10 Últimos

lunes, 14 de noviembre de 2016

Estudian alternativas para romper la desesperanza en el país



"Hay mucha gente que rechaza la injusticia y la ineficiencia de las instituciones públicas. Eso nos ha invadido. Los efectos son la intolerancia, la diáspora, estado de ánimo negativo que se relacionan con la violencia criminal y la crisis económica. Pero debemos evitar eso y ser positivos", informó la psicóloga Social Yorelis Acosta.

La vulnerabilidad emocional, y el abordaje psicosocial producto de la violencia política, fueron los temas abordados durante el taller de actualización del programa "Acompañando en el dolor", organizado por el Centro al Servicio de la Acción Popular (Cesap) y por la organización Psicólogos Sin Fronteras Venezuela, con el patrocinio de la Embajada de Canadá.

El evento fue realizado en la sede del Cesap en la parroquia San José de Caracas.

En el encuentro, dirigido por la psicóloga social Yorelis Acosta, se plantearon las consecuencias de la violencia política en el país. Ésta genera segmentación, separación de familias, la pérdida del trabajo, detenciones, desconfianza e incluso la partida de familias enteras hacia otros países, explicó la experta.

"Hay mucha gente que rechaza la injusticia y la ineficiencia de las instituciones públicas. Eso nos ha invadido. Los efectos son la intolerancia, la diáspora, estado de ánimo negativo que se relacionan con la violencia criminal y la crisis económica. La gente se desanima, se preocupa e incluso altera su sueño. El exceso de información política y escasez de lo positivo genera violencia en un país donde es muy intensa. Hay protestas y discursos violentos", indicó Acosta.


No obstante, planteó durante el encuentro que los ciudadanos tienen derechos políticos y a través de estos talleres se activa la parte positiva para romper la desesperanza civil. "Hoy trabajamos con al menos 25 personas de distintas organizaciones y con vecinos del 23 de Enero y otras parroquias de Caracas", afirmó.

"Debemos hacernos otra vista de la queja social para evitar enfermarnos y agotarnos. No nos hagamos eco de las informaciones falsas en los medios y redes sociales que desaniman. Mejoremos nuestro discurso. Debemos construir un país más justo y humano", concluyó Marisol Ramírez, miembro de la Junta Directiva de Psicólogos Sin Fronteras Venezuela.

Otros asistentes concluyeron que en crisis debe fomentarse la educación, el amor y el optimismo. "Debemos conectarnos con el mundo positivo, saludable, con lo que nos permite desarrollar proyectos para generar cambios.  Hay que trabajar con los niños y jóvenes que están creciendo. La salida a la crisis no es irte. Hay que generar estrategias de cambio y enriquecer la cultura. Los recursos los tenemos los venezolanos, existen y los vamos a necesitar", indicaron algunos de los asistentes.

También concluyeron que debemos personarnos y dar la mano a los que más lo necesitan. "Hay que hablar con buen tono. Hacer resistencia activa y no ceder los espacios. Es separarnos para no consumir tanta desesperanza y acompañar los procesos de cambio", expresó Marianella de Faría, coordinadora de Apoyo al Paciente  del Centro de Salud Santa Inés, de la Universidad Católica Andrés Bello.

Acosta concluyó que debemos pensar cómo solucionar cada problema que se presenta. "Hay que disfrutar la tranquilidad, ser optimistas, confiados y tener mucha fe. Mientras más nos unamos y ayudemos más fácil salimos de la crisis".   

12-11-16