martes, 31 de julio de 2018

Más allá de darle pan al cuerpo por @RobertoPatino



Por Roberto Patiño


Era el 2016 y en la parroquia San Alberto Hurtado, en la parte alta de La Vega, empezó a evidenciarse de manera dramática la crisis de alimentación que hoy padecemos en Venezuela. Docentes de varios colegios de la zona atendían casos de alumnos que se desmayaban en las aulas por el hambre. Frente a esa realidad, el párroco de ese sector, el padre Alfredo Infante, apeló a la solidaridad de vecinos y afectados para ofrecer alimentación a los niños.

Fue entonces cuando tuve la fortuna de conocerlo y sumamos esfuerzos para concretar el primero de los comedores de Alimenta la Solidaridad. “La idea inicial”, recuerda el padre, “era atender 60 niños en ese comedor de la unidad educativa de Las Casitas, pero se llegó a 100, después 150 y 200. Entonces, se llegó a conversar con la comunidad de La Isla: se abrió allí otro comedor, el segundo”.

El padre Infante se involucró cada vez más en el proyecto, ante la naturaleza inclusiva del programa. “Es muy interesante escuchar los testimonios de personas que para ese momento eran afectas al gobierno y que tenían a sus hijos en el comedor. Alimenta no discrimina por razones políticas ni religiosas. Y eso la gente lo ha reconocido. En el programa comen niños de familias de cualquier tendencia política y de cualquier creencia religiosa”.

En la situación actual de crisis alimentaria y de salud, de emergencia de servicios básicos, con una hiperinflación inclemente que oprime con mayor fuerza a las familias de los sectores populares, los comedores representan un complemento a la alimentación de los niños y muchas veces incluso la única comida diaria. El padre, en ese sentido, considera que el proyecto representa un alivio para la comunidad, sobre todo porque las ganancias van más allá de “darle pan al cuerpo”: “Algo bien interesante es que se abrió también el proceso de formación de las madres, en el que después de dos años se está notando bastante su crecimiento humano, personal, social y profesional”.

Un desarrollo que el padre Infante observa en “la asimilación del modelo de corresponsabilidad, de trabajar en equipo, de valorar la solidaridad, de encontrar puntos de encuentro. Asimismo, han aprendido a cocinar; ha habido una formación tanto interior, en la valoración de su historia de vida, de su experiencia; a nivel social, entendiendo la importancia de involucrarse en el proyecto y de no esperar que les den todo hecho; y a nivel económico las madres adquieren herramientas para ser mujeres emprendedoras”

Alimenta promueve la importancia del desarrollo personal y comunitario para lograr el empoderamiento y combatir la desigualdad. De encontrar, entre todos, puntos en común de cara a organizarse para hacer frente, y poder superar, a los problemas que nos afectan como sociedad. El padre Infante lo explica de la siguiente manera: “El comedor funciona, en primer lugar, por la solidaridad de muchas personas que ayudan a que haya comida para los niños. Luego, en respuesta a esa solidaridad, ha ido creciendo el compromiso de las madres para organizarse y hacer posible que esa comida que llega pueda transformarse en alimento para sus hijos. Y en tercer lugar, porque en los niños ha ido creciendo también ese sentido de pertenencia, en el que sienten que son parte no solo de un comedor, sino de una organización social. Ha sido un proceso de pasar del ‘yo voy al comedor a comer’, a pasar al ‘yo voy al comedor porque pertenezco a una organización social de convivencia’. Y eso es muy claro. Los niños juegan, comparten. No solo se está alimentando el cuerpo, sino que los niños van creciendo en un sistema de apoyo, de solidaridad, de integración”.

Andrés Velásquez: La salida tiene que ser presionada por @ElPitazoTV


Por Andrea Tosta


Andrés Velásquez tiene los días contados desde que propuso a los venezolanos asumir un paro nacional como medida de presión. Hace un mes, el dirigente del partido La Causa R sugirió la medida para determinar su viabilidad y su pertinencia, según explica. Cuenta a El Pitazo que inició un recorrido nacional donde constató en reuniones y consultas la aceptación de bajar las santamarías por un lapso determinado. “El ciudadano de a pie dice que aquí no hay absolutamente nada por perder, sino todo por ganar, con una acción como esta. Eso ha caído bien”, atestigua.

Pese a que encontró cabida en sectores populares, el llamado a un paro no caló dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). El 30 de mayo, su organización y Movimiento Progresista de Venezuela entraron en la junta de conducción que vino con la tercera reestructuración de la coalición electoral. Acción Democrática abandonó la plataforma cinco semanas después, con el alegato de respuestas inoportunas de la agrupación. Es un reclamo que también resuena en el sindicalista, especialmente en referencia a su principal propuesta.

“La MUD no se pone a tono con lo que la gente está viviendo o con la realidad del país. Allí, el avance en la discusión sobre el paro ha sido más lento”, confiesa. Quien compitió en los últimos comicios regionales con la tarjeta de la MUD celebra que la decisión se tome en conjunto con la sociedad civil y el Frente Amplio Venezuela Libre y que no emane de un solo partido o individuo, incluso desde la misma Mesa de la Unidad. Estima que para la próxima semana podrá anunciar una fecha.

En principio, Velásquez espera una unificación de lucha política que tenga “contenido de repudio” frente a lo que cataloga como una “catástrofe” en materia económica. “Estamos en una situación que pasó de urgencia a emergencia”, asegura. El Fondo Monetario Internacional pronosticó que Venezuela cerraría 2018 con 1.000.000% de inflación anual, lo que coloca al país caribeño en paralelo con Zimbabue a finales de 2000.

Además, la ciudadanía atisbaría una agenda y una dirigencia opositora que la promueva, de acuerdo con los cálculos del excandidato presidencial. “De eso adolecemos en este momento como oposición. El paro clarifica una dirección política para dar una pelea”, dice. Que la sociedad recobre la confianza en la oposición, al igual que en sí misma, es el valor agregado, pues “tenemos una población que viene desmoralizada de las luchas del año pasado y que necesita de nuevo confiar en su fuerza para retomar los niveles de lucha que queremos que se retomen”.

Padre Luis Ugalde: Nicolás Maduro sabe que los militares lo quieren sacar y tiene miedo, por @ludmilavino ‏



Ludmila Vinogradoff 30 de julio de 2018

Lo afirma el sociólogo jesuita Luis Ugalde, ex rector de la Universidad Católica Andrés Bello. Y señala que el diálogo entre el chavismo y la oposición estuvo mal preparado, incluso por la Iglesia.

El ex rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el sacerdote Luis Ugalde, no tiene reparos en señalar que la única solución para la crisis terminal de Venezuela es la salida del presidente Nicolás Maduro, al que califica abiertamente de dictador, y la vuelta a la democracia. El religioso ha propuesto un plan de tres elementos para que ese objetivo que reconoce difícil en esta entrevista con Clarín, se concrete. Sostiene que hay condiciones que están dadas aún pese a la división de la oposición, pero remarca que hay mucho miedo por la fuerte represión y persecución desatada contra la disidencia, un miedo que es compartido por el propio gobierno venezolano, que enfrenta el desastre nacional que él mismo ha causado.

Este influyente jesuita sociólogo, de 79 años, es venezolano y español nacido en Viscaya. “De aquí no me voy”, dice ante el oceánico éxito que experimenta el país por la crisis económica y política. Ugalde es miembro de la Academia Nacional de Historia y de Ciencias Políticas. Fue director Superior de los Jesuitas en América Latina y de la Compañía de Jesús. Tiene buena amistad con Jorge Bergoglio desde antes de que lo nombraran Papa.

En la charla con Clarín, Ugalde sostuvo que “con la unidad superior vamos a empujar juntos para salir de la dictadura’’.

-Su planteo es complejo. Para que se cumpla Maduro debería querer renunciar.

Aquí todos somos necesarios, por @thayspenalver




Thays Peñalver 30 de julio de 2018

Los venezolanos hemos llegado hasta aquí, después de casi veinte años de despropósito Chavista. Se dice fácil pero ese tiempo es considerado como un ciclo histórico, en el que suceden cambios profundos en los países y surgen nuevas generaciones.

Marchábamos y poníamos la vida en riesgo diciendo que se estaban robando todo y los chavistas permitían el ataque contra nosotros riendo. Denunciábamos que estaban arrasando con la industria petrolera y se reían más en nuestras caras, indicábamos que estaban arrasando con la producción de alimentos y medicinas e ironizaban o satirizaban todo lo que decíamos, se burlaban en sus programas de televisión esbozando el “salario mas alto de América Latina” como el logro supremo.

Hoy el chavismo grita a los cuatro vientos que se lo han robado todo, que la industria petrolera esta en la ruina, que no hay alimentos ni medicinas y el salario mas alto de América Latina quedó en la pobreza absoluta, un colombiano o peruano pobre puede comprar 50 kilos de carne y un venezolano 500 gramos de pellejo. Pero el chavista no sale de su casa, prefiere creer el cuento de que son los europeos quienes tienen sus dolaritos bloqueados, porque se los siguen vacilando al ser la misma cifra que se siguen robando. Prefieren no pedir explicaciones por el millón de barriles que siguen vendiendo y que son 25 mil millones de dólares al precio de hoy. Mas que suficiente para que existan medicinas y comida, pero los chavistas siguen sin pedir explicaciones.

La hiperinflación de Venezuela explicada con un billete de 100.000 bolívares, por @fsingerf ‏




FLORANTONIA SINGER 30 de julio de 2018

En hiperinflación el sistema de precios está destruido. De ahí que las referencias de los precios en Venezuela sean algo esquizofrénicas: una taza de café puede costar más que un medicamento y una lata de atún cuesta el salario de todo un mes. La entrada en hiperinflación se decretó (por la Asamblea Nacional opositora a Nicolás Maduro) en noviembre de 2017. El país cumple nueve meses en este devastador proceso: según el FMI, la inflación podría llegar al 1.000.000% este año.

El billete de 100.000 bolívares, el de más alta denominación en Venezuela, alcanza para comprar muy pocas cosas. Paga, por ejemplo:

-Una fotocopia.

-Un caramelo.

- Un bollo de pan dulce.

- 20 viajes en autobús dentro de Caracas.

-Un huevo.

-La encendida de un cigarrillo en un kiosco.

-16.000 litros de gasolina de 95 octanos (para cargar el tanque de un coche pequeño más de 450 veces).

-Un mes del móvil o del servicio de internet, pues la mayoría de los servicios tiene las tarifas congeladas por el gobierno, lo que a su vez ha llevado a un deterioro por la imposibilidad de los proveedores de hacer mantenimiento e inversiones.

Irresponsabilidad criminal, por Humberto García Larralde




Humberto García Larralde 30 de julio de 2018

El reciente anuncio de Nicolás Maduro de reducir cinco ceros a la moneda actual y respaldar la denominación resultante –el “bolívar soberano”—con el “petro”, representa una irresponsabilidad descomunal como respuesta a la hiperinflación. Más cuando, porfiando una vez más en la estúpida cantaleta de una “guerra económica” –¡hasta cuando!—, obvia deliberadamente la instrumentación de las medidas requeridas para acabar con tan terrible mal.

A estas alturas es imposible desconocer que la trágica hiperinflación que padecemos los venezolanos se asocia a la explosión de la liquidez monetaria, alimentada por la emisión vertiginosa de dinero sin respaldo por el Banco Central de Venezuela. Desde que Maduro asumió la presidencia el dinero en poder del público se ha incrementado unas 2.500 veces, pero la provisión de bienes y servicios se ha contraído en más de un 40%. Tan enorme brecha entre demanda y oferta se ha “nivelado” con el alza acelerada de los precios. Nadie puede ser tan bruto como para creer que dividiendo por 100.000 tanto a la oferta como la demanda –ambos lados de la ecuación–— este desequilibrio desaparecerá, dando lugar a la estabilidad de precios. En lo que va de 2018, la liquidez se ha expandido más de 21 veces, mientras sigue reduciéndose la producción e importación de bienes y servicios.

Pobre país rico, por @fernandocaminop




Fernando Camino Peñalver 30 de julio de 2018
@fernandocaminop

Después de vivir un bienestar ficticio, a partir de 2013 nuestra población ha venido empobreciéndose año tras año, el año pasado llegamos a más del sesenta por ciento de pobreza extrema. Lamentablemente para este año se estima un crecimiento de más del ochenta por ciento, es decir alrededor de 25 millones de nuestros habitantes, estarán imposibilitados de poder adquirir los alimentos suficientes para consumir las calorías necesarias para su normal desarrollo vital.

La hiperinflación ha diluido el ingreso familiar hasta llegar a ser casi inexistente el poder de compra del salario mínimo integral, ya no hay aumento que valga. Al día de hoy el salario mínimo integral mensual tiene un valor de menos de dos dólares. Para los organismos internacionales dedicados al combate de la pobreza mundial, una familia es pobre cuando su ingreso diario es menor a dos dólares, es decir inferior a sesenta dólares al mes. Si midiéramos la pobreza familiar por el ingreso mínimo mensual, diríamos como dicen los chamos: los venezolanos somos “superpobres”.

Más de 55 mil pacientes con cáncer están sin medicamentos en Venezuela, por @la_patilla




LaPatilla.com 30 de julio de 2018

La crisis en el sector salud se agrava con el paso de los días. Francisco Valencia, director de la ONG Codevida, que defiende los derechos de los pacientes trasplantados denunció este miércoles que al menos 55 mil pacientes con cáncer no cuentan con sus tratamientos.

Durante una nueva protesta para exigir respuestas al gobierno de Nicolás Maduro, manifestó: “Las personas con cáncer terminal no tienen medicamentos paliativos, están muriendo con dolor, eso es indigno, hay que darle por lo menos una muerte digna a las personas que están en la fase final”.

Transportistas califican como una burla el censo propuesto por el Gobierno, por @Unionradionet




Unión Radio 30 de julio de 2018

El presidente de los transportistas del bloque del oeste, Hugo Ocando, calificó como una “burla” el censo propuesto por el gobierno al sector. “No deberían censarnos porque ya nosotros lo estamos y nos obligaron a sacar la cédula del transportista y el carnet de la patria”.

En el programa A Tiempo que transmite Unión Radio, Ocando informó que este martes y miércoles se realizarán asambleas de transportistas para definir si acudirán al censo propuesto por el ejecutivo.

Dijo que el aumento de la gasolina con el nuevo cono monetario es algo inevitable que también se discutirá en los encuentos que sostendrá el sector. “Es algo que se estaba esperando hace tiempo. No nos preocupa tanto como el precio de un caucho”.

lunes, 30 de julio de 2018

Niños de azote del siglo XXI por @ClaudioNazoa



Por Claudio Nazoa


En las antiguas cortes europeas, existían unos pobres niños a quienes azotaban si un príncipe hacía algo malo, ya que estaba prohibido golpear o castigar a los descendientes del rey. Los niños sometidos a este sistema cruel, eran conocidos como: “los niños de azote”.

Cuando el joven de sangre real hacía algo indebido, era llevado a un cuarto donde el indefenso niño de azote era golpeado con una correa delante del príncipe. La cantidad de azotes e insultos, dependían de lo que había hecho el infante. Además de sufrir laceraciones, el niño de azote, como castigo, era encerrado en su cuarto durante horas o días mientras que el verdadero culpable se retiraba con su nodriza para seguir con su vida normal.

En la época colonial, en Venezuela, una señora muy encopetada sufría de flatulencia sonora aguda incontrolable. Para que no la descubrieran, se hacía acompañar por dos esclavas quienes pagaban las consecuencias de su embarazosa y sonora dolencia. La cosa se ponía peluda cuando la peligrosa dama iba a misa. El silencio del recinto sacro hacía más comprometedora la explosiva situación. Sin embargo, a ella no le importaba porque tan penoso momento era enmendado a costa de las infelices esclavas quienes seguían fielmente a su ama:

—¡Cochinas! ¡Qué vergüenza! No respetan ni la Iglesia –les gritaba la dama.

Todos los gobiernos venezolanos han tenido sus niños de azote. Por ejemplo, el gobierno del doctor Lusinchi se dio el lujo de tener el mayor de los niños de azote jamás conocido: el chinito de Recadi, quien finalmente fue el único preso de tan bochornoso caso. Carlos Andrés Pérez fue su propio niño de azote, ya que fue condenado por haber ayudado a la restitución de la democracia en Nicaragua.

Los más recientes niños de azote o como dirían los franceses: “Les derniers whip enfants”, de este desastre de la izquierda retrograda, son los norteamericanos, quienes entrenan iguanas para cortar la luz y el agua, quitan los ceros a los billetes, roban baterías y cauchos, acaparan el aceite de carro, causan la guerra económica, se comen la harina PAN, esconden los pasaportes y las medicinas, destruyen los hospitales, obligan a la gente humilde a comer basura y trasladan al pueblo como si fuera ganado en camiones para transportar animales.

Hoy, todos los venezolanos, dentro y fuera del país, somos los nuevos niños de azote del socialismo del siglo XXI y estamos pagando las flatulencias de este nefasto régimen socialistacomunista.

El pueblo en perreras por @celiaherrera



Por Celia Herrera


Hace ya muchos años atrás, en Caracas se escuchaba un cuento que parecía lejano. En Puerto Ordaz y Ciudad Bolívar, el transporte público era muy precario, al punto en que las personas se trasladaban en unas unidades improvisadas, tipo camionetas pick up, a las que se adicionaba en la batea una especie de casucha, donde de pie iban los pasajeros, en condiciones tales que le merecieron la denominación popular de “perreras”. Llegadas las nuevas tecnologías y la era digital, las imágenes se difundieron, con lo cual lo de las perreras ya no era cuento, era realidad.

En esta misma columna, en febrero de este año, hacía referencia a dichas unidades, dado que de manera insólita, en pleno siglo XXI, ya hacia finales de 2017, lo que en su momento alarmó a la ciudadanía en localidades muy lejanas para algunos, se transformó en el novedoso modo de transporte público en todo el territorio nacional, institucionalmente ofertado desde instancias gubernamentales como “cuadrilleras”, y han proliferado de forma tal, que hace un par de días en apenas una hora alcancé a ver pasar no menos de 9, en la zona de Palo Verde en plena ciudad de Caracas. Camiones de diversas marcas y modelos, en cuyas plataformas bordeadas por estacas, van de pie y viajan agolpadas decenas de personas, expuestas al sol y a la lluvia, en el mejor de los casos, pues lo grave es la severidad de las lesiones de las que pueden ser víctimas ante un eventual siniestro vial. No se puede ser indolente ante la cantidad de lesionados y fallecidos que se reportan hasta hoy, producto de hechos viales en los que están involucrados estos vehículos; en tanto, otros viajan en camionetas blindadas, último modelo.

Las perreras son signo inequívoco de la gravedad de la crisis del transporte público y de la necesidad inminente de acometer acciones contundentes con prontitud, en aras de solventar la situación y atender al traslado de todos los venezolanos en condiciones de equidad, pero por sobre todo de seguridad. Tal como expresamos en la declaración de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat, el 14 de junio de este año, “Es necesario planificar un sistema de transporte público contando con la participación de los interesados (municipios, profesionales, transportistas, usuarios, etc), procurando que las soluciones adoptadas sean de consenso, tomando en cuenta no solo la oferta de vialidad y el tránsito automotor, sino también el ambiente, la regulación de la demanda, los problemas de organización, los aspectos legales y los problemas producidos por la operación deficiente del sistema de transporte, entre otros.”

Van 8 ceros en revolución por @fariasjoseluis




José Luis Farías 29 de julio de 2018
@fariasjoseluis

Fastos y Nefastos de la Semana:

Los anuncios económicos de Maduro acentuaron la indignaron de la población, en particular los relacionados con la eliminación de los cinco ceros al Bolívar soberano. La interpretación de la gente es simple: los anuncios no resolverán nada y empeorarán las cosas.

La eliminación de los cinco ceros es puro y duro saqueo monetario del bolívar. Ya suman ocho ceros “en revolución”, tres del difunto y cinco de Maduro. 1 bolívar vale hoy cien millones menos que hace 20 años. Y anclar la moneda nacional al Petro, respaldado por unas reservas petroleras que 2 kilómetros bajo tierra no valen absolutamente nada, es una ficción.

Las redes sociales se colmaron de especulaciones y cálculos de todo tipo en torno a los nuevos precios de la gasolina, los servicios públicos y su impacto sobre los productos de primera necesidad, comenzando por el famoso “redondeo hacia arriba”. En medio de la indignación la gente ironizó de todas las formas posibles sobre semejante despliegue de sandeces, un jodedor habló de que Maduro se ganó su puesto en el Panteón Nacional por haber bajado el precio del dólar a 3,5 bolívares con la eliminación de los cinco ceros.

La lloradera de Maduro

El país que abandoné y que ahora quiero recuperar, por @PARDAGO ‏




Enrique J. Partidas Daboin 29 de julio de 2018

Tuve la suerte y la bendición de ir a Venezuela por 6 días. Fue un viaje extremadamente corto, extremadamente intenso y absolutamente increíble.  Pasé a ver en ese tiempo, desde la fase de lo “medio bonito”, hasta ver una pequeña parte de la espantosa realidad. Siempre estaba ante mis ojos una crisis, la constante de la gente delgada, siempre me hizo ruido, hasta que ví con mis ojos la necesidad.

Personalmente me siento muy responsable de abandonar a mi gente, si, estoy consciente que he sido parte del gravísimo problema de lo que nos pasa en Venezuela.  Me he hecho la vista gorda antes la necesidad que viven mis hermanos venezolanos por la eterna excusa de dejarme llevar por mi círculo que me decía, una y otra vez que no fuera a Venezuela.  Como dejé de ir por 3 años, me dejó de interesar leer tantas noticias de Venezuela, dejé de ver CNN en Español, dejé de seguir en redes sociales a activistas políticos y comencé a sumergirme en mi mundo de problemas cotidianos bastante mundanos a decir verdad.  Me dejó de importar Venezuela, y lo digo con propiedad.  Cuando estaba camino al aeropuerto, hasta me dio miedo en montarme en el avión.  Recé a Dios, seriamente, para que me dejaran pasar las maletas llenas de medicinas, y esperaba con ansias ver el Cerro Ávila, esa montaña majestuosa que nos da vida a todos los caraqueños.  Mi mayor deseo era compartir todas las horas de mis días con mis sobrinos y de realizar algunas diligencias que tenía pendiente, como ir a mi apartamento, revisar materiales , disfrutar del sabroso clima de Caracas y ver si cazaba con la mirada a las guacamayas que siempre cruzan Caracas de lado a lado…que iluso fui…poco de ello se cumplió.

El tiempo se acabó, por @JulioCArreaza




Julio César Arreaza B 29 de julio de 2018

La hiperinflación proyectada en el orden de un millón por ciento, es un logro del modelo socialista impuesto por el uso ilegitimo de las bayonetas, que jamás pudimos imaginar para el país. No ha podido ser más brutal el fracaso de un régimen corrupto que tiene en su haber la destrucción de PDVSA y del sistema eléctrico nacional. Desde el 2009 se han robado 100 mil millones de dólares, mal invertidos, y dejan al país sin luz y agua. No hay contraloría que investigue a los responsables de tantos desafueros en el uso de los dineros públicos, las pérdidas económicas, el colapso de la salud y los fallecidos que provocan.

Estos forajidos acabaron adrede con la calidad de vida de la gente para resquebrajar su voluntad. Se mantienen en el poder por el vil secuestro de las armas y la policía. Se roban buena parte de la plata para la comida de la gente, trafican con ella para el control político-social. Las redes de corrupción se benefician a costa de la miseria de los venezolanos. Juegan con el hambre de forma intencional. En tanto generan mayor pobreza, generan mayor chantaje. Te quiebro la pierna y luego te ofrezco la muleta, pero no vuelvas a protestar contra el gobierno. Los responsables de la corrupción caminan libre por el mundo, producto de la impunidad de un régimen casado con el crimen organizado, que convirtió a una nación en un ex país. La protesta encendida genera cada día más presión militar para que se produzca el cambio político constitucional.

Nuevas estrategias opositoras, por @garciasim




Simón García 29 de julio de 2018
@garciasim

Existe coincidencia sobre el debilitamiento de la oposición por sus propios desaciertos. La discrepancia comienza al identificar los lodos que llevaron de la contundente victoria electoral del 2015 a la fragmentación y reducción del papel de la oposición. Las diferencias se ahondan al escoger rutas y medios para enfrentar al gobierno.

No habrá recuperación sin que los partidos decidan revisar sus actuaciones en los últimos tres años. Escalón inicial para afirmar, rectificar y generar nuevas orientaciones que mejoren la extensión, calidad y eficacia de las actividades de oposición. La unidad consiste en la mayor concordancia sobre fines, objetivos, tiempos y formas de lucha. El nombre, su forma organizativa o sus reglas de funcionamiento son derivaciones del contenido.

¿Hacia dónde va Venezuela?, por @AFPespanol




AFP 28 de julio de 2018

¿Desatará un estallido social? ¿Obligará al gobierno a liberar la economía? La inflación en Venezuela llegaría a 1.000.000% este año, según una proyección del FMI que plantea escenarios volátiles con una única certeza: el dramático deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos.

Hoy el ingreso básico de un venezolano -1,5 dólares a la tasa del mercado negro- apenas alcanza para un kilo de pollo. Mientras, las finanzas públicas languidecen por el derrumbe de la producción petrolera, que aporta 96% de los ingresos.

El sombrío panorama que avizora el FMI -con una caída del PIB de 18%- no le extraña sin embargo a quienes padecen la crisis en carne propia.

Alexander Campos: la venezolanidad es la clave para salir del régimen totalitario, por VANESSA DAVIES




VANESSA DAVIES 29 de julio de 2018

Por culpa del chavismo Venezuela “va a la Balcanización o a un estado de violencia generalizada”, pronosticó el profesor de la UCV. "La desesperanza del venezolano se alimenta de la falta de alternativas al régimen totalitario", subrayó

Si por la maleta se saca al pasajero, por la biblioteca se saca al pensador. Y la de Alexander Campos tiene de todo: diccionarios de castellano para escribir mejor, textos sobre la Iglesia católica y especialmente sobre la corriente más comprometida con la visión social, literatura de José Saramago y José Balza (entre otros autores)...

De un sociólogo, filósofo y profesor universitario no se espera menos que pensar mucho y reflexionar mucho, y Campos lo hace. No podía esperarse menos de un integrante del equipo del Centro de Investigaciones Populares (CIP) que comanda el padre Alejandro Moreno. Su artículo Venezuela: una perspectiva posible, publicado en Debates IESA, dio pie a la conversación con Contrapunto. En este diálogo no solo advirtió que Venezuela “va a la Balcanización o a un estado de violencia generalizada”, sino que defendió su premisa: es en la venezolanidad donde están las herramientas para salir de esta situación que Campos cataloga como “un régimen totalitario”.

domingo, 29 de julio de 2018

7 verdades por @hcapriles



Por Henrique Capriles


Antes de desarrollar la primera idea sobre el tema que voy a abordar, quiero mantener presente que las enfermeras siguen en un justo reclamo de alcance nacional y que hoy domingo cumplen 1 mes y 4 días de protesta, ante el silencio y la crueldad de un gobierno hambreador que insiste en ignorarlas.

A ellas y a todos sus compañeros, mi admiración y solidaridad absoluta. Son un ejemplo en los tiempos más difíciles de lucha y los demás venezolanos tenemos mucho que aprender de ustedes.

Una de las principales razones de la protesta de las enfermeras, así como de las protestas que se han activado en varias partes del país, es la hiperinflación y sus consecuencias en la vida de las familias venezolanas.

Hoy en Venezuela ningún trabajador honesto, ninguna madre trabajadora, ningún obrero, ninguna maestra, ninguna enfermera puede darle las condiciones de seguridad mínima a su familia con el dinero producto de su salario.

¿Y qué hacen en el gobierno de Maduro y sus cómplices? Mentir impunemente en sus anuncios y, además, seguir aplicando políticas económicas que asfixian y matan de hambre al pueblo.

Ahora la más reciente, con la que pretenden que dejemos de ver lo importante: quitarle cinco ceros a una moneda que ellos mismos pulverizaron a punta de corrupción, guisos y malversación.

Eso que en Miraflores han decidido llamar “Plan de Recuperación y Prosperidad Económica” no es otra cosa que una nueva equivocación, un nuevo error que va mucho más allá de convertir cien mil bolívares fuertes en un bolívar soberano. Es decir: cien millones de bolívares de cuando recibieron el Poder en 1998 en un bolívar anclado a una mentira y que nacerá sin el más mínimo valor.

Así que, como desde el gobierno van a insistir en hablar de la reconversión y las medidas económicas en todos lados, creo que es una responsabilidad política de nuestro liderazgo darle argumentos a quienes nos leen para que a nuestra gente no le caigan a cuentos y todos sepamos como confrontar la cadena de mentiras y excusas que van a empezar a soltar.

Voy a concentrarme en siete puntos, aunque el tema da para mucho más. Pero me parece importante que tú, que me lees, puedas entender lo que sucede y gracias a eso frenar al aparato de propaganda. Empecemos.

El aro de Marisela por @Gvillasmil99


Por Gustavo J. Villasmil-Prieto


“Tendría unos quince años, y aunque la comida escasa, el agua mala, el desaliño y la rustiquez le marchitaban la juventud, bajo aquella miseria de mugre y greñas hirsutas se adivinaba un rostro de facciones perfectas”

Rómulo Gallegos, Doña Bárbara

La penumbra que se posesionó de los pasillos del hospital por las tardes después de que robaran todas sus lámparas y bombillos me hacía imposible definir los rostros de aquellas dos siluetas que deambulaban entre sombras llamando a las puertas cerradas de servicios y departamentos. Pero aun así pude notar que se trataba de una mujer acompañada de una muchacha jovencísima, una niña casi. Con cautela –tan necesaria como resulta para los que hacemos vida en cualquier hospital público venezolano- me les aproximé tratando de descifrar de qué iba aquello. Era una mujer todavía en sus treinta. Su rostro reflejaba un cansancio denso, antiguo. Edéntula y de tez oleosa, la pobre se adelantó a responder mis preguntas diciéndome “venimos de lejos, doctor. Del Tuy”. Con ella iba su hija, una muchacha de apenas 14 años. Habían pasado el día entero yendo de hospital en hospital en procura de un ecosonograma para ella. Y mientras la exhausta mujer me mostraba el sucio papel contentivo de la orden del referido estudio, la escasa luz que entrando por la ventana de la sala de hospitalización nos alcanzaba hasta el pasillo me desveló todo el drama tras aquella escena: la muchacha estaba embarazada. Su abdomen, increíblemente voluminoso, alojaba la matriz gestante no de una, sino ¡de dos criaturas! Fue entonces cuando, consternado, le pregunté: “¿Cómo te llamas, mija?” Y aquella niña-madre me contestó con voz infantil: “me llamo Marisela”.

Marisela fue el nombre que Rómulo Gallegos diera a aquella otra muchacha del llano profundo venezolano concebida en el coito brutal entre la degradación moral -Lorenzo Barquero- y la barbarie –la mismísima Doña Bárbara- con la que un atlético doctor en Derecho por la Universidad Central, montado a lomos de un corcel y llevando al cinto su Colt 38 – Santos Luzardo- habría de topar una tarde a orillas del río. Fue el encuentro luminoso entre la idea civilizatoria occidental -racional y fuerte- y la inocencia mancillada del país representado en la mugrienta muchacha llanera cuya belleza Luzardo descubriría al lavar su rostro con el agua de la corriente. La por el gran Luis Castro Leiva llamada paideia cívica galleguiana encarnaba ahora, con fuerza moralizadora, la fe venezolana en un mañana mejor.

Manuela Bolívar: El liderazgo político joven es una amenaza para el Gobierno por @contrapuntovzla



Por Emma Sánchez Álvarez


La joven dirigente de VP plantea que "es necesaria la articulación de todas las organizaciones" para resistir la "hecatombe social" que padece el país y los venezolanos

El liderazgo joven de la oposición ha sido fundamental en las luchas contra el Gobierno chavista, ahora madurista, durante estos últimos 18 años. En ese sentido, Voluntad Popular (VP) tiene en sus filas a Manuela Bolívar, joven madre dirigente, graduada en Psicología en la Universidad Católica Andrés Bello y diputada por el estado Miranda en la Asamblea Nacional.

Contrapunto quiso pulsar la opinión de esta destacada dirigente de VP sobre la situación del liderazgo joven de la oposición, su visión de país y su misión como venezolana activa en la política.


—¿Qué está haciendo el liderazgo joven en Venezuela?

—Yo creo que resistir a la hecatombe social que vivimos es resistencia para mantenernos libres ante el modelo totalitario. Para nadie es un secreto que el liderazgo joven es una amenaza para el Gobierno, tanto es así que todos los días vemos como los líderes políticos están en el exilio o están presos. Luego, por otro lado, tratando de irrumpir, y en el caso de Voluntad Popular, sobre nosotros ha estado la conducción del partido, y en ese sentido Leopoldo y todos los miembros fundadores lo hacemos sin diferencias generacionales porque más bien hemos tenido mucha participación en la toma de decisiones en nuestro partido. No es así en las otras organizaciones políticas en las que tienen un gran reto.

—Pero aún ese liderazgo joven de políticos se percibe que le falta muchísimo, porque después de 18 años estamos peor que cuando comenzamos.

—Sí, pero es que aquí había una élite. Si el final de esta etapa dependía de los jóvenes que hemos crecido con esto, es complicado porque ese final no es el único factor. Aquí hubo una élite académica e incluso política que en una etapa se planteó esto como una crisis de la democracia, donde las elecciones eran una tesis de salida, pero ahora no es suficiente. Llegamos a un punto en donde ya no importa manipular los resultados para mantenerse en el poder. Esta es la etapa oscura en la que estamos. Por eso no solo depende de los jóvenes, la sociedad democrática toda tiene que plantearse cómo superar esta etapa, porque hoy en día nos necesitamos todos, esa es la verdad.

Petrofilia, rentismo y crisis general por @perroalzao


Por Arnaldo Esté


Son frecuentes los comentarios y análisis de economistas y encuestadores centrados en los problemas económicos de los que culpan mayormente al gobierno y, por tanto, a la necesidad de su cambio para introducir medidas. Con frecuencia se ignora el sustrato ético de la situación y la necesidad de jerarquizarlo para atender la construcción del país.

Esa ignorancia de lo ético, que también acompaña las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional y la Banca Multilateral, puede conducir a la repetición de la crisis en cuanto que no se implica la necesaria superación de la calidad humana, de sus valores y competencias.

Lo que llamo petrofilia quiere enfatizar eso, que la situación de Venezuela va más allá del rentismo o de la “enfermedad holandesa”. Es una crisis general que venimos cultivando desde hace mucho tiempo, profundizada en los últimos veinte años con el uso descarado y sucio de las divisas para la enajenación y ruptura de la dignidad de la gente.

Las medidas económicas son urgentes y necesarias, pero más allá de esas “medidas” ellas deben integrarse, formar parte de un programa cuyo eje, cuyo generador, es educativo. Es atender a la formación y logro de valores y competencias como tarea de la nación.

Esa formación, esa pedagogía, tanto en el sistema educativo como en la acción social de origen institucional o no, requiere de una práctica, de un ejercicio consecuente. Valores y competencias en un proceso de construcción en el que ellos se realicen, se practiquen.

Dos ejemplos ilustran su posibilidad: el más viejo es el del INCE, con programas de formación, un tanto solemnes y verticales para mi gusto, realizados en conjunto por trabajadores, comunidades y empresarios. El más reciente es el plebiscito o consulta popular realizada en 16 de julio de 2017, organizada y realizada desde abajo, con una sencillez y eficacia con sabor de dignidad, participación y solidaridad.

Así que no se trata de un simple regreso a lo que hemos hecho, a cuando “éramos felices y no lo sabíamos”. Es aprender de este fracaso.

Rafael Ramírez a Maduro: Estamos ante la posibilidad cierta de una conmoción política por @contrapuntovzla



Por CONTRAPUNTO


El expresidente de Pdvsa afirmó que quitarle cinco ceros a la moneda sin un verdadero plan económico es como "maquillar a un muerto"

El exministro Rafael Ramírez envió un mensaje “desde el exilio”, este sábado 28 de julio, en el cual afirmó que es perseguido por denunciar la crisis generada por el Gobierno del presidente Maduro y denunció que lo quieren convertir en un chivo expiatorio.

Ramírez difundió sus señalamientos en un video de 18 minutos colgado en YouTube.

Este es, en 10 puntos, el cuestionamiento que hace el expresidente de Pdvsa y exministro de Petróleo durante el Gobierno del presidente Chávez.

1) “Se instala el IV Congreso del PSUV. Probablemente sea una de las ultimas oportunidades que tenga el partido de asumir su responsabilidad histórica de honrar el juramento a Chávez”. En este escenario “he pedido un derecho de palabra, se me ha negado insistentemente”.

2) Los anuncios económicos que hizo Maduro “son anuncios hechos a destiempo, y carentes de un plan” que “los hace un gobierno débil, sin credibilidad ni autoridad ante el país”. Por el contrario, indican que “seguiremos en este caos de un gobierno improvisado y autoritario”.

3) La eliminación de cinco ceros a la moneda “de manera aislada, sin un plan, es como maquillar a un muerto. La política monetaria en su gobierno no existe”, dijo al mandatario nacional.

4) “Se imprime dinero inorgánico sin respaldo, con el cual se sostiene la mentira de que se protege al pueblo con bonos y aumentos que se los traga la inflación en cuestión de horas. Hoy día somos mucho más pobres que hace 5 años”.

La comunidad internacional, nuestra principal aliada para recuperar la libertad, por @ENouelV




Emilio Nouel 28 de julio de 2018
@ENouelV

La expresión Comunidad Internacional (CI) no es una denominación retórica más para aludir a un grupo de países o al conjunto de ellos que conforman la sociedad planetaria.

No es una entelequia sin existencia real como algunos pudieran pensar.

La CI es un todo integrado, en primer lugar, por los Estados, cuyas relaciones entre sí, se rigen por normas de Derecho Internacional vinculantes, obligatorias. La CI, igualmente, es una comunidad de derecho, que incluye también a las organizaciones internacionales y otras entidades.

Declaraciones, resoluciones, dictámenes y sentencias de organismos internacionales la refieren. Ella es considerada una entidad jurídica.

Dios es un Padre que nos espera con el corazón en la mano, por @Pontifex_es




Papa Francisco 28 de julio de 2018

Evangelio según San Mateo 13,24-30

El enemigo es quien siembra la cizaña: "En aquel tiempo, Jesús propuso a la gente otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos dormían vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Cuando creció el trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña. Los peones fueron a ver entonces al propietario y le dijeron: "Señor, ¿no habías sembrado buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que ahora hay cizaña en él?". El les respondió: "Esto lo ha hecho algún enemigo". Los peones replicaron: "¿Quieres que vayamos a arrancarla?". "No, les dijo el dueño, porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha, y entonces diré a los cosechadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero". Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

La tolerancia y la verdad, por @FelixPalazzi




Félix Palazzi 28 de julio de 2018

La tolerancia en un sentido negativo puede ser entendida como convivencia con el error. De esta forma tolerar significaría sobrellevar, permitir, soportar el “error” o aquella actitud o conducta que se considera “errónea” en función de alcanzar la convivencia. Tolerar bajo el presupuesto de encontrarse en plena posesión de la verdad no es tolerancia, sólo es una tregua o pacto en el conflicto permanente. En la ardua tarea de la tolerancia la tentación de creerse poseedores de la verdad es tan real como la de aceptar todo como igualmente valedero y valioso, o pensar que todo es igual. Ambas tentaciones llevan consigo al desanimo, al fundamentalismo y a la indiferencia que son claras consecuencias de la intolerancia.

El ejercicio de la tolerancia, más que una cuestión social, se nos ha convertido hoy, más que nunca, en el ejercicio de nuestra humanidad. La crisis social que vivimos afecta fundamentalmente a nuestra forma de comprendernos, de expresarnos, de ubicarnos en la historia y en la realidad. Ante esta crisis la respuesta más efectiva parece ser abandonar la realidad, irse del país.

LA FIDELIDAD EN LO PEQUEÑO, por @hablarcondios ‏




Francisco Fernández-Carvaja 28 de julio de 2018

— Jesús se nos muestra siempre atento a las diversas situaciones humanas y nos enseña a santificar las realidades corrientes.

— En el cumplimiento del propio deber encontramos el lugar, la materia y el modo de ser fieles al Señor. El valor de las cosas pequeñas.

— Dios nos pide cada día lo que está al alcance de nuestras fuerzas. Correspondencia en lo que parece de poca importancia.

I. Gentes de los pueblos vecinos habían acudido a un lugar alejado, junto al lago de Genesaret. Y mientras Jesús hablaba, ninguno pensó en el cansancio, ni en las horas de ayuno, ni en la falta de provisiones y en la imposibilidad de obtenerlas. Las palabras de Jesús les han cautivado, les han llegado a lo más hondo del corazón, y se han olvidado del hambre y del camino de vuelta. Sin embargo, Jesús sí comprende nuestras necesidades materiales; por eso, se apiadó también de aquellos cuerpos exhaustos de quienes, por un motivo u otro, le habían seguido durante varios días. Y realiza el espléndido milagro de la multiplicación de los panes y de los peces1.

Y cuando todos han comido y están entusiasmados por el milagro que han visto con sus propios ojos, el Señor aprovecha la ocasión para dar a los Apóstoles –y a nosotros– una lección práctica, a la vez, del valor de las cosas pequeñas, de pobreza cristiana, de buena administración de los bienes que se poseen. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: Recoged los trozos que han sobrado para que nada se pierda. Entonces los recogieron y llenaron doce cestos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. Jesús nos muestra su magnificencia con la abundancia, pues todos comieron cuanto quisieron, y la necesidad de evitar el derroche inútil e irresponsable de los bienes; nos da ejemplo cuando se compadece de las multitudes y obra grandes prodigios, y también en estos detalles menudos.

La grandeza de alma de Cristo se manifiesta en los grandes prodigios y en lo poco de cada día. «La recogida de lo que sobró es un modo pedagógico de mostrarnos el valor de las cosas pequeñas hechas con amor de Dios: el orden en los detalles materiales, la limpieza, el acabar las tareas hasta el final»2. Durante treinta años de su vida estuvo ocupado en asuntos aparentemente sin trascendencia: elaborar cola para ensamblar unas maderas, aserrar troncos para fabricar muebles sencillos... Y también en estos trabajos de poco relieve externo estaba el Hijo de Dios redimiendo a la humanidad.