10 Últimos

domingo, 27 de noviembre de 2016

Compañero Papa Francisco, por @FelixPalazzi



FÉLIX PALAZZI 26 de noviembre de 2016
@FelixPalazzi

La presencia que le fue solicitada al Vaticano en el llamado proceso de diálogo ha despertado en algunos sectores de la sociedad venezolana y en algunos medios de comunicación social, una cierta sospecha sobre el Papa Francisco. Lo han llegado a catalogar como pro-comunista. Este hecho se agrava aún más cuando se confunden o ignoran elementos doctrinales de la fe, como el dogma de la “infalibilidad papal”, o cuando se tienen ideas vagas acerca de la historia y los contenidos de la teología en América Latina. Se llega incluso a confundir lo que ha sido el desarrollo y el aporte de la “teología de la liberación” y se le limita a unos cuantos teólogos, cuando sus grandes contenidos han sido asumidos por las Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano desde Medellín en 1968 hasta Aparecida en el 2007.

Para muchos críticos el Papa Francisco es una especie de Che Guevara que logró infiltrarse en el Colegio Cardenalicio durante años y en su ancianidad alcanzó el papado para emprender una revolución. Evidentemente no todos se acercan a semejantes posiciones, pero sí hay quienes en verdad esperan que Francisco cambie el “amén” bíblico por un “hasta la victoria siempre”.

El dogma de la infalibilidad papal fue proclamado en 1870 por el Concilio Vaticano I y definido en los siguientes términos: “el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra (= con autoridad), esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro”. No toda palabra que sale de la boca del obispo de Roma es infalible, libre de error. Los Papas pueden equivocarse cuando dan su opinión o expresan su parecer personal sobre alguna situación concreta. Por ello, cuando hablan “ex cathedra” lo hacen en nombre de la Iglesia Universal. No es su opinión o su forma de pensar o ver las cosas. Nunca se ha entendido a la infalibilidad en el ámbito católico como un atributo personal. Mucho podríamos seguir hablando de los niveles del magisterio del obispo de Roma y subrayar otros elementos de la definición dogmática. Pero basta, en nuestro contexto actual, afirmar que dicho dogma delimita muy claramente su objeto a la “doctrina de la fe o las costumbres”.

Declaraciones

Otro error frecuente al referirse a Francisco es el de identificarlo con una especie de cura guerrillero equiparable a Camilo Torres. Como bien dice el dicho: “en la obscuridad todos los gatos son pardos”. Quienes catalogan negativamente a la teología de la liberación se olvidan de las dos declaraciones emitidas por la Congregación de la Doctrina de la Fe respecto a la teología y las teologías de la liberación. Pero para que la ignorancia sea más evidente y hacer que la noche sea más oscura, se omite que Argentina y Chile, al estar al sur del continente y con procesos sociopolíticos distintos, desarrollaron su propia forma de hacer teología expresada en la “teología del pueblo”.

En repetidas ocasiones el mismo Papa se ha distanciado de la ideología comunista. De hecho, ha nombrado cardenal a un párroco torturado por el comunismo y ha canonizado a mártires producto de ese sistema. Pero evidentemente le ocurre algo similar que al obispo de Brasil, Helder Camara, quien dijo: “cuando doy de comer a los pobres dicen que soy un santo, pero si pregunto por qué existen, entonces dicen que soy comunista”.

Félix Palazzi
 Doctor en Teología
felixpalazzi@hotmail.com
@FelixPalazzi