10 Últimos

viernes, 2 de diciembre de 2016

El Hogar Obrero, cooperativa ejemplo de resiliencia por @oscarbastidas25


Por Oscar Bastidas-Delgado


He visitado la Cooperativa "El Hogar Obrero" Cooperativa de Consumo, Edificación y Crédito Limitada fundada el 30/07/1905 con “bases rochdaleanas”por Juan B. Justo, Nicolás Repetto y otros cooperativistas y socialistas de entonces.

Es la primera cooperativa argentina, también la no europea en ser admitida en la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), y la de mayor longevidad al sur del río Colorado: 111 años bien cumplidos.

La visita estuvo cargada de una emotividad colectiva. Me recibió su Consejo de Administración en pleno con la presencia de cinco ex presidentes, entre ellos el ingeniero Rubén Emilio Zeida, amigo y facilitador de la visita que pocos días antes había dejado ese cargo, y su sucesor el arquitecto Julio José Ciaschini experto en refacción de viviendas y locales. Reunir tantas personas conesas experienciassolo es posible en Organizaciones de Economía Social (OESs) ya que son constituidas para enfrentar problemas, no para generar ganancias, y mientras existan las razones de constitución sus miembros permanecen en ella conservando su memoria histórica y equipos con conocimientos.Los compañeros presentes me pidieron opinar sobre el cooperativismo latinoamericano, sus problemas y tendencias, incluyendo el caso venezolano, generándose una interesante conversación.

El Hogar Obrero es una interesante muestra de la capacidad de resiliencia de las cooperativas cuando sus asociados tienen claridad en los objetivos relativos a la satisfacción de sus necesidades y las de la comunidad, lo que no significa que sean inmunes a los efectos de crisis financieras y económicas.Según la ACI, “el modelo empresarial cooperativo es versátil y flexible, con una identidad compartida y una unidad de propósitos, que lo convierten en el único modelo organizacional que dispone de una definición y unos principios y valores reconocidos internacionalmente que, además de permitirle adaptarse a casi cualquier sector de la actividad económica, le concede las mejores condiciones para la resiliencia como lo demostró con la crisis financiera del 2008 de la cual las cooperativas emergieron prácticamente sin daños algunos”.


Ella se vio seriamente afectada por la confiscación de depósitos bancarios decretada por el gobierno de Menem en 1989 (Plan Bonex) para contener el déficit cuasifiscal y la hiperinflación de fines de 1990, binomio que la hizo perder más del 70% de su capital provocándole alta insolvencia y numerosas demandas de origen laboral y/o fiscal. Ante esa situación demostró su capacidad de resiliencia combatiendo durante dos décadas la complejidad de un Concurso de Acreedores aliado a la "asfixia financiera" originada en la lentitud de la Justicia para autorizar la venta de bienes y cancelar las demandas.

Ganó el combate y evitó el cierre gracias a un trabajo en equipo que no perdió de vista la condición cooperativa y el valor de honrar compromisos; retomó con fuerzasu razón de existencia reorientando sus acciones hacia la construcción y financiamiento de viviendas en condiciones favorables a sus asociados con lógicas y métodosdiametralmente diferentes a los del sector bancario,tanto en la selección de los necesitados como en las modalidades de financiamiento y el comportamiento ante los morosos. Fueron dos décadas de esfuerzos tesoneros con una ingeniería financiera que no cedió en sus propósitos de recuperar una organización útil.

A más de un siglo de fundada son varios los barrios y edificios cooperativos construidos y habitados por sus asociados como numerososlos convenios con instituciones de la economía social y otrasen cuanto a servicios turísticos y actividades recreativas y culturales en aras de elevar las condiciones de vida de la clase obrera y su acceso a mayores estándares de vida de conformidad con los preceptos socialistas de sus fundadores y con base enemprendimientos asociativos con bases solidarias.


02-12-16