10 Últimos

domingo, 20 de noviembre de 2016

Toque de locura (Entre Cielo y Tierra), @susanamorffe




Por Susana Morffe, 19/11/2016

Los acontecimientos que se han desarrollado en el curso de la semana que termina, no solo deja perpleja a la población venezolana, sino que también enmudecen ante los atropellos por disposiciones acompañadas de mala praxis política.

Cada día se ha ido conformando un muro -que no el de Trump- para atornillar al archi rival de la oposición venezolana. Ellos -Maduro y sus compinches- no han dejado de dar puntadas sin hilo, asesorados por el más visible del pabellón, Jorge Rodríguez, Diosdado y otro que se oculta tras bastidores, con significativo protagonismo para enlodar el charco territorial a paso de vencedores.

Así ha peleado el enemigo, con ventajas y reforzando su poder, mientras que el lado contrario parece debilitarse. Pero han sucedido casos en que esa debilidad es muestra de un sustancial aceitamiento en los engranajes de la pisoteada mesa, la del diálogo inútil y la muda en caída libre. Le damos beneficio a la duda.

No todo es pérdida porque mientras aquí la batalla es o será a brazo partido, en el patio trasero también mueven sus redes para echarle más fuego a una situación que los venezolanos no ven, por ahora, como una salida, pronta, eficaz y libertaria.

La noticia que ocupa el final de la semana es la sentencia a los narcosobrinos, ligados a la pareja presidencial Maduro-Flores. Esa estocada se veía venir y con los “cachos” puestos tras las rejas, se van a producir nuevas revanchas.

La Mesa de la Unidad no está firme, eso hay que dejarlo claro, sus manejos no han sido muy afortunados de cara al país votante y pensante. Opositores piden la reingeniería de la MUD o su desaparición definitiva. No obstante, los integrantes de la “unidad” se hacen los ciegos y sordos, pensando que su fórmula es efectiva, bajo la absoluta creencia de que paso a paso se llega a lontano.

El régimen continúa en su campaña populista a billetazos, estos por cierto, comenzaron a escasear y entre los pobladores, días pasados, se veían las caras porque cajeros y taquillas de bancos quedaron en blanco ¿Será que nos van a meter los billetes en las bolsas Clap?, se preguntaron unos a otros. El dinero venezolano está escaso, se espera la “corrida” de nuevos billetes de alta denominación o la sabia enseñanza de meter la platica debajo del colchón porque aquí nada está seguro.

Por si fuera poco, el Tribunal Supremo de la Injusticia, dictaminó que no procede el juicio político contra el mandatario nacional, prohíbe las protestas, solo que se hagan en paz y con sonrisas a granel, así sea con el estómago vacío. Tildan de loco al máximo jefe de la Asamblea Nacional y lo quieren llevar a enfrentar una querella, también inútil, y finalmente un encontronazo en los predios legislativos que puso en relieve la fauna que integra ese palacio, removiendo el ataque de vampiras al descubierto.

Si todo lo anterior les parece poco, esperen lo que ocurrirá la próxima semana, entre gallos y medianoche. Los presos libres a cuentagotas y un inesperado toque de locura marcan la agenda, tal como el sorpresivo beso entre JLo y Marck Anthony, con divorcio incluido. Fin de la farándula, o mejor dicho, caso Venezuela en terapia sicológica.