10 Últimos

lunes, 21 de noviembre de 2016

La lucha es lo constante por @SantosYorme


Por Pompeyo Márquez


Dentro de pocos meses cumpliré 95 años y desde los 14, cuando fue mi primera prisión hasta el presente, aparece siempre el combate, la protesta…para mí la exigencia de una mejor Venezuela es permanente.

Hay un argumento sencillo de entender, uno consigue un objetivo y sale a luchar para alcanzarlo y luego se propone objetivos superiores y así sucesivamente, porque se crean nuevas realidades, nuevas correlaciones de fuerza, lo que implica mantener siempre el objetivo estratégico de una etapa, cambiar la táctica, enmendar errores, reafirmar victorias.

En estos cambios siempre está presente la unidad, sobre todo cuando vivimos una dictadura militar-civil encabezada por un personaje que a todas luces está dispuesto a perpetuarse en el poder e imponerle al país a golpe y porrazo un modelo económico fracasado, un régimen no democrático, para lo cual su primera opción es la represión.

Decíamos en un artículo anterior que había variedad de formas de lucha, que como la vida de las naciones y de los pueblos es compleja, la lucha tiene que atender a esas complejidades. Uno de los problemas principales del acontecer político es pisar tierra y ver la realidad –que no es ni buena ni mala sino la realidad– para cambiarla o desarrollarla. En la actualidad hay un objetivo que tendrá que alcanzarse lo más pronto posible: es el cambio político. Sin ese cambio Venezuela no saldrá de la profunda crisis que hoy atraviesa y cuyos sufrimientos los paga la inmensa mayoría de la población y la Nación como un todo.


Estas consideraciones, que en nuestro caso son vivencias, las hacemos en función de la negociación que se ha iniciado entre el gobierno y la oposición. Este no es el momento para la diatriba contra la dirigencia política. Claro que comete errores, solo los que no actúan no los cometen, pero una cosa es manifestar puntos de vista distintos y otra, ante el más ligero traspié, calificar de traición a quienes integran o representan la MUD, incluidos Henrique Capriles y Leopoldo López (sometido a las miserables crueldades que ha soportado durante 1.000 días de secuestro).

Las declaraciones de la MUD son categóricas, no hay contradicción en estar presente en un espacio de negociación y las luchas cotidianas de un pueblo que pasa hambre, que sufre la inflación que desbarata su salario, que coloca al país entre los más violentos del mundo y donde la meta inmediata es salvar a Venezuela, evitar la violencia. Apostamos a que las movilizaciones que seguirán a esta etapa contribuirán a crear las condiciones para la libertad de los presos, el regreso de los exilados, el cese de la represión, en fin, el respeto a la Constitución.

20-11-16