10 Últimos

domingo, 24 de septiembre de 2017

Zygmunt Bauman: “El diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú”, por @Esparzari ‏


Daniel R. Esparza 23 de septiembre de 2017

Bauman, nacido en Poznam en 1925, tuvo que emigrar con su familia a la entonces Unión Soviética cuando apenas era un niño, huyendo de la persecución nazi. Nuevamente, en 1968, tuvo que huir del que entonces era su país, escapando de la purga antisemita que siguió al conflicto árabe-israelí. Se radicó temporalmente en Tel Aviv, para luego terminar en Inglaterra, donde hizo carrera en la Universidad de Leeds. En una entrevista relativamente reciente (de enero de este año) con Ricardo De Querol para Babelia, en El País, explica cómo las redes sociales, si bien han cambiado en buena medida la manera las formas tradicionales del activismo social, no son sino un sustituto de la formación de auténticas comunidades.

Alertan que colectivos amenazan a vecinos con invadir apartamentos y comercios en Caracas, @ACC_Candelaria



Por Carlos Julio Rojas, 24/09/2017

En los últimos meses se ha desatado el terror en parroquias del municipio Libertador donde colectivos asociados al oficialismo azotan a los caraqueños llegando incluso a intentar invadir locales comerciales y hasta apartamentos, sin que los cuerpos de seguridad del Estado hagan nada. Vecinos expresaron que estos sujetos portando carnets de instituciones del Estado y pistola en  cintura, entran a los edificios y agraden a las comunidades con el objetivo de violar la propiedad privada.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, señaló que el problemas de las invasiones es uno de los principales detonantes de la inseguridad en la capital, ya que estas edificaciones o terrenos tomados son usados como guarida de colectivos para atracar, extorsionar y hasta matar a los ciudadanos. “Conforme a nuestros estudios en el norte de Libertador hay más de 130 edificaciones tomadas  por estas bandas armadas, y esta cifra no hace más que aumentar para el perjuicio de la comunidad”, indicó.

El adiós de los profesores por @ElNacionalWeb


Editorial El Nacional


Las noticias que nos llegan de la UCV y de la ULA son escandalosas. También incumben al resto de las universidades públicas, pero ahora solo manejamos los datos  que han suministrado los dirigentes gremiales de  las mencionadas instituciones. Reflejan una de las mayores calamidades que experimenta la sociedad venezolana, una crisis de difícil reparación, si no se actúa con urgencia ante lo que traduce una mengua de consecuencias trascendentales para la formación intelectual de las generaciones de relevo.

Según el presidente de la Asociación de Profesores Universitarios, entre 30% y 50% de los catedráticos que ocupan cargos académicos en las referidas casas de estudio se está marchando de Venezuela. No les alcanza el sueldo para la atención de sus necesidades más elementales. Solo pocos se pueden vestir decentemente para trabajar en el aula. Los decanos le han aportado datos que multiplican la angustia: hay entre 30 y 50 renuncias por facultad cada año en el área de la docencia, sin que se encuentren los reemplazos adecuados. 

La estrechez económica les impide la adquisición de la bibliografía que necesitan para estar al día. El cheque quincenal ni siquiera les alcanza para los gastos de transporte. La pobreza de sus emolumentos los ha convertido en un proletariado vergonzante, cuyo crecimiento no se compadece con el tiempo que dedicaron a su formación, a su especialización y a la obligación que tienen de redactar trabajos de ascenso e investigaciones sobre su área de competencia. Aportan su saber y su diligencia en las aulas y en los gabinetes de investigación para recibir una limosna como recompensa, el desprecio de sus diplomas y sus neuronas.

Tampoco se sienten a gusto en su ambiente de trabajo, castigado por la insuficiencia del presupuesto que el Ministerio de Educación Universitaria envía para el cuidado de las infraestructuras. Aulas sin luz eléctrica, pasillos en total oscuridad cuando cae la noche, servicios sanitarios abandonados, forman el paisaje de unas casas de estudio que antes fueron orgullo de la sociedad. Ahora son anuncios de ruina, o la ruina propiamente dicha, mientras la dictadura se hace de la vista gorda ante el derrumbe. Si se agregan los problemas de inseguridad, cada vez más evidentes y reiterados, lo menos que pueden hacer los catedráticos universitarios es coger maletas y pergaminos en busca de destinos dignos.

El saber es peligroso. La ciencia puede ser un arma susceptible de preocupación. Los libros de ciencias sociales y de ciencias duras que mandan a leer en el alma máter causan pánico en las alturas del poder. Los profesores que hacen su trabajo con seriedad pueden ser comparados con unos conspiradores. Cuando la juventud crece en la parcela de la autonomía del pensamiento y en la labranza de las polémicas animadas por sus tutores, la dictadura topa con un antagonista formidable. El dictador no quiere maestros que no sean los que ofrecen clases en las aulas “bolivarianas”, cuyo trabajo consiste en la formación de borregos. Por eso hace todo lo posible para que los profesores de las universidades autónomas desaparezcan del mapa.

Negociemos o no, pero asumamos una política por @XabierCosco


Editorial

Xabier Coscojuela


En diversas oportunidades los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) han afirmado estar dispuestos a conversar y negociar con el gobierno de Nicolás Maduro una salida a la grave crisis política que vive el país. Se han hecho dos intentos, en este sentido, sin los resultados esperados. Ahora estamos entrando en el tercero. Quién sabe si será el de la vencida. 

A pesar de las declaraciones de la MUD observamos posiciones de algunos factores importantes de la entente opositora que parecieran no estar de acuerdo con las negociaciones. Otros, simplemente, aseguran no saber absolutamente nada distinto a lo que se explicó en el comunicado difundido sobre lo que se trató en República Dominicana. A pesar de ser parte del llamado G9.

Creemos que ante lo difícil de la situación, los dirigentes políticos deben actuar con la máxima responsabilidad. Lo primero que creemos que deben hacer es dar un debate interno en cada uno de los partidos y, después, en el seno de la MUD sobre si lo que conviene es negociar o no. No debería haber dudas sobre cuál es el camino a escoger.

Para nosotros es la negociación, pero ciertas posiciones asumidas, algunas declaraciones dadas por importantes partidos y dirigentes hacen pensar que ese camino no está claro para todos.

Lo que vemos hoy es que la delegación opositora cuenta con un integrante menos en relación con los encuentros que se dieron antes de la "elección" de la ilegal Asamblea Nacional Constituyente. En ese momento acudieron representantes de cuatro partidos. A República Dominicana lo hicieron miembros de tres partidos. Los demás siguen asegurando que no los toman en cuenta. Eso no abona hacia un final exitoso. 

Elecciones, democracia y solidaridad por @perroalzao


Por Arnaldo Esté


Parece que el gobierno accedió a las elecciones regionales, que cedió a todas las presiones de calle, de crisis, agotamiento económico y de los conciertos internacionales. Uno se imagina sus discusiones y la grave dificultad que tienen para tomar decisiones sobre el curso de un proyecto agotado.

Con esas elecciones, ya en campaña, hay que pensar en proyectos. En lo que se deberá hacer en un camino complejo y largo. Es el camino de profundizar la democracia que requiere constancia y rectificaciones: no repetir el escenario de cogollos, sectarismo y clientelismo partidista y corruptelas como rutina.

En varios escritos he mencionado la experiencia del referéndum del 16 de julio, como ejercicio de valores emergentes que aún no están instalados en la nación. Entre ellos quiero pararme en la solidaridad. Un valor que va mucho más allá de las fiestas de cumpleaños o la atención al caído.

La democracia requiere el ejercicio de la solidaridad, correspondiente a la percepción del país como cosa común, de todos, y a la actuación adecuada a esa percepción.

La mencionada petrofilia está en la orilla contraria de la solidaridad en cuanto a que no supone la necesaria tenencia del otro como imprescindible para el logro de un propósito, sino la simple ubicación en el curso de las dadivas, la mendicidad o la corruptela.

Es mucho más que un necesario programa de propósitos para una nación aporreada y débil en sus valores y en el abandono de sus recursos. Hay que ponerse y actuar de acuerdo para alcanzar un ethos, una eticidad que implique que nadie sino la activación de la propia energía en un pensar y actuar convergente podrá superar esta crisis general.

Después del colapso: ¿Cómo revitalizar la industria petrolera venezolana? Por @prodavinci


Por Francisco J. Monaldi


La industria petrolera venezolana está en caída libre. La producción bajó un 12% durante 2016 y la petrolera estatal PDVSA tiene graves problemas de flujo de caja. Ha acumulado retrasos significativos en los pagos a sus proveedores y socios y tiene dificultades en el pago a sus acreedores financieros.

Aunque el colapso se ha acelerado con la merma de los precios del petróleo desde 2014, el sector ha tenido severas dificultades por más de una década, y la producción ha caído en más de un tercio si la comparamos con su pico más alto en la década de los noventa. El país desperdició una oportunidad tremenda para incrementar inversión y producción durante el reciente auge de precios del petróleo que duró una década.

Por fortuna para Venezuela, que es altamente dependiente de las exportaciones de petróleo para generar divisas e ingresos fiscales, la industria puede recuperarse. El país tiene la base de recursos de crudo extra-pesado más grande del mundo, las reservas de crudo convencional más grandes de América Latina, y un gran potencial en gas natural.

Adicionalmente, la experiencia de nuestros vecinos latinoamericanos demuestra que cambios institucionales apropiados pueden atraer significativas nuevas inversiones. Brasil, Colombia, y más recientemente México, han implementado reformas petroleras con gran éxito. Tales reformas estuvieron orientadas a ofrecer reglas creíbles a los inversionistas extranjeros, reforzar la capacidad regulatoria del Estado, y reestructurar la empresa petrolera estatal. Por tanto, la rueda no tiene que reinventarse en Venezuela. Podemos aprender de experiencias regionales exitosas y adaptarlas a la realidad venezolana: la dotación abundante de crudos no convencionales, las restricciones económicas, políticas y sociales, y las condiciones institucionales prevalentes, cuando la reforma empiece.

Abastecimiento soberano y precios acordados, por @fernandocaminop



Fernando Camino Peñalver 23 de septiembre de 2017
@fernandocaminop

Los “nuevos” lineamientos del gobierno, con que pretenden dar solución a la emergencia humanitaria que padecemos, no dicen nada distinto a lo que han venido haciendo desde que se instalaron en el poder. De entrada enmarcan esas “políticas” dentro del tristemente célebre Plan de la Patria, ya allí se le ven las costuras y sabemos que es más de lo mismo.

Pretender acordar precios de los productos por debajo de su costo, no es un acuerdo es una imposición del gobierno y una condena al productor a trabajar a pérdida, el resultado será la imposibilidad de producir y la generación de mayor escasez. A mayor escasez, menor oferta y demanda insatisfecha, resultado: precios por las nubes.

Cine Foro: Organización Ciudadana en torno a la Resistencia Civil NO violenta, con Ángel Zambrano, promovido por @ForoHatillano y @CaracasPlural



Oren por los gobernantes a pesar de sus errores, por @Pontifex_es



Papa Francisco 23 de septiembre de 2017

"Todos como cristianos debemos orar por los gobernantes que han sido elegidos aunque no estemos de acuerdo con sus políticas", este fue el mensaje del Papa Francisco durante la misa en la Casa Santa Marta este lunes pasado, mientras reflexionaba sobre las lecturas del día.

El Santo Padre tomó como punto de partida la Primera Lectura de la Carta de San Pablo a Timoteo, donde se pide que se ofrezcan súplicas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por los reyes y por todos aquellos que posean algún tipo de autoridad. En el Evangelio del día, un líder romano, el centurión, ruega para que su siervo sea sanado.

Reconocer su subordinación.

¿Rezar por los enemigos?, por @felixpalazzi



FÉLIX PALAZZI 23 de septiembre de 2017
@felixpalazzi

Cada vez es más común el hecho de pedirle a alguien que “rece por” otra persona, por una situación concreta o por el país. Esto ocurre, de modo especial, luego de experimentar acontecimientos dramáticos de índole natural, hechos de violencias u otras situaciones difíciles. Ya es común que los medios sociales se inunden con etiquetas que nos invitan a “rezar por”. La acción de “rezar por” se asocia a una actitud que permite manifestar nuestra solidaridad con quien sufre. Algunos entienden que están enviando “buenos deseos” a un colectivo o a una persona que atraviesa por circunstancias muy difíciles.

A pesar de los muchos modos como entendamos esta acción, la solidaridad expresada en la invitación a “rezar por” es un aspecto propio de la oración. La oración nos saca de nosotros mismos y nos coloca en una doble referencia: a un trascendente y a otras personas. La oración nos invita a ir más allá de nuestros límites y a no quedarnos encerrados en espacios cómodos y aislados. El gesto de “rezar por” no puede ser reducido a un simple envío de “buenas energías o vibras ”, de modo abstracto y sin compromiso alguno.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Segunda Declaración del Grupo de Lima




Redacción 23 de septiembre de 2017

Los Cancilleres de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú reunidos en la Ciudad de Nueva York, el 20 de septiembre de 2017, en seguimiento de la Declaración adoptada en Lima, acordaron mantener un seguimiento de la situación de Venezuela hasta que sea restablecido el orden democrático.

En esta segunda declaración emitida por el Grupo, los cancilleres lamentan que en Venezuela se mantenga la ruptura del orden democrático, ya que su gobierno quebranta las normas constitucionales, la voluntad del pueblo y los valores interamericanos, reprime el disenso político, mantiene presos políticos y viola los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas.

Error de cálculo por @cgomezavila


Por Carolina Gómez-Ávila


Si la ciudadanía fuera un cargo público, el artículo 62 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela nos explicaría en qué consiste: en participar políticamente, directamente o por medio de representantes, para formar, ejecutar y controlar la gestión pública. Es cierto que el 63 dice que votar es un derecho, por lo tanto no es obligatorio; pero si la ciudadanía fuera un cargo público, nos convendría votar para ejercerlo y conservarlo, porque amarrarnos a lo que quede de democracia es lo único que puede ayudarnos a traerla de regreso.

En todo caso, tenga presente que la CRBV determina que los gobernantes serán elegidos por la mayoría de las personas que voten; así que el índice de abstención no cambiará ni deslegitimará al gobernante electo.

Si la ciudadanía fuera un cargo público, sería requisito estar bien informado para ejercerlo y es posible que usted -como yo- perciba que nunca lo estará suficientemente; que le abrume admitir que no sabe cuánta información necesita -ni en cuáles áreas- para considerarse idóneo como ciudadano. Le faltan horas al día y le sobran angustias. Así, no es difícil que calculemos mal los costos y beneficios de estudiar nuestra incidencia en la cosa pública. Y aunque nos digan -y entendamos- que la nación se beneficiará de contar con ciudadanos cada vez mejor informados, da igual, la mayoría calcula mal y decide peor.

En todo caso, si toma la decisión de renunciar a sus derechos políticos (eso hace cuando se abstiene de votar) debe sustentarla no sólo con motivos legítimos, sino que debe acompañarla con la decisión de aceptar las consecuencias de su huelga electoral. Incluya, entre ellas, el justo repudio de sus conciudadanos por haberlos arrastrado a las consecuencias que su abstención produzca.

Vulnerabilidad por @teclalegre


Por Alberto Lovera


A  Alfredo Cilento

Quiso el azar de la naturaleza que un evento de análisis sobre los 50 años del terremoto de Caracas de 1967 se realizara un día después de un evento sísmico en México, sucedido a 32 años exactos del que impactó la capital mexicana.

Hasta ahora el conocimiento no nos permite predecir cuándo se producirá un sismo. Solo sabemos que cada cierto tiempo se hará presente sin que se anuncie previamente. Lo grave es estar desprotegidos ante estos eventos naturales que no podemos evitar, pero podríamos prepararnos para minimizar sus impactos.

Lo que nos transmitieron los especialistas que han analizado los efectos de la historia sismológica venezolana es que hay muchas cosas que podemos hacer para moderar sus impactos, pero lo grave es que no se están haciendo.
Lo alarmante es que si analizamos todas las fuentes de vulnerabilidad: sociales, económicas (82% de la población en pobreza, en primer lugar), ambientales, de accesibilidad, de preparación ciudadana, de fortalecimiento institucional, nos encontramos en una situación más precaria que hace 50 años.

La sociedad venezolana como un todo tiene que prepararse para mitigar los impactos de las catástrofes naturales que no avisan. Es por eso que se habla de eventos socio-naturales. No los podemos evitar, pero sí aminorar sus efectos.

La vulnerabilidad mayor está localizada en los barrios populares que en un porcentaje importante está ubicado en zonas de alto riesgo. El arquitecto Alfredo Cilento ha estimado que al menos 40.000 viviendas caraqueñas ubicadas en los barrios deben ser reubicadas. Propone un plan urgente al respecto, dado que se perdió la oportunidad al no haberse ejecutado el buen plan de habilitación de los barrios que se formuló en 1999, que no contó con la voluntad política del gobierno para llevarlo a cabo.

Todos a votar el 15 O por @pesclarin


Por Antonio Pérez Esclarín


¿Cómo es posible que haya personas que, después de haber mantenido una actitud militante contra el Gobierno, aseguran que no van a votar en las próximas elecciones de gobernadores y, peor aún, llaman a la abstención o incluso critican como traidores a los que optan por esta salida democrática? 

Si rechazan el camino electoral, ¿cuál es el camino alternativo que proponen? ¿Seguir con las guarimbas y trancazos que, ante un gobierno sordo a los reclamos pacíficos y dispuesto a todo, trajeron sangre, muerte y destrucción y hoy son rechazados por inapropiados e inútiles por las mayorías? ¿Habrá personas tan desubicadas e ingenuas que claman por un golpe militar o, peor aún, por una intervención extranjera que sólo traería más miseria, destrucción y muerte? Si en verdad, desean salir de este gobierno, ¿la solución es fortalecerlo entregándole todas las gobernaciones? ¿Cómo no comprender que la abstención o la división de la oposición es lo que le conviene al gobierno que jugó a esa carta, con la esperanza de que la gente no saldría a votar?

Superar la situación que vivimos, supone superar el temple derrotista que desdice del genuino espíritu ciudadano, capaz de crecerse con los reveses y las dificultades.  La pelea es peleando y no ir a votar supone entregar en bandeja de plata la victoria al rival.  Es bien cierto que en Venezuela las elecciones no se dan en términos equitativos pues el gobierno utiliza sin pudor todos sus recursos y poder   para imponer a sus candidatos, pero eso debería motivar a los opositores a dar la pelea con más entusiasmo.  Los espíritus nobles y combativos se crecen en las dificultades.  Las elecciones primarias, (que sólo se dieron en la oposición, pues los candidatos del gobierno fueron elegidos a dedo, sin consultar   al pueblo) demostraron el temple democrático de las mayorías. Después de algún enfrentamiento bochornoso al calor de la disputa electoral, que el gobierno pretendió utilizar para desprestigiar a la oposición, es urgente que todos apoyemos con decisión a los candidatos ganadores. Sería injustificable e imperdonable que el egoísmo se tradujera en división que favorecería al candidato del gobierno. Tampoco va a servir abstenerse por pensar que el Gobierno o la Asamblea Constituyente, que son todos progobierno, dejarán sin efecto las   elecciones con cualquier excusa.

La infancia no puede ser el final por @luisaconpaz


Por Luisa Pernalete


Muchos padres celebraron, con muchísimo esfuerzo, el hecho educativo al mandar a sus hijos a su primer día de clase. La profe Luisa reivindica el derecho de muchos padres cuyos hijos en Venezuela murieron con menos de 1 año.

“Cristhian tenía 11 años. Murió el 13 de septiembre. Un paro respiratorio. Hacía cuatro meses que se había contaminado con unas bacterias en la sala de nefrología. Esa muerte se pudo haber evitado. Se han muerto 12 en lo que va de año, 7 por la contaminación de unas bacterias… Bacterias hay en todos los hospitales, pero si hay los medicamentos indicados y se aplican con rigurosidad, los pacientes se pueden salvar”… y sigue Katherine su relato de los dramas que se viven en las salas del hospital caraqueño de niños José Manuel de los Ríos (JM de Los Ríos).

 Ella es abogada, pero desde hace varios años, junto con Isabel, Ivet, Daris y casi una docena más de mujeres -o súper- mujeres, miembros de la ONG Prepara Familia, se han convertido en una especie de ángeles de la guarda de las madres que velan día y noche, por sus hijos en el hospital. En esta conversación sólo mencionaba las víctimas de la sala de nefrología. ¿Quién paga esas muertes?

Va completando el cuadro. “A veces no hay ni lo mínimo -comenta- como analgésicos, antibióticos…” ¡Un hospital de niños, referencia nacional sin medicinas para calmar el dolor, sin antibióticos! Reconoce que no es el único hospital de niños que está mal, pero ese es donde su Prepara Familia (@preparaflia) -ahora parte de la Redhnna- está centrando su atención y trabajo.

La política internacional y la nueva geografía venezolana por @TomasPaez


Por Tomás Páez


La diáspora está integrada por más de 2 millones de venezolanos, cifra que representa aproximadamente 8% de la población. Esta novedosa realidad que crece vertiginosamente y está tallando una nueva geografía de Venezuela, es consecuencia directa de la terrible inseguridad, impunidad y de la devastación económica que ha producido el modelo socialista del siglo XXI. Los atributos congénitos e indiscutibles de ese modelo son: pobreza, escasez y racionamiento.

Esa cantidad de ciudadanos desparramados por el mundo equivale a la de quienes habitan en el estado Carabobo, entidad que cuenta con 9 o 10 diputados en la Asamblea Nacional. Al desagregarlos por regiones encontramos que el número se asemeja al de los ciudadanos que viven en los estados Yaracuy o Nueva Esparta, cada uno con 5 diputados en el Parlamento nacional. Pese a la formidable magnitud de la diáspora y su extraordinario desempeño político, esta no puede participar en las elecciones legislativas, en las regionales o las locales (Venezuela es uno de los pocos países que excluye esta posibilidad): solo puede hacerlo en una elección presidencial.

La diáspora no es inmune a la ruindad de la dictadura, cuyo desprecio por los ciudadanos carece de límites y desconoce fronteras. Su negativa a aceptar la ayuda humanitaria que han ofrecido los demócratas y organizaciones en todo el mundo revela el desprecio por quienes fallecen o sufren de desnutrición, como consecuencia de la escasez de medicinas y alimentos. Los prefieren muertos antes que reconocer su monumental fracaso. Igualmente, desprecia a los estudiantes, jubilados y pensionados que viven en las “nuevas fronteras de Venezuela”, a quienes les niegan el derecho de adquirir las divisas para poder sobrevivir.

El régimen está tercamente empeñado en destruir el valor del bolívar y su capacidad para pagar bienes y servicios. El ingreso de la inmensa mayoría de los venezolanos solo alcanza para cubrir una pequeña porción del costo de la canasta básica, y convertido a divisas, al precio de las únicas que puede adquirir el ciudadano, el salario se sitúa entre 10 y 30 dólares, entre los más bajos de Latinoamérica. Con ese ingreso los jubilados y pensionados no tienen posibilidad de sobrevivir. Hasta en esto calcan a la dictadura cubana.

Antipolítica, por @freddys paz



Freddy Paz 22 de septiembre de 2017
@freddys paz

Largos años de lucha junto al pueblo Venezolano, con aciertos y errores, la oposición democrática paso de ser minoría a convertirse en la inmensa mayoría de éste país que lucha por un cambio político, económico y social, a favor de todos los venezolanos, sin distingos, para que unidos, podamos construir la Venezuela de progreso, y poder recuperar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

Pero con preocupación observamos un fenómeno que se ha venido dando en los últimos años: la Antipolitica.

Tenemos un gobierno que ha destruido la institucionalidad, la economía, la infraestructura, el sistema judicial, un gobierno que ha empobrecido dramáticamente las familias venezolanas.

Adriani y la Ordenación Territorial, por Miguel Méndez Rodulfo



Miguel Méndez Rodulfo 22 de septiembre de 2017

En abril de este año la Fundación Alberto Adriani publicó el número 2 de una “revista arbitrada” bajo el título de Cuadernos Adrianistas. En ella distinguidos venezolanos como el Dr. Arnoldo José Gabaldón, el Dr. Román J. Duque Corredor y el Dr. Luis Alfonso Sandia Rondón, nos presentan su visión sobre este hombre ilustre que nació en Zea, estado Mérida, en 1898; que estudió economía, que tuvo una larga, rica y fructífera vivencia en el exterior y que se considera fue el primer planificador que tuvo Venezuela. Adriani fue Ministro de Agricultura y Ministro de Hacienda del gobierno del General Eleazar López Contreras. En los años previos a su ejercicio público Adriani, como uno de los pocos hombres de Estado que existían en la Venezuela de entonces, se dedicó a pensar, a reflexionar y a escribir ensayos sobre los problemas del país y sus posibles soluciones. Como buen economista Adriani hizo un acertado diagnóstico del país. Concluyó que Venezuela era una nación de escasa población, con mano de obra no calificada, sin capacidad técnica y sin mercados asequibles. Por estas razones su visión de desarrollo orientada hacia la agricultura y la industria, se hacía inviable. Era necesario, entonces, superar estos escollos y además enfrentar la indigestión petrolera que pocos hombres, pero sabios como él, preveían.