10 Últimos

miércoles, 14 de diciembre de 2016

La hora de las definiciones, @laguana




Por Luis Manuel Aguana, 13/12/2016

Hace poco comentaba en una reunión, que en la Venezuela de estos tiempos de incertidumbre, se estaban dando mucho aquellas situaciones que dramatizaba jocosamente Joselo, el mejor cómico que tuvimos en el país “cuando éramos felices y no lo sabíamos”.

Recuerdo aquel famoso "sketch" que hacia Joselo donde increpaba a alguien diciendo: “Decídete! O eres molusco o eres marisco”, aludiendo precisamente a una situación donde una persona quería aprovecharse de algo, aparentando estar de un lado, cuando en realidad estaba en otro. En el momento justo el personaje de Joselo los enfrentaba gritándoles: ¡O eres molusco o eres marisco!

Aunque esa referencia la usaba el cómico con un brutal doble sentido, no dejaba de tener razón, y hubo un tiempo en que los venezolanos usamos los moluscos y los mariscos de Joselo para aludir situaciones similares.

La gente se olvidó de eso y cuando ahora se presentan esos casos donde el dicho cabe como anillo al dedo, a veces provoca decir como decía  Joselo, aunque los muchachos de ahora no entiendan lo que estas diciendo. Eso es lo que esta pasando con el agotamiento de las opciones políticas que le han quedado al país luego de la muerte del Referendo Revocatorio.

El venezolano nunca quiere perder una. Es un rasgo cultural. Nadie quiere aparecer perdiendo aunque la opción que hayan escogido este muerta y en avanzado estado de descomposición pero todavía insepulta al seguir intentando caminos que terminarán en lo mismo que el Revocatorio al no terminar todavía de entender que estamos lidiando con una dictadura.

Quienes no creímos que el Referendo Revocatorio llegara a buen término, y lo advertimos así en reiteradas oportunidades (solo lean las entradas de este blog desde hace dos años)  continuamos trabajando como lo habíamos venido haciendo desde hace años en construir una base de sustentación jurídica, política, técnica y organizativa para hacerle un planteamiento serio al país, porque de una manera u otra preveíamos que quienes hasta ahora han conducido los destinos de la oposición terminarían frustrando a los venezolanos.

Ese planteamiento se realizó el 17 de Mayo de 2016 con la presentación al país de la Alianza Nacional Constituyente (ver xxxx). Considerábamos -y seguimos considerando- que la solución del país pasa por la convocatoria a los venezolanos a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario, para reconciliar y reconstruir al país en paz.

Debemos decir con responsabilidad que aun cuando los factores políticos todavía insisten en pretender que la solución es otra, los hemos intentado convencer de seguir también esta vía, aun cuando fuera en paralelo. No les interesó. En lo personal creo que temen que si de verdad el pueblo se empodera, ellos desaparecerían más rápido que el régimen.

Y eso es cierto en parte. Pero lo que debería desaparecer es la actual manera de hacer política, donde todo el poder está concentrado en ellos y no en los ciudadanos, que es lo que buscamos finalmente con el proceso constituyente.

Desde la Alianza Nacional Constituyente hemos propuesto al país una ruta que tiene 4 aspectos fundamentales que lo sostienen y le dan la seriedad y firmeza a nuestro planteamiento:

1) Un Proyecto País para Venezuela, basado en más de 14 años de intercambio institucional y político que recoge el sentimiento de cambio de todas las regiones del país hacia un autentico proceso de descentralización política, administrativa,  financiera e institucional que convierta a nuestro país en un Estado verdaderamente Federal. Este ha sido el anhelo de todos los Estados desde nuestra fundación como República. Se denomina Proyecto País Venezuela Reconciliada vía Constituyente;
2) Las Bases que sustentan el Proceso Constituyente de carácter Originario, que indica en que se fundamenta constitucionalmente nuestra propuesta y cómo se llevara a cabo desde el comienzo hasta el final. Se denomina Bases Constituyentes, Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio;
3) Una organización de organizaciones en Alianza en pleno proceso de construcción en todo el país para llevar a cabo el proceso de recolección de mas allá del 15% de manifestaciones de voluntad de los electores, con garantía plena de confidencialidad para la protección de las firmas de las ciudadanos, indicado en las Bases Constituyentes, que es y será el soporte fundamental para hacer valer el Proceso Constituyente de carácter Originario ante el pueblo de Venezuela;
4) Procedimientos, metodologías y documentación acerca de lo que hacemos, para qué lo hacemos, cómo lo hacemos y con quien lo estamos haciendo. Esto pasa por enseñar el abecedario de este proceso completamente inédito a todo el que nos desee aportar y del cual tuvimos que construir las herramientas de trabajo para hacer algo completamente nuevo en nuestro país.

En este sentido no estamos improvisando una solución. El equipo nacional que se constituyó como Alianza Nacional Constituyente viene de la base de los Estados hacia Caracas, a la cual ha sido tan difícil de convencer como a las fuerzas políticas -que hacen más vida en la capital que en el resto de Venezuela-  de la solución Constituyente Originaria. Seguimos trabajando en eso con resultados muy alentadores hasta ahora.

Luego de explicar todo esto y los esfuerzos de trabajo invertidos, es ahora cuando el país empieza a entender por la fuerza de los hechos y la irresponsabilidad de la dirigencia política opositora, que no existe otro camino que transitar que el camino Constituyente de carácter Originario.

Y es allí donde comienzan a aparecer diversidad de personajes que dicen ahora creer de manera inesperada pero muy interesada en el proceso constituyente cuando antes lo rechazaban, y que por alguna razón piensan que tenemos dos días en el camino, y sin ninguna experiencia en el tema pretenden de entrada discutir criterios y cuestionar el trabajo realizado, sin sopesar que la ruta ya tiene seguidores con una estructura construida, y que lo que buscamos no es modificarla sino afianzarla con todo el apoyo que podamos conseguir. Conservando las distancias, eso es como si yo intentara inscribirme en Acción Democrática y pretendiera el primer día discutir con ellos el color blanco de su agrupación y cambiarle el nombre al CEN del partido porque ellos saben de colores y organizaciones.

Los aliados que deseen verdaderamente colaborar con nosotros para llegar a un proceso constituyente originario tienen en la Alianza Nacional Constituyente las puertas abiertas. Queremos unir las voluntades de aquellas personas y organizaciones que realmente deseen conocer nuestro Proyecto y trabajando juntos lo mejoremos, pero deben creer genuinamente en él y trabajar con nosotros para que lo conozcan. Por favor abstenerse aquellos que solo deseen aparecer en la foto porque ahora el proceso esta “de moda” en la opinión pública. Inmediatamente los reconocemos. Llego la hora de las definiciones. A partir de ahora indagaremos como Joselo, ¿eres molusco o eres marisco?

Twitter: @laguana