lunes, 30 de abril de 2018

Lo bueno existe por @ClaudioNazoa



Por Claudio Nazoa


Los venezolanos hemos cambiado tanto, ante la dramática cotidianidad, que hoy en día añoramos tiempos pasados.

No debemos acostumbrarnos a vivir en emergencia a pesar de la emergencia. No hay que resignarse a lo malo ni a la mediocridad. Tenemos que aspirar a lo mejor aunque por ahora no lo tengamos. Debemos decir, sobre todo a nuestros hijos, que lo bueno y la excelencia existen.

Si un día nos accidentamos en una carretera y un buen camionero nos saca del apuro, llevándonos a un pueblo cercano montados en la parte de atrás del camión, eso se le agradece. Sin embargo, si la gente debe ser trasladada a diario como ganado porque no hay transporte, tal como ocurre en Venezuela, eso es inaceptable.

El otro día, unos buenos amigos me invitaron a una cena. Había escritores, periodistas, empresarios y actores. De pronto, con estupor, nos dimos cuenta de que todos estábamos averiguando en dónde conseguir papel tualé y jabón de baño. Eso no ocurre en ningún país y jamás pasó en Venezuela durante los años que antecedieron a estos comunistas destructores, incluidas las dictaduras de Marcos Pérez Jiménez y Juan Vicente Gómez. Qué plaga nos ha caído con estos zamuros comunistas teñidos de rojo. Qué tristeza la paupérrima vida a la que estos bichos nos quieren acostumbrar. Vamos derechito al primitivismo, la barbarie y la incultura.

Hay que hacer lo imposible para no acostumbrarnos a la herrumbre, la miseria, la basura, la corrupción, la ignorancia, la sumisión, la tristeza, la muerte injustificada y a destiempo, la mediocridad, el atraso, la hiperinflación, la desnutrición que asesina a nuestros niños, la destrucción de la moneda, la cursilería militar, la falta de agua, de luz y luces en la educación, las abusivas cadenas de radio y televisión, las cínicas mentiras del diario Últimas Noticias, la vergüenza de ser colonia de la dictadura cubana. No debemos aceptar un sistema electoral tramposo, gente comiendo de la basura en las calles, el silencio cobarde y cómplice de quienes pudiendo hacer algo, no lo hacen. En fin, no nos acostumbremos al comunismo que pretende convertirnos en rebaños de obedientes ovejitas listas para ser capadas y trasquiladas antes de ir al matadero.

Lo bueno existe. No lo duden. Recuerden que nos quedan el pensamiento y la escritura, la razón, la esperanza y los sueños, los ovarios y los cojones. Como si fuera poco, sin importar donde nos encontremos, nos queda también el enorme orgullo de haber nacido en Venezuela.

Votar por una política, elegir a Falcón por @garciasim



Por Simón García


Votaré por una estrategia y elegiré a Falcón porque es el candidato que puede abrir una transición pacífica hacia la democracia. Mi decisión es para decir basta y sumar mi protesta a los millones de ciudadanos que exigen un cambio. 
No se basa en los atributos personales del candidato, sino en la convicción de que es urgente dejar a Maduro sin poder, antes que él nos deje sin país.

Votaré por Falcón porque es la forma de desafiar a una maraña de intereses en cuya cúpula existen o se expresan, bajo el escudo de un proyecto comunista, grupos que se adueñan de la riqueza nacional o que controlan negocios ilegales. El triunfo no está asegurado y no será fácil. Exige conciencia y firmeza.

Votaré para ponerle fin a un poder autoritario que, como lo señala el Observatorio Nacional Electoral, impone condiciones peores de una a otra elección. No voy a ayudar a cerrar esa rendija electoral. El plan de Maduro es liquidar la democracia, el de la mayoría de los venezolanos impedirlo. Pero los derechos se defienden votando, no renunciando a ejercerlos. Si en democracia votar es un derecho, en dictadura es un deber.

Votaré para volverle a ganar al fraude estructural del régimen y a la trampa. Las condiciones son desventajosas, pero el régimen las tiene peores: el 80% de la población lo repudia; se ovilla el malestar en sus filas; se extienden las pugnas y purgas; la hiperinflación anula el control del carnet de la patria; la espada de nuevas sanciones pende sobre otros oficialistas. La voltereta va por dentro.

Votaré porque no quiero descargar mi conducta en la inexistencia de condiciones equitativas. Lucho por mejores condiciones, pero no me engaño: el voto libre no vendrá del CNE sino de liberar al país de esta autocracia. No dejaré de votar en espera de un golpe que demuestre que en vez de venir del mono vamos hacia el gorila. Rechazo la invasión extranjera.

Capriles: La política no puede solo hacer nada y dejar pasar el 20 de mayo por @contrapuntovzla



Por CONTRAPUNTO


Cuestionó que si bien el caudillismo no le ha hecho bien a Venezuela, pareciera imposible que logren en colectivo llegar a soluciones y políticas

El exgobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, pidió este domingo a los partidos opositores que abran un "debate urgente" para encontrar una política conjunta que permita sacar al país de la crisis que atraviesa.

"Reitero la urgente e imperiosa necesidad de que en unidad se revise y se discuta cuál es la política, cuál es el camino para darle respuesta a los venezolanos sobre la peor crisis de nuestra historia", sostuvo Capriles en un artículo publicado en su blog.

"El caudillismo le ha hecho mucho daño a nuestro país pero pareciera que no hay forma de que en colectivo puedan tomarse decisiones", lamentó el excandidato presidencial, que afirmó que los partidos "no pueden permanecer inmóviles" ante la situación que atraviesa el país.

"La política no puede (...) hacer nada y simplemente dejar pasar el 20 de mayo", declaró en referencia a las elecciones presidenciales.

"Hay que debatir y acordar ya, oyendo siempre al pueblo que sufre", sostuvo en el texto ya que, argumentó, "se trata realmente de buscar una solución, máxime cuando hemos luchado tanto".

Aseguró que desde la oposición "estamos todavía a tiempo" para con la base de un "debate urgente y desprendido (...) dar una respuesta a la altura del momento histórico que vivimos".

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), incluyendo al partido Primero Justicia al que pertenece Capriles, decidió no participar en las elecciones presidenciales, porque consideran que la convocatoria carece de legitimidad porque la hizo la constituyente.

Paula Cadenas: Chávez vino a profundizar la división con el cincel y el martillo por @prodavinci



Por Hugo Prieto


Paula Cadenas, para mayores señas, hija del poeta Rafael Cadenas, vino a Venezuela a presentar el número monográfico de la más reciente edición de la revista Les Temps Modernes (jueves, 3 de mayo; 5:30 pm, librería El Buscón, CC Paseo Las Mercedes). Esta publicación ha sido, a lo largo del siglo XX, referencia obligada en la política francesa.

Son 304 páginas que compilan trabajos de diversos autores. Aquí, por razones de espacio, hacemos referencia a tres de ellos (Paula Cadenas, Ana Teresa Torres y Luis Gómez Calcaño). No podía faltar una breve (pero necesaria) mención al debate que el chavismo ha despertado, primero en altas y ahora en bajas, dentro de la izquierda gala y española, así como una breve referencia a una categoría en crisis que se resume en dos palabras: América Latina.

Profesora en la Universidad Paul Valéry de la ciudad de Montpellier, Cadenas cursa el doctorado en Estudios Hispanoamericanos. Vive en Francia desde 2009. Su testimonio es prueba fiel de que la distancia no es un obstáculo para pensar y actuar en función de los ideales más elevados del país. Pero es cierto, la realidad que estamos viviendo duele… y de qué manera.

¿Por qué hacer una tomografía, una autopsia del chavismo en este momento y, además, en Francia?

Esta publicación (Les Temps Modernes) no hubiese sido posible hace cinco años. Amigos de diversas procedencias, que viven en Francia, me preguntaban, a raíz de las protestas de 2014, ¿Qué es lo que pasa en Venezuela? Esas manifestaciones, que empezaban a abrirle espacio a la oposición, tienen una trascendencia. Cuando yo llegué a Francia, hace casi nueve años, era un territorio, si se quiere, comprado por el discurso oficial. El francés estaba convencido y si manifestabas dudas o críticas, te decían: Tú eres de derecha. Pero, precisamente, esas manifestaciones abren la interrogante. ¿Qué es lo que sucede?

Andrés de Oliveira: Una empanada con jugo de parchita es el sabor que guardo de Venezuela por @churuguara



Por Gregoria Díaz


Aunque sus ancestros son italianos, portugueses y  colombianos, Andrés Salvador de Oliveira Di Bernardo es tan criollo como una arepa. Aragüeño de nacimiento, el segundo finalista del reality show Master Chef Latino habló desde España en exclusiva para Crónica.Uno, sobre la experiencia en el concurso y sus ganas de regresar algún día a Venezuela.

Maracay. Cuando le preguntan qué recuerdo guarda de Venezuela, no titubea en afirmar que el ácido sabor de la parchita lo remonta a sus años de infancia y adolescencia entre El Limón, estado Aragua, y los Altos Mirandinos.

El segundo finalista del famoso reality show Master Chef Latino, transmitido por la cadena Telemundo, fue Andrés Salvador de Oliveira Di Bernardo. Y aunque sus apellidos pudiesen detonar que nada lo vincula a Venezuela, es tan criollo como la arepa, el casabe, el rompe colchón o la empanada. Nació hace 36 años en la clínica Calicanto de Maracay, detrás de la icónica Plaza de Toros de la ciudad jardín, aunque su familia se estableció desde el primer momento en El Limón, en el municipio Mario Briceño Iragorry, a escasos minutos de la capital aragüeña.

Sus padres son esa mezcla de razas que nacieron en este país luego de que Venezuela se convirtiera en el predilecto refugio para inmigrantes. Su madre es hija de italianos y su padre nació del matrimonio entre un portugués y una colombiana. Ambos nacidos en Venezuela.

Andrés es, entonces, el producto del mestizaje de las migraciones que se establecieron en Venezuela y que hicieron suyo este país. Su madre, Marucha Di Bernardo, por ejemplo, arquitecta egresada de la Universidad Central de Venezuela, fue la diseñadora de la puerta de entrada de la casa Italia de Maracay. Su padre, Domingo de Oliveira, nació en Caracas y forma parte actualmente de esa diáspora venezolana. Hoy reside en Kissimmee, Estados Unidos.

El desempleo campea en el medio rural, por @fernandocaminop




Fernando Camino Peñalver 29 de abril de 2018
@fernandocaminop

La desasistencia social y el abandono del régimen se manifiestan con mayor intensidad en las zonas menos pobladas de nuestro país, donde habita el 25% de nuestra población. Esta población está asentada en su mayoría en el medio rural. Allí el 74% de sus habitantes, es decir, más de dos tercios de las familias que pueblan esas regiones, se encuentran en situación de pobreza estructural.

La inmensa mayoría de los habitantes de las zonas rurales de nuestro país, dependen económicamente de forma directa o indirecta de la actividad pecuaria, pesquera y de la agricultura vegetal. Estas actividades, que son el eslabón primario de la cadena de la producción de alimentos, han sido las más golpeada por la política destructiva del gobierno. Como ya lo hemos señalado, por razones ideológicas y para beneficiar los actos de corrupción de la boliburguesía importadora, el régimen intervino y reguló todas las actividades económicas del sector primario de la producción de alimentos, mediante el irrespeto a la propiedad y al estado de derecho.

Bochinche Revolucionario, por @JulioCArreaza




Julio César Arreaza B. 29 de abril de 2018

Avanza el juicio a Nicolás Maduro por corrupción, con la actuación firme de los poderes públicos legítimos: TSJ, Fiscalía y AN, y ya él debería estar separado del cargo; lo cual impide el contubernio de las instituciones forajidas a su servicio y el indigno alto mando que acumulan cada día más expedientes en su contra. Pudiéramos hasta perder el Esequibo y Citgo y no quedar piedra sobre piedra, pero el régimen fallido intentaría quedarse en el poder como sea.

La hiperinflación causa empobrecimiento general y la caída estrepitosa de la calidad de vida de todos, y una crisis de luz eléctrica, agua, gas, a lo largo y ancho del país, que proscribe una vida digna. El Estado fallido, incapaz de asegurar los insumos básicos para la subsistencia del pueblo, ocasiona más hambre y desempleo. Viola el derecho fundamental a la alimentación y la dignidad humana, porque manipula el hambre de la gente como control social para permanecer en el poder a cualquier precio.

Tres diarios venezolanos, en la mira de Diosdado Cabello, por @amoleiro




ALONSO MOLEIRO 29 de abril de 2018

El fallo del Tribunal del Segundo Circuito de Apelaciones de Estados Unidos en favor del periódico estadounidense The Wall Street Journal, luego de la demanda por difamación interpuesta por el dirigente chavista Diosdado Cabello, presenta un paradójico contrapunto: el de los medios de comunicación venezolanos que, desprovistos de la interpretación comprensiva de alguna instancia judicial, cursan hoy un laberíntico y riesgoso proceso judicial por razones similares.


The Wall Street Journal había publicado un artículo en 2015 en el cual hace señalamientos en torno a presuntos vínculos de Cabello con el narcotráfico. Los diarios El Nacional, Tal Cual —que hoy subsisten únicamente en sus versiones digitales—, y el portal LaPatilla.com, enfrentan una demanda civil y otra penal, en el cual podrían estar contemplados el pago de onerosas indemnizaciones, e incluso la prisión, por reproducir una información parecida publicada por el diario español ABC. Los miembros de las juntas directivas de las tres empresas —cuatro de Tal Cual, seis de La Patilla y 18 de El Nacional— están bajo régimen de presentación periódica ante los tribunales y con prohibición de salida del país.

Venezolanos bajaron consumo de 1.200 a 500 calorías diarias, por @FrentAmplioVzla




Frente Agroalimentario 29 de abril de 2018

El 27 y 28 de abril el Frente Político Agroalimentario participó en la III Cumbre Mundial Hambre Cero que se realizó en Ecuador, donde estuvieron representantes de organismos de financiamiento multilaterales, la ONU, OEA y gobiernos de casi todo el mundo que están preocupados por la hambruna que azota a varios países, entre ellos Venezuela. El frente estuvo representado en la cumbre por Saúl López (AD).

El Frente Político Agroalimentario denunció en la cumbre, que existe una emergencia humanitaria en Venezuela, debido a que la población está consumiendo 500 kilo calorías por persona al día con un alto déficit de proteínas, cuando se debería consumir entre 1.200 a 1.400 calorías diarias. Esta grave situación se debe a que más del 90% de la población carece de ingresos suficientes para comprar la canasta de alimentos necesaria para nutrir satisfactoriamente a su familia. Se planteó también que actualmente la desnutrición infantil aguda se sitúa en 19%,  afectando a más de ocho millones de niños.

domingo, 29 de abril de 2018

El apagón por @hcapriles



Por Henrique Capriles


Una carrera por la supervivencia es lo que enfrenta nuestro pueblo venezolano cada día. 24 horas de penurias los 365 días del año. Cada actividad, por cotidiana que parezca, supone enormes esfuerzos. Bañarse, cocinar, cargar un teléfono celular, comprar un medicamento, ¡Todo! Parece como si al país entero lo hubieran metido en una máquina del tiempo para hacerlo retroceder un siglo.

Ni siquiera países que han sufrido conflictos armados o que han sido arrasados por fenómenos naturales muestran tal devastación. Los ejemplos sobran en todos los ámbitos, pero lo que está ocurriendo con la salud, la alimentación y los servicios básicos no tiene comparación.

Esta semana nuestro pueblo zuliano vivió – literalmente – el infierno que representa la crisis de Maduro. Además de estar sometido a días enteros sin luz, fueron una vez más reprimidos por exigir sus derechos. El mismo guión de siempre: culpar a la oposición y meter presos a manifestantes, dirigentes políticos y voceros gremiales.

“Esto es inhumano, porque no tenemos agua, ni señal en los teléfonos tampoco, de paso mi cocina es eléctrica y he tenido que ir a donde una tía para poder comer”, expresaba una ciudadana de Sabaneta.

“La luz se va a cada rato y uno no puede ni estar dentro de la casa porque el calor es insoportable”, afirmaba una abuela en Maracaibo.

El Zulia es este momento la cara más evidente del apagón de un país entero. Esta semana también se sufrieron cortes en Barquisimeto, Vargas, Mérida, Guárico y la capital. En el primer trimestre de 2018 hubo más de 4 mil apagones en todo el país. ¡Esto se traduce en 44 apagones diarios!

Definitivamente, como afirman quienes han salido a reclamar ¡El Zulia les quedó grande! ¡Venezuela les quedó demasiado grande! Y mientras estén en el poder no habrá manera de revertir la catástrofe en la que han convertido nuestra tierra.

El descontento de nuestro pueblo es tal, que esta semana vimos como cientos de personas vecinas del Palacio de Miraflores se hartaron de la sequía a la que los tienen sometidos por el racionamiento de agua, y sin miedo, salieron a exigir el restablecimiento del servicio. El rostro sorprendido de los oficiales de seguridad que custodian el Palacio habla de lo inesperada que fue esa protesta a tan solo metros del despacho presidencial, en una zona en la que manifestar resultaría temerario.

Silencio, abstención o participación por @perroalzao



Por Arnaldo Esté


Hace unos días vi al presidente, muy exaltado, hablando de sí mismo y prometer que al día siguiente del 20 de mayo él será otra persona. Una voluntad de cambio sorprendente ya que es bien conocido que mucha gente, la gran mayoría, quiere que cambie, que salga. Pero, luego de esa confesión de purgatorio, él también se suma a la mayoría, quiere que cambie. ¿Por quién, entonces, se habría de colocar la papeleta de la tramoya?, ¿por este o por otro que aún no existe?

En escritos semanales denunciamos insistentemente el fraude. Un fraude que, como digo al principio, ahora el presidente lo dice de sí mismo y que se agrega a otros: el carnet de la patria, una suerte de cédula de identidad que es obligatorio tener para existir, para mirar hacia otro lado esperando en colas físicas o digitales que te toque la pensión, el bono, el regalo, el preservativo… Pero se está volteando la cosa, como todo el mundo debe tenerlo, se disipa su efecto o, dicho más frescamente, se putea, la gente se burla de él. Con ese carnet ya no se puede discriminar o presionar.

A ese carnet, ya sin su fuerza inicial, se agrega el fastidioso ventajismo en los medios de comunicación. Unas monsergas permanentes en lenguajes escasos y repetitivos que revelan la pobreza de los gobernantes que los ordenan y escriben. No hablemos de presos políticos, proscripción de partidos y candidatos, éxodo.

Mientras, la crisis general se incrementa. Inflación, incertidumbre, corrupción, caída de la producción petrolera, aislamiento internacional. Una crisis que ya no tolera ausencias, silencios o postergaciones. Hay que pronunciarse, hay que participar a pesar del fraude y sus instrumentos. Hay que establecer, incluso en el mismo territorio de la mentira, la existencia de otra opción, de una transición, de una búsqueda.

Paulina Gamus: no le veo salida inmediata a esta situación por @Espemar


Por Esperanza Márquez


Paulina Gamus sigue siendo adeca, aunque esté muy distanciada del partido del que alguna vez fue una importante dirigente. Ve al país muy mal y sin una salida clara. Reclama el silencio de la Mesa de la Unidad y, también, la facilidad conque algunos ciudadanos critican a quienes integran la entente opositora.

–En su criterio ¿Cómo definirías la situación de Venezuela en estos momentos?

–Venezuela en estos momentos está en estado de calamidad, es una gran calamidad.  Se habla de estados de calamidad una vez que hay un terremoto, una inundación con consecuencias trágicas, después que hay un suceso que realmente deja a un país o a una ciudad o a un conglomerado muy abatido, muy perjudicado, muy sufrido se dice que está en estado de calamidad.

–En ese estado de calamidad qué se puede hacer, que podemos hacer los venezolanos

Se pueden hacer muchas cosas y es la pregunta que nos hacemos todos los días todos los venezolanos. Los que estamos aquí, los que están afuera, los que no son venezolanos, esa es la gran pregunta.

En primer lugar, creo que lo más triste de lo que nos está ocurriendo en ese estado de calamidad es la división del sector opositor del país, que es un sector mayoritario. Con una oposición unida, coherente, las cosas serías muy diferentes. Lamentablemente aquí muchos de los opositores se han dedicado a destruir a la oposición, aquí el comentario más frecuente es que en Venezuela no hay líderes, pero no hay líderes porque nosotros desde la oposición nos hemos encargado de destruir a través de las redes sociales a todo el que asoma algún tipo de liderazgo.

Creo que la MUD, que ha cometido errores y que últimamente está realmente muda, una de las causas de su desprestigio es la misma oposición. Cuando la MUD logró un triunfo, por ejemplo, en las elecciones del mes de diciembre del año 2015 entonces la MUD era excelente, pero cuando no logra sacar a Maduro de un solo tirón, como quisiera la gente, y que Maduro no esté, entonces la MUD deja de ser útil, importante, comienzan las críticas: son unos vendidos, son inútiles. En realidad es muy triste lo que vivimos y no le veo salida inmediata a esta situación.

La migración es un tema que nos toca a todos por @nrivasherrera


Por Norma Rivas


El foro “De cuna de oportunidades a país de emigrantes”, realizado por Crónica.Uno en la Parroquia Universitaria, UCV,  tocó la sensibilidad de asistentes que acudieron a buscar respuestas ante el fenómeno social que los últimos tiempos se vive Venezuela  y que representa separación de grupos familiares.

“La migración es un tema que nos toca  a todos. Se están yendo los vecinos, los amigos, los familiares. Por eso hoy vemos este salón lleno de gente”, señaló que Isabel Báez, residente del 23 de Enero, quien asistió al foro de Crónica.Uno, y agradeció al portal el abordaje de este tema.

Los asistentes al foro tomaron la palabra no solo para formular inquietudes sino también para contar sus experiencias.

Durante su intervención, Báez se preguntó qué deben hacer las amas de casa, cómo hacer con el presupuesto, cómo alimentar a los hijos y cuáles son las consecuencias en los niños cuando los padres se van y los dejan con los abuelos.

Recomendó a los padres de los jóvenes que se han ido que les den ánimos, que los apoyen, que se comuniquen con ellos, que les den la bendición “que nos cuenten cómo les va por allá, ayudarlos. No esperar a que ellos nos manden  un dinero. Esa es la situación que estamos viviendo y Dios quiera que esto pase y se vengan estos jóvenes que se fueron, que se están formando y trabajando”.

Ricardo Sansone, ex trabajador  del Metro de Caracas, relató cómo la migración ha impactado en la institución.

“Es cierto que el personal ha migrado y se ha colocado en  muchos sistemas de transporte en Latinoamérica, de hecho, en el metro de Panamá hay gente nuestra. Tenemos gente en Quebec, en Santiago de Chile. Hay personal muy calificado que se esta yendo. Se está quedando el país sin calificación”.

Auge y caída del socialismo por @centrogumilla


Por Rubén Aguilar


El texto de José Rafael Vilar Mendoza es un recuento de la realidad que hoy se vive en América Latina y el Caribe, a partir de un análisis de los últimos 60 años que inicia en 1959 con el triunfo de la Revolución Cubana como un hecho fundacional

Analiza a las democracias latinoamericanas de la década de los años sesenta, con sus altas y bajas. Se adentra en el estudio de la Cuba revolucionaria, que a partir de 1965 se declara comunista, y del surgimiento de los movimientos guerrilleros, con distintas variantes, en todo Latinoamérica.

Hace un repaso por las dictaduras militares de la década de los setenta y ochenta que se hacen presentes en toda la región, con excepciones puntuales, en el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional creada y difundida por el gobierno de Estados Unidos como parte de la Guerra Fría.

A mediados de los ochenta y ya francamente en la década de los noventa en Latinoamérica empieza el proceso de vuelta a la democracia. Se ofrece información puntual de cómo ocurrió eso en cada país.

Con la democracia viene el arribo del neoliberalismo y lo que se dio en llamar la “Década pérdida”. Son los años noventa. La democracia no produce un sistema más equitativo y justo como había prometido. Hay información relevante y amplia de lo que sucede en cada país.

Vilar analiza lo que llama la crisis estructural del modelo neoliberal, que tiene consecuencias distintas en cada uno de los países. Luego bosqueja lo que se dio en llamar la “Década maravillosa”, que va de 2004 a 2013 cuando muchos países de la región tienen un boom exportador de materias primas.

El autor, una vez que ha establecido el panorama general de Latinoamérica en los últimos 60 años, se adentra en el análisis profundo de la Revolución Bolivariana que el comandante Hugo Chávez inicia en Venezuela. Asume la presidencia en 1999, pero es en 2001 cuando da comienzo a su revolución.

Antes, durante y después del 20M, por @leandrotango




Leandro Rodríguez Linárez 28 de abril de 2018
@leandrotango

Ya no son las novelas ni el beisbol, la política se ha convertido en el principal entretenimiento de los venezolanos, donde la transversalidad es la omisión de lo importante/determinante para el pueblo y el elemento protagónico es todo aquello que beneficie a los gobernantes sin importar el qué, el cómo ni el cuándo, las elecciones en nuestro país son un claro ejemplo, se omiten, adelantan, atrasan o ajustan a merced de quiénes hoy están en el poder.

Bajo este aterrador esquema, se ha hecho creer que una bolsa de comida mensual es el legado más grande por el que dieron sus vidas Bolívar, Miranda y Sucre, que hay que defender rodilla en tierra la sustitución de la milagrosidad del esfuerzo propio o familiar por bonos populistas, por limitaciones, condicionates y racionamientos a nuestros derechos y libertades. Se ha impuesto la cultura del perdón a las gestiones públicas mediocres, corruptas, ineficientes, se obliga a los venezolanos a que con hambre y desempleo se resteen con gobernantes autoengrandecidos… lo hemos dicho, el chavismo es una mentalidad.

La esperanza del cristiano. Amigos de Dios, por San Josemaría Escrivá




San Josemaría Escrivá 28 de abril de 2018

Hace ya bastantes años, con un convencimiento que se acrecentaba de día en día, escribí: espéralo todo de Jesús: tú no tienes nada, no vales nada, no puedes nada. El obrará, si en El te abandonas. Ha pasado el tiempo, y aquella convicción mía se ha hecho aún más robusta, más honda. He visto, en muchas vidas, que la esperanza en Dios enciende maravillosas hogueras de amor, con un fuego que mantiene palpitante el corazón, sin desánimos, sin decaimientos, aunque a lo largo del camino se sufra, y a veces se sufra de veras.

Mientras leía el texto de la Epístola de la Misa, me he conmovido, e imagino que a vosotros os ha sucedido otro tanto. Comprendía que Dios nos ayudaba, con las palabras del Apóstol, a contemplar el entramado divino de las tres virtudes teologales, que componen el armazón sobre el que se teje la auténtica existencia del hombre cristiano, de la mujer cristiana.

Cómo la Divina Misericordia puede disipar la oscuridad, por @PhilipKosloski ‏




Philip Kosloski 28 de abril de 2018

¿Qué es tan importante conocer sobre la Divina Misericordia de Dios? ¿Cómo afecta nuestra vida en la tierra? Desafortunadamente, muchos viven como si Dios fuese un tirano que castiga sin clemencia a aquellos que pecan.

Cuando una persona se ve viviendo una vida de pecados, por ninguna razón va a querer volverse hacia un tirano, sino que decidirá vivir una vida de desesperación.Dios los ha abandonado y no ven más esperanza después de la muerte. 

Afortunadamente, ése no es el Dios en el que creemos, ya que Él es un Dios tanto de justicia como de misericordia.

Para poder entender el por qué la devoción a la Divina Misericordia es tan importante, veamos qué significa para Dios ser misericordioso.

Antes que nada, la misericordia de Dios siempre ha estado relacionada a Su justicia. El Papa Francisco explica:

Ante la crisis política y humanitaria, por CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO




CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO 28 de abril de 2018

La última y más reciente declaración del episcopado venezolano responde única y exclusivamente al deterioro progresivo y continuo de la crisis que vive el país. No hay sector de la vida nacional que no esté golpeado por las carencias de lo más elemental y por la impotencia ante la escalada hiperinflacionaria que impide a gran parte de la población tener acceso a lo que busca. Día a día somos testigos de la contradicción entre la falta de respuesta a las necesidades reales de la gente y la campaña de reparto de electrodomésticos y otros enseres a muchas personas. Todo el que recibe debe firmar e inscribirse en el carnet de la patria y se le hace saber lo que debe hacer el próximo 20 de mayo, so pena de la represalia si esto no se cumple. Comprar conciencias y votos amparados en la necesidad es una manipulación, una esclavitud, una degeneración ética que trastoca valores. Queda en evidencia que lo principal no es la solución de los problemas sino el mantenimiento en el poder. Es un atentado a la dignidad humana y al más elemental sentido de igualdad y democracia.

sábado, 28 de abril de 2018

Contra la dictadura, ¡dolarización! Por @cgomezavila



Por Carolina Gómez-Ávila


Como pretender atravesar la selva amazónica asistidos por el mapa del genoma humano, como calcular el índice de precios a partir de la escala musical, como curar una obstrucción intestinal con antidepresivos. Es un disparate intentar resolver un problema con herramientas usadas para categorías inconexas.

Pero cuando un pueblo está desesperado, los inescrupulosos se aprovechan de su confusión e ignorancia y les hacen dar por bueno lo que no solucionará su problema. A menos que para Henri Falcón no sea un problema que vivamos en dictadura sino sólo la economía, como declaró el sábado pasado. En ese caso hay que advertir a todos que si para él la dictadura no es “el verdadero problema de Venezuela”, no le preocupará en lo más mínimo continuarla de llegar a ocupar la silla de Miraflores.

Se ve que le han recomendado aquello de “¡Es la economía, estúpido!”, una frase a la que endosan cantidad de imprecisiones históricas e interpretativas: En la carrera presidencial que llevó a Bill Clinton hasta el salón oval, James Carville -su estratega de campaña- mantuvo anotadas en una pizarra cuatro reglas en las que el candidato se debía enfocar en cada aparición pública y que podrían traducirse como “Cambio versus más de lo mismo”, “La economía, estúpido”, “No olvidar el sistema de salud” y “El debate, estúpido”, en ese orden. Sólo Carville sabe si estos eran todos los puntos que recomendaba a Clinton o si le recordaba sólo aquellos en los que más fallaba el entonces candidato.

En todo caso, fue solamente la segunda frase de ese pizarrón la que se hizo popular. Pienso que su fama no se debe a la genialidad del contenido, sino al hecho de que Carville se atrevió a tratar como estúpido a quien terminó siendo el presidente del país más poderoso del orbe. Al trascender la sentencia, se le adosó una interpretación según la cual todo candidato en campaña debe mantenerse enfocado en los problemas y necesidades de la vida cotidiana de los electores. Recomendación que no debe ser confundida con populismo, por cierto.

Un weekend en La Habana por @EcarriB



Por Antonio Ecarri Bolívar


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, se fue a Cuba el pasado fin de semana, a congratular al nuevo presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y entendemos que no debió haber sido un simple weekend en Varadero, sino una seria conversación, en La Habana, sobre las complicadísimas relaciones internacionales de los dos países. Si Díaz-Canel fue sincero le debió haber aconsejado resolver el problema agudo que se le avecina al venezolano, ante un proceso electoral chucuto, que les va a causar más perjuicios que bondades a ambos mandatarios y a sus gobiernos. Veamos.

Díaz-Canel sabe, porque se lo tiene que haber dicho Raúl –quien se quiere quitar el yugo y no sabe cómo explicarlo– que el comunismo fracasó en Cuba, como ya había fracasado en la extinta URSS, en China, en Vietnam y en todas partes donde se trató de implantar. En Cuba se ha logrado mantener, a duras penas, porque su atrabiliario sistema fue subvencionado, durante décadas, por la potencia que en su momento fue la URSS y demás naciones que eran sus satélites. Ah, pero cuando se vinieron en picada todos esos Estados comunistas que giraban en la órbita soviética –a partir del glasnost y la perestroika de Gorbachov– apareció, como de una chistera afortunada, un personaje llamado Hugo Chávez con la bombona de oxígeno del petróleo venezolano, asumiendo el costo de la subvención sustitutiva de los rusos, quienes ya habían pegado la carrera de la isla porque les llegó el capitalismo y… mandó a parar.

Ahora el problema es que el petróleo venezolano hizo crisis, porque se desplomaron los precios y la producción se vino a menos, la industria y el comercio desaparecieron, pero todo por estar copiando, mal copiado y sin digerir, el socialismo cubano que no tiene pies ni cabeza. Ya lo dijo el visionario, hijo espiritual de Simón Bolívar, que fue el genio de José Martí: “Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados”. Tenía razón Martí, pero es que los desamparados ya dejaron de creer en la demagogia de ese “socialismo real”, porque el amor con hambre no dura.

Todo eso lo entendió Fidel tarde, muy tarde, pero se lo confió a Raúl y ambos arrancaron con el ensayo de Mariel, que ahora le entregan a Díaz-Canel para ver si él ejecuta lo que no pueden hacer los que fusilaron a los que tenían razón. El Proyecto Mariel, hay que recordarlo, es el intento serio por divorciarse del comunismo, sencillamente porque la ley que crea esa Zona Económica Especial es un instrumento legal al margen de todo el resto del ordenamiento jurídico comunista cubano.

Monte y culebra por @jeanmaninat



Por Jean Maninat


La discusión acerca de las elecciones del 20 de mayo se ha centrado en su aspecto presidencial, dejando de lado el hecho –nada desestimable­– que también se eligen Consejos Legislativos Estadales y Consejos Legislativos Municipales. Además de Presidente de la República, se elige a quienes representarán a la ciudadanía en el eslabón de la cadena institucional más cercano a esa entidad con la que tanto se hacen gárgaras solemnes: el pueblo.

Uno de los logros más importantes que tuvo la democracia venezolana –cuando todavía lo era– fue la descentralización del Estado, que le dio voz y capacidad de decisión a las regiones y abrió las compuertas para que surgieran nuevos líderes regionales y municipales validados por sus votantes y con autonomía frente al poder central. Caracas, perdía su condición geocéntrica en el universo político venezolano frente a eso que despectivamente se denominaba “el interior del país”. Fue un giro copernicano fundamental para el fortalecimiento y modernización de la democracia.

La oposición democrática lo tuvo claro cuando comenzó a trabajar con ahínco en las regiones –desde los municipios, consejos regionales y gobernaciones– para contrastar su gestión, allí donde había ganado, con la pésima labor del hipercentralizado gobierno chavista. La prisa del “vete ya” todavía no se había apoderado de la política democrática opositora y a partir de su labor en la gobernación de Miranda, Henrique Capriles estuvo a un tris de ocupar la presidencia.

Vendría el luminoso momento de diciembre de 2015, y luego el despeñadero al que condujo la ficción de que la mayoría parlamentaria obtenida entonces constituía un claro mandato para salir del gobierno, pero ¡ya! Aquellos polvos trajeron estos lodos movedizos en los que mientras más se mueve, más se hunde la oposición democrática.

Padrenuestro en abril por @luisaconpaz



Por Luisa Pernalete


“Padrenuestro que estás en los cielos”, y aquí en la tierra y aquí en Venezuela. Me gusta rezar el Padrenuestro porque de entrada me dices que “somos hermanos”, que eres el Padre de los de franela roja, de los de franela amarilla, blanca e incluso de los que no tienen franela.

“Santificado sea tu nombre”, tu nombre siempre debe estar asociado a cosas buenas y no a descalificaciones e insultos, tan comunes en esta Venezuela de hoy. Tu nombre inmerso cuando los hijos, nietos y ahijados piden la “bendición” a sus  madres, abuelas y madrinas.

“Venga a nosotros tu Reino”, tu Reino de justicia, de fraternidad, de bondad, de solidaridad. La solidaridad que está salvando a niños que consiguen manos extendidas. ¡Que se multipliquen semillas de tu Reino! ¡Ese es tu Reino! No el reino – con minúscula – que utiliza el poder para oprimir,  encarcelar, matar.

“Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”. Tu voluntad es que no tratemos como hermanos, que nos podemos disgustar, pero luego nos contentamos.  Tu voluntad es que cuidemos la madre naturaleza.  Por eso te pedimos que se haga tu voluntad tanto  en las ciudades, como en las selvas del estado Bolívar, amenazadas  por el Arco Minero, arco depredador. Tu voluntad no puede ser que acabemos con los árboles, con los ríos. Tu voluntad es que cuidemos el planeta, como lo han cuidado nuestros hermanos indígenas por siglos.

“Danos hoy nuestro pan de cada día” ¡Qué no mueran más niños por desnutrición! ¡Danos el pan para los niños pacientes del JM de los  Ríos!  ¡Danos desayunos para todos los escolares! ¡Danos medicinas para los pacientes con enfermedades crónicas! Las ollas solidarias de Cáritas son buenas, pero no alcanzan. ¿Será mucho pedir que la Ayuda Humanitaria sea solicitada y aceptada por los que toman las decisiones?

La necesidad de reaccionar por @martinezmeucci



Por Miguel Ángel Martínez Meucci


¿Hasta qué punto puede caer un país? ¿Cuán malas se pueden poner las cosas para toda una sociedad? Estas son, probablemente, preguntas que todo venezolano, así como toda persona que conoce o se interesa por Venezuela, se hace hoy día. Con seguridad la mayoría es ahora más pesimista que hace unos años, dado que para muchos la situación actual resultaba inconcebible. Ahora, cuando el peso de las evidencias resulta abrumador, es más difícil que nunca la tarea de cambiar el rumbo de una nación que se ha enfilado hacia el abismo.

Las consecuencias de resultar negativamente sorprendidos por esta debacle van más allá de lo tangible. No sólo está mucha gente incapacitada para afrontar materialmente la crisis actual, sino que además resulta difícil el mero hecho de existir, de estar ahí, de vivir mientras se contempla todo lo que pasa y se trata de entenderlo. Las reacciones son tan variadas como lo es el género humano, pero predominan la tristeza y la desazón, sin excluir a quien todavía confunde negación con esperanza, quien persiste en hacer lo mismo que hasta ahora (lo cual, a veces, significa no hacer nada) porque encuentra en esa obstinación el consuelo que echa en falta.

Pero ante todo lo anterior es preciso reaccionar. El hecho de que el camino esté lleno de dificultades no anula la necesidad de recorrerlo. Optar por la vida significa aceptar el reto de superar todos sus obstáculos. Al fin y al cabo, la vida nos ha sido dada sin garantías y nos corresponde hacer de ella algo digno, no sólo de ser vivido, sino también de ser recordado. No obstante, para ello hace falta comprender, de modo realista, el mundo en el que nos movemos. Mientras que la depresión resulta fatal, la negación sólo sirve para escurrir el bulto, evitar cambiar y diferir las respuestas oportunas.

En nuestro contexto, una respuesta oportuna pasa por intentar conocer la naturaleza del problema y no descartar de entrada escenarios que pudieran parecernos inauditos. La realidad actual sobrevino, en buena medida, como resultado de la negación de este escenario, considerado inaceptable y ofensivo para el sentido común. Se argumentaba que “los venezolanos no somos así”, “eso es imposible” y otras fórmulas por el estilo, más ancladas en el wishful thinking que en un análisis fundado en el examen de variables, procesos y elementos clave. Está claro que la realidad siempre nos supera, que no podemos predecir el futuro y que todo análisis no es más que una precaria guía, pero aun así es mejor contar con ella que basar nuestras previsiones en nuestros meros deseos y prejuicios.

Cambridge Analítica, por Miguel Méndez Rodulfo




Miguel Méndez Rodulfo 27 de abril de 2018

Es una siniestra compañía de análisis de datos que se ha especializado en eventos electorales. Tiene su sede en Londres, pero nada tiene que ver con la universidad. Estuvo dirigida hasta hace muy poco por Alexander Nix, un relativamente joven, talentoso e igualmente inescrupuloso ejecutivo que coordinó las campañas por el Brexit y las presidenciales de USA, acontecimientos ambos que sorprendieron al mundo y cuyas consecuencias afectarán negativamente a la humanidad. Cambridge Analítica (CA) antes del Brexit asesoró a varios países africanos y a Italia, México, y otros países (luego asesoró a Colombia en el No al plebiscito). En esas lides aplicó estrategias que rozaban la ilegalidad, pero que eran abiertamente inmorales, como la difusión de campañas de desprestigio, el uso sistemático de la mentira, la aplicación de tácticas de espionaje, el soborno con grabación escondida de la oferta y la posterior colocación en internet del acto para destruir políticamente al adversario, el uso de prostitutas ucranianas, etc. Todas estas artimañas las explicaría Nix a un supuesto cliente de Sri Lanka que terminó siendo un portal de investigación inglés que le propinó su propia medicina: lo grabó con micrófono oculto y cámara escondida. Por esta razón Nix fue despedido de CA, bajo el argumento de que violó la ética de la empresa. Pero expliquemos como esta consultora llegó a manipular al mundo. Por supuesto que la empresa de marras no inventó la guerra sucia, ni tampoco la segmentación del mensaje, ya que desde hace mucho se sabía que un mensaje genérico difundido por regiones, razas, religiones, etc., carece de efectividad. Lo que se estila ahora es dirigir un mensaje particular por segmentos: hombres blancos de clase media recelosos del gobierno. Pero hasta ahí no se había dado con la piedra filosofal de determinar qué personas concretas conformaban un segmento.

Un sentimiento de cambio, por @freddyspaz




Freddy Paz 27 de abril de 2018
@freddyspaz

Un sentimiento de cambio se apodera cada día más del pueblo de Venezuela.

La gente está harta de sobrevivir a una crisis económica, política y social, inducida por el fracaso de una elite de gobernantes rojos a nivel nacional, regional y municipal.

La gente está harta del deterioro acelerado de su calidad de vida. De una inflación creciente, que cambia de la mañana para la tarde los precios de todo, golpeando estómago y el bolsillo de los venezolanos; un salario que no alcanza ni para comer; servicios públicos en medio del colapso total; constantes apagones y fallas en el sistema eléctrico; Hospitales que no funcionan, ni le garantizan la vida a la gente; La educación, sin financiamiento y con altos niveles de deserción escolar tanto de alumnos como de profesores; Farmacias sin medicinas; Supermercados sin alimentos; matraca, peajes y cobro de comisiones económicas para todo; Mentiras, cuentos y corruptelas que involucran a funcionarios y gobernantes del Psuv a todos los niveles; contrabando; extorsión; inseguridad; y tantas promesas incumplidas; tantos abusos, tantos atropellos, tanta corrupción y tanta impunidad; estamos hartos de tantos saqueos y robos del patrimonio de todos los venezolanos; del irrespeto a la constitución y a las leyes; de tanta injusticia, de persecuciones política para quienes pensamos distinto a la clase gobernante; la gente no quiere más al Socialismo del Siglo XXI, ni a los rojos rojitos en el gobierno nacional, regional, y municipal. La gente quiere un nuevo CNE, autónomo, transparente, que garantice el derecho a elegir con libertad. El pueblo quiere ver otros rostros, otros dirigentes conduciendo, y gobernando a Venezuela.

Yo me quedo en Venezuela, por @centrogumilla ‏




Revista SIC 803 27 de abril de 2018

¿La solución es irse o hay otra alternativa?

Un número creciente de compatriotas se está planteando irse del país. La sensación de que esto ya no da más de sí y que aquí no hay futuro se apodera del imaginario de muchos y entra el síndrome de irse. A cada uno le pasan cosas que lo llevan a decidir esa salida. Pero además es como una conclusión que se cae de madura porque está sugerida por muchas historias del entorno cercano y porque no hay más alternativa en el ambiente. Es como si fuera una epidemia: a uno le entra esa fiebre y no para hasta salir del país. Es ya como una obsesión colectiva, como una pandemia.

Por eso urge poner en el ambiente otra alternativa, para que haya dos posibilidades para ser sopesadas ambas y no dejarse llevar por la pendiente inclinada que hasta hoy parece ser la única salida factible ante una situación no solo de una estrechez vital casi inaguantable, sino que se presenta con una contundencia tan ciega y despiadada que desanima completamente y lo único que provoca es irse de lo que se experimenta como una amenaza vital sin remedio.

No hablamos de casos específicos, como el del que se va porque él o un familiar cercano necesita de medicamentos para no morirse y no los obtiene en el país y puede obtener fuera.