10 Últimos

domingo, 13 de agosto de 2017

Seguir caminando con los dos pies por @DiarioTalCual


Por Alberto Lovera


A la memoria de mi madre, Irma De Sola Ricardo, de la generación de las sufragistas

Hay que luchar en todos los tableros, ninguno puede dejarse abandonado, complicándole el accionar a nuestros adversarios que pretenden perpetuarse en el poder a cualquier precio.

Lo hemos repetido una y otra vez: en esta lucha compleja por la restitución de la democracia hay que caminar con los dos pies. No hay fórmulas mágicas ni desenlaces sencillos.

El régimen ha trabajado insistentemente por desalentar el derecho al voto universal, directo y secreto, una conquista que ha significado una larga lucha del pueblo venezolano durante décadas en la cual no hay que desfallecer.

Le temen a las elecciones libres como a la peste porque se saben en minoría. Tratan de evadirlas mediante todo tipo de subterfugios, como el que acaban de aplicar en la asamblea constituyente fraudulenta, en la que tuvieron que apelar al fraude para simular los votos que no tienen.

La MUD ha decidido acertadamente inscribir candidatos a unas eventuales elecciones regionales a las cuales el régimen intentó contar con su ausencia para quedarse solo, único escenario donde podía mostrar un resultado favorable. Le mataron el gallo en la mano, retándolo a que se cuente en unas elecciones competitivas.


Si va a haber elecciones regionales eso está por verse. Lo cierto es que la MUD le ha deshecho a la cúpula gobernante su intención de quedarse sin competidores, el único escenario donde podía simular que respeta las reglas de la democracia.

Esta iniciativa política de la MUD de mostrar su voluntad de apelar al soberano para dirimir la crisis sociopolítica, debe estar acompañada con la continuación de la rebelión popular contra la ruptura del hilo constitucional.

La presión de la gente para que haya un desenlace democrático, pacífico, constitucional y electoral de la crisis venezolana necesita mucha presión de masas. Persistir en la presión de calle es necesario, pero no basta. Hay que seguir generando iniciativas políticas nacionales e internacionales para obligar a un desenlace de elecciones y negociaciones, el único a disposición de las fuerzas democráticas.

Estemos preparados para enfrentar toda la suerte de triquiñuelas que ya ha desatado el régimen para impedir unas elecciones libres y sigamos desarrollando la lucha con la carta de ruta ya definida, que debe perfeccionarse con un gran frente nacional en defensa de la Constitución, que ya ha dado sus primeros pasos para reunir a todos los demócratas de diferente signo político.

La cúpula en el poder está en su operación de desaliento y represión a las fuerzas democráticas, sigamos caminando con los dos pies en los diferentes escenarios de la lucha democrática hasta que no les quede otra opción que someterse al veredicto electoral, porque no podemos renunciar a un derecho que es producto de muchas luchas: el voto universal, directo y secreto.