10 Últimos

viernes, 30 de diciembre de 2016

Algunos elementos para la nueva realidad


Por José Rafael Hernández


Estamos cansados de una forma, de un estilo, de un fondo que ha mandado al país hacia un despeñadero. Estamos promoviendo una nueva realidad que esperamos llegue muy pronto.

Una nueva situación que necesita algunos elementos que deben caracterizar nuevas condiciones para la vida y para el desarrollo de un país con posibilidades de progreso.

Pero cuáles son algunas de esas nuevas condiciones:

DESCENTRALIZACIÓN

Hemos vivido un período en el que toda nueva tendencia procura unir en pocas personas -ubicadas muy lejos de las realidades- las decisiones. Un período anterior que procuró descentralizar y poner en manos de gobernadores, alcaldes, concejos municipales, comunidades se vio alterado. Años de CENTRALIZACIÓN que nos ha llevado a períodos anteriores, los huecos de Biruaca tienen que decidir repararlos en Caracas.

DESCONCENTRACIÓN

Otro de los problemas que tenemos por alterar es la CONCENTRACIÓN en pocas personas de las decisiones y el poder. Sin parecerse al país. Hemos sufrido de las consecuencias de un período en el que no hay discusiones de distintas visiones sobre múltiples aspectos de nuestras vidas. Tenemos un país sin planes que tomen en cuenta las necesidades de todas las poblaciones y sus urgencias. No hay planes que tomen en cuenta las necesidades y demandas desde abajo. Un país sin luz, agua, gas. Un país que no toma en cuenta las prioridades de abajo hacia arriba. Que no toma en cuenta los intereses individuales -desde abajo-. Unos “preclaros” han llevado al país a un lugar donde las aspiraciones de los “de abajo” no se han tomado en cuenta.


RESPETO A LAS OPINIONES DIVERSAS

“Yo no opino, pues se me atacará y denigrará hasta la humillación”. Eso no es una condición democrática. En una democracia, mucha gente, muchas opiniones, mucha discusión. Sin humillar al diverso, al distinto. Nos debemos oponer a visiones unilaterales, únicas. Ni la ciencia ni la tecnología son así. Rescatar el diferenciarnos sin atacarnos a nivel personal.

EDUCACIÓN Y CAPACITACION

Un país que se ha despreocupado por la formación y capacitación de sus ciudadanos. Que ha cambiado la competencia por ser los mejores. Que denigra de los sectores científicos, técnicos y humanistas que se destacan. O los llama mercenarios. O los acusa de mercantilistas.

Tenemos que rescatar la educación y capacitación a todo nivel. Que volvamos a competir por ser cada quién lo mejor en su área. Sólo así podemos construir un país que promueva lo mejor para sus habitantes. Basta de hacer exámenes reiterados hasta que pasen los estudiantes. Promoviendo -en los educadores- preguntas para que todos puedan responder y no reiterar pruebas. Basta del culto a los más flojos y descuidados. Necesitamos promover a la mejor gente.

ESPERANZA EN MEJORES FUTUROS

Un país sin imagen de futuro es un grave problema para todos. Las nuevas generaciones no tienen dibujado qué hacer en los próximos años en Venezuela. La cantidad de muchachos que -en paralelo- terminan tésis y arreglan los papeles para irse del país es espantosa.

Millones de personas. De las mejor calificadas, o están afuera o hacen todo lo posible por insertarse en otras realidades.

Esta realidad no es aceptable. No podemos seguir formando nuestros mejores cuadros, para que salgan espantados a Maiquetía en busca de mejores posibilidades.

Hay que rescatar un futuro posible y creíble para todos. Tenemos que volver a dibujar un futuro para todos.

CONSTRUIR, CONSTRUIR Y LUCHAR

Pero nada de eso se podrá conseguir sin un colectivo que continúe en una larga y permanente tarea de construir mayores niveles de organización. Sin un colectivo que siga reclamando por cada uno de los aspectos que un modelo ineficaz, incorrecto, ineficiente nos sigue obligando. Sin un colectivo que comience a prefigurar estos valores en sus formas de organizar y promover la lucha. Para ser distintos necesitamos promover nuevas condiciones en las cosas que hacemos o decimos. Construyamos un mejor Año 2017.


30-12-16