10 Últimos

jueves, 10 de agosto de 2017

“Boto tierrita y no juego más” por @froilanbarriosf


Por Froilán Barrios


La población venezolana que lucha por restablecer el hilo constitucional ha sido sometida en los últimos días a duras pruebas. La primera: presenciar la instalación impune de una constituyente comunal truculenta y luego conocer la decisión unilateral de la MUD de inscribirse a las regionales, sin un mensaje de contenido que justificara la decisión, da la imagen de una oposición buscapuestos que pareciera olvidar la gesta heroica tras 4 meses de protestas, con el saldo trágico que conocemos.

Desde 2015  esta mayoría opositora se ha expresado con datos precisos: el 6D de ese año y en la reciente consulta del 16J, cercanos a los  8 millones de votos, además con decenas de movilizaciones de millones de asistentes a nivel nacional, indican hasta la saciedad que los venezolanos aspiramos a reconquistar pacíficamente el sistema democrático.

De allí el brutal impacto psicológico de ver avanzar a una turba de analfabetas funcionales, electos con votaciones exiguas y manipuladas, para decidir el destino de la nación, por ejemplo. En el marco territorial un municipio de 9.000 electores  elige 1 diputado, al igual que un municipio de 200.000 electores; si vamos al ámbito sectorial, el caso de pensionados constituyentes electos con 500 a 2.000 votos, igual al resto de sectores, pescadores, servicios, en una especie de corte de mamarrachos con poderes plenipotenciarios.


Por tanto, el error garrafal de la MUD es saltar hacia adelante ignorando el modus operandi de la jauría y no reconocer la sensibilidad popular ante la tragedia. Se debe partir de la constatación de una dictadura que no irá nunca más a consulta universal alguna, que solo espera agazapada la posición del adversario para actuar. De esta manera, si la oposición no inscribe candidatos, adelantará las elecciones de inmediato; pero si los inscribe, recurrirá al delito de violar una vez más la Constitución, suspendiéndolas mediante su comodín: la constituyente fraudulenta. Lo que determina la estrategia de llevarlos al escenario de reconfirmación del totalitarismo inscribiendo candidatos opositores. En definitiva, estamos en un contexto no convencional en el cual el que se equivoque menos opción de triunfo tendrá.

Por tanto, los candidatos opositores que se inscriban solo serán un señuelo ante la vorágine oficialista, que buscará inhabilitarlos con toda suerte de trampas, pues el proceso será libre y universal cuando se restablezca el Estado de Derecho, si no véanlo en los sindicatos. Al saberse perdedor, el gobierno utiliza el CNE y el Mintra para impedir elecciones en las federaciones de trabajadores petroleros, Sidor, ministerios, etc.

En definitiva,  el régimen  quemó  las naves. No regresará jamás a la democracia, selló su suerte, embriagado de poder ha trazado su destino. De ahora en adelante, a partir de la instalación de la constituyente comunal, debe establecerse una línea ineluctable del pueblo en su lucha hasta derrocar la dictadura. Así que todas las fuerzas internas de la sociedad deberán unirse: trabajadores, empresarios, partidos políticos, juventud, Iglesia, fuerzas armadas constitucionales,  en un frente de salvación nacional hasta rescatar la democracia, contando con el apoyo demostrado de la comunidad internacional
Las elecciones regionales son una circunstancia, no el centro del problema. Para superar la tragedia es esencial echar abajo la dictadura. El mensaje opositor debe contener claridad y esperanza para desplazar la actual frustración y confusión de la población.

09-08-17