10 Últimos

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Venezuela: ¿País petrolero?, por Eddie Ramírez




Por Eddie Ramírez, 29/11/2016

Un grupo calificado de conocedores del tema de los hidrocarburos viene alertando a los venezolanos sobre la difícil situación que atraviesa Pdvsa, las oportunidades que hemos perdido y las que podemos perder, las amenazas que se ciernen y lo que se requiere hacer. La semana pasada el Grupo Orinoco, el IESA y Coener presentaron el foro ¿Tiene Venezuela futuro como país petrolero? En el que se presentaron valiosas ponencias que ameritan ser divulgadas.

Luis Soler recalcó que la situación operacional y financiera de Pdvsa es insostenible como consecuencia de haber establecido objetivos no acordes con la razón de ser de una empresa petrolera. La disminución de los precios a partir de octubre del 2014 solo agravó la crisis. Presentó una radiografía de Pdvsa en base a datos de los informes anuales de la empresa. Venezuela está produciendo 1.230.000 barriles por día (b/d) menos que en el año 2001, de los cuales un 40% es extraído por las empresas mixtas. Se importan crudos livianos y lubricantes. Las refinerías deberían estar procesando 1.050.000 b/d, pero en el 2015 solo procesaron 860.000 b/d, elaborándose productos de menor valor que las gasolinas y destilados. El costo de producción se triplicó y el de refinación casi se duplicó y en refinación se pierden cinco dólares por barril. Se desmanteló el sistema de refinación internacional y existe un desfase tecnológico y la comercialización es ineficiente. El número de trabajadores pasó de 69.000 a 171.300 y el índice de accidentalidad aumentó más del doble.

Soler reporta que entre el 2010 y el primer semestre de este año se dejaron de percibir 142 mil millones de dólares, estimando que la producción pudo ser de tres millones de barriles por día, cifra muy inferior a la contemplada en el plan estratégico de Pdvsa. Este experto considera imprescindible una mayor participación del sector privado y despolitizar a la empresa. El reto, según este ponente, es pasar de una Venezuela petrolera a una Venezuela con petróleo, indicando que existe una ventana de oportunidad de ingresos petroleros moderados no mayor de 20 años.

Arnold Volkenborg señaló que tenemos un futuro petrolero incierto y difícil. La disminución del crecimiento de la demanda, el aumento de la oferta, los avances logrados en Estados Unidos en la extracción de petróleo liviano de las lutitas, los acuerdos para limitar las emisiones de carbono por temor al calentamiento global, vehículos eléctricos ( en el 2030 el 50% de los vehículos nuevos en China, USA y Europa serán eléctricos), reemplazo del diesel por gas, crecimiento indetenible de otras fuentes de energía y la política de Arabia Saudita y otros de extraer lo más posible para evitar que sus reservas petroleras se queden en el subsuelo constituyen una amenaza para nuestro país.

Volkenborg recalcó que Venezuela no debe planificar pensando que los precios van a subir. Es cierto que, cuando descendieron los precios del crudo, en Estados Unidos cerraron taladros en la producción de petróleo a partir de lutitas, pero con los avances tecnológicos los mismos se reactivan con precios entre 40 y 50 dólares por barril. Este conferencista considera un error haber descuidado la exploración y producción de petróleo liviano y mediano en áreas tradicionales. Postula que la Faja del Orinoco no debe ser prioritaria por costos y calidad del crudo. A pesar de que se abandonó parcialmente el mercado de crudos pesados al vender varías refinerías en el exterior, todavía tenemos una ventana de oportunidad, pero es necesario apurar el paso ya que Canadá, México y Colombia compiten por el mercado de crudos pesado en el Golfo. Los pronósticos sobre el crecimiento de la demanda varían según las fuentes, pero algunos estiman que llegará a un pico en el 2030-2040. El ponente señaló que hemos perdido oportunidades en gas y en petroquímica.

Arnoldo Gabaldón recalcó que tenemos el reto de definir e implementar una política petrolera para el cambio y adaptarnos a las realidades de la transición energética mundial. Parte del principio de que la industria petrolera continuará siendo fundamental para superar la transición política y la crisis fiscal. Se requerirá definir una nueva misión y visión en materia de responsabilidad social y ambiental, eliminar la dualidad existente de que el presidente de Pdvsa es también ministro de petróleo. Transferir a la nación la deuda adquirida por Pdvsa para realizar actividades no petroleras, titularizar deuda con proveedores, devolver bienes secuestrados a empresas de servicios, revisar convenios internacionales, disminuir porcentaje de participación de Pdvsa en empresas mixtas, establecer porcentaje variable de regalía de acuerdo al tipo de yacimiento.

El citado expositor recomienda enfatizar en el mantenimiento, priorizar exploración y producción en áreas tradicionales, fijarse como meta un crecimiento anual de 100.000 b/d; evaluar empresas mixtas en la faja del Orinoco, crear un ente regulador de los hidrocarburos y un consejo nacional de energía. Cumplir con los acuerdos de Paris sobre reducción de emisiones de carbono, aprobar ley de cambio climático, evitar quema de gas en los pozos, eliminación o reducción de subsidios a los combustibles, estableciendo mecanismos de compensación, estimular el reciclaje; saneamiento de pasivos ambientales, control y mitigación de impactos socioculturales y de la salud de la población, estimular producción de gas y expansión de petroquímica por sector privado.

Ramón Key, disertó sobre petróleo y economía, destacando que el modelo rentista no es sostenible al hacer depender a la sociedad del ingreso petrolero. El aumento de los precios tiene un efecto perverso al incentivar el gasto fiscal y el aumento de las importaciones públicas. Paradójicamente, el modelo afectó negativamente la capacidad de producción de Pdvsa y esta fue convertida en una corporación de desarrollo. Venezuela tiene excelentes perspectivas en comparación con otros países, 4,6 en escala máximo de 5, pero el atractivo para inversiones es de solo 1,6. Juan Carlos Sánchez recalcó la importancia de aprovechar la estrecha ventana que nos queda mientras desarrollamos una economía abierta, competitiva y sustentable. Javier Larrañaga coordinó el foro.

Como (había) en botica: Asesinar, encarcelar, torturar, exiliar, confiscar la propiedad privada, empobrecer a la población, permitir un solo periódico y un solo partido político y mantener el poder por 50 años, no significan nada para muchos dirigentes del mundo, incluidos el Secretario General de la ONU, el primer ministro canadiense y el mismo Papa. ¡Qué pérdida de valores! Pareciera que haber derrocado al dictador Batista, confrontar a los estadounidenses y lograr avances en la educación y en la salud de los cubanos convierten al delincuente Fidel en un héroe ¡No más perseguidos políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com