10 Últimos

sábado, 19 de noviembre de 2016

Jennifer McCoy: es peligroso dejar a la gente sin vía electoral para expresar su malestar por @contrapuntovzla


Por Vanessa Davies


“¿Cómo va a expresar la población su descontento si no hay avenidas institucionales, políticas, electorales? Va a expresarse en la calle”, anticipa la investigadora estadounidense, exdirectora del Programa para las Américas del Centro Carter

Siempre dispuesta a escuchar, y siempre atenta a lo que sucede en Venezuela. La Jennifer McCoy que asiste a las jornadas de la sección de estudios venezolanos de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) es la misma Jennifer McCoy que participó en un episodio trascendente para la historia contemporánea de Venezuela: el referéndum revocatorio del año 2004. McCoy, exdirectora del Programa para las Américas del Centro Carter, se desempeña ahora como investigadora y docente en la Universidad del Estado de Georgia (Estados Unidos). De visita en Venezuela, señala su preocupación porque no hay vías electorales abiertas por las cuales la población pueda drenar su malestar.



"No es sostenible"

Como analista, observa la variación de las movilizaciones y las confrontaciones políticas en Venezuela. “En los años 90 había presión social por los problemas económicos, y un rechazo a la clase política que abrió espacio para los outsiders. Pero siempre hubo la vía electoral durante esta época”, comentó a Contrapunto.

En los primeros años del siglo XXI la lucha era “por los recursos petroleros y recursos políticos: las instituciones. No había una crisis humanitaria”. Luego de 2004 y del revocatorio contra el presidente Hugo Chávez, “hubo más recursos económicos para el país, pero una exclusión política de una parte de la oposición y el cierre de espacios para el disenso”.

Ahora, bajo la gestión del presidente Nicolás Maduro, “veo algo que es nuevo, en 2016 particularmente: la presión social que viene de la crisis humanitaria, pero además estamos viendo el cierre de la ruta político-electoral con la suspensión del revocatorio y de las elecciones regionales”, explica McCoy. Anteriormente “no habíamos visto esas dos cosas juntas al mismo tiempo” y es algo “muy peligroso”.

-¿Por qué? ¿Hacia dónde nos lleva?

-¿Cómo va a expresar la población su descontento si no hay avenidas institucionales, políticas, electorales? Va a expresarse en la calle. Por todo esto, la ruta institucional, la ruta electoral para canalizar el descontento, se cierra, y solo queda la calle. Por eso creo que vino la mediación del Vaticano: porque ven el peligro de este contexto. La presencia del Vaticano abre un poco las posibilidades con el diálogo, baja un poco la represión si el país se abre a la llegada de comida y medicamentos y hay posibilidades de evitar que la explosión ocurra. 

-¿Debería abrirse la vía electoral?

-Claramente. 

-¿Esta situación puede prolongarse en el tiempo?

-No es sostenible.

-¿Qué consecuencias puede tener? ¿Ingobernabilidad?

-Claro. Ingobernabilidad; más protestas extendidas, espontáneas y fragmentadas. 


Cambia la polarización

Jennifer McCoy percibe que hay, en la actualidad venezolana, muchas protestas por problemas sociales y laborales, pero también por derechos civiles y políticos. En los 17 años del chavismo “la interpretación política ha sido muy polarizada: un lado quiere construir socialismo, revolución, y el otro reaccionaba contra eso”, analiza. Particularmente en 2016 la escasez de alimentos alienta la desesperación de la población, por lo que el acuerdo de la mesa de negociación en torno a la crisis humanitaria puede ayudar “a bajar la presión”.

Otra señal de estos tiempos, afirma McCoy, es la fragmentación de los grupos: existen factores dentro de las grandes coaliciones, chavismo y antichavismo, y esto hace más difíciles las negociaciones. Pero por otra parte será más fácil cruzar las barreras e identificarse por causas concretas (como el ambiente o la salud) más allá de la identidad política. 

La polarización, estima McCoy, “se está quebrando con la fragmentación”, aunque obviamente genera incertidumbre y ansiedad. Las salidas a la situación necesitarán "más creatividad". No descarta la aparición de una "tercera vía", con un grupo que reúna a quienes no están contentos con el gobierno o con la MUD.

16-11-16