10 Últimos

lunes, 14 de noviembre de 2016

ECOS CÉNTRICOS (Entre Cielo y Tierra), @SusanaMorffe




Por Susana Morffe, 13/11/2016

Hay similitud entre el Rey Midas, personaje de la mitología griega, y Donald Trump. Ambos convierten todo en oro. Este ultimo, Trump,  sabe hacer negocios, aunque en su historial aparecen quebradas algunas de sus empresas. Pero a grandes rasgos, el Trump todo lo convierte a su favor y así fue como ganó votos, “oro en votos”,  más que su rival Hillary Clinton.

No obstante, resulta sospechoso que el mismo día de las elecciones el magnate y candidato a la presidencia de los Estados Unidos, había manifestado su descontento por un posible fraude electoral que daría como ganadora a Hillary Clinton ¿Qué trasfondo hubo? De pronto pareció una estrategia del socialismo venezolano, para luego terminar como ganador, ¿Y por qué no?, puede también suceder en Estados Unidos que todo lo controla. Todo es posible.

Ahora Latinoamérica, Centroamérica, como Europa y países del Oriente Medio, miden sus probabilidades sobre lo que puede ocurrir una vez que Trump asuma la presidencia en el mes de Enero. Los analistas advierten que no habrá luna de miel con Cuba y menos con los chinos.

Venezuela estará en stand by, pero no lejos del ojo del huracán Trump, porque él advirtió que en nuestro país hay mucha opresión y supuestamente el “Rey Midas” se coloca a favor del pueblo, ¡Vaya fortuna!

A Venezuela le salió un poderoso defensor. Habrá que esperar ante los entuertos que deberá asumir Trump con la economía norteamericana y protestas en su contra, cuáles serán las acciones que como aprendiz político, rápido aplicó el populismo, ofreciendo villas y castillos.

Ojala no tengamos que ver un cambio nefasto y escuchar desde el norte, un eco de esa palabra tan demoledora que enterró la producción en Venezuela, ¡Exprópiese! Dejará de parecerse a Midas porque volverá todo un asco.

Mientras se aproximan los días para la fastuosa transición gringa, en Venezuela no salimos del diálogo, convertido en un embudo egocéntrico. Hay un eco muy encajonado, difícil de captar en la sensible acústica de los que esperan una solución  definitiva.

A la inversa, mucha intensidad se siente con los mandatos del Tribunal Supremo de Justicia, cuando  la Sala Electoral declara inadmisible un amparo interpuesto por el abogado Julio Alejandro Pérez Graterol, para reanudar la recolección del 20% de firmas que busca la activación del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

La sentencia tuvo eco y llegó hasta el corazón de cada venezolano. Pueden explicar entonces, ¿Cómo se digiere el diálogo en el bando que ni siquiera acepta la capitulación y menos la voluntad del pueblo?

Continuamos en el mismo círculo pernicioso y cada venezolano con el hambre y las penurias a cuestas. No es justo que millones de ciudadanos se encuentren en situación deplorable debido a los asuntos políticos que no terminan de ensanchar el territorio.

Si el nuevo presidente de Estados Unidos cumple su palabra electoral de fijar la vista en nuestro país, será llenar de más agua el estanque cargado hasta el borde. Seguiremos esperando ahora por Trump, sin tomar las propias decisiones para actuar. Otro eco sin palabras.

Frase: “La vida no cuenta los pasos que has dado, sino las huellas que has dejado".


Susana Morffe
@susanamorffe