miércoles, 25 de noviembre de 2009

Culpa de Chávez


Por Ana Julia Jatar

Los sábados en la mañanita son para descansar en el abrigo de tu casa, lejos del ruido y los peligros de la calle… pero no en la Venezuela de Chávez. Aquí no se puede bajar la guardia ni en la intimidad del hogar. El sábado pasado unos tipos armados y con pinta de policías entraron a las 7:00 am en la casa de mi hermana, los amarraron a todos sobre las camas donde todavía se encontraban durmiendo y los desvalijaron ante el llanto de unos niños que no entendían ni entienden lo que sucedió. Mientras el Gobierno niega que haya un problema de inseguridad, y si lo acepta dice que es culpa del capitalismo, los ladrones que entraron a la casa de mi hermana pensaban de otra manera. Durante las dos horas que saquearon la muy modesta casa justificaban su crimen con el odio macerado por el discurso presidencial: “Esto pa’ que los ricos aprendan que los pobres también podemos tener toda esta vaina", mientras se llevaban los taburetes, pues ni comedor tienen: “Esto es por Chávez", “todo esto es culpa de Chávez", repetían como justificando el crimen que cometían. Así que, Presidente, deje de hacerse el loco o de escudarse en chivos expiatorios porque hasta los choros saben que el culpable es usted.

Lo cierto es que, si bien antes este pueblo le creía sus excusas, las mentiras han quedado al descubierto y sabe que, como consecuencia de su irresponsabilidad en la forma de manejar su verbo y nuestros recursos, no sólo tenemos una de las tasas de criminalidad más altas del mundo, sino que nos falta el agua, la luz, los repuestos, la comida, el trabajo y todo lo que, según su pésimo gobierno, es culpa del imperio.

Y hablando de culpar a otros, ahora resulta que, según usted, el desplome del 4,5% que ha sufrido la economía venezolana a pesar de sus promesas de que no había caída en el precio del petróleo que nos afectara durante el tercer trimestre de este año es culpa de que las mediciones del producto interno bruto (PIB) que hemos hecho toda la vida en este país son realizadas con “equivocados” principios capitalistas. ¿No eran esos los sistemas de medición de la actividad económica que le servían bien a este gobierno para jactarse sólo dos años atrás de que éramos una de las economías con mayor crecimiento del continente? Ahora resulta que vamos para atrás, a asumir la supuesta medición “socialista” del PIB, de la cual Cuba, Rusia y Europa Oriental tuvieron que deslastrase con el colapso de la Unión Soviética.

A diferencia suya, todos los analistas serios vaticinaban una desaceleración en el crecimiento del país como consecuencia de la crisis mundial y de la caída en los precios del petróleo, pero lo que sí ha tomado por sorpresa a todos ha sido el desplome de la industria manufacturera en 9,2%, y del comercio, en 11,5% durante el pasado trimestre. Usted le echa la culpa a las mediciones capitalistas, ¿por qué más bien no piensa en el terrible efecto que ha tenido su equivocada política con Colombia? ¿Por qué no pone a sus ministros a calcular el nefasto impacto que ha tenido el desplome del comercio con ese país, gracias a su paranoia de guerras? Presidente, aquí en esta tierra, la misma que usted dejó de pisar hace rato, al igual que los ladrones que entraron en la casa de mi hermana, todos sabemos que por más que cambie las estadísticas del desempleo, de la desnutrición, de las casas no construidas, del número de muertos por la violencia, de los presos políticos, de los apagones y ahora también del PIB, la culpa de todo este desastre la tiene usted. Lo están diciendo todas las encuestas, perdió la mayoría y hasta los chavistas, por primera vez, lo responsabilizan de todo lo malo de su gobierno. Prepárese, porque toda esta catástrofe se la vamos a cobrar el año que viene y en 2012 también.

Publicado por:
Ana Julia Jatar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para comentar usted debe colocar una dirección de correo electrónico