10 Últimos

miércoles, 12 de julio de 2017

Preguntas y negociaciones por @DiarioTalCual


Por Francisco Layrisse


Los acontecimientos se precipitan, los análisis políticos se hacen obsoletos con inusitada rapidez, la angustia producto de la incertidumbre del futuro cercano se apodera del país, el choque de trenes luce inevitable. Todos coinciden en la necesidad de encontrar una salida incruenta para el país, sin embargo el radicalismo de las partes pareciera definir el curso de acción.

La credibilidad del gobierno y sus distintos voceros luce agotada, la agenda oficialista está fuertemente definida por el grupo de Cabello, en los demás voceros oficialistas se aprecian deseos, muchas veces contradictorios, de encontrar una salida distinta a la guerra, pero rápidamente las mismas son desechadas ante la agenda de exterminio que impone Cabello al interior del PSUV y del gobierno. El mismo solo acepta la rendición incondicional de la activa oposición o la desaparición física de la misma.

Los radicales opositores solo aceptan la salida incondicional del actual régimen, el posterior enjuiciamiento y castigo de funcionarios públicos y privados enriquecidos groseramente en estos años del chavismo.

El plebiscito convocado por la MUD representa un elevadísimo potencial daño para el oficialismo, sí lo impide el daño será altísimo, pero si lo permite y el mismo es exitoso, el costo político para el oficialismo será igualmente terrible. Por lo que es de esperar el gobierno opte por el menor de los males, torpedeando esa consulta tratando de minimizar los daños.


La oposición, por su parte, hará lo indecible por evitar la elección de una nueva constituyente muy probablemente recurra a la coacción necesaria para que tal elección no se produzca.

El gobierno llama a un diálogo pero al mismo tiempo dificulta el mismo al proponer una mesa de negociaciones tan sesgada que hace imposible hasta para los más moderados opositores atender a la misma.

El país necesita de la pluralidad política y el chavismo tiene fuertes raíces en el tejido social venezolano, principio totalmente negado por los radicales oficialistas, para quienes solo es tolerable la sumisión absoluta a sus ideas y pareceres.

Puesta las cosas de esta manera el escenario más probable de ocurrencia será similar al sirio, con un gobierno deslegitimado pero con un fuerte control sobre las fuerzas armadas y el apoyo externo de países ganados para el mantenimiento del régimen y de las ventajas que de allí derivan. La oposición al igual que la siria, inicialmente desarmada y luego armada fuertemente por aliados extranjeros que disputan las ventajas que pudieran alcanzar. La guerra civil en Siria pareciera no tener fin, su población cada día más diezmada y el país en la vía del estado fallido.

Es mucho lo que se ha escrito sobre las fallas de la democracia venezolana y de las causas que condujeron al surgimiento del Chavismo en Venezuela, el análisis de la historia es fundamental para intentar evitar los errores que condujeron a esto. De igual manera la reflexión sobre las actuaciones opositoras durante el periodo chavista que han facilitado la extensión del periodo chavista. La salida plantada por grupos importantes opositores en el 2014 sí bien pudiera haber venido de una correcta apreciación la misma, no logró impregnar a fondo a la mayoría del país y significó pérdidas importantes para la oposición.

La unidad política opositora ha sido fundamental en construir opciones válidas e igualmente lo ha sido la convicción de buena parte de la sociedad estructurada o no, que ese planteamiento opositor podría producir mejores condiciones de vida para el país y sus pobladores.

El chavismo democrático tiene un importante rol que jugar en el futuro de nuestro país, en contribuir a la estabilidad del mismo, pero ha de deslastrarse de radicales quienes los han conducido tanto a ellos como al país a la peor de las crisis sociales desde nuestra independencia.

En pocos días conoceremos verdaderamente si la mayoría de nuestro país quiere el progreso de todos, de un país donde cabemos todos, o si por el contrario privilegiamos la revancha, la exclusión, la exterminación del contrario. Esta decisión será solo nuestro bien por acción bien por omisión.


11-07-17