10 Últimos

viernes, 16 de diciembre de 2016

Nuevo currículo escolar es ambiguo y pone en desventaja a la educación oficial



MUD 15 de diciembre de 2016
@unidadvenezuela

Para la profesora e investigadora Nacarid Rodríguez, el nuevo currículo escolar que se aplicará en las escuelas oficiales presenta imprecisiones, ambigüedades y deja en desventaja a la educación oficial.

Rodríguez, quien también es especialista en orientación del Instituto Pedagógico de Caracas, destacó que los lineamientos para el proceso de transformación curricular en todos los niveles y modalidades del sistema escolar, contenidos en la resolución 0143, son los mismos que hace unos meses se iba a aplicar solo en la educación media, pero que “de golpe y porrazo” la ponen para todos los niveles y modalidades.

La especialista cuestionó la redacción del documento debido a que hay elementos que hacen pensar que fue realizado de manera apurada. En este sentido, dijo que no se entiende “por qué dice que a partir del año escolar 2016-2017, que empezó en septiembre, y estamos en diciembre, se inicia el proceso de transformación curricular en todos los niveles y modalidades del territorio nacional, y no habla del sistema educativo sino del territorio nacional”.

Considera que eso refleja que la resolución se sacó de forma apurada, sin cuidar los detalles. Destacó que también es ambigua la convocatoria que se hace a los educadores para coordinador, planificar y organizar un proceso abierto de reflexión, discusión y debate sobre el currículo.

Destacó que desde 2015 anda “rodando” ese sistema y, según las autoridades gubernamentales, se aplicó en 68 liceos, pero nadie conoce el informe con los resultados de esa experiencia. “Ellos dicen que fue buena, pero las evidencias y el informe no están”, dijo Rodríguez, quien agregó que al no especificar, se podría presumir que incluye a la educación superior, aunque el Ministerio que adelanta el programa no tiene competencia en ese nivel.

En cuanto a la preocupación de varios sectores y representantes por la presunta eliminación de asignaturas para usar el concepto de áreas, dijo que ese formato es viejo, se ha usado muchas veces. “Lo malo es que no sea bien explicado y especificado”, precisó.

Añadió que se supone que materias como física, química y biología no desaparecen sino que las autoridades lo que quieren hacer es algo muy viejo en pedagogía, pero muy difícil de poner en práctica, que es la enseñanza multidisciplinaria.

Insistió en que primaria, generalmente, es por áreas, pero en educación media se supone que se requiere un conocimiento más profundo, por lo que es muy discutible que no aparezcan separadas.  Considera que si se permitiera a los docentes estudiar situaciones o problemas reales, donde se integren áreas, podrían darse quizás resultados positivos, por ejemplo, analizar “¿por qué no hay arroz en Venezuela? o ¿por qué ha disminuido la producción petrolera?”.

Otro elemento que considera confuso es que se indica que el currículo lo hacen los docentes en los liceos, que ellos van decir qué es lo que van a dar, pero en los lineamientos se mencionan los nombres de las áreas, pero no los contenidos, por lo que cada liceo la dará a su manera.

Desfasado

En su opinión, el currículo también es desfasado y atrasado. Refirió que en la actualidad los sistemas escolares se hacen por diseño de competencias, porque es más orientador puesto que se indica los fines, logros y metas para que lo entienda todo el mundo. Pero el que se ha presentado es solo enunciativo.

“Parece que sea obligatorio para la educación oficial y que dan tiempo a la privada para que lo ponga en práctica”, dijo Rodríguez, quien manifestó estar de acuerdo con que es necesario un nuevo diseño curricular, dado que el de primaria es de 1997 y el de media de 1983, pero bien elaborado.

También cree que hay cierto descuido con el área de ciencias naturales, pues disciplinas como física, química, biología, entre otras, requieren de laboratorios y recursos para dictarlas de manera adecuada.  “No hay financiamiento, todo lo dejan a los docentes, padres y alumnos para que vean cómo resuelven”, manifestó.

La licenciada en Educación de la Universidad Central de Venezuela cuestionó además que el Ministerio nunca haya fomentado las bibliotecas escolares o de aulas, y que casi prohibió que en las escuelas oficiales se reciban libros y se les exige que no compren libros. “Si no hay bibliotecas, ni laboratorios, entonces  lo único que van a tener los alumnos es la Colección Bicentenaria, que ha sido criticada por varios factores, entre ellos, la ideologización”.

Ante esta situación, considera que existe una discriminación negativa hacia la educación oficial, por lo tanto las diferencias que hay entre la educación privada y oficial se van a profundizar. “Los alumnos que van a la escuela oficial son, por lo general, los de menores recursos, entonces ellos van a recibir  la educación más pobre, cuando debería ser al revés. Si yo quiero inclusión hay que darle a los de menos recursos mejores locales educativos, mejor dotados y mejores docentes”, explicó.

Garantizar alimentos

Agregó que existe una gran deserción escolar que no se contabiliza y que este año se ha visto agravada por los problemas para la alimentación. “En vez de inventar esto, deberían garantizar la comida en las escuelas para que los niños vayan, y también el transporte”, añadió.

Sobre cómo los docentes abordarán los temas integrales, dijo que según informaciones que ha recibido en algunos liceos tendrían una reorganización, pues al haber menos alumnos se podrían “reutilizar docentes sin horas asignadas y darle algunas”.

No obstante, sugirió que lo recomendable sería ver cómo se lleva eso a la práctica en cada liceo. “En algunos deben haber docentes trabajando en áreas que no son las suyas. Se puede aprender, pero no de forma improvisada”. Agregó que sería distinto si se dijera que se les dictará a los docentes un curso para irlos preparando para que el próximo año puedan dar las clases.

Ratificó que con este sistema curricular no se está dando en lo en lo que realmente se necesita en este momento y a su juicio es un error extenderlo a todos los niveles y modalidades. Insistió en que es fundamental que se publiquen los resultados del presunto ensayo que se hizo en los 68 liceos, si en realidad se hizo, porque al no conocerlos se puede pensar que no se efectuó. “Si eso no se hizo, debe ensayarse primero y podría ser  en un liceo de cada estado para que sirva de modelo para otros, porque de lo contrario se crea gran confusión. Esta propuesta es bastante improvisada, poco apropiada y no le da ventajas a la educación oficial, más bien la pone en desventaja”, enfatizó.

Que todos pasen                                  

Rodríguez también se refirió también a la resolución 0412 sobre la educación para jóvenes y adultos, donde se establece el nuevo sistema de calificaciones del 1 al 5 y  cuatro áreas de enseñanza que sustituyen a las asignaturas tradicionales: lengua, cultura y comunicación; matemáticas; ciencias naturales y memoria; territorio y ciudadanía.

En relación con el nuevo sistema de calificaciones, precisó que no crea una gran diferencia en lo que es más importante que son los procesos de enseñanza y también en mejorar la calidad de la educación. “A mi modo de ver es otra manera de calificar, es una escala de cinco puntos que aquí en otra época se ha usado de 7, se experimentó con una escala más pequeña en una época que iba del 1 al 100, después del 1 al 20, hay instituciones también que usan escalas más pequeñas… Ellos señalan en las calificaciones una serie de descripciones que para mí es donde puede estar el problema, pues son poco claras, son ambiguas”, dijo.

Sobre el particular, destacó que en el 1 dice la resolución que son “logros muy escasos el estudiante deberá cursar el área correspondiente”, lo que resulta poco claro, dado que no se indica qué son logros muy escasos.

Algo similar ocurre en el 2  que dice “logros insuficientes. El estudiante deberá realizar actividades complementarias para alcanzar el mínimo aprobatorio”. Rodríguez insiste en que tampoco precisa qué son logros insuficientes y debería decirlo sobre todo porque se trata de una escala nueva.

“Los tres puntos son logros suficientes, calificación mínima aprobatoria. Con tres se pasa pero no me estás diciendo cuáles son los logros suficientes… El 4 dice logros mayores de los establecidos en la mayoría de los criterios del área, es una cosa bien mal escrita,  eso no es nada claro ni es orientador para el docente ni para el alumno. El 5 señala logros altos muy superiores a los establecidos en todos los criterios del programa del área. Me parece que esto está muy mal explicado que no orienta ni los docentes, ni a los representantes ni a los alumnos sobre cómo se va a utilizar esa escala”, expresó.

Considera que esa escala está destinada más bien a que la mayoría de las personas pasen de grado. “Es una intención que ha habido en este gobierno casi todo el tiempo y también hay un documento significativo que salió hace dos meses que lo llaman la Batalla por la Reducción de la Repitencia… Este gobierno todo el tiempo ha estado tratando de que la gente sea promovida aunque no tenga los requisitos. A ellos la calidad no les interesa a tal punto que hablaban que la calidad es la inclusión, no es lo mismo, es más para que haya inclusión tiene que haber calidad… No les interesa elevar el nivel de conocimiento de la población, acá parece que lo que importa es que los niños vayan a la escuela y hagan lo que hagan pasen”, ratificó.

MUD
@unidadvenezuela