10 Últimos

viernes, 4 de agosto de 2017

Sin Balas Y Más Allá De Los Votos por @jonatanalzuru67


Por Jonatan Alzuru Aponte


Es obvio de toda obviedad que quienes nos oponemos al régimen de
Maduro no tenemos balas y que tenemos la posibilidad del voto.  De
allí que lo afirmado  por el diputado Ramos Allup ni  es noticia ni es
argumento.   Pero tendríamos que afirmar que no solo tenemos votos;
porque de tener como  única posibilidad el voto, ¿qué sentido tienen
las protestas? ¿Cuál ha sido el sentido de las muertes de miles
venezolanos? Es decir, tenemos el voto, pero también posibilidad de
organizarnos y protestar de diversas formas, tal como ha sido evidente
en cuatro meses consecutivos.

La dirigencia de la oposición discute si participa o no en las
elecciones regionales. Acción Democrática, de forma autónoma, ha
decido participar, tal como lo informó su secretario  general.  El
argumento de ir tomando poder para confrontar, es una táctica lógica,
políticamente hablando, para justificar la participación en las
elecciones, pero su validez pasa por estudiar el contexto.

Se realizó un proceso electoral donde toda la oposición, en bloque,
han dicho que fue fraudulento e inconstitucional. Y, por primera vez,
la empresa Smartmatic reconoce que hubo manipulación de la data. Ya no
son políticos solamente,  sino técnicos quienes expresan el fraude.
Cuarenta países desconocen la elección.  Es el momento de máxima
debilidad, de ilegalidad e ilegitimidad del régimen.  Ése es el
contexto.

El pueblo ha dado todo de sí. Se hizo un extraordinario documento
donde se planteaba un programa de gobierno mínimo y un mecanismo de
transición, con un mandato claro, en la consulta popular,  para el
nombramiento de nuevas autoridades de los poderes públicos. Y fue la
misma dirigencia quien estableció esa ruta; lo medianamente sensato en
el contexto, sería aprovechar para  avanzar en el plan establecido
porque las condiciones para logra el objetivo que la oposición trazó
está más cerca.

Sin embargo, algunos partidos piensan distinto.  El cambio de táctica,
la falta de unidad, las negociaciones ocultas y las declaraciones
irresponsables de tomar decisiones autónomas, sin acuerdo de toda la
oposición, no solo ha enfriado la  presión de calle,  ha generado una
situación de incertidumbre y lo peor, implicaría una relegitimación
del CNE recién cuestionado y por ende del gobierno.  Es decir,
retrocede la oposición y avanza el gobierno. Esto es más increíble que
el fraude.

El gobierno en el peor momento de debilidad ha seguido su ruta.  Ha
cumplido lo que ha prometido.  Hizo a su estilo y forma la
Constituyente, reprimió sanguinariamente al pueblo porque asume que
son unos traidores a la revolución,  no le importa para nada la
situación de crisis humanitaria y negocia,  como debe ser, a su favor
extraordinariamente, por ejemplo: sacar a Leopoldo López una semana
antes de las elecciones a su casa; lo hizo tan bien que Lilian
Tintori, le agradece a los hermanos Rodríguez y a Zapatero y no jodan
con el cuento que ella es una ama de casa que no tiene idea de la
política; con ese pequeño gesto, el gobierno muestra su voluntad de
negociar, desarticula a la oposición, florece lo oculto que estaban
negociando; erosionan la fe en la dirigencia y más desastre en la
oposición cada vez que desmienten; a su vez, ratificaba lo que Maduro
decía: “que mientras morían en la calle nuestros jóvenes, partidos
políticos negociaban”, asuntos que nadie sabe  qué ni en función de
qué. Tras lograr su objetivo, sin  salirse de su ruta, el gobierno
muestra su fuerza mandando a Ledezma y Leopoldo a la cárcel.  Vendrá
luego la fiscal y a otros dirigentes…

La cárcel de Leopoldo tiene más sentido por las declaraciones de
Antonio Ledezma que por las del propio  dirigente de Voluntad Popular
que fue utilizado vilmente y él por inocentada, impericia,
desesperación, presión familiar o por torpeza política, se prestó para
iniciar el aborto de la fuerza popular en su mejor  momento.  Una
semana más (¿Qué le costaba?), donde él hubiese afirmado que no
permitiría el cambio de casa por cárcel, porque el TSJ era ilegal e
ilegítimo, hubiese maximizado la protesta y consolidado, aún más, a la
oposición ¿o  no?
Ledezma  pone las cartas sobre la mesa, Capriles lo intentó decir pero
en su momento, con suma prudencia, cuando hablo de la honestidad entre
la alianza…  pero ahora al parecer quieren convencernos que lo
acertado es participar en las elecciones. Los efectos de las
negociaciones ocultan se empiezan a visualizar, el pueblo no es
idiota.

¡Coño! Allup, López, Capriles  ¿para qué carajo se protestó después
del anuncio del gobierno  invitando al Asamblea Constituyente?  Como
la fuerza es el voto que es  la obviedad que proclama Allup,
simplemente no se participaba en la Constituyente y luego votabamos en
las regionales y nadie pierde la vida, el trabajo, ni nadie hacía
mayor esfuerzo. Menos angustia y todos tranquilos.

Imaginemos que hacen fraude. ¿Volveremos al cuento que nos robaron las
elecciones y no podemos hacer nada porque el TSJ  y el CNE están
vendidos? ¿Pedirán nuevamente que miles de venezolanos expongan su
vida?¿ Acaso no se está legitimando de facto el cronograma del CNE? Y
de ser así, por supuesto a la Asamblea Nacional Constituyente y toda
la protesta de estos cuatro meses perdería sentido.

Hemos sufrido demasiado y hemos cometido demasiados errores para creer
que esta situación es un problema de diferencia en los análisis
políticos. Ojalá que Capriles, y es él porque entre los grandes
líderes es el único Gobernador, dé una demostración de estadista
pensando no en la coyuntura sino con sentido de trascendencia.   Ojalá
que Leopoldo en algún momento reconozca la estupidez que cometió al
aceptar la casa por cárcel y reconocer su error, es digno de un
estadista. Ojalá que los militantes de Acción Democrática generen una
conmoción dentro de su partido y obliguen a su Secretario a no jugar
posición adelantada.

Es un momento crucial y será responsabilidad de nuestros líderes que
la dictadura disfrute de unos cuantos años más, seguramente largos o
que podamos salir más temprano que tarde de ella. No depende del
gobierno sino del liderazgo opositor en el contexto actual. Amanecerá
y veremos.



03-08-17