10 Últimos

miércoles, 2 de noviembre de 2016

La racionalidad facciosa de Padrino López y los retos de la república civil, Issac Nahón Serfaty





Por Isaac Nahón Serfaty, 28/10/2016

El comunicado que leyó el ministro de la Defensa, G/J Vladimir Padrino López, en representación de la Fuerza Armada Nacional, revela una mentalidad y una racionalidad con las que tendrá que lidiar el futuro gobierno civil que surja de un proceso de transición. Por eso vale la pena analizarlo en sus detalles.

Lo primero que salta a la vista es la falta de coherencia del comunicado, tanto en la forma como en el fondo. Padrino López invocó en el texto “el artículo 328 de la Carta Magna [que] establece que nuestra institución es esencialmente profesional y sin militancia política, al servicio exclusivo de la nación. Por tal razón, – argumentó el General en Jefe – resulta un contrasentido que se busque involucrarla en una situación apartada de sus competencias y eminentemente facciosa que obedece a objetivos de agrupaciones partidistas”.
En la forma, el comunicado leído por Padrino López representa en sí mismo una actividad facciosa en la que la institución armada interviene directamente en el debate político partidista, del cual debería abstenerse, según el propio principio constitucional invocado por el General.
Pero la incoherencia se manifiesta aún más claramente cuando la misma persona que ha citado algunas líneas antes el artículo 328 de la Constitución, cierra el comunicado con la consigna partidista del PSUV: “Chávez vive…la Patria sigue…Independencia y Patria Socialista…Viviremos y venceremos”.
La falencias lógicas de la argumentación de Padrino López revelan, sin embargo, una racionalidad que justifica su accionar faccioso por su “incondicional lealtad” al presidente Nicolás Maduro. El problema con ese planteamiento es que la “lealtad” al presidente en un sistema democrático y constitucional no debe ser “incondicional”, pues la obediencia a la cadena de mando no puede ser ciega, menos cuando es el propio Comandante en Jefe quien viola los derechos humanos y políticos de los ciudadanos.
Otro punto que llama la atención en el comunicado, es la forma en la que Padrino López se refiere al “respeto” de la voluntad popular expresada en la elección de la Asamblea Nacional. Textualmente, el General mencionó “el respeto que sentimos por todos aquellos que eligieron a los hoy diputados de la Asamblea Nacional, porque es el mismo respecto que profesamos por quienes eligieron al actual Jefe de Estado”. El ministro de la Defensa habla del supuesto “respeto” de quienes eligieron y no de quienes fueron electos, especialmente de los diputados de la MUD, expresión de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos el 6D.
Hay muchos implícitos en este comunicado. Uno de ellos es la amenaza velada del uso del poder militar para evitar que la Asamblea Nacional ejerza sus atribuciones constitucionales (en el lenguaje de Padrino López “ la irreductible disposición a defender con la vida cada espacio de la geografía nacional”). Otro implícito tiene que ver con el papel de árbitro que se atribuye la FAN que exige “el respeto a la Constitución y a las leyes de la República”.
El discurso de Padrino López es representativo de la mentalidad que domina hoy la Fuerza Armada, después de tres lustros de adoctrinamiento chavista , privilegios y purgas. Es, en su pomposa retórica nacionalista y anticapitalista, y en sus mismas contradicciones, la expresión de la hegemonía militarista sobre la que nos advirtiera el historiador Manuel Caballero, desde que ella mostrara su violento rostro en febrero de 1992. La futura república civil deberá enfrentar ese militarismo para volver a contar con una FAN obediente y no deliberante. Ese será uno de sus mayores retos.

*Periodista y profesor en la Universidad de Ottawa (Canadá)