10 Últimos

jueves, 17 de noviembre de 2016

TSJ pretende dar un barniz de legalidad a la criminalización de la protesta



MUD 16 de noviembre de 2016
@unidadvenezuela

A juicio del secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, Jesús Chuo Torrealba, la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que prohíbe las manifestaciones que alteren el orden público,  pretende dar un “barniz” de legalidad a la criminalización de la protesta.

“Emite una sentencia que prácticamente pretende amordazar y amarrar al país. Emite una sentencia que prohíbe la convocatoria, ya no la realización, de protestas ciudadanas,  protestas populares”, apuntó este miércoles Torrealba en su programa radial La Fuerza es la Unión, donde también se refirió al caso de empleados públicos que han sido despedidos por el gobierno por firmar a favor del referendo revocatorio presidencial, a quienes llamó “héroes civiles”.

El vocero de la Unidad Democrática manifestó que el referido fallo del TSJ es abiertamente inconstitucional y  subrayó que “no hay nada” por encima de la Carta Magna, que garantiza a los venezolanos la manifestación pacífica, el derecho a la libertad de tránsito y a la expresión libre.

Agregó que el accionante, el Procurador General encargado, Reinaldo Muñoz, no reúne los extremos de ley para ocupar ese cargo.

“Eso tiene una sola explicación: miedo. Miedo de la burocracia al pueblo, miedo de la cúpula corrupta al pueblo. A esa práctica, que ya la han venido haciendo, la criminalización de la protesta, la judicialización de la protesta, ahora quieren darle un barniz legal con una sentencia del TSJ”, señaló.

Insistió en que eso no será freno para la protesta. “La verdad verdadera es que esto va mucho más allá de una agresión a la oposición política. Esto va mucho más allá de una agresión a los diputados o a los dirigentes de la oposición. Esto es contra el pueblo, porque lo que aquí lo que viene es candela, es enea. ¿Y a qué me refiero cuando digo que lo que viene va a ser muy duro? Me refiero al desastre económico del gobierno”, agregó.

Calificó como “una actitud, absurda loca, suicida”  el intento del gobierno  de “adelantar la Navidad” para aplacar la protesta. “En su inmensa ignorancia de lo que está pasando en el país, de lo que está pasando en los sectores populares, creen que adelantar la Navidad, si eso fuera posible, va a narcotizar la protesta, a tapar la protesta”, señaló al tiempo que indicó que el efecto es contrario  pues la población no podrá sufragar los gastos tradicionales para estas fiestas, lo que va a generar “frustración, rabia y molestia”.

Respaldó las declaraciones emitidas por monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida,  que será  investido como cardenal  el sábado por el Papa, quien señaló que la iglesia siempre ha estado del lado de la gente  y que la situación de Venezuela es grave, pues “se ha destruido bueno que había antes”.  También el prelado rechazó que este sistema ha querido “calcar en buena parte el régimen cubano”.

“Esta es la voz de la la iglesia, esta es la voz de la Conferencia Episcopal Venezolana, esta es la voz del Vaticano. Una voz de solidaridad plena con la lucha del pueblo venezolano por sus derechos, su democracia, su libertad”, agregó Torrealba.

Héroes civiles

Torrealba también informó en su cuenta por Twitter que la alianza partidista opositora elevará ante el Vaticano las denuncias de los trabajadores públicos que han sido despedidos por haber firmado a favor del referendo revocatorio. “Hasta El Vaticano llegara el reclamo de los despedidos por firmar”, escribió Torrealba en su cuenta en Twitter.

Al intervenir en el programa, el diputado por el estado Bolívar, José Prat, informó que entregará a la Unidad Democrática un documento para que la situación de los trabajadores públicos perseguidos sea incluida en la Mesa de Diálogo.

El parlamentario se refirió en concreto al despido de  trabajadores de Guayana que laboraban en empresas como Sidor, Ferrominera Orinoco, Seniat, Edelca, entre otras.   Precisó que se trata de personas que en algunos casos estaban por jubilarse, mujeres con fuero maternal y hasta trabajadores que fueron bajados de rango.

Pero esta misma situación se está presentando en otras empresas del Estado, entre ellas el Metro de Caracas, donde ya han sido despedidos unos 14 empleados.

Torrealba denunció el hecho de que los trabajadores públicos que son tratados como agentes del gobierno. Destacó que sus derechos son “pisoteados” y  que son perseguidos por haber firmado para la solicitud del referéndum revocatorio.

Dijo que esta  actitud del gobierno “da una idea de su ruina moral”, basada en la “la extorsión y el chantanje”.

Indicó Torrealba que “el gesto corajudo de esos venezolanos” y el de millones de venezolanos  fue lo que permitió  avanzar en la lucha contra el gobierno y pidió respetar su sacrificio.

“Eso fue posible entre otras razones por la valentía, por el coraje, de esos empleados públicos que fueron capaces de enfrentar la coerción, el chantaje, la extorsión del régimen. Eso hay que decirlo. Pobrecitos nada. Por el contrario, son héroes civiles. Nuestros hermanos de la Fundación Niño Simón, de Cantv, de Corpoelec, de Sidor, de Pdvsa misma que se atrevieron a dar el paso, no son otra cosa que héroes civiles””, acotó.

Aseguró que no es un tema de una dirección política, pues se trata de “millones que han puesto en riesgo sus vidas, su libertad,  su fuente de trabajo, por creer fuertemente en la necesidad de un cambio. Eso hay que tenerlo claro, tenerlo en mente”,  dijo.

“Esos millones de venezolanos son los dueños de la Unidad, son los dueños de esta lucha. No otros”, apuntó.

La unidad no es una barajita, es una estrategia

También Jesús Chuo Torrealba reflexionó sobre los ataques, en especial a través de las redes sociales, que han sufrido dirigentes de la Unidad Democrática que participan en las negociaciones de la llamada Mesa de Diálogo.

Indicó que siempre hay que ser críticos y cuestionadores, pero enfatizó que “de esa manera ni se avanza, ni se construye”.

Rechazó que se quiera “fusilar” a Carlos Ocariz, quien a su juicio es un luchador que pone en juego su cara y su dignidad y que  ha construido “una fortaleza” en el municipio Sucre, en Petare, por su trabajo con la gente.

“Tener nosotros como pueblo, como ciudadanía democrática, la fortaleza espiritual suficiente, para saber que somos una sola ciudadanía avanzando, que no podemos estar destruyéndonos entre nosotros, que el adversario está al frente, no a los lados”, acotó.

También se refirió a la unidad a nivel de dirigencia. “La unidad no es una barajita, que se puede utilizar en tiempos de elecciones, la unidad no es una tarjeta, no es simplemente una ‘manito’. En el país nadie nos va a hacer caso, porque si estamos divididos la gente sabe que esto no va a llegar a ningún lado. Y en el mundo, menos. Porque va a entender que si un sector político no es ni siquiera capaz de entenderse entre sí, mucho menos será capaz de asumir la conducción del Estado”,  manifestó.

“La unidad es una necesidad estratégica del pueblo venezolano. En estos momentos de crisis terminal del régimen, el que por apetencias personales, con el pretexto que sea, intenta vulnerar esa unidad, es una agresión precisamente contra el pueblo”, señaló.

MUD
@unidadvenezuela