10 Últimos

miércoles, 9 de agosto de 2017

Complejidad y potencialidad de la coyuntura, por @lmesculpi



Luis Manuel Esculpi 08 de agosto de 2017
@lmesculpi

Los primeros  días del mes han transcurrido en una suerte de vorágine. Los acontecimientos se suceden vertiginosamente. A partir de instalar la constituyente espuria, destituyeron la Fiscal General de la República, le impidieron entrar a su despacho, designaron a Tarek y acordaron funcionar por dos años, es decir  más allá del periodo en que Maduro debiera constitucionalmente cumplir su mandato.

Las imágenes de la instalación proyectaron nítidamente sus propósitos, las propuestas de Diosdado no merecieron el menor análisis ( no podíamos esperar otra cosa) fueron aprobadas por unanimidad  y voceando consignas de aclamación.

Los sucesos noticiosos continuaron el domingo con lo ocurrido en la 41 brigada blindada en Carabobo, donde de acuerdo a la versión que ha admitido el propio gobierno, un grupo armado se apoderó del parque de esa importante unidad de combate del ejército y sustrajo una gran  cantidad de armas. A través de las redes sociales surgieron múltiples versiones que crearon un ambiente de tensión, por la intensidad de los rumores propagados incluso desde el exterior.

El mismo día en la Universidad Católica Andrés Bello se realizó un encuentro sumamente trascendente donde coincidieron importantes protagonistas de la Mesa de la Unidad Democrática con figuras connotadas del chavismo disidente, donde participó también la Fiscal Luisa Ortega Díaz.

La Fundación Espacio Abierto desde hace algún tiempo ha promovido encuentros similares, el evento organizado por la UCAB potenció la confluencia de ambos sectores, porque logró la coincidencia de figuras de primer plano tanto de la MUD, como de la disidencia del oficialismo.

Los acontecimientos de estos días opacaron un importante debate que se venía dando en las filas opositora -afortunadamente ya resuelto- en torno a participar o no, en el proceso electoral regional. El gobierno a través de su órgano electoral pretendió montar una trampa inmediatamente después del fraude constituyente, al fijar dos días para la inscripción de las candidaturas a Gobernadores y Consejos Legislativos Regionales.

El montaje del gobierno se proponía dividir a la oposición propiciando en brevísimo tiempo la controversia, acariciando la idea de que si las organizaciones políticas optaran por la abstención, ellos realizarían unas elecciones que han negado, obteniendo la totalidad de las Gobernaciones, aumentando así su menguado poder.

Esta semana solo se trata de inscribir las candidaturas, luego vendrán las exigencias de establecer condiciones para efectuar un proceso limpio, con auditorías en todas sus fases y por supuesto con sorteo de nuevos miembros de mesas y presencia de nuestros testigos. Me encuentro entre quienes sostienen que con la inscripción de la oposición el gobierno maniobrará para continuar posponiendo los comicios regionales, no se expondrán  nuevamente a una aplastante derrota como la que recibieron en las parlamentarias.

Las complejidades de la actual coyuntura – lo reiteramos nuevamente- requiere de la Mesa de la Unidad elaborar, diseñar y ejecutar políticas de acuerdo a esa realidad; para poder actuar con acierto en los distintos campos que exige la lucha social y política en estos tiempos.

Hay avances significativos a lo largo de estos años , la acumulación de fuerzas ha posibilitado conformar una mayoría cada vez más sólida, la protesta se ha mantenido por más de tres meses, hoy está planteado redefinir sus manifestaciones para hacerla más eficaz. En el campo internacional los logros son notables, el reconocimiento de la oposición y el aislamiento del gobierno constituyen elementos claves más allá de nuestro continente. En el campo del adversario político comienzan a producirse grietas cada vez más significativas.  Independientemente de su complejidad, el panorama ofrece inmensas posibilidades para el cambio político. Por supuesto no es tarea fácil. Pero es posible y necesaria.

Luis Manuel Esculpi
@lmesculpi