martes, 22 de diciembre de 2009

¿Otra voluntad para la mesa?


Por Miguel González Marregot

El lanzamiento del nuevo movimiento político “Voluntad Popular” constituye un acontecimiento trascendente para la conformación de la plataforma democrática y alternativa del país; pero tampoco caben dudas que, su lanzamiento representa una prueba para el liderazgo y la capacidad de visión estratégica y gestión política de Leopoldo López y del núcleo de jóvenes y dirigentes sociales y comunitarios que lo acompaña.

“Voluntad Popular” –aunque se diga lo contrario- nace de la mano y bajo la sombra del ex-alcalde del municipio Chacao; es decir, constituye la concreción de su proyecto político. Leopoldo López; quien fuera inhabilitado para ejercer cargos públicos, por nueve años a partir del año 2008, por la Contraloría General de la República; mediante un procedimiento administrativo muy discutible, representa a pesar de ello uno de los liderazgos más importantes con que cuenta el país en la actualidad. Leopoldo, a fuerza de carisma y con un discurso afirmativo y de contenido social ha venido tejiendo una red de apoyo relativo en la población juvenil de algunos centros urbanos de nuestra nación.

El inicio de actividades del novel movimiento “Voluntad Popular”, no es sencillo. En principio, pasa a engrosar la lista de los componentes organizacionales de la ya difuminada oposición venezolana. En segundo lugar, aún carece de un mensaje contundente y justificadamente diferenciador del resto de las opciones político-partidistas, también emergentes, como “Un Nuevo Tiempo” y “Primero Justicia” o de las más tradicionales como el viejo partido “Acción Democrática”. Por supuesto que, cualquier grupo de venezolanos y venezolanas tiene el derecho a organizarse y emprender su actividad militante por las causas que considere justas; empero el surgimiento de “Voluntad Popular” ocurre justo cuando se intentan consolidar iniciativas de integración y articulación de las distintas referencias democráticas de la oposición venezolana.

Y ciertamente, quizás el tema inmediato y más relevante para la nueva agrupación que lidera Leopoldo López lo constituya su relación con la Mesa de la Unidad Democrática. La Mesa de la Unidad Democrática es el eje para la consolidación de una alternativa democrática consistente, frente a la hegemonía del bloque oficial. Alrededor de ella se han congregado la abrumadora mayoría de los factores políticos de oposición del país. Por lo tanto, es una realidad insalvable para cualquier sector emergente que pretenda participar en las próximas elecciones parlamentarias –y aspiramos que también de concejos municipales y juntas parroquiales-, a celebrarse en el 2010.

“Voluntad Popular” debería sumar sus esfuerzos para contribuir al cumplimiento de los acuerdos establecidos por esa instancia a mediados del pasado mes de Noviembre y, que entre otras cosas incluía: la escogencia de las candidaturas unitarias mediante consenso o primarias; según fuera el caso, la defensa del voto, la elaboración de un programa legislativo y el mantenimiento de las tarjetas de los factores políticos unitarios; entre otros aspectos. “Voluntad Popular” no debe alejarse o ignorar los acuerdos de la Mesa de la Unidad Democrática, ni ahora ni posteriormente so pena, de quedar aislado de manera absoluta del movimiento popular democrático y, de ser recordado como un nuevo factor divisionista.

Venezuela reclama la restitución del marco constitucional vigente, del equilibrio democrático, de la inclusión social y política, del control ciudadano sobre la gestión de los asuntos públicos. Esa meta, requiere de la acción coordinada y unitaria de todos los factores sociales y económicos; sin exclusión ni hegemonía de ninguno. La incorporación de “Voluntad Popular” a la Mesa de la Unidad Democrática, dará sentido a su creación como un medio de participación política y social y, representará un sólido aporte de liderazgo y visión estratégica a este esfuerzo democrático. Omitir esta circunstancia sería cometer un craso error estratégico. Seguramente, Leopoldo está consciente de ello.

Publicado por:
Ciudadano Libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar usted debe colocar una dirección de correo electrónico