10 Últimos

lunes, 14 de noviembre de 2016

DIÁLOGO: UN PRIMER Y PROMISORIO ÉXITO, por @AmericoMartin



Américo Martín 14 de noviembre de 2016

 1) Habituados a imaginar confabulaciones en el aire y traiciones en la sopa, algunos –de buena fe, recalco- no terminan de reconocer el éxito logrado por la MUD en “la primera reunión” de diálogo. Apostaría a que pocos esperaban algo igual; pronosticaban que en ese primer encuentro todo reventaría dando lugar a estallidos cruentos. No quedarían en el terreno sino “la calle” y “los tanques”

Pero, tratando de empujar a la MUD a retirarse de la Mesa, Maduro, Aissami y Cabello la provocaron en forma aviesa:

- “no hay nada que conversar con la MUD”, proclamaron, acotando de paso que VP es un grupo terrorista.

Obviamente si querían desasirse del diálogo en forma sibilina es porque lo sienten pernicioso aunque ya no les sea fácil eludirlo.

Aunque los provocados no se inmutaron y más  bien redoblaron sus demandas,  sus críticos de esta acera tomaron las agresiones oficialistas como la prueba de que el diálogo estaba muerto. No entendieron que se trataba de argucias propias de la debilidad y no de la fortaleza.

2) Cierto es que el derecho a criticar es de la esencia de la democracia, pero el de defenderse también lo es y en este caso, sin incondicionalidad hacia nadie, explicaré por qué me han parecido importantes estos primeros logros de la MUD, en el marco de la firme y experimentada facilitación del papa Francisco. ¿Que pueden mejorarse? Toda obra humana es perfectible pero sospecho que muchos fueron los sorprendidos por estos acuerdos, cuyo mérito debería ser aprovechado, no regateado.

3)   RESULTADOS PROMISORIOS
3.1 Libertad de los presos políticos (hasta ellos olvidaron que no admitían tenerlos, al alegar que “político preso no es preso político”); nuevas elecciones en Amazonas; escogencia convenida de 2 vacantes del CNE; restablecer autonomía de la AN (dejando de lado el supuesto “desacato” que le endilgaron); admisión de la ayuda humanitaria (aceptando Maduro que padecemos la honda crisis humanitaria que se empeñaba en negar) y “re-constitucionalidad” del Estado (en reconocimiento de que no hay estado de derecho ni democracia)

3.2 Se objeta: ¿Por qué no liberaron los presos inmediatamente?

Entendamos que un gobierno que hasta ayer mismo sostenía cerrilmente que aquí no hay presos políticos, ya está dando un penoso paso atrás. La oposición, el país y las organizaciones de DDHH en el mundo y en Venezuela exigirán inmediato cumplimiento. Seguramente el gobierno regateará, dosificará, pero tendrá que abrir la mano, total o parcialmente. Si se quedara en lo parcial, la rabia colectiva responderá. En todo caso ya estaría “rompiendo el celofán”, lo que incentivará  la demanda por limpiar por completo las cárceles y hacer regresar los exiliados.

3.3 Se objeta: ¿La MUD convalidó el despojo cometido contra los diputados de Amazonas?

En absoluto. La opción de repetir las elecciones parlamentarias es una fórmula de enorme utilidad, porque dada la indignación que prevalece en ese avasallado estado venezolano, la votación opositora crecerá tal vez hasta doblar la del gobierno, dándonos no 3 sino los 4 diputados en juego. Más importante aún será el impacto, otra vez, de una paliza electoral que volverá a mostrar la fuerza del cambio expresada en miles y miles de votantes movilizados. Le recordará a todos que el anhelo de cambio democrático no cesa de crecer. Será la mejor de las pruebas del rechazo al despojo y a la irracionalidad dictatorialista.

3.4 Se objeta: el gobierno seguirá controlando la mayoría del CNE.

De no ser por este acuerdo, las vacantes de Hernández y D¨Amelio las hubiera cubierto el dedo de Maduro. Ahora la oposición tendría no uno sino dos de los cinco y el gobierno no cuatro sino tres. Sigue siendo mayoría, mas con dos rectores la influencia de la MUD será mayor. En esa materia habría dado “el paso posible”. No es algo baladí (la AN va en busca de los más aptos) pues la oposición proyectará más vigilancia e influencia sobre las decisiones electorales. En Política se trata de ocupar constantemente más espacios y de ganar más aliados o neutralizar más adversarios. Son “sumas”, no “restas”

3.5 Se objeta: ¿No es muy vago eso de “restablecer” el poder de la AN?

Lo es todavía, pero empuja a luchar por materializarlo plenamente, con la certeza de que la teoría del “desacato” está al borde de la tumba. ¿No es preferible esto que consolidar esa estúpida tesis?

3.6 Se objeta: La MUD dejó en el aire la salida electoral.

Es evidente que no le fue posible resolver en la primera reunión este objetivo fundamental, al que el gobierno teme como al fuego. No obstante,  quedó claro y enfatizado que nunca dejaremos de impulsar la salida electoral (RR o elecciones generales) en las reuniones de diálogo y en todos los terrenos. Son nuestros postulados centrales, hoy compartidos por aliados en todo el planeta.

3.7 Se objeta: ¿Fue una traición al RR introducir la vertiente de elecciones generales?

El RR en 2016 hubiera conducido a elección presidencial en 30 días, en tanto que las elecciones generales no solo envuelven la presidencia sino todos los cargos por elección. Además en 30 días la MUD ni nadie puede organizar unas primarias como las que dieron la victoria a Capriles, pero en elecciones generales sí será factible organizarlas en todo el país, combinándolas quizá con el consenso allí donde fuera obvia su aplicabilidad. De hecho, poner a votar en primarias de oposición más de 8 millones será el más impresionante testimonio de fuerza que se conozca. Será la consolidación de la unidad en los hechos y el acicate para incidir en la tormenta interior que avanza lenta y segura en el oficialismo

3.8 Son acuerdos que amplían el cauce de la lucha democrática.
Son públicos, observados internacionalmente y cuyo incumplimiento metería a Maduro en la vorágine de la CDI, default, expulsión de Mercosur, en tanto que su cumplimiento le abriría la puerta de salida pacífica y civilizada de Miraflores. Por eso sus opciones reales son perder-perder. Con la ventaja para él de que es mejor perder en el marco de un acuerdo de paz, que hacerlo por el derrumbe, tal vez cruento, de su régimen. En cambio para la unidad democrática el diálogo en el marco de su multifacética lucha es un ganar-ganar.

3.9 Por supuesto un gobierno tan insincero e inmoral como éste podría desdecirse, desconocer los acuerdos, etc. Si  procede así quedará al descampado, pues se afirmará la convicción de que la participación “directa” y “protagónica” del pueblo soberano, equivaldrá la victoria  de la disidencia unida (MUD y lo que no está en la MUD) incluidos los grupos del chavismo que hoy desconocen a Maduro. Y la solución posible quedará en manos del hambreado y abrumado pueblo venezolano

3.10 Parece impresionante sin serlo el argumento de que el diálogo sustituye, suple o debilita las protestas de calle. Aparte de que la realidad venezolana no confirma semejante opinión, los diálogos realizados exitosamente en el mundo demuestran que la lucha de calle fortalece los argumentos en la mesa, y los avances en ésta perfeccionan la lucha fuera de ella. La falsa disyuntiva: diálogo o calle es maniquea porque ambas posibilidades más bien pueden complementarse y ayudarse. Los acuerdos de paz en Colombia nunca suspendieron los combates en la selva mientras no se firmara el documento final. En la vasta guerra de Vietnam las eficaces negociaciones entre Kissinger (EEUU) y Le Duc Tho (Vietnam del norte) marcharon raudas en medio de una nutrida lluvia de misiles y balas de esas dos partes que hablaban (mascaban chicle) y combatían (y caminaban)