10 Últimos

martes, 10 de enero de 2017

Octavio Lepage: Aquí tiene que venir un cambio pacífico, negociado por @Espemar


Por Esperanza Márquez


Octavio Lepage Barreto,  abogado, dirigente y miembro fundador de Acción Democrática. Fue ministro del Interior durante la presidencia de Jaime Lusinchi y en 1993 Presidente Interino de la República. Nació en el estado Anzoátegui el 24 de noviembre de 1923 y fallece el 6 de enero de 2017.

Justo antes de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, el doctor Lepage nos concedió una entrevista donde se evidenció su claridad, lucidez,  inteligencia y  sentido político. Hoy como  homenaje, luego de su fallecimiento, hacemos un resumen de lo que fue aquella entrevista.

–¿Cómo analiza la situación actual del país?

–La situación del país está a la vista de todos los venezolanos y del mundo entero. Venezuela que era un país próspero porque el petróleo producía suficientes ingresos para llevar un nivel de vida satisfactoria, eso se ha derrumbado, nosotros los venezolanos estamos no digamos pasando hambre, pero comiendo mal e insuficiente.

En estos días escuché por la radio a una nutricionista infantil alarmadísima porque, según ella, como los niños no ingieren las suficientes proteínas corren el riesgo de convertirse casi en débiles mentales y eso es atribuible ciento por ciento a este gobierno.  Yo hablo con amigos que van a cruceros que pasan por las islas del Caribe y me dicen que sienten vergüenza y rabia porque en islas pequeñas los mercados están muy bien surtidos, se encuentra de todo y aquí hay que hacer colas interminables y al final son muy pocas cosas las que se pueden comprar.


–¿Cómo concibe las elecciones parlamentarias de este próximo domingo 6 de diciembre?

–No las concibo como que se va a elegir una nueva Asamblea Nacional y aquí no ha pasado nada y aunque la oposición tenga la mayoría va a continuar el Gobierno tal como está, eso no es posible, el país no lo soporta y yo diría que el mundo entero no lo soporta. Aquí hay que buscar una fórmula que ojalá sea consensuada, pacífica, una salida política, una transición política hacia un gobierno adaptado a las características de la política actual. Ya las dictaduras son una rémora del pasado, un anacronismo como las dictaduras totalitarias tipo cuba.

–Usted me dice que este domingo se va a elegir una Asamblea, pero ese debe ser el primer paso para un esfuerzo político consistente que permita una transición a una manera distinta de gobernar. ¿Usted cree que el Gobierno esté dispuesto  a aceptar una transición, tomando en cuentas las palabras de Diosdado Cabello?

–Es que no es solamente Diosdado Cabello, sino que el que es hoy presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha dicho y lo ha venido repitiendo reiterativamente, casi diariamente, que si gana la oposición, que va a ganar por cierto,  él saldrá a la calle para ponerse al frente del pueblo para evitar que parezca la revolución. ¡Si ha perdido las elecciones es porque el pueblo le dio la espalda!, entonces no sé con qué pueblo va a salir a la calle, tendrá que importar gente de Cuba o de otra parte.

Maduro también habló de que aquí se va a producir una masacre que es una represión sangrienta e indiscriminada contra todo el que proteste y eso no puede ser en el Siglo XXI, ese es un lenguaje anacrónico. Eso lo hacen para asustar, para intimidar, pero la gente ahora en lugar de asustarse se ha indignado. Este es un país de indignados dispuesto a ponerle fin a esta etapa tan oscura y tan triste de la historia venezolana.

–¿Qué es Venezuela en este momento?

–Un país arruinado, un país que da lástima, que mira con sorpresa el resto del mundo y preguntándose cómo los venezolanos pudimos permanecer pasivos ante esa destrucción masiva del país.

–¿Cómo drenar esa indignación que invade a los venezolanos en estos momentos?

–Yo espero que esa indignación se manifieste este  6 de diciembre y que la gente acuda a votar en masa, sin miedo, para llevar diputados de oposición a la Asamblea Nacional.

Ahora, te reitero que eso no es suficiente, ese puede ser el punto de partida de desarrollos políticos más o menos rápidos para que la situación del país cambie y yo soy partidario de una fórmula de transición pacífica. Aquí tiene que venir un cambio pacífico, negociado, consensuado tipo  salida como Chile y como España, pero un cambio urgente.

–¿Cómo concibe el futuro?

–Si mañana los aspirantes, con pleno derecho, a ser presidentes se empeñan serlo todos al mismo tiempo y se dividen las fuerzas va a ser bastante difícil reconstruir a Venezuela, entonces se impone un entendimiento pragmático de todos los aspirantes con derecho a ser presidentes a no ser obstáculo para una fórmula común que les permita enfrentar a los adversarios.

09-01-17