10 Últimos

jueves, 10 de agosto de 2017

Pensamiento y Acción. OPCIONES DE LA DISIDENCIA ANTE ARREMETIDA BRUTAL DEL ESTADO POLICIAL-TERRORÍSTA. Jesús González Briceño



Por Jesús González Briceño, 9/8/2107.

Ante la suspensión por la fuerza del poder legislativo legítimo del hemiciclo del Palacio Federal y de la constitución de Venezuela, ambos vigentes, surge un Estado Policial-Terrorista instalado el 4 de agosto, pasado, por parte la asamblea nacional constituyente, ANC, a la vez que la disidencia política, más del 80% de los venezolanos, representada por la MUD, los congresistas, alcaldes, gobernadores, líderes políticos opositores y la sociedad civil organizada, está siendo aniquilada rápidamente mediante una parodia de juicios y consecuentemente inhabilitados, encarcelados en penales públicas y militares, sufriendo penurias, humillaciones y torturas.

Una vez perseguida y disuelta la  oposición política antigubernamental y aprobado el nuevo estatuto fundamental de la nación, antes que finalice el periodo presidencial de Maduro, en 2019, se convocará a nuevas elecciones presidenciales y del poder comunal (con un nuevo orden político –territorial, comunal), la opción más probable es que se designado  su sucesor dentro de la nomenclatura revolucionaria por parte de la ANC, según las disposiciones respectivas estatuidas en la nueva seudo constitución, aplicando el procedimiento actual cubano, dejando fuera al presidente, Maduro reconociendo sus méritos personales y políticos, como héroe por los servicios prestados a la Revolución Bolivariana, e impidiendo la participación electoral de cualquier tipo de disidencia política presente o futura, para la consolidación definitiva del régimen  hegemónico  y  unipartidista de carácter cívico militar.


En la actualidad  la disidencia democrática deberá decidir  si están dispuestos a sacrificarse  como mansos corderos al matadero ante  el  proceso de criminalización por desacato u otros delitos que le irán imputando con  el transcurso del tiempo, por diferentes  instancias de la justicia, tribunales competentes, el TSJ, la ANC, -lo más  probable al asumir todos los poderes constituidos--,  o    auspiciadas por el mismo Maduro, para aparentar el ejerció de su autoridad diabólica venida a menos, antes de que se consolide definitivamente la absoluta  implantación de la  dictadura comunal-comunista.

¿Cuál será la decisión unitaria  o  de cada  persona adoptada  ante   la judicialización de la  oposición democrática para   su  inminente eliminación como contrafuerza del régimen? Tendrá la disyuntiva de presentarse  a la citación de los órganos de la  justicia   o directamente por la ANC, conociendo de antemano los condenas en  estos juicios, violatorios de las garantías constitucionales  y procesales, a dirigentes, alcaldes, gobernadores y los diputados de la MUD y fuerzas afines, después de ser despojados, dentro de muy poco tiempo de su inmunidad parlamentaria, al ser  disuelta  la Asamblea Nacional por la fuerza de las armas el pasado 8 de agosto., con la opción de reunirse extra muros, poco  probable ¿ U optarán  por el camino de la clandestinidad, el enconchamiento  de otrora, exiliarse en países amigos más cercanos, con  la  probabilidad de constituir GOBIERNO EN EL EXILIO, en caso de ser  permitirlo por los gobiernos receptores, o llamar a una masiva rebelión cívica?, No serán suficientes las cárceles ni retenes para contener esta avalancha que está practicando el Estado POLICIAL –TERRORÍSTA que  ha emprendido desaforadamente una escalada  perversa y criminal para eliminar el estado democrático, su  sistema constitucional, los derechos humanos y cualquier resquicio de disidencia política, como sucede ahora  mismo.

Además con la adopción definitiva de estos procedimientos criminales  y perversos para desaparecer totalmente  la oposición, se abren definitivamente las compuertas de una guerra civil abierta, con la formación, según fuentes no comprobadas, de comandos militares opositores al régimen con la finalidad restablecer el estado de derecho y la despartidización de nuestra  institución armada mediante el uso de las armas, lo que costará mucho más sangre por derramarse de decenas o miles de connacionales civiles y militares activos o retirados y gente a pié que estarán sujetos acciones inesperadas, o a alguna forma de  confrontación política para contrarrestarlos, con escasas posibilidades de éxito, al menos que Fuerza Armada Nacional reconsidere su  pacto militar con el régimen castrocomunista, casi improbable pero no imposible.

Venezuela que han adquirido un valor estratégico relevante en el ajedrez político mundial entre dos concepciones contrapuestas en lo ideológica, económica y social que obviamente tendrán que involucrarse en la supervivencia de un estado democrático y la implantación de una dictadura comunista en Venezuela, lo que incluye otros ingredientes reales y externos como los señores de la guerra, intereses financieros y comerciales públicos y privados, y por supuesto políticos, que estarían dispuestos a jugar su rol, bien sea en la aplicación de sanciones judiciales, económicas y, en particular con el aislamiento diplomático, desconocimiento de los decisiones de la ANC, embargos o cualquier tipo de medidas destinadas a  entorpecer su desenvolvimiento económico financiero, internacional y político de Venezuela, agravado con un altísimo endeudamiento  externo, una economía devastada por la hiperinflación, la falta casi absoluta de producción y merma considerable de sus ingresos petroleros. La hambruna y el caos será sin falta la plaga que azotará nuestro, país muy temprano con  consecuencias graves para la sobrevivencia del estado y de los ciudadanos.