10 Últimos

lunes, 31 de julio de 2017

Tulio Monsalve: Si la abstención es alta influirá en la legitimidad de la constituyente por @contrapuntovzla


Por José Luis Carrillo


El psicólogo social y experto en negociaciones, identifica siete escenarios en la elección de este 30-J, en los que la violencia está presente. Insiste en que pese a la crispación, las partes enfrentadas aún pueden llegar a negociar

Para Tulio Monsalve, psicólogo social y experto en negociación, al Gobierno nacional no le quedó más remedio que convocar una Asamblea Nacional Constituyente para buscar el entendimiento entre los venezolanos. Sin embargo, admite que el Ejecutivo enfrenta un gran reto en cuanto a lograr una participación aceptable en los comicios, ya que una alta abstención restaría legitimidad a los futuros representantes del poder originario.

Monsalve, quien fue profesor de la Universidad Central de Venezuela durante 40 años y estudió en Francia, donde vivió los acontecimientos del Mayo Francés (1968), observa siete posibles escenarios que se desprenden de las elecciones de constituyentistas este domingo 30 de julio, en seis de los mismos observa acciones de violencia, cada uno con mayor intensidad y repletos de complicaciones para la población del país. Coincide en que estamos en un momento de máxima polarización y que ello resta posibilidades a un entendimiento, sin embargo, estima que aún es posible que los bandos enfrentados puedan llegar a un acuerdo que permita la convivencia ciudadana.

“Lo que falta es la voluntad de los seres humanos. Los negociadores tienen lo que se denomina divisas, y en la negociación se cambian divisas. Pero la situación de crispación es lo menos ventajoso para una negociación porque no hay manera de nos veamos como humanos. Creo que definitivamente la posibilidad de llegar a un acuerdo y convenir a una negociación siempre está presente”, expresó Monsalve en entrevista exclusiva con Contrapunto. 



–Parece, por los escenarios que se presentan, que no va a haber paz para Venezuela, ¿qué va a pasar a partir del lunes 31 de julio luego de haberse cumplido el proceso electoral de este domingo 30-J? ¿Se van a acabar las guarimbas? ¿Los van a meter a todos (los opositores) presos?

–Al comenzar, la ANC determinará las prioridades, el tipo de estructura del Estado que tenemos. Si comienza la asamblea a funcionar y comienza a tener enfrentamientos con igual o más reciedumbre que la que se está dando, obviamente va a tener que actuar para defender lo que le corresponde que es el mantenimiento del orden político, económico y social que le fija la Constitución a ese cuerpo. Ya la responsabilidad por mantener el orden no va a ser solo de los cuerpos de seguridad pública, sino parte de la responsabilidad será de la constituyente, ella verá cómo va a actuar.

“Viene el otro tema, que exista la tentación de que una persona dentro de la constituyente quiera tomar partido contra alguien o defensa de alguien, ¿pero los 200 y tantos van a actuar de igual forma que esa?”, agregó.

–¿Hay riesgo de que se actúe como una especie de tribunal de inquisición o como el Comité de Salvación Pública de la Revolución francesa, para impartir una supuesta justicia para garantizar el orden?

–Puede ser porque el humano tiene extravíos obvios pero si hay un grupo que tiene extravíos, como en la Revolución francesa un grupo, los girondinos, creó el Comité de Salud, hay también los jacobinos que piensan diferente. Históricamente quedan dos fracciones allí. Por mayoría un grupo decidió tomar medidas contra Danton y ejecutarlo, eso puede pasar porque el ser humano tiene sus vestigios y cosas de sus odios personales, pero no todo el mundo está impregnado de ese espíritu. No es que va a llegar allá un grupo de desaforados en motocicletas que vienen de lo que llaman “los colectivos” a tomar la justicia por su mano, y otra cosa es que una gente, que está redactando un documento, proponga unas normas constituyentes que digan que a todo aquel que reclame o esté en contra, o active el 350, lo van a fusilar. 


–¿La Constitución no pierde vigencia hasta que se apruebe la nueva o la ANC puede aprobar leyes que colindan con la Constitución actual?

–Puede pasar pero yo quiero otorgarle una mínima dignidad a la gente que estará en esas posiciones para que tengan suficiente templanza para no tomar la justicia por la mano.

–¿Cómo quedan los actos que haya hecho la constituyente si es verdad que el chavismo no tiene la mayoría y el pueblo venezolano vota en contra de la nueva Constitución?

–No ha pasado nada, queda vigente la constitución anterior y la estructura política sigue siendo la anterior, con la Asamblea Nacional (Parlamento) vigente, con todos sus poderes, así como el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial.

–Pero se ha dicho que la ANC podría destituir a la Fiscal, allanar la inmunidad parlamentaria o disolver la Asamblea Nacional, luego el pueblo puede decir no a la nueva Constitución, pero los actos valieron.

–Se va a restituir a las personas que estaban en esas posiciones al lugar donde estaban antes.

Monsalve añade que aunque se tenga el acto, se cuenta con la manera de buscar la perfectibilidad jurídica o social y política del mismo con el referendo del pueblo. “El que le da la legalidad y legitimidad al acto asambleario es el pueblo, que va a decidir si está de acuerdo o no con lo que se hizo y si todo fue tiempo perdido”, insistió.

–Sobre los niveles de participación en la elección de este domingo ¿si la abstención es muy alta influye en la legitimidad?

–Absolutamente, porque aunque no haya una acción de competencia, sí existen medios para establecer comparaciones y el humano, de una u otra forma, una de sus grandes virtudes y problemas es que siempre está calificando, veo a una persona y la califico, es gorda, flaca, negra, blanca... 

Entre mayor sea la votación, mayor el nivel de reconocimiento al acto que estás ejecutando, no hay ninguna duda, por eso la preocupación del gobierno por tratar de motivar que la mayor cantidad de personas asistan al acto .

–¿Cuánto sería una participación que legitimara el resultado? ¿Igual a la que obtuvo el presidente Maduro en 2013?

–Seis millones es una cifra que pudiera ser aceptable, no objetable.

–¿Y una percepción baja?

–Si hablamos de dos millones sería una cifra deleznable, el reconocimiento de lo que como tesis se plantea de la impopularidad del gobierno. 


Los escenarios posibles

Escenario uno: El gobierno debe llegar a este domingo 30 de julio evitando que se abran escenarios de destrozos masivos, porque lo que está previsto, y todavía hay el peligro que hubiese destrozos colectivos en ciudades, ataques de civiles a estaciones militares para crear una situación que produzca una tensión mayor de la que viene dándose y suponer que ese factor alentador de esas posiciones pueda llevar a un enfrentamiento buscado por la derecha.

Escenario dos: Es el de la violencia y sobre todo el de la violencia de EEUU en lo económico y comunicacional y ese escenario engloba desde el Departamento de Estado hasta a la Exxon Mobil.

Escenario tres: Instalación de un gobierno "en el exilio", por parte de la oposición, pero paradójicamente dentro del país. Ese gobierno tiene un pie que es el de los nombramientos de magistrados del TSJ que hizo recientemente la AN.

Escenario cuatro: EEUU desconoce al gobierno de Maduro como acompañamiento al escenario anterior. Al hacerlo comienza un apoyo económico, militar y diplomático al gobierno "en el exilio" que se está tratando de formar con la figura de un presidente sin elección y crear un parapeto, una cabeza de playa para una invasión. Estamos hablando de la ocupación a lo mejor de algún territorio, podría ser algún estado. Es parte de lo que puede suceder, de lo que podría ocurrir en paralelo al 30.

Escenario cinco: Una nueva forma de violencia que podría centrarse en el corte de accesos y vías a zonas urbanas importantes. Quizás en otros países se ha logrado pero no con la magnitud que pretenden ellos darle. Hay un componente de este escenario: atacar con grupos de choque y paramilitares en zonas populares, convertirlas en centros de enfrentamiento con paramilitares que tienen instalados en zonas de Petare. En la actualidad actúan como matones de barrios. Buscarían asediar e incendiar instituciones públicas, incluyendo hospitales, canales de televisión, unidades de producción de generación eléctrica... y continuar con actos vandálicos de los más significativos. En este escenario está el uso de armas largas y pesadas, morteros, ataques contra las fuerzas de seguridad, esperando una respuesta. 

Hasta ahora los enfrentamientos que se han dado son de dos mil personas en un sitio que se enfrentan a la Guardia Nacional y les sueltan agua y les tiran bombas lacrimógenas. Pero cuando venga un ataque de este tipo, el accionar de este cuerpo militar, este escenario es justamente hecho con la intención de esperar una reacción desmedida del Gobierno frente a ese asedio al que puede ser sometido.

Escenario seis: Económico. El objetivo es apretar más, bloquear las líneas de importación de comida. Es parte del escenario que se va a manejar y también todo lo que implica la manera de distribuir los locales de abastecimiento, quema de camiones de distribución de alimentos.

El siete es estrictamente comunicacional: Legitimar e imponer un imaginario. Querer transmitir la acción de la calle, presentarla como algo justo, como épica y necesaria ‘ante la violencia del Estado, no nos dan comida, tenemos que aplicar el decreto constitucional 350 para enfrentarme a esta circunstancia’. Es épico porque el mensaje comunicacional va seguir inflamando a estas personas presentándolas como héroes, figuras que responden a un anhelo superior, dispuestos a entregar su vida porque esta causa tenga sentido”.

–El presidente Nicolás Maduro ha dicho que la constituyente es para lograr la paz pero no veo la paz por ninguna parte en los escenarios de los que habla.

–El escenario de paz es posible porque va a permitir discutir, y no hay otra forma de que hagas una propuesta constituyente que no sea discutida. Hay que dejar claro que la constituyente no está hecha para resolver los problemas económicos, ni sociales. Es para que digamos cómo es la casa que queremos, social y políticamente, el habitar, la armazón, como decir: esta casa va a tener tantas habitaciones con tales y cuales propósitos y, para lograrlo, ¿cómo será la sociedad?: igualitaria, participativa, abierta, democrática y plurisocial y sin ningún tipo de presencia del racismo. Eso va a ser discutido ampliamente y va ser muy difícil que alguien no quiera que aparezca en la Constitución. Un sistema económico que respete la propiedad privada, que permita las formas económicas, sociales, y asociativas entre público y privado, que apoye la inversión para quienes están haciendo industria en el país. 


La negociación: una fórmula que no falla

–¿Era la constituyente la única vía para buscar la paz como dice el presidente Nicolás Maduro o a través de la negociación pudo haberse llegado a negociaciones y acuerdos?

–Pudo haberse llegado a otro mecanismo pero respetando mínimas condiciones. Lo primero que se ha debido discutir para el tema de la paz, es que antes de empezar a discutir se hubiese establecido un conjunto de normas, que las partes convienen en hablar, entre las cuales fijan que no se va a aceptar nada que sea agresivo ni formas inadecuadas de comunicar, etc.

"La primera norma en negociación es que solo se gana aquello que se produzca dentro del intercambio, porque lo que yo conceda es porque forma parte de mis necesidades, pero yo tengo también necesidades. Si en la negociación solo se satisfacen tus necesidades, yo quedo mal; pero en negociación se sabe que cualquier solución, propuesta a una situación, se da con soluciones que a las dos partes les satisfagan. Por ello no puedo llegar antes de comenzar a negociar, diciendo: se debe soltar los presos que califican como tal (políticos); yo no puedo imponer asuntos antes de haber comenzado a negociar. En negociaciones de ese tipo, usualmente, en la primera etapa, cada uno se permite decir, sin ponerse rojo, lo que quiere o necesita. De eso se escoge una agenda y se establece un orden de prioridades, un tema tuyo y uno mío. Eso no se hizo.

El otro punto importante de las cosas que no se dieron, fue que no se fijaron normas, reglas, no se dijo quién es el único autorizado para declarar lo que se hablara”, detalló.


–¿No era más fácil de pronto cumplir con un cronograma electoral, hacer las elecciones que estaban retrasadas y programar las pendientes como alternativa a la constituyente? ¿Por qué cree que se impuso la constituyente?

–Porque cuando alguien propone el acuerdo de las elecciones el primer error de ellos fue el tiempo para pedir el revocatorio del presidente, luego comenzó el tema del accionar violento para buscar el camino a ‘vete ya’ o ‘renuncia’.

Ante esa realidad, flagrante como tal, el Gobierno tomó distancia y buscó la manera de defenderse y la agenda la marcó la violencia y la defensa contra esas posiciones. Ha podido darse, pero ‘vamos a discutir'. Yo retiro la presión del 'vete ya', y de lo inmediato, y yo acepto las elecciones. Obviamente uno puede decir con razón, que hay un cronograma fijado por la ley y que tiene que ser respetado, que la Constitución prevé que las elecciones se hagan... 

Pero los otros actores tenían una conducta totalmente enfrentada que indispusieron anímicamente a los factores del Estado para resolver las cosas por esa vía, pero todo eso es factible.

–¿Qué cree que gana y pierde el Gobierno con la asamblea constituyente?

–Gana la confirmación de una tesis que viene dándose de que no está claro si el rechazo contra el Gobierno y contra el presidente Maduro sea del monto o volumen que la oposición dice. Obviamente que la situación es bien grave, difícil, complicada, algo que uno jamás se hubiera previsto en la vida política y social del país, pero eso implica que una gente molesta en la elección que se dio de la Asamblea Nacional (Parlamento) votó. El grupo que era de los ni-ni votó en contra. Esa fracción que dio su voto (en contra) se dio cuenta de que la AN no respondió los predicamentos que ella misma se había fijado. Ahora niegan (los opositores) que dijeron que con la elección de la AN iban a regresar los alimentos a los anaqueles, iban a bajar los precios, se iban a acabar las colas. Se vio que no hubo ningún movimiento en ese sentido. Otra cosa que el Gobierno gana es que el mundo, la masa que le apoya se ha ampliado de una forma significativa, que no es del 20 % como dicen ellos. A pesar de los terribles errores que el Gobierno ha cometido.

–¿Y la oposición que riesgos enfrenta al no participar?

–El hecho de haber dejado ese espacio abierto es una cuestión que seguirán discutiendo, como aún discuten, por qué no participaron en las elecciones de 2005. La oposición podía ganar con lo de la constituyente un espacio para discutir las cosas. Pero, al declarar, que ni siquiera lo incluyeron en su agenda...

–Entonces, ¿ve posible aún una negociación con este estado de crispación en el que estamos?

–La negociación es la eterna fórmula para resolver las grandes diferencias entre los seres humanos, no existe otra. Me decía un profesor: 'cuando usted no tenga respuesta profesional ante una cosa, vaya a la teoría, en ella va a encontrar una respuesta', y la teoría dice que la negociación, como herramienta humana y política, es invaluable, y además es un recurso permanente.

30-07-17