10 Últimos

martes, 22 de noviembre de 2016

Crisis de billetes “es pura y simple incompetencia administrativa del señor Merentes”



MUD 21 de noviembre de 2016
@unidavenezuela

Las trabas para acceder a su dinero por la falta de remesas de billetes en algunos bancos ha envuelto a muchos venezolanos en la angustia en búsqueda de efectivo, lo que, a juicio del economista Francisco Faraco, no es producto de un problema económico, sino de lo que calificó como “incompetencia” por parte de las autoridades del Banco Central de Venezuela (BCV).

En el centro de la ciudad capital, Prensa Unidad Venezuela constató la angustia de muchos caraqueños que han se han encontrado con dificultades para poder cobrar sus pensiones o retirar efectivo para realizar sus gastos cotidianos.

“Una impotencia es lo que da toda esta situación que estamos viviendo”, aseguró una señora que acudió este lunes a la entidad bancaria que frecuenta para cobrar su pensión. “Posiblemente vaya a otro banco hacia el este. Yo vivo en San Bernardino entonces me tengo que desplazar a otra zona a ver si consigo”, dijo en tono resignado. “Ni los cajeros están habilitados”, agregó.

En la cola de una entidad financiera, la señora María Antonieta Vásquez denunció que no ha podido cobrar su quincena. “No tengo ni  para comer”, comentó y se quejó de la excusa que le dieron. “Que no hay real, no hay remesa. Que nos vayamos para la casa”, aseguró Vásquez, quien precisó que esa información fue ofrecida por el vigilante del banco, ni siquiera por el gerente.

Otras dos mujeres de tercera edad se unieron a la queja. Aseguraron que estaban desde bien temprano en fila. “Yo tengo tres días viniendo”, agregó una.

No es corralito

“El problema es que no hay dinero suficiente. El Banco Central  ni siquiera ha puesto la orden en la imprenta para que en Alemania le impriman billetes de alta denominación”, aseguró Faraco al ser consultado por el equipo de Prensa Unidad Venezuela sobre la crisis con el papel moneda que ya sienten los  venezolanos.

A ello se suma el límite de 10 mil bolívares para los retiros en entidades bancarias a través de cajeros automáticos, en transacciones interbancarias, anunciado en días recientes.

Según un comunicado de la Asociación Bancaria de Venezuela,  esta medida no está relacionada con operaciones en taquilla y entraría en vigencia a partir del 1 de marzo de 2017 y no desde el 1 de diciembre como se informó previamente.

“El problema es que a Nicolás Maduro no le da la gana de aprobar billetes de más alta denominación. Un billete de 100, al tipo de cambio de Cúcuta, son 5 centavos de dólar. Vaya a los Estados Unidos a pagar con cinco centavos un café. Tiene que llevar una carretilla de cinco centavos”, dijo.

Negó que este caso sea igual al “corralito” que se aplicó en Argentina, al explicar que en ese país había una ley de convertibilidad donde un peso era igual a un dólar. “Cuándo sacabas un peso, estabas sacando un dólar”, acotó.

“Esto no es un corralito. Esto no obedece a un problema económico. Esto es pura y simple incompetencia administrativa del señor (Nelson) Merentes, que de lo único que está pendiente es de lo que tiene ahí en el litoral y de las novias que podría tener en un momento determinado”,  sentenció.

A ello se agrega que las plataformas de los bancos están desbordadas por la cantidad de tarjetas que han emitido, lo que hace que colapsen los puntos de venta,  y que en muchas entidades no haya ni plástico para emitir nuevas.

También a los bancos resulta muy costoso “alimentar” los cajeros con billetes, la inseguridad a la hora de realizar esta operación que sufren las empresas encargadas y la necesidad de efectivo que hay debido a la inflación.

“No hemos retrocedido, nos hemos hundido en incompetencia y en la corrupción de este gobierno”, sentenció el asesor financiero.

Cuando se le consulta qué medida pudiera tomar el Gobierno frente a esta situación, responde tajante. “Nicolás Maduro no puede tomar ninguna medida económica sensata, porque él es un insensato”.

Tampoco se arriesga a hablar de medidas, porque no hay acceso a cifras de la economía, “que las esconden, las manipulan”.

Piensa que Venezuela está en la peor crisis de toda su historia, a la que agrega el calificativo de “criminal”, sin que se tome, a su parecer, ninguna medida de relevancia. “No hay salida que pase por la política y el petróleo”, agregó aludiendo al cambio político y a la apertura a grandes empresas petroleras como Exxon Mobile y Conoco Phillips en un régimen que ofrezca garantías para su inversión.

Para Faraco los “ahorros de toda la vida” de un venezolano ya no valen nada y se responde a sí mismo: “Es miseria, reparto de miseria y compra de conciencia, porque somos un país que vende su conciencia por un plato de lentejas”.

El negoción

Faraco dice que es “un negoción” el tema de los billetes. “Aquí se gastaron 152 millones de dólares en la Casa de la Moneda de Maracay, que hoy solo fabrica billeticos. ¿Quién se robó lo que sobró en esa Casa de la Moneda? ¿Quién se robó los reales, que no hay para fabricar billetes de alta denominación?”, se pregunta el economista, precisando que ese papel moneda se está fabricando es en Alemania.

“Un billete de 100 creo que cuesta 300 ó 400 bolívares. Esa es la gran administración del BCV, el garante de nuestra estabilidad de precios”, afirma Faraco, para quien en Venezuela lo que existe es “un desorden gigantesco”.

Para el economista, hay medidas tomadas por el fallecido presidente Hugo Chávez que fueron causantes de esta situación, a su juicio, de desastre: la reforma de la Ley del Banco Central de Venezuela, la Ley de Ilícitos Cambiarios y “el millardito”.

“Lo que pasa es que aquí no queremos juzgar a Hugo Chávez. Pero él es el padre de este desastre. Maduro lo que es es un oficce boy de este desastre”, aseguró.

De acuerdo a sus cálculos, la inflación llegará este año al  1000 por ciento. Dice que ya el Fondo Monetario Internacional (FMI), que la había estimado en 700 por ciento, la está modificando a 850 por ciento. “Y el año que viene será 2000 por ciento”, advirtió.

Un abuso

Aunque la medida no estaría en vigencia, los caraqueños se quejan de no conseguir efectivo en cajeros, ni en taquillas.

“Eso es un abuso, porque ese dinero es de nosotros. Y no nos los quieren dar. ¿Para qué? Para tenerlo ahí amontonado para ellos hacer lo que les da la gana? No es justo”,  se quejó  la señora Vásquez.

 “Cuánto son 27 (mil bolívares)? Son entonces 27 cajeros”, comentó otra señora que calculó a cuántos cajeros tendría que ir para sacar su dinero de la pensión.

En otro punto de la ciudad, otra mujer de mediana edad, que no quiso identificarse, explica lo que le dijeron.

“No hay dinero. Y no hay dinero y no es por ellos (los bancos). Es que el Banco Central dijo que no iba a mandar dinero, no a ellos, sino a todos los bancos, porque simplemente no hay liquidez. Qué grave, eso habla que la magnitud de la crisis es grave”, apuntó.

Consultada sobre la medida que restringe el monto de efectivo a retirar por cajeros automáticos, prevista para el año entrante, la misma señora comentó con una risa nerviosa. “Que se queden con todo. Ya nos han quitado todo, qué más nos pueden quitar?”.

“Yo creo que voy a tener que pagarle a alguien más el 20 por ciento, el 15 por ciento, cobrar menos para tener un avance de efectivo”, comentó como una salida a su falta de efectivo, aunque rechaza que esta práctica la adelanten algunos comerciante que “a veces se pasan” al cobrar  esas comisiones.

“Qué puedes hacer con 10 mil bolívares? Un kilo de carne”, comentó Jenny Oropeza, quien aseguró haber recorrido parte de Capitolio, en el municipio Libertador, donde según dijo de 20 cajeros, solo dos funcionan y presentan largas colas”.

MUD
@unidadvenezuela