10 Últimos

sábado, 15 de julio de 2017

Negal Morales: en tiempo real sabremos cuántas personas participan en consulta del 16-J por @contrapuntovzla


Por Vanessa Davies


El representante de Acción Democrática en la MUD asegura que no daba tiempo de cambiar las preguntas de la consulta, tal como lo pidió el chavismo crítico. Descartó que, a partir del 17 de julio, esté previsto realizar un trancazo indefinido

Tiene respuestas para todo. A Negal Morales, representante de Acción Democrática (AD) en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no le faltan las palabras a la hora de defender la consulta convocada por la oposición para este domingo 16 de julio. Asegura que la oposición tiene capacidad técnica para atender a 14 millones de electoras y electores y remarca que ninguna de las preguntas pretende pasar por encima del Jefe del Estado, pero sí "llamarlo a botón" para que negocie.

–¿Por qué no pidieron apoyo del CNE para la consulta?

–No es lo mismo un proceso tradicional, como elegir gobernadores y alcaldes o un revocatorio, que ejercer una consulta popular sobre un tema de interés nacional. Desde el comienzo se planteó como un proceso cívico, ciudadano, de rebelión pacífica y de resistencia no violenta. Es un proceso ciudadano y por eso se decidió no acudir al CNE. La segunda razón es que las últimas actuaciones del CNE dejan mucho que desear, porque puso mil trabas para el revocatorio pero ha mostrado una celeridad impresionante para la constituyente. Tardó 48 días en entregarnos una planilla para el revocatorio y 48 horas para aprobar las bases comiciales de la constituyente. Eso le ha restado credibilidad. Por otra parte, queda muy mal ante el país que Tibisay Lucena, presidenta del CNE, plantee un simulacro de constituyente el mismo día en el que la sociedad civil hace su consulta popular.


–¿Por qué confiar en un proceso sin el CNE?

–Hemos querido que este proceso cívico tenga una legitimidad importante. Hay una comisión de garantes integrada por rectores, porque son rectores universitarios y son los que quisiéramos tener en algún momento en el CNE: gente preparada, imparcial, con legitimidad ante el país. Tener a los rectores en la comisión de garantes da un manto de legitimidad y de seriedad. Además, tendremos expresidentes, observadores internacionales que podrán ver todo el proceso. Estoy convencido de que, hasta los sectores que han apoyado el proyecto del chavismo, están conscientes de que necesitamos reencontrarnos. Pero para dirimir las diferencias se necesita una consulta electoral transparente y abierta.


–Se puede decir que esta no lo es.

–Para nosotros la constituyente no lo es. El Gobierno dice que quiere propiciar la paz y habla de “imponerla”, pero la paz no se impone; la paz se construye. Cuando se impone una posición no se construye la paz.

–¿No lo está haciendo la oposición?

–La oposición no quiere imponer la consulta del 16 de julio. La consulta del 16 de julio no es una imposición; es un mensaje al Gobierno para que escuche al pueblo. Es el pueblo venezolano el que va a enviar un mensaje: no queremos violencia, permítannos abrir un cauce democrático.

No daba tiempo para ajustar las preguntas

-¿Por qué no ajustaron las preguntas de la consulta, como lo pidió el chavismo crítico?

–Si la petición de ajustar las preguntas hubiese ocurrido días u horas antes, si la logística lo hubiese permitido, a título personal hubiese propiciado un debate porque queremos involucrar a esos sectores del chavismo crítico. Pero ya no había tiempo de cambiarlas. El día que hicieron el planteamiento ya teníamos el material impreso.


–¿Por qué un chavista crítico votaría por las preguntas dos y tres, sobre la Fuerza Armada y un posible gobierno de unión nacional?

–Lo que estamos pidiendo es respeto por la Asamblea Nacional electa en 2015. El chavismo, cuando comenzó a perder el poder, comenzó a bombardear las elecciones. El presidente Chávez durante mucho tiempo insistió en que Venezuela era una democracia porque realizaba consultas electorales permanentemente. Pero cuando perdió apoyo popular quitó competencias, creó organismos paralelos. Y la guinda de esta situación fue el 6 de diciembre de 2015. El chavismo radical trabajó para colocar magistrados exprés.

–¿No se llama a darle un golpe al presidente Maduro con la tercera pregunta?

–Lo que se pide es que, mediante una consulta, se haga una renovación de poderes públicos. Las elecciones de gobernadores se saltaron, las de alcaldes ni siquiera se han planteado. Se puede llegar a un acuerdo político para recortar el periodo de Maduro. Entendiendo la crisis del país, que hay muertos y presos, ¿por qué no tener un gesto de grandeza? La otra opción es ocultar lo que está pasando en la calle, decir que no pasa nada.

–¿Esto no es pasar por encima de Maduro?

–Ese no es el espíritu de la pregunta. El espíritu es promover una consulta electoral que permita elecciones para un nuevo gobierno y para ir renovando los poderes públicos. El ánimo de este movimiento no es atropellar a ningún sector, sino hacerles un llamado a quienes hoy están en Miraflores sin querer escuchar el clamor de la gente.

–¿Qué esperan que haga la Fuerza Armada?

–En la oposición no estamos promoviendo un golpe de Estado. Le pedimos a la Fuerza Armada que se coloque del lado del pueblo. No podemos decir que la Fuerza Armada ha jugado un rol institucional ni equilibrado. Nosotros esperamos que forme parte del proceso de reconstrucción nacional. Reclamamos que obedezcan y defiendan la Constitución vigente.


Capacidad para recibir a más de 14 millones de votantes

Las personas que quieran participar en la consulta del 16 de julio podrán votar en cualquier centro, recuerda Morales. “Estamos haciendo un llamado a a la conciencia ciudadana, queremos que cada quien exprese su opinión una sola vez. Pero también vamos a tener muestreos para comprobar que no ha habido duplicidad. La comisión garante ha estado trabajando con equipos técnicos de la MUD para hacer esos nuestros”, aclaró.

–¿Cuáles son las metas reales?

–Tenemos la capacidad técnica para recibir a más de 14 millones de personas, porque en cada punto hay mesas y material para ampliar la capacidad. Una persona puede votar en menos de un minuto. Hay capacidad técnica para recibir a millones.

El dirigente de AD cuenta que no votó por la Constitución de 1999, “pero luego la asumí y hoy la respeto”. Enumera los datos de la crisis económica del país: desnutrición, inflación, cierre de empresas.

–Eso no va a cambiar con la consulta.

–Eso no va a cambiar con la constituyente y no pretendemos que cambie de inmediato con la consulta. Pero queremos que la consulta sea un grito de exigencia, para que eso cambie.


En tiempo real

–¿Cómo van a contar tantos votos?

–Los reportes de participación de ese día estarán prácticamente en tiempo real. Los venezolanos vamos a vivir un proceso con garantes internacionales e información en tiempo real. Durante todo el día la sala situacional de la comisión garante verá los niveles de participación, y a la hora del cierre podrían anunciar cuántas personas han participado. Después viene un escrutinio público. Queremos que los venezolanos participen en la apertura de las cajas. Tendremos en tiempo real el número de personas que participe en la consulta. En cada centro vamos a tener monitores que, a cada hora, van a reportar la participación.

–¿Por qué destruir el material electoral? ¿Eso no genera desconfianza?

–Nos hizo mucho daño la “lista Tascón”, nos hicieron mucho daño las listas de lado y lado. La única razón por la que queremos quemar los cuadernos es para que no haya manos inescrupulosas que puedan convertir esto en una nueva lista de discriminación. Al elaborar las actas electorales y pasar al proceso de auditoría, se seleccionarán los cuadernos que van al muestreo y los demás serán destruidos inmediatamente, a fin de evitar que en el traslado se pueda perder material.

–¿Cómo van a convivir con la Fuerza Armada y con el PSUV, que también tienen actividad este domingo?

–El simulacro del domingo que harán el CNE y el PSUV es una forma de amedrentar, de meterle miedo a la gente, de sabotear el proceso, de decir que la gente no fue a la consulta de la oposición pero sí a la del PSUV. A los empleados públicos les decimos que, para salvar su empleo, pueden hacer el parapeto que les pide el Gobierno, pero que acudan a los centros que les dictan su conciencia y su corazón. A la Fuerza Armada le decimos que vamos a un proceso ciudadano y pacifico, no queremos enfrentamientos. Nos gustaría, en cambio, que impidan que los colectivos armados actúen; que eviten que haya agresiones. En los centros electorales no necesitamos presencia militar; este es un proceso cívico.

–¿A qué hora darán los resultados?

–A las 4:00 pm se cierra formalmente el proceso, aunque si hay personas en cola podrán expresar su opinión. Al comenzar la noche del domingo se darán los resultados. La población no tendrá que madrugar en ascuas, como ha sucedido con el CNE.


–¿Y el 17 de julio?

-Aspiramos a que el Gobierno reflexione y retire la constituyente. También, a que sean respetadas la Asamblea Nacional, el Ministerio Público y las instituciones. Veríamos con muy buenos ojos que el Gobierno comience a trabajar con la MUD para cumplir con un cronograma electoral claro: elecciones de gobernadores y alcaldes y posible adelanto de presidenciales.

–¿Y si no es así?

–No vamos a propiciar violencia, ni buscaremos que las cosas se diriman mediante un enfrentamiento. Pero el pueblo está haciendo un llamado cívico, y si el Gobierno no lo quiere escuchar, no va a poder parar la protesta de calle, porque la protesta no responde a un sector político. Después de la consulta las protestas van a continuar, porque el que protesta por hambre solo dejará de protestar si se acaba el hambre.

–¿Huelga general? ¿Hora cero?

–A título personal quiero deslindarme del llamado para que el martes 18 se inicie un trancazo indefinido, o acciones no discutidas ni aprobadas por la MUD. Hay sectores, como trabajadores y empresarios, que plantean una posición mucho más firme si el Gobierno no entiende el mensaje. Todo será consultado y lo que se haga será contundente y en el marco de la Constitución. En este momento no hay llamado a un trancazo indefinido el 17 de julio. Estamos concentrados en el grito de libertad del 16 de julio, y a partir de la reacción del Gobierno, la MUD tendrá que evaluar las distintas acciones.

14-07-17