10 Últimos

viernes, 27 de enero de 2017

¿Por qué la materia Química entra en minusvalía en el nuevo currículo escolar? Por @mabelsarmiento


Por Mabel Sarmiento


El docente Ángel Cacique, preocupado por los cambios curriculares recientes, se pregunta por qué las materias científicas no tienen el mismo peso en las horas académicas. En el caso de Química plantea que, siendo Venezuela un país petrolero, esta debería ser una asignatura relevante en el pensum.

En respuesta a su inquietud, el profesor Tulio Ramírez, doctor en Educación, sociólogo, abogado y coordinador de postgrado de la Universidad Central Venezuela (UCV), sostuvo que el número de horas del Área de Ciencias Naturales —en la cual se incluyen física, química, biología y geografía económica— se disminuyen con respecto al pensum vigente, donde la sumatoria de estas asignaturas por separado representaría más de las seis horas.


                             

Explicó que esta es la consecuencia de aplicar una estrategia didáctica que supone el trabajar por proyectos, con la mirada multidisciplinaria de lo que antes eran asignaturas.

“Podría ser una estrategia interesante, pero en Venezuela no hay suficientes profesores para trabajar en equipos multidisciplinarios, al final este déficit haría que un profesor termine dando contenidos del área en la cual no fue graduado por lo que se perdería en profundidad y se sacrificarían contenidos que solo un experto en la disciplina podría enseñar. Pero este es otro asunto que lo hace poco viable”, finalizó.


Una farsa

También para el profesor investigador de Memoria Educativa, Luis Bravo, una cosa es el contenido y otra el tiempo pautado en el diseño para las “disciplinas científicas”. Expresó que se reducen las horas de las disciplinas según un horario que circuló, mientras que el contenido, en particular el tiempo dedicado a cualquiera de los contenidos científicos, dependerá de la especialidad del docente y de sus inclinaciones didácticas.

A su entender, la enseñanza de las ciencias en lo propuesto no es disciplinaria sino de contenidos integrados en proyectos propuestos por el docente o el establecimiento educativo, y como ese tipo de Unidad Curricular no es fácil de programar, el docente trabajará como sabe hacerlo, es decir disciplinariamente.

“Para que no ocurra lo que teme Ángel, a quien conozco desde hace tiempo, tiene que proponer fórmulas de integración que no lesionen los contenidos fundamentales de las especialidades [química, física y biología]; además de formar a los docentes en ello. Nada de eso ocurrió y la Micromisión diseñada fue una farsa politiquera para darle empleo a la sobreoferta de maestros integrales formados en la Misión Sucre“.

En resumen, dijo, se quiso implantar una reforma curricular con un diseño integrador y se hizo tarde y mal, sin pulsar la resistencia natural de la comunidad educativa. “Y como siempre ocurre, la gracia se tornó en morisqueta lamentable”, concluyó el docente.

Foto y video: Miguel González

24-01-17