguaje y una práctica de complicidad según los cuales mis malos son en verdad buenos siempre que se enfrenten a la gran potencia del norte. No importa si se trata de Castro o de Chávez, o de Stalin o de Mao. Los dictadores son malos siempre que puedan ser etiquetados como de derecha; los de izquierda son tolerables porque presumiblemente se enfrentan al Satán Mayor.

No importa si la misma carta fundacional de la ONU autorice al Consejo de Seguridad para intervenir en situaciones donde esté en peligro la paz. Una autoridad que ha sido extendida para intervenir en casos de graves crisis humanitarias y de violaciones masivas a los derechos humanos. Buena parte del mundo calla frente a la gravísima crisis de nuestro país al tiempo que se le concede un puesto en el Consejo de Seguridad a Venezuela. Es decir, a una nación donde se cometen violaciones diarias a la Declaración de Derechos Humanos de la ONU y a la Carta Interamericana de la OEA se le garantiza una silla en el organismo que debería velar precisamente porque estas violaciones no se cometieran. Al propio tiempo la cancillería venezolana despacha con la inexistente palabreja “injerencista” toda opinión sobre los asuntos de Venezuela. Historia bastante conocida: los gobiernos que más atropellan a sus pueblos son los que exigen con más fuerza que nadie opine sobre lo que están haciendo en sus países con el manido argumento de que eso sería injerencia en sus asuntos internos. Para muestra están Corea del Norte, Cuba, Siria, y ahora Venezuela. Por supuesto que ningún demócrata, y yo me cuento entre ellos, está abogando por una intervención extranjera en nuestro país, pero la pretensión de la oligarquía chavista de que nadie pueda opinar sobre sus desmanes es, al menos, absurda.

Incomprensible es también el silencio de gente honesta que todavía sigue apoyando el proyecto chavista a pesar de las muertes, la tortura y la represión, con el socorrido y cada vez más débil argumento de que el proyecto revolucionario es más grande que el calamitoso presente y que una suerte de futuro luminoso y de felicidad le espera a Venezuela al final de este horrendo túnel de destrucción, corrupción y caos. Uno se pregunta: ¿Qué hace falta para que esta gente termine de reaccionar y le retire su apoyo al gobierno?

Mientras mucha gente se mantiene en silencio, el híbrido de gobierno autoritario, populista y represivo que rige los destinos de nuestro país sigue avanzando en su proyecto de control social. Nada puede sustituir el esfuerzo unitario de las fuerzas de la resistencia democrática internas, pero no nos vendría mal que dejaran oír su voz quienes no tienen otro motivo que resguardar un capital político o económico, aún a expensas del sufrimiento de todo un pueblo.


Un país sin estudiantes, @mingo_1


Por José Domingo Blanco, 27/02/2015

Kluiverth no se graduará de bachiller. No lo dejaron. Le arrebataron ese y otros sueños de un balazo. Su derecho a vivir quedó tendido en el pavimento, en medio de un charco de sangre y el desespero de quienes intentaron auxiliarlo. A Kluiverth le truncaron las muchachadas, las travesuras, las risas. No le dieron la oportunidad de crecer. Jamás podrá recorrer los pasillos de una universidad, ni unirse de verdad a la protesta de una causa que considerara justa. No asistirá más nunca a sus reuniones de boyscouts, ni jugará beisbol o fútbol o videojuegos o la que pudiera haber sido la distracción de su preferencia. Kluiverth salió del anonimato para llenarnos a todos de dolor y lágrimas. ¡Y esa no tuvo que ser la historia con la que debimos conocerlo! Ese no debió ser su final, ni ser esa su última foto escolar: luciendo la camisa azul del liceo manchada de sangre y su morral, todavía en la espalda, repleto de tareas inconclusas.

Pienso en el dolor de sus padres y no logro atinar palabras de consuelo. No pueden existir, no ante la pérdida de un hijo. Porque debe ser desproporcionado e incuantificable el dolor que produce el asesinato de un hijo… Tantos abrazos, regaños y besos que quedaron sin dar. No, no creo que haya manera de consolar a unos padres que le matan a su muchacho. Porque a Kluiverth lo asesinaron y era un niño. Un niño, de franela azul, forzado a abandonar el aula para siempre…

Igual le ocurrirá a Gerardo: el tricampeón de Kenpo, apenas dos años mayor que Kluiverth. Sus dieciséis años, su disciplina deportiva, sus clases y sus sueños quedaron cercenados. Lo mataron por no tener celular –se lo habían robado unos días antes de su muerte- y por atreverse a pedirle a los delincuentes que le devolvieran la cédula. Un gesto “de valentía” que le costó la vida. Gerardo no tendrá oportunidad de enorgullecer a Venezuela, a sus padres, a su familia, a sus compañeros de liceo, a sus amigos ni a él mismo, porque le arrebataron la oportunidad de lucirse en un campeonato internacional de Kenpo. Gerardo no seguirá acumulando trofeos y medallas. No se graduará de bachiller, ni viajará por el mundo demostrando sus destrezas. No, a Gerardo tampoco lo dejaron vivir. Al tricampeón de Kenpo hubiéramos querido conocerlo por sus premios y victorias, no por su triste final decidido por unos malditos malandros que actuaron con la impunidad de quienes saben que, contra ellos, jamás imperará la ley. ¿Cuántos más correrán la suerte de Gerardo o de Kluiverth o de los cinco estudiantes que aparecieron ajusticiados recientemente? ¡Nos están matando a nuestros muchachos! ¡Nos están matando a nuestros estudiantes! ¿Cómo no solidarizarse con esos padres que se quedan huérfanos de hijos? ¿Cómo no sentir rabia, dolor e impotencia ante noticias como estas? Están matando a nuestros muchachos y, un país sin jóvenes, un país sin estudiantes ¡es un país que no puede palpitar porque no tiene sangre en las venas!

Ante la escalada de violencia, ante el incremento desbordado de las cifras de criminalidad y asesinatos en Venezuela; pero, sobre todo, ante la incapacidad del gobierno para ponerle fin, pienso –cada vez con más frecuencia- que esa es su estrategia. Que no le ponen freno al hampa, ni a los Colectivos, ni a los Tupamaros ni a la Resolución 8610 porque saben que es el camino más expedito para sembrar el terror y el miedo, y así nadie se atreverá a protestar ni a llevarles la contraria ¿Cuál es la única opción que les queda a los incompetentes para seguir aferrados como parásitos al poder? La violencia, el odio y el irrespeto a la vida, por ahora, a esta gente le ha dado resultados.

Nuestros muchachos, con el arrojo y la invulnerabilidad que da la juventud, han provocado al régimen y sin duda, eso los ha convertido en un estorbo. Quizá el objetivo sea acabar con nuestros estudiantes – ergo, con el futuro- porque sólo embruteciendo al país, el gobierno tendrá la garantía de que estará rodeado de mediocres como ellos. Son demasiados los muchachos que aún hoy permanecen privados de libertad, o con régimen de presentación o, peor aún, que murieron víctimas de la represión excesiva ordenada por un Estado que teme reconocer su fracaso. Razón tiene el historiador Germán Carrera Damas cuando afirma que los jóvenes dan la vida por la democracia, sin haberla conocido.

Entonces, vistos estos hechos, no quedan dudas de que la muerte es la política del Estado. No podemos llegar a una conclusión distinta o más sana cuando las cifras no mienten: 126 niños y adolescentes murieron en manos de cuerpos de seguridad en 2014, según el estudio realizado por Cecodap. Cuando el odio se siembra desde las aulas y las alturas del gobierno, no se pueden esperar resultados distintos, sino un escenario patético sembrado de muertes. Cuesta comprender el desprecio por la vida que tiene esta gente. Con ellos en el poder, nos encaminamos a un exterminio como sociedad porque la muerte y la sangre son sus banderas y sus consignas. Este régimen no cree en los principios democráticos, mucho menos en el respeto a la vida.



El nuevo contrato social, transición a un país de ciudadanos, @maxidonat


Por Maximiliano Donat, 28/02/2015

Al País le urge obtener soluciones ante las crisis que se vienen arrastrando desde hace más de 50 años y las cuales se han exacerbado durante los últimos 15 años.

Es indudable que nunca invertimos las enormes cantidades de dinero (dólares) que el País ha recibido durante los regulares, buenos y muy buenos años de ingresos por exportación de la mayor riqueza minera del País como lo es el petróleo. Desde el punto de vista de cualquier ciudadano emprendedor esto es una falla grave para cualquier empresa y más aún para la de todos los venezolanos como es Venezuela, que como nación está constituida por el Estado, sus instituciones y sus ciudadanos.

El contrato social que aún está vigente en Venezuela diferencia los publico de lo privado, estatizar de nacionalizar,  trabajadores públicos de trabajadores privados, empresas públicas de empresas privadas, instituciones públicas de instituciones privadas, empleados de trabajadores y una casta de intocables y receptores de grandes beneficios como lo son los militares y las autoridades electas por el voto popular o desde las instancias del poder ejecutivo.

Para un nuevo contrato social se necesita hacer una transición de una mente domesticada por las ideologías hacia una mente objetiva que pueda con todo rigor científico actuar con la finalidad de obtener los resultados planificados de acuerdo a estrategias tangibles y no a ilusiones o ideologías esperanzadoras o palabras que no construyen otra cosa que espejismos emocionales.

Hacer la transición de un País centralizado y presidencialista hacia uno de Ciudadanos lleva tiempo, pero hoy día gracias a las ciencias sociales y la politología este tiempo se reduce pudiéndose en apenas un lustro (5 años) obtener resultados que gracias a la estructura social  las sociedades modernas, una vez alcanzado el esfuerzo mínimo para la transición esta se desarrolla de manera exponencial.

Transición es un término usado por historiadores y sociólogos. Conceptualmente refiere a un proceso y a una etapa, tiene una dimensión temporal en tanto representa un período con un inicio y un final que pueden ubicarse en el tiempo.

La voz transición es usada habitualmente en las ciencias sociales para referir al tránsito o paso de un tipo de sociedad a otro, por ejemplo de la sociedad medieval o tradicional a la moderna o como lo planteamos desde DeCiDo (Democracia y Ciudadano Dómine) el paso de una sociedad presidencialista a una de Ciudadanos.

La debilidad de las democracias presidencialistas es que el péndulo puede y así lo demuestran las experiencias en los actuales momentos en Latinoamérica, vuelva a correrse nuevamente hacia el lado del totalitarismo.

En esta gran aldea global, las experiencias no demuestran de manera científica, tangible y real que las sociedades que han hecho la transición democrática hacia un país de ciudadanos, ven fortalecida sus democracias, pues la base fundamental o centro vital de la sociedad deja de ser el gobierno y sus gobernantes para ser el Ciudadano.

Esta transición pasa por un cambio en la forma del pensamiento socio-político de la sociedad, con la finalidad de producir el nuevo contrato social con el cual nos regiremos en el País. Sin embargo debemos entender que una nueva manera de pensar en lo político es asimilable a un proceso paulatino y gradual, en DeCiDo vemos este 2015 como la época inaugural de la política del Ciudadano sobre la que los antiguos autores de la política presidencialista, solo es cuestión de tiempo alcanzar esa energía mínima que acelerara este movimiento ciudadano a niveles del no retorno y alcanzar el País de Ciudadanos como nuevo contrato social.

Maximiliano Donat
Coordinador OngDeCiDo
Democracia y Ciudadano Domine en Facebook 
ciudadanodomine@gmail.com

Contra un régimen pestilente, Glade Unidad, @Golcar1


Por Golcar Rojas, 26/02/2015

“Yo no pienso firmar ni una sola solicitud, proclama, exigencia o lo que sea que saque la oposición si no viene encabezada por la MUD, Capriles, Leopoldo, Ledezma, María Corina y toda la oposición. Todos juntos en una misma acción o no hay firma.

Así actualicé mi estatus de facebook. Esperaba que salieran unos cuantos a recordarme a mi madre. Que saltaran ofendidos a decirme que así no se puede, que con gente como yo no saldremos nunca de esto, que dónde queda entonces el derecho a disentir…

Para mi sorpresa, el post no sólo tuvo unos cuantos “likes” sino que, incluso, los comentarios fueron en su mayoría a favor y algunos hasta manifestaban lamentar no haber pensado en eso antes de estampar su firma en la última solicitud planteada. Unos cuantos hasta lo compartieron.

Creo que a estas alturas ya está más que evidenciado que la masa opositora. Lo que damos en llamar el “pueblo” que no está con el régimen –y que aumenta en cantidad cada día, el rechazo ronda el 80 por ciento, gracias a las nefastas no-políticas del gobierno-, desde siempre ha demostrado que está unido en su lucha y dispuesto a seguir la iniciativa que nos conduzca a un cambio. Lo ha demostrado cuando ha salido en multitudinarias marchas en todas las ciudades del país, cuando ha asistido a concentraciones, a bailoterapias. Cuando lo han llamado a cacerolear y se ha quedado sin una sola olla en su casa sin abolladuras. Siempre ha respondido en masa al llamado de los líderes. Sea del lado de la oposición que sea que se convoque.

Salvo algún radical de teclado que es más la bulla que hace en las redes que el bulto que hace en la calle. Y uno que otro ‘exiliado’ que en mayúsculas pone en sus redes: “HASTA CUANDOOOO!!!! ES QUE NO SE CANSAN, NO TIENEN DIGNIDAD??? SALGAN A LA CALLE HASTA QUE EL TIRANO CAIGA!!!” mientras en su interior susurra “Que yo quiero volver”. La inmensa mayoría del pueblo opositor quiere una salida pacífica y electoral. Necesitamos una transición. Pero eso pasa primero por estar unidos. Desde la dirigencia hasta el vecindario.

La unión que la masa ha demostrado en incontables ocasiones, ha encontrado poco o muy débil eco en la dirigencia. Ya está bueno.  Que la próxima propuesta que se haga, en el encabezado diga:

“La MUD, Leopoldo López, Antonio Ledezma, María Corina Machado, Henrique Capriles Radonski… unidos al pueblo de Venezuela, solicitan, exigen, proponen, gritan, maúllan, esto, esto y aquello”.

Que se reúna la dirigencia en un cuarto. Que se jalen las greñas. Que se puyen los ojos. Que se pongan tachuelas en las sillas. Que se metan el pie cuando el otro pase. Pero que salgan de ese cuarto con una propuesta unitaria al país. Que metan en una bolsa los nombres y sorteen el lugar en que aparecerá la firma de cada uno en el encabezado. Que nos pidan la firma, la marcha, la acción, todos juntos. Si están todos, estoy yo. De lo contrario, les agradezco a mis amigos de las redes que no me manden links con petitions on line ni nada que se le parezca para que firme.

Que si a Leopoldo no le gusta que Capriles tiene pecueca, que le regale unBorocanfor porque Mexana no hay.

Que a María Corina le molestan los peos de caraotas refritas de Chúo Torrealba, que le mande un digestivo.

Que a Ledezma lo asfixia el violín de Leopoldo,  que le regale un desodorante. Están difíciles de conseguir pero cualquier cosa se lo envío por correo expreso.

Que a Capriles se le tapa la nariz con el olor a naftalina y humedad de Ledezma, que le regale un deshumidificador.

Que a Chúo no le gusta que María Corina…

No, María Corina es una señora y no debe tener ningún mal olor. Debe oler a rosas. Pero bueno, si Chúo siente un tufillo en María Corina a agua vieja del florero, pues que le cambie el agua y prenda un incienso.

Pero que de ese cuarto salgan con una propuesta al país. Una propuesta de todos para todos. Que si nos equivocamos nos equivoquemos todos. Sin un “Yo te lo dije”, sin un “Yo te lo advertí” después.

¿Pifiamos? Pifiamos todos.

Nos tapamos la nariz y nos volvemos a reunir y lo volvemos a intentar.

¿La propuesta tiene éxito? Gana Venezuela.

A cada uno de nosotros nos puede generar desconfianza alguno de los líderes de oposición, podemos percibir en uno o en otro algún tufillo molesto.

Pero, ningún olor que expidan esos líderes y que incomode a su vecino o a nosotros es más pestilente que la corrupción del régimen. Ninguna fetidez es más penetrante que la de los cuerpos podridos y con balas en la cabeza que se han encontrado. Ningún hedor puede ser más atormentante que el de la sangre fresca sobre el pavimento o los sesos en una acera.

La pudrición de este régimen es tal, que ya sólo cuentan con las ratas y lo que se les acerca a última hora son solo zamuros atraídos por la pestilencia mortecina de la carroña.

Si quieren nuestra firma en una propuesta para sacar a los enchufados. Que se reúnan, negocien, conversen y salgan con una propuesta unitaria. Contra la peste fétida del régimen, Glade Unidad. Ningún otro adminículo podrá ser efectivo. La única manera de extraer la fetidez de este régimen. La unión hace la fuerza es más que una frase manoseada. Que lo digan los chilenos. Desconectemos del toma corriente a los enchufados, conectando el Glade Unidad, el mosquetero “Todos para uno y uno para todos”.

De lo contrario, si no veo la firma de todos en el tope, no se molesten ni pierdan su tiempo mandándome “Petitions on line”. No me interesa.



Pueblo Organizado por el futuro de Venezuela, Video, Mov. Estudiantil TV



Democracia, partidos y elecciones legislatives, por @juanchotrak

Juan Manuel Trak 26 de febrero de 2015

n el debate de la teoría política contemporánea los partidos políticos son los actores más relevantes para el funcionamiento del sistema democrático. Son estas organizaciones las encargadas de competir por el poder a través de medios electorales, reclutan las élites que ocuparán los cargos de elección popular y colocan en el centro del debate los temas relevantes en la agenda pública nacional. Pero más allá de eso, los partidos son las instituciones encargadas de representar las preferencias de los ciudadanos ante los poderes públicos con el fin de transformarlas en decisiones políticas.

Lo anterior sería una tarea sencilla en un contexto en el que los ciudadanos tienen las mismas preferencias sobre todas las dimensiones de la vida social. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja, existen multiplicidad de preferencias sobre los diversos temas de la agenda pública, y el número de estos temas es casi infinito. Es por tal motivo que la democracia exige la existencia de pluralidad de partidos, ninguna organización política está en capacidad de representar las preferencias de todos los ciudadanos y mucho menos tiene la potestad de asumirse como la única organización con el derecho de representar a una comunidad política. Lamentablemente la historia de la humanidad ha demostrado que existen hombres que creen que sus propias ideas y posiciones son las únicas válidas para una regir una sociedad, por lo que buscan el poder para imponer a cualquier costo su visión del mundo sobre el resto. En la mayoría de las ocasiones ésta pretensión monista solo esconde el deseo de tener el poder y los privilegios asociados al mismo; el propósito no es otro que lograr una posición en la que puedan satisfacer sus intereses y mantenerlos siendo lo que la democracia y el pluralismo son únicamente un medio para alcanzar sus propios fines.

Con esta reflexión en mente, los últimos 16 años el proceso político venezolano se han caracterizado por una transición de un régimen democrático a uno autoritario. Esto supuso un cambio en la naturaleza de las instituciones políticas instauradas en la Constitución 1961, la mayoría de las cuales se mantuvieron en la Constitución de 1999. De manera que la transformación del sistema político no obedeció tanto al cambio en el marco normativo constitucional como en las acciones que aquellos que llegaron al poder llevaron a cabo en estos tres lustros. El partido en el poder, llámese MVR o PSUV, usó los medios democráticos para acceder al poder supuestamente reivindicando a un “pueblo” humillado por los partidos tradicionales. No obstante, una vez instalado y con recursos a su disposición destruyó los cimientos de la democracia a la que consideraba una formalidad “burguesa”. Las elecciones solo eran funcionales en tanto en cuanto la victoria estaba garantizada; pero en el fondo nunca han aceptado el credo republicano de que las instituciones están para limitar el poder y que los partidos representan una pluralidad social y política con legítima pretensión de alcanzar el poder.

Hoy, cuando existe una posibilidad real de que el PSUV pierda abiertamente las elecciones, se persigue a los partidos políticos y sus líderes con la pretensión de descabezarlos y desarticularlos; esto en un contexto en el cual el gobierno ha logrado silenciar a los medios, domesticar a los sindicatos y amedrentar a los empresarios. Así, los partidos son los únicos actores con capacidad de enfrentar al gobierno en el plano electoral y, en consecuencia, quitarle algo del poder que detenta.

Para un partido que no cree en la democracia perder el control de la Asamblea Nacional (AN) es una amenaza directa a sus intereses y privilegios. Un Poder Legislativo adverso implicaría que muchos de quienes están gobernando tendrían que rendir cuentas ante los diputados de otros partidos, los cuales escudriñarían en cada contrato, cada licitación, cada decisión pública que haya involucrado recursos públicos, desnudando la naturaleza de la élite en el poder. Por tales motivos se persigue a Antonio Ledezma, María Corina Machado, Julio Borges y la dirigencia de Voluntad Popular; es por ello que se allana la sede del Partido COPEI y muy probablemente se inhabiliten a un grupo importante de dirigentes partidistas para que no compitan en las elecciones legislativas, o incluso se proscriban algunos partidos políticos. En paralelo el gobierno quiere mantener a la gente en su casa y en la cola: en su casa para que no proteste, para que no vote; en la cola para crear una relación de dependencia que luego puede ser utilizada con fines electorales.

Con este panorama se esperaría que los partidos de oposición estuviesen más articulados, pero su propia naturaleza y la ausencia de liderazgos realmente fuertes debilita su capacidad de generar confianza en la sociedad. En la pluralidad de ideas y preferencias que los partidos que hacen vida en la Mesa de la Unidad tienen, el rescate de la institucionalidad democrática es el mínimo común sobre el cual es posible construir una alternativa de poder. La economía, el sistema de salud o educación, la infraestructura solo podrán ser rescatados en una democracia real; cualquier otra alternativa nos mantiene en el fracaso que somos como sociedad.


Pepe y el golpe de izquierda, por @folivares10

Francisco Olivares 28 de febrero de 2015
@folivares10

Llama mucho la atención que el presidente saliente de Uruguay José “Pepe” Mujica haya alertado sobre la posibilidad de que en Venezuela ocurra un “Golpe de Estado de militares de izquierda”.

No sabemos qué datos pudiera manejar el popular presidente del sur pero no es nada descabellada su alusión a militares de izquierda como los protagonistas de una acción que terminaría de echar a la basura la poca democracia que podemos decir, aún queda en Venezuela. “Y con eso –como señala “Pepe”- la defensa democrática se va al carajo”.

Las acciones represivas generadas desde el propio Gobierno que podemos sintetizar en represión violenta de las protestas con numerosos fallecidos a manos de policías y militares con uso de armas letales; detención y expulsión de dirigentes opositores de cargos obtenidos por votación popular; torturas en centros de reclusión documentadas por organizaciones nacionales e internacionales; utilización de colectivos armados para mantener atomizadas las protestas; cerco a los medios de comunicación; todo ello aunado a una excesiva militarización de la sociedad e instituciones públicas, dibujan una conducta con la cual se podría concluir que se pretende llevar al país a una fase de radicalización de la revolución que definitivamente se salte la Constitución.

Desde luego que todas esas acciones que han puesto tras las rejas a importantes dirigentes de la oposición y quitado la vida a numerosos jóvenes que protestan en las calles, están fuera de la Constitución. Pero de allí a instalar un régimen de facto que suprima la totalidad de los derechos ciudadanos y elimine el derecho a elegir a alcaldes, gobernadores, parlamentarios y revocar al Presidente, hay un trecho que todavía no se ha transitado.

¿A quién le podría interesar que ello ocurra?

Causa hasta risa cuando desde el oficialismo se presentan como pruebas de un golpe armado protagonizado por opositores desarmados, un cruce de llamadas telefónicas, comunicados públicos, o unos militares de bajo rango conversando en ropa interior.

La realidad es que las armas están en manos de la FANB y según aprecia Mujica, y en cada acto público, lo corean los propios militares: “la Fuerza Armada es chavista y revolucionaria”.

Hay que destacar también que 15 años en el poder han creado una elite política y militar que ha acumulado gran poder económico, en dónde los lujos y ostentosa forma de vida se han hecho inocultables.

El costo de fallidas políticas de controles a las que se suma la extendida corrupción, ha sido la crisis económica y social que padece el venezolano. Y esa crisis es sobre la que se han construido los grandes privilegios que ese sector está dispuesto a mantener por cualquier vía.

Pero ocurre que el día de hoy, ni la propaganda, ni el enemigo imperialista, pueden ocultar el malestar que se anida en la población y que se registra en 80% de rechazo a la gestión de Maduro.

Por eso, frente a una inminente pérdida de la base social del chavismo, se podría estar gestando un movimiento golpista que ha identificado Pepe Mujica como “izquierda militar” y lo califica como un peligro que asecha a los venezolanos.


Transición y Desarrollo Urbano, por Miguel Méndez Rodulfo

Miguel Méndez Rodulfo 27 de febrero de 2015

La clave de la transición y el cambio será lograr, lo más rápido posible, la normalidad operativa en los diferentes organismos del gobierno, tanto en el ámbito nacional, como en el estadal y el municipal. Para esto, para que el Estado se ponga en marcha y comience su tránsito hacia el desarrollo, hace falta fortalecer la gobernabilidad, algo que debe lograrse mediante una perfecta coordinación del poder civil con el poder castrense; el desmontaje de los estamentos paramilitares y de grupos guerrilleros; la reducción y desarme de los colectivos; el control y posterior depuración de los órganos policiales; la lucha frontal contra la delincuencia y también contra la corrupción; la desarticulación de la red informal de medios de apoyo y propaganda al régimen así como lograr el equilibrio de los medios formales que se dedican a lo mismo; el diálogo y la negociación con las facciones políticas que representen lo que quedaría del actual régimen; reestablecer el imperio de la ley; garantizar los derechos humanos así como el justo proceso y el derecho a la defensa; devolver la independencia a los poderes públicos; restituir el estado de derecho, y orientar la gestión del gobierno a reducir los alarmantes niveles de pobreza que aquejan a la mayoría de los venezolanos.

Durante la transición, debemos estar preparándonos para el advenimiento del cambio; esto pasa por planear una serie de acciones que tienen que ver, entre otras cosas, con  la emisón de mensajes a los empleados públicos para que ellos puedan garantizar la integridad de las instalaciones como de los activos y equipos, archivos, planes, manuales, normas, planos, mapas y sobre todo, la información contenida digitalmente en servidores, estaciones de trabajo y cualquier medio electrónico de almacenamiento de datos. Se trata de instarlos a que eviten la destrucción de instalaciones y la pérdida de información y data clave. No hay sino que recordar, la destrucción que ocasionó Cabello cuando se vio obligado a entregar la Gobernación de Miranda. Pero estos mensajes deben ser también dirigidos a los miembros del actual gobierno, señalando su responsabilidad penal, civil y administrativa, en caso de daños graves a las instalaciones y de desaparición de información.

Las auditorías financieras deben apuntar a la determinación de la cuantía de activos, pasivos, ingresos y gastos; mientras que las auditorías operativas, deben dar cuenta de la gestión: programas en ejecución y su alcance así como su efectividad al igual que el análisis del costo beneficio de dichos programas. La evaluación de las obras en ejecución y su progreso al igual que su avance, o su retardo así como paralización, si fuera el caso, será también parte de estas auditorías operativas. El diseño de una estructura organizativa compacta, ágil y flexible y la localización de personal calificado para los altos cargos y puestos clave, es una necesidad a cubrir.

Para el caso de Desarrollo Urbano y Vivienda, determinar a las primeras de cambio, si existe un inventario actualizado de terrenos públicos; ubicar el listado de los urbanismos en desarrollo con la determinación de sus características y número de viviendas a construir, municipio por municipio y estado por estado; localización del registro nacional de vivienda con la indicación del número las personas inscritas y de su estado de necesidad; búsqueda de los estudios y mapas indicativos de las zonas vulnerables, para tomar medidas y anticipar catástrofes (estudios de microzonificación de barrios); determinar con precisión cuantas personas hay en los refugios y albergues habilitados; averiguar si existe un inventario de terrenos invadidos; restablecer los contactos con los estudios de arquitectura que elaboraron proyectos para la habilitación física de los barrios, actualizar en un manual la normativa para la elaboración de los PDUL, de la llamada Guía Minfra, y las normas para los cálculos requeridos de superficies mínimas, necesarios para la determinación de los equipamientos urbanos, de este mismo organismo, son algunas de las acciones básicas requeridas.

Miguel Méndez Rodulfo

Caracas, 26/02/2015

Intervención del Diputado Omar Barboza en el debate sobre el supuesto Golpe de Estado, por @PartidoUNT

Viernes 27 de febrero de 2015

Ciudadano Presidente, colegas Diputados: Este debate es motivado por la afirmación de la colega Segunda Vicepresidenta, en el sentido de que el documento presentado por los señores periodistas afirma que la República está asediada por un supuesto documento inconstitucional.

Nosotros consideramos que tanto la colega Segunda Vicepresidenta como los señores periodistas, tienen un gravísimo error de apreciación, porque la República Bolivariana de Venezuela realmente está asediada por la escasez, por el alto costo de la vida y por la inseguridad personal que ha convertido a esta Patria nuestra en un país lleno de colas para buscar comida, para buscar medicinas, para buscar protección policial.

Aquí lo que está ocurriendo es que frente al fracaso estruendoso de las políticas económicas del Gobierno, que ponen en grave riesgo los programas sociales del Estado venezolano, el Gobierno, en vez de reconocer sus errores y rectificarlos en beneficio del país, ha tenido una conducta contumaz de insistir en las mismas causas que generaron las consecuencias que hoy tienen a Venezuela sufriendo esta grave crisis.

Entonces, como no admiten sus errores, crean una matriz publicitaria: “Es la guerra económica, la guerra económica es la causante de que el pueblo esté como está”. Pues resulta, que eso no les dio resultado, porque el 80% de los venezolanos, en todas las encuestas, dicen que no es cierto que sea la guerra económica, y lo dicen con mucho fundamento.

Este Gobierno que tiene ya más de 15 años, ha tenido los ingresos económicos más altos que cualquier gobierno de la historia; ha manejado una gran fortuna; ha controlado todos los poderes públicos a los cuales ha partidizado, y por eso ha hecho lo que ha querido con los recursos que le pertenecen a todos los venezolanos, es totalmente responsable de lo que está ocurriendo en este país. Nadie le va a creer que alguien de la oposición o de otros sectores tuvo nada que ver con la ejecución de estas políticas económicas desastrosas, cuyas consecuencias está sufriendo el pueblo de Venezuela.

Ahora bien, como no funciona porque no tiene ninguna credibilidad la estrategia de la guerra económica, ahora se vienen con un montaje de un supuesto golpe de Estado con base a un supuesto documento inconstitucional, y es inconstitucional porque en ninguna parte de la Constitución se habla de transición; pero, por supuesto, que políticamente se entiende que la transición se produce, por ejemplo, si renuncia el Presidente de la República y hay que convocar a nuevas elecciones. Si el Presidente, como es su derecho porque está electo por el pueblo, decide no renunciar, pues simplemente se mantiene el curso del Gobierno constitucional; pero tampoco existe en la Constitución el Socialismo del Siglo XXI, y lo utilizan en todos los documentos oficiales sin que nadie proteste por eso.

Entonces, resulta que fracasado el argumento de la guerra económica, hace falta otro argumento, que tampoco es rectificar, es hacer un montaje sobre un supuesto golpe de Estado, para decirle al pueblo de Venezuela que no son responsables de lo que son totalmente responsables, porque lo que pasa es que un golpe de Estado en marcha les impide hacer lo que deben hacer en beneficio del pueblo.

Empieza un nuevo show, al Alcalde Antonio Ledezma lo fueron a detener de manera represiva, sorpresiva, no le dieron el chance ni siquiera de citarlo para que expusiera lo que tenía que exponer ante los tribunales; fue detenido en esa forma tan agresiva y violenta, porque evidentemente la intención no era hacer justicia, era ejecutar una venganza política y poner en la calle una matriz de opinión que desviara la atención del pueblo de Venezuela de lo que realmente está ocurriendo: Un desastre que está tan mal manejado por el Gobierno, que por no rectificar, puede convertir esta grave crisis en un debacle muy doloroso para las instituciones, para la producción nacional, incluso para garantizar la paz entre los venezolanos.

Nosotros lo que exigimos es una profunda rectificación, y vamos a seguir promoviendo, como hemos promovido siempre, el cambio político por la vía democrática, porque tenemos la seguridad de que la gran mayoría del pueblo de Venezuela nos va a acompañar para tener una mayoría indiscutible en esta Asamblea Nacional cuando se celebren las elecciones parlamentarias y, desde allí, iniciar un profundo cambio político en Venezuela, que comience por poner a esta Asamblea Nacional al servicio del pueblo y no al servicio de un Gobierno que está de espaldas a los intereses del pueblo y del interés nacional. Esa es nuestra posición.

Es todo, ciudadano Presidente

Prensa UNT

@PartidoUNT

viernes, 27 de febrero de 2015

De la Venezuela que no conocimos… al presente, por @carome31

Carlos Romero Mendoza 26 de febrero de 2015
@carome31

“De la debilidad física y espiritual del pueblo, deriva una de las fuerzas más poderosas: la dictadura“.  Así lo afirmó en 1928, uno de los representantes de aquella histórica Generación del 28.

El autor de esas palabras fue Gonzalo Carnevali, quien en Bogotá en 1928, relató con crudeza los daños que la dictadura gomecista dejaba en la sociedad venezolana y particularmente en su vida como joven.

Carnevali sufrió la muerte de su padre en la cárcel gomecista, vio a uno de sus hermanos destrozado moral y físicamente por aquellas torturas del régimen y entonces describió que al lograr salir de la cárcel sus ojos eran “nuevos, amargos, agresivos para mirar la vida y viejo a los 25 años.”

Aquellas graves consecuencias de un tiempo de dictadura hoy parecieran repetirse en la historia patria; más aún, cuando transcurridos casi 90 años de la llamada Generación del 28, nuestras cárceles registran jóvenes, estudiantes, privados de su libertad y que levantan su voz para preguntar, como entonces lo hizo Carnevali: “¿Cuál fue nuestro delito, cuál nuestro enorme crimen para semejante castigo?”.

Los ojos de aquél joven Carnevali, describieron en Bogotá, una Venezuela en la cual “no se aplica la Constitución y las leyes, sino cuando una y otra no hieren los intereses y las necesidades del régimen, o de cualquiera de sus hombres.  Ninguna de las garantías ciudadanas se respeta. Las libertades de reunión, de pensamiento, de asociación, de inviolabilidad de correspondencia, la seguridad personal, todo ello que constituye la base fundamental de las relaciones del individuo con el estado, es letra muerta.”

Para que el público colombiano entendiera mejor sus palabras y se comprendiera el alcance del poder de la dictadura, Carnevali cita las palabras que el Dr. Arcaya respondió al estudiante Raúl Leoni, cuando éste en representación de los estudiantes le solicitaron la liberación de sus compañeros, luego de los carnavales y de la celebración de la semana del estudiante de 1928, ellas fueron: “El gobierno puede hacerlo todo en Venezuela”  y en el relato afirma que Arcaya agregó: “Venezuela es un país alejado de las corrientes de la civilización”.

¿La Venezuela que experimentamos en este siglo, es muy diferente a la que describió Carnevali en el siglo pasado? ¿Esas palabras del Dr. Arcaya, ministro de Gómez, podrían ser palabras de cualquier ministro de Maduro?.

Carnevali describió que en su Venezuela no había otra fórmula para enfrentar al régimen que  a través de un motín o de una revuelta sin armas, ello significaba persecución, en consecuencia la cárcel y muy probablemente la muerte.  En aquél país de 1928, advirtió, no había derecho a intervenir en el desarrollo, “todos estaban aislados, amenazados, embozalados, sus revistas y centros al borde siempre del atropello y la clausura.”

En aquella Venezuela “la ignorancia, el paludismo y el terror” habían sido elevados por Gómez a la categoría de instituciones nacionales.

Pretendiendo adelantarse al público presente, Carnevali se preguntó: “¿Y el Congreso?  ¿y la prensa? ¿por qué no se reclama ante el uno y no se denuncia ante el otro semejantes desafueros? ¿y el ejército? ¿por qué no se levanta contra Gómez?”.

A todo ello, él mismo respondió: “la Prensa, el Ejercito y el Congreso son Gómez, prolongaciones de Gómez y emanaciones de Gómez.”  Además, agregó en su charla, que Gómez, no es sólo el hombre, como muchos creen, es un sistema.

Para Carnevali en aquella Venezuela, la sociedad sólo tenía como arma efectiva para enfrentar la dictadura “un alfiler” llamado: “chiste” que se esgrimía a diestra y siniestra, pasando entre los resquicios de la dictadura con habilidad sorprendente.

Carnevali, en su charla denunció que en su Venezuela la institucionalidad era simplemente una formalidad.  Si bien había un Congreso, integrado por senadores y diputados, el poder del gomecismo era tal, que no necesitaba de una farsa electoral para elegir a supuestos representantes que realmente solo protegían los intereses de la dictadura.

En aquel Congreso gomecista, complementó Carnevali, todo se decidía por unanimidad y esa misma votación formal se repetía tanto para aprobar leyes, como para derogar esas mismas leyes sin leerlas muchas veces y sin debate alguno.

Aquellos representantes, ni hablaban, ni opinaban, sólo votaban a mano alzada, y en consecuencia Carnevali advirtió que los congresistas terminaban por parecerse a una academia de gimnasio sueca. Así mismo, denunció que no se podía esperar nada de los tribunales venezolanos, pues no admitían ninguna demanda contra el sistema, en consecuencia, en 1928 la justicia venezolana se expresaba “de un lado, del lado de los fuertes, todos los derechos; del otro, todas las sumisiones y todos los deberes”.

La precaria institucionalidad que describió en 1928 Carnevali, con sus ojos de juventud lesionada y dolida por la absurda violencia de una dictadura, hoy se asemeja tristemente a una institucionalidad que aún con cinco poderes públicos y obligada constitucionalmente a estar al servicio del ciudadano, se coloca al servicio de la intolerancia política impulsada desde un sistema que no acepta que el modelo fracasó. Así como el gomecismo se debilitó hasta desaparecer con la muerte de Gómez, el chavismo cerró también su capítulo con el fallecimiento de Chávez.

Oportuno es retomar el mismo llamado a la solidaridad continental para con los presos políticos y la sociedad venezolana, como lo reclamó  en 1928 Carnevali y rogar para que esta experiencia que dolorosamente experimentamos y aquella de 1928, nos sirva de referencia y lección para valorar la democracia tan pronto logremos reencontrarnos con ella.

Fuente:
Congreso de la República. La charla desordenada sobre Gómez y el Gomecismo.  Dictada por Gónzalo Carnevali en Universidad Libre de Bogotá. 1928.  En:  La oposición a la dictadura Gomecista.  El movimiento estudiantil 1928. Antologia documental. Caracas- Venezuela 1983. Pp. 223-258.

Carlos Romero Mendoza

@carome31

MUD Juvenil denuncia ante la OEA presuntos ajusticiamientos de jóvenes venezolanos, por @PartidoUNT

Prensa UNT 26 de febrero de 2015
@PartidoUNT

La Mesa de la Unidad Democrática Juvenil, denunció ante la OEA, que el gobierno de Nicolás Maduro, ha iniciado una ola represiva contra los jóvenes venezolanos, haciendo el uso de la inconstitucional resolución 008610, del Ministerio de la Defensa, que da luz verde a todos los componentes de la Fuerza Armada y Cuerpos policiales civiles, para que hagan uso de armas mortales en la manifestaciones públicas.

El Secretario Ejecutivo de la MUD Juvenil, Gustavo Paniz, acudió a la OEA, en compañía de los representantes juveniles de los partidos de la oposición, Xiomara Sierra de MIN Unidad, David Guzmán de Avanzada Progresista, Daniel Martínez de Primero Justicia, Enrique Zamora del Movimiento Progresista de Venezuela, Sting Jofré de Copei y representantes de Vente Venezuela y de Alianza Bravo Pueblo; con el fin de consignar un documento, para denunciar y llamar la atención internacional sobre “los alarmantes casos de jóvenes que presuntamente estarían siendo ajusticiados en el país”.

El documento en cuestión refiere las muertes en extrañas circunstancias de 5 jóvenes encontrados en diferentes estados del país, maniatados, con signos de torturas y con disparos en la cabeza y un menor de edad de nombre Kluiberth Roa, quien cayó víctima de un disparo en la cabeza, a quema ropa, en manos de un efectivo de la Policía Nacional Bolivariana.

“Nosotros venimos ante la OEA con profunda preocupación a informarle y a denunciar ante la comunidad internacional esta ola represiva contra la juventud venezolana. Condenamos estos graves sucesos y solicitamos a la Comunidad Internacional y a la OEA que esté atenta sobre lo que está sucediendo en el país y lograr esclarecer las extrañas circunstancias en que ocurrieron estos homicidios. Esta petición la realizamos de conformidad con los derechos contemplados en la ley y en los Tratados internacionales extensivos a todos los venezolanos”.

Finalmente anunció Paniz que la MUD juvenil va a iniciar una serie de acciones, entre las que destacó que acudirán a las diferentes embajadas establecidas en el país, a Unasur y al Nuncio Apostólico, entre otros, para que conozcan a fondo la situación de represión que están viviendo en el país, especialmente los jóvenes venezolanos que están vinculados con disidencia en contra del gobierno de Nicolás Maduros.

“Le decimos al pueblo de Venezuela que cuenta con nosotros los jóvenes, para que no quede impune la muerte de nuestros compatriotas. También los jóvenes de la MUD hemos decidido colocarnos unas pulseras blancas, que simbolizan la esperanza y el luto activo por la muerte de tantos jóvenes en Venezuela. Nosotros no vamos a quitarnos estas pulseras, hasta que se recupere la paz y la esperanza para Venezuela”.

Prensa UNT

@PartidoUNT

Delsa Solórzano: “Una resolución que está trayendo muerte y confusión debe ser inmediatamente anulada”, por @unidadvenezuela

Prensa Unidad Venezuela 26 de febrero de 2015

La Coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos de la Mesa de la Unidad, Delsa Solórzano, reiteró una vez más que la resolución 0086 lo único que legaliza es la pena de muerte.

"Les pedimos a las autoridades correspondientes, que anulen esta resolución que sólo trae confusión y muerte, por lo que debe ser inaplicable y anulada inmediatamente. Esa resolución no es viable de ninguna forma”

Así lo expresó la diputada Solórzano el día de hoy en las inmediaciones de la Sede principal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), apropósito del reciente fallecimiento en el estado Táchira del liceísta Kluiverth Roa de 14 años.

En la misma línea señaló que el Gobierno lo único que promueve con esta resolución es el odio y la división, permitiéndose además la utilización de armas de fuego para el control violento de manifestaciones pacíficas.

“Esto automáticamente ha hecho que todos los funcionarios que salen a controlar manifestaciones de carácter público lo hagan de manera directa con armas de fuego. Ayer, el señor Diosdado Cabello dijo que la muerte del estudiante de Táchira le parecía muy rara, a mí me parece que lo único raro aquí es que un niño de 14 años muera de manos de un funcionario policial”, sentenció Solórzano.

Asimismo aseguró que no es suficiente que el funcionario que disparó a Kluiverth Roa esté hoy en prisión, ya que, también se encontraba acompañado de su jefe directo que según el padre de Roa, fue quien dio la orden de asesinarlo.

“Nosotros le decimos a todos los funcionarios, no vale alegar órdenes superiores cuando se está cometiendo un delito, por lo que nuevamente hacemos un llamado a todos los funcionarios que estén controlando manifestaciones públicas, que no porten ni utilicen armas de fuego contra los manifestantes. Y que sepan que si las utilizan van a ser detenidos y se les aplicará todo el peso de la ley”, finalizó.

Prensa Unidad Venezuela

Comunicado del Grupo Avila por la detención del Alcalde Antonio Ledezma


LA DETENCIÓN ARBITRARIA DEL ALCALDE METROPOLITANO DE CARACAS, ANTONIO LEDEZMA, UN PASO MÁS QUE PROFUNDIZA EL AUTORITARISMO


En medio de una crisis económica-financiera sin precedente, el gobierno encabezado por Nicolás Maduro profundiza su conducta represiva y de persecución política contra la oposición venezolana, violando los más elementales Derechos Humanos que garantiza la Constitución.

La detención arbitraria y violenta del Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, constituye un atropello más del gobierno en su manifiesta y reiterada conducta de impedir que los sectores democráticos se expresen libremente.

El gobierno militarista que hoy pretende someter a Venezuela ha urdido una trama perversa de supuestos planes desestabilizadores, con los que, sin prueba alguna, se pretende involucrar a líderes de la oposición.

Se utiliza el Poder Judicial, conculcado a su servicio, para encarcelar de manera arbitraria a dirigentes como Leopoldo López y Daniel Ceballos; se hostiga de manera permanente a la diputada María Corina Machado; se amenaza bajo falsas acusaciones al diputado Julio Borges; y se ordena la detención ilegal del Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma.


La comunidad internacional ha rechazado de manera contundente estas acciones y ha hecho llamados para que cesen estos atropellos; para que se restituya el Estado de Derecho; para que se liberen a los presos políticos injustamente detenidos.

 Una vez más el gobierno de Venezuela aparece ante los ojos del mundo como un transgresor del Estado de Derecho, que vulnera los Derechos Humanos, que ha utilizado la represión propia de los regímenes autoritarios y que pierde su legitimidad.

Estamos convencidos de que estos atentados ameritan que las organizaciones hemisféricas asuman su papel de preservación de las libertades y la democracia. La Carta Democrática Interamericana (OEA), el Protocolo de Ushuaia II (Mercosur) y la Declaración Especial sobre la Defensa de la Democracia y el Orden Constitucional de la CELAC, contienen disposiciones expresas que obligan a los gobiernos que los han suscrito a tomar medidas frente a las flagrantes violaciones constitucionales que han venido ocurriendo en nuestro país desde hace muchos años.

Hoy muchos se preguntan si están o no vigentes tales instrumentos jurídicos vinculantes. Si tal ordenamiento internacional está en vigor ¿qué impide entonces a los gobiernos del hemisferio, de Latinoamérica, de Suramérica o de Mercosur actuar de manera inequívoca y resuelta en resguardo de la Democracia y de los Derechos Humanos en Venezuela?

El Grupo Ávila, desde Venezuela, denuncia ante el mundo los reiterados atropellos contra los Derechos Humanos que tienen lugar en nuestro país, la persecución contra líderes políticos y el encarcelamiento arbitrario de dirigentes de la alternativa democrática.

Alertamos a la comunidad internacional sobre las pretensiones del gobierno de provocar un clima de anarquía que apunte a la  ilegalización del liderazgo opositor, como una manera de prevenir la segura derrota que tendrá en el proceso electoral que se avecina.

Caracas, 25 de Febrero 2015

La Unidad Democrática del Parlatino suscribe acuerdo en rechazo a detención de Ledezma

Caracas,  miércoles 25 de febrero 2015

Los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática que integran el grupo venezolano del parlamento Latinoamericano, suscribieron un acuerdo en rechazo a la detención del Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma y al supuesto golpe de Estado por parte de la oposición democrática, que pretende hacer ver el gobierno de Nicolás Maduro, para tapar la aguda crisis existente en el país producto del fracaso de su plan económico y social.

En el documento aun cuando, no es oficial,  porque los diputados de la alternativa democrática no son mayoría, igual fue aprobado como un documento informativo para elevarlo a la directiva del Parlamento latinoamericano y tengan conocimiento de cuál es su posición en torno a la grave situación que enfrenta el sector democrático venezolano, que es perseguido y reprimido por el gobierno de Nicolás Maduro.

El acuerdo en cuestión fue suscrito por  la Fracción de la unidad democrática del Parlatino conformada por, los diputados principales: Francisco García (COpei) Timoteo Zambrano, Delsa Solórzano (UNC) José Ramón Sánchez (PJ) y Luis Aquiles Moreno (AD), los suplentes Nicolás Sosa, José Luis Farías (UNT) y Jacinto Ochoa (INDP)

Es importante señalar La fracción parlamentaria del oficialismo aprobó un acuerdo que tiene que ver con la supuesta injerencia de los Estados Unidos en Venezuela y el rechazo al imperialismo, e cual fue aprobado por la mayoría, que tiene el oficialismo.

En ese sentido la Fracción parlamentaria de la unidad democrática aprobó un acuerdo, de carácter informativo, el cual están enviado a todos los organismos internacionales, para que se tenga conocimiento de la postura frente a la detención del Alcalde Antonio Ledezma, las acusaciones de gestar un supuesto golpe de Estado por parte de los factores democráticos, así como exigir que cese la persecución política, como es el caso del diputado a la Asamblea Nacional Julio Borges de Primero Justicia, los 32 alcaldes y 22 por ciento de los diputados  sometidos a juicios.

Insistieron en señalar que este no es un documento oficial, aprobado por el parlatino venezolano, solo es de carácter informativo. También el acuerdo será enviado a todos los Parlamentos y delegaciones que hacen vida en este organismo internacional.


Anexamos el acuerdo



Enrique Márquez: "las parlamentarias son el inicio del cambio político que el pueblo espera", por @PartidoUNT