10 Últimos

martes, 15 de noviembre de 2016

De Sabaneta a Nueva York por @claudionazoa


Por Claudio Nazoa


Existen países que se han dejado seducir por psicópatas carismáticos. Pasó con Mussolini, Mao, Hitler y Stalin, entre otros bebés.

Dictadorzuelos y dementes como Kim Jong-un en Corea del Norte, Raúl Castro en Cuba y ahora Donald Trump en Estados Unidos preparan una merengada donde la bomba atómica es el ingrediente principal.

Algunos dictadores fallecidos parecen haber reencarnado en una nueva camada de estupidez y de maldad. Trump es Chávez de derecha, es decir, Chávez ¡volvió! ¡Trump vive, la lucha sigue! En Maduro, Pinochet reencarnó pero incompetente. Únicamente hace las maldades.

Soy admirador del pueblo norteamericano y de su forma de vivir, pero hoy corre peligro con esa cosa rara llamada Trump, quien logró la presidencia de Estados Unidos gracias a la venganza de racistas que no toleraron que un extraordinario presidente negro gobernara durante ocho años.

Por Trump votaron también ilusos y amargados que están contra cualquier sistema. Guerrilleros de las redes. Anarquistas. Amigos de ir a guerras donde creen que no van a morir.


Hace poquito, en Alemania, ocurrió algo parecido. El “canciller eterno”, con carisma mesiánico y un discurso vengador, logró el triunfo en elecciones libres. Hitler hipnotizó a millones de fanáticos que no se dieron cuenta de que su líder estaba loco. Dejó 60 millones de muertos y Europa destruida, incluido su país.

Un demente carismático, sea religioso o político, influye en un pueblo. La gente que le cree se interna en un intrincado y destructivo laberinto. Así les pasó a los venezolanos que se dejaron seducir por otro falso mesías. No siempre el pueblo es sabio. Ingenuos, cultos e inteligentes, vieron en él la solución a los problemas de Venezuela. Es cierto, problemas había, pero irrisorios comparados con la inédita catástrofe que padecemos. Teníamos democracia con defectos. Ahora tenemos defectos sin democracia.

En todo caso, Venezuela está en doble peligro porque Trump tiene la bomba atómica y Maduro, la bemba atómica. ¡Estamos en manos de Pinky y Cerebro!
Un grave peligro ronda el mundo. Mosca con Pablo Iglesias, Marine Le Pen y los asesinos de ISIS. Se comportan en España, Francia y en los países árabes como perros hambrientos.

Una pesadilla nazicomunistafascistapatriotica acecha a la humanidad. No nos dejemos engañar por líderes mesiánicos, oscuros y destructores.

El diablo era un ángel. Todos sabemos en qué se convirtió. Trump, nunca ha ocultado que es el diablo.

13-11-16