10 Últimos

sábado, 5 de agosto de 2017

¿Qué hacer ahora por Venezuela? Por @angelruizoro


Por Ángel Ruiz


Todos nos preguntamos que pasará luego de las fraudulentas elecciones organizadas por el PSUV para instalar una asamblea constituyente comunal inconstitucional ¿Qué hacer ahora por Venezuela?

En primer lugar, debemos recordar que la lucha para restituir la democracia en Venezuela sigue, “habrá más protesta de calle, con más ingenio y valor”, a pesar de larepresión y el uso de armas letales por parte de la fuerza armada afecta al PSUV.

En segundo lugar, las personas con las que he conversado este tema dicen que seguirán en sus puestos de trabajo, otros llaman a la oración, a la práctica del yoga para encontrar paz y muchos piensan en marcharse a otro país, pero la verdad es que todo esto forma parte de la rutina que vive Venezuela en los últimos años, no representa hoy nada extraordinario.

Pero lo que se hace necesario en este momento aciago, es no perder la fe en la mejor Venezuela, la Venezuela libre y de los venezolanos; hacer realidad el sueño de la Patria en la que se pueda trabajar dignamente sin tener que estar inscrito en el PSUV y asistir, en contra de la voluntad propia, a los actos proselitistas; el sueño de la Patria en la que puedas comprar alimentos y artículos de higiene en la bodega o el supermercado sin tener que hacer colas y sin el chantaje del CLAP; en la que puedas ir a retirar a una entidad bancaria el dinero fruto de tu trabajo sin tener que pagar un porcentaje por adelanto de efectivo; la Patria en la que los ambulatorios y hospitales tengan medicinas, materiales médicos quirúrgicos, con médicos venezolanos que nos den atención de calidad; en la que las farmacias tengan todas las medicinas que requerimos a precios acordes a nuestro salario mínimo; la Patria en la que los medios de comunicación tengan una línea editorial propia y ajustada a la libertad de expresión, en la que los periodistas y reporteros gráficos puedan cubrir la fuente, y redactar reportajes sin temor a las censura previa o la cárcel.


Del mismo modo que los medios de comunicación deben apegarse al programa político-ideológico impuesto desde el gobierno (hay casos emblemáticos en materia de libertad de expresión como el cierre de Radio Caracas Televisión), la educación se encuentra sometida y alineada a las pautas doctrinarias que impone el partido de gobierno.

Durante años se ha estigmatizado, perseguido y exterminado moralmente a ciudadanos por oponerse al gobierno, generando un verdadero apartheid político. Por otra parte, los oficialistas han montado gobiernos paralelos en las gobernaciones que han perdido, han desmantelado alcaldías y puesto presos a los alcaldes de oposición y recientemente han desconocido la Asamblea Nacional para gobernar por decreto desde el ejecutivo, amparado por un Tribunal Supremo de Justicia espurio.

A esta fecha, en Venezuela sigue creciendo el número de presos políticos con la detención de cientos de ciudadanos, como el Alcalde del Municipio Iribarren (Barquisimeto), Alfredo Ramos. Y es que desde la llegada al poder en 1998 de la mal llamada revolución bolivariana hasta hoy, en el país se ha instalado un régimen con una clara orientación totalitaria, ya que todos los poderes que reconoce el gobierno están en manos de un partido único (PSUV) y su presidente, y además han subordinado casi todos los órdenes de la vida de los ciudadanos al Estado Socialista Dictatorial.

Siempre se han preocupado por mantener una fachada democrática. El mundo había permanecido callado ante las más atroces violaciones de los derechos humanos en Venezuela y hasta por crímenes de lesa humanidad. En los últimos días se ha notado un cierto interés de la comunidad internacional por lo que sucede en Venezuela, ojalá se cristalice en acciones que contribuyan a la restitución del orden constitucional.

Esto no termina. La lucha continúa, los venezolanos seguiremos trabajando por hacer realidad nuestros sueños de libertad y una Venezuela más justa y democrática.

31-07-17