10 Últimos

sábado, 29 de octubre de 2016

¿Dónde estamos? Por @CorreodelCaroni


Por Margarita López Maya, Benigno Alarcón y Liliana Hernández







Para la historiadora Margarita López Maya, Venezuela está en una etapa de definir si consolida la dictadura o revierte la situación actual.





La historiadora y profesora universitaria, Margarita López Maya, asevera que desde el 20 de octubre, fecha en que se ofició las sentencias de tribunales de control penal y la medida del Consejo Nacional Electoral (CNE) de suspender el proceso del referendo revocatorio, se produjo un quiebre de la democracia venezolana.

“Se produjo un momento de inflexión. Prácticamente teníamos ya una tendencia autoritaria muy fuerte, muy aguda, pero en el momento en que el CNE cercena el derecho a votar, a los venezolanos nos quita el derecho a resolver la situación a través del voto. Entramos en un quiebre y ya no queda nada del sistema democrático”, expone López Maya.

Coincide en esa ruptura del hilo constitucional decretada por la Asamblea Nacional, para definir en qué punto está el país actualmente, advirtiendo que se trata de un momento en el cual Venezuela “o camina hacia la continuación y consolidación de una dictadura o detiene esta tendencia que ha tomado forma a través del Ejecutivo nacional, por el brazo del CNE”.

“Es delicado porque esto está sucediendo en el momento de una catástrofe económica y social que tiene Venezuela. Estamos ante una bomba de descontento social que puede estallar en cualquier momento, pues tienen mucho temor por la ausencia de alimentos, falta de medicinas, un sistema de salud colapsado, la inseguridad que raya en las peores del mundo, y un quiebre institucional hacia una dictadura”, sostiene.


No obstante, para López Maya la llave hacia la puerta del cambio del momento político actual en Venezuela reside en los ciudadanos, destacando que la ciudadanía debe expresar su voluntad de cambio, para lo cual es importante su participación en las manifestaciones de calle.

“Que se hagan ver y expresen su voluntad de recuperar el derecho al voto. Queremos recuperar esto de una manera pacífica, pero si nos quitan el derecho al voto, no tenemos otra salida. Hay que ir detrás de estas iniciativas que han tomado los grupos políticos y hacer una gran fuerza política nacional que le haga entrar en razón al Ejecutivo nacional, al oficialismo y al sector militar que lo apoya, que nosotros queremos resolver esto de manera democrática y necesitamos que se nos restituya nuestros derechos políticos. No pueden quitarnos nuestro derecho a votar”, reitera.

¿Hay dictadura? 

La suspensión del referendo revocatorio al presidente Nicolás Maduro ha llevado a afirmaciones de diferentes factores que terminaron por definir al actual gobierno como dictatorial.

La historiadora precisa que “para nosotros, los analistas políticos, está claro que ya no existen las mínimas condiciones para decir que aquí hay una democracia. Al CNE, a través de una de las decisiones más arbitrarias y vergonzosas, suspendernos el referendo revocatorio es porque efectivamente ya no queda el ladrillo de la democracia, que es el derecho al voto. Estamos en la puerta iniciando una dictadura, lo que significa que si nosotros nos dejamos que nos impongan este tipo de arbitrariedades, nos veremos muy pronto con un cierre de la Asamblea Nacional, que es el alma de la democracia y donde se expresa el pluralismo de la Nación, la prohibición o ilegalización de los partidos políticos, una represión política más fuerte y el cierre de muchos de los derechos civiles y políticos de los venezolanos”.

Margarita López Maya insiste en advertir que la situación puede venir a peor, pero dependerá de la presión social el que se revierta o no.

“Si no actuamos con energía exigiendo que se nos devuelvan nuestros derechos constitucionales, veremos en los próximos días o semanas una tendencia más fuerte a quedarnos sin derechos civiles y políticos”, concluyó.


barra 9amarilla500NUEVA
“El costo de salida de los que están en el gobierno
es inmensamente alto”


El abogado y politólogo,Benigno Alarcón, prevé el aumento de medidas autoritarias por el costo que significa una salida del gobierno.


El abogado, politólogo y director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Benigno Alarcón, Venezuela está en el mismo punto, visto desde la actuación de un gobierno autoritario y no democrático.

“Estamos en el mismo punto; es decir, un autoritarismo competitivo que perdió la base político-electoral y necesita mantenerse en el poder por los medios que pueda, porque los costos de salida del poder son extraordinariamente altos”, explica.

De allí los obstáculos para impulsar una transición o cambio político por vía electoral, en vista de lo que -afirma- es un alto costo para quienes hoy están en el poder, viéndolo como una amenaza.

“Hay dos fuerzas, una que trata de democratizar el sistema, y otra que trata de mantener el poder por mecanismos mucho más autoritarios. Lo que veremos en los próximos días será más de lo mismo, un gobierno que va tomando cada vez medidas más autoritarias. En la medida en que los días avancen, esto se vuelve más complicado y el gobierno se vuelve más autoritario”, observa Alarcón.

Aun así, un proceso de transición no está cerrado. Recuerda que las transiciones se producen “cuando el gobierno llega a la conclusión, a veces por las buenas y a veces por las malas, que no tiene manera de sostenerse. El gobierno pasa a negociar los costos de su salida, qué será de ellos fuera del poder, cómo se manejarán los procesos electorales a futuro, qué pasará con el partido político, eso es un poco la negociación que se da en estos casos”.

Sin embargo, acota que “hoy el gobierno siente que puede mantenerse en el poder por otros medios, y lo está tratando de hacer a toda costa y desesperadamente. Pero estos procesos, al final del día, se terminan definiendo a favor de la democracia. Cuando el gobierno no se puede sostener, usa la represión, y en la media que las medidas represivas fallan, el gobierno empieza a considerar su salida”.

Presión social como clave 

Alarcón también apuesta por la presión social. “A los ciudadanos y la oposición les queda elevar el costo del uso de esa represión. En primer lugar, poniéndolo en el dilema de si reprimir o no hacerlo, todo lo que de alguna manera encarezca la represión. Si el gobierno no tiene necesidad de reprimir, el costo de la represión es cero”.

Explica que la represión a la protesta, el tener que controlar la situación por la fuerza, hacen de esa medida un alto costo político, razón por la cual se hace vital a su vez las denuncias de violación de derechos humanos en organismos internacionales.

“Cuando tienen suficientes pruebas para abrir casos contra funcionarios que están violando derechos humanos, eleva el costo de la represión. Al ciudadano le toca hacer valer sus derechos, colocar al gobierno en la situación de decidir entre negociar o reprimir, denunciar cada caso de represión, porque esos son los elementos que elevan el costo de la represión”, puntualiza.

Finalmente, recuerda lo complejo de las transiciones políticas, en el sentido de que no se trata de un cambio de la noche a la mañana.

“Es importante que la gente digiera que esto no es un proceso mágico, no ocurre de la noche a la mañana, en ocasiones lleva años. Evidentemente llevamos años en esta situación, pero a veces la gente piensa que en la próxima marcha pasamos a una transición, que en el próximo proceso todo está listo, y normalmente estos son procesos difíciles porque el costo de salida de los que están en el gobierno es inmensamente alto. No es que se retiran a sus casas, aquí estamos con individuos que salen del poder seguramente a enfrentar juicios hasta fuera de Venezuela”, precisa Alarcón.

barra 9amarilla500NUEVA
“La salida menos costosa sería que Nicolás Maduro
se separara del cargo”


La ex parlamentaria Liliana Hernández considera que la situación actual requiere asumir el rol ciudadano en defensa de la Constitución.


La abogada y exmilitante de Un Nuevo Tiempo, Liliana Hernández, perfila la situación política actual de Venezuela como un momento en que cada sector e institución debe asumir su rol.

“La estrategia es: la Asamblea trabajando en el restablecimiento constitucional, y los ciudadanos actuando en la calle, porque es vital, porque la única fuerza que tenemos es la visibilización de cada uno de nosotros”, afirma Hernández, quien destaca el debate en la Asamblea Nacional por el restablecimiento del hilo constitucional.

Por otra parte, pese a la decisión del CNE y la medida de tribunales penales, afirma que un mecanismo que no ha sido olvidado es el del referendo revocatorio.

“Creemos que la presencia del enviado del papa Francisco debe ser un factor que nos permita que el gobierno entienda que dentro de ese marco de restablecimiento del hilo constitucional está el artículo 72, que permite la consulta popular a efectos de la evaluación al gobierno, o sea que tampoco está descartado en este momento, tenemos que seguir con todas las acciones, y este enviado del Papa puede ser la comunicación con él, a los efectos que podamos demostrar todo lo que el gobierno ha venido violentando”, indica.

Frente a las acusaciones de una posible negociación por parte del bloque opositor, destaca que “nosotros no tenemos nada que darle al gobierno, tenemos que exigirle que restituya el Estado de Derecho, que respete la Constitución. Un enviado como el del papa Francisco no es malo para nosotros, pero todo tiene su oportunidad y en este momento estamos montado en que se dé el debate en la Asamblea y se dé la movilización de calle”.

Vital compromiso ciudadano 

Para Hernández, el momento político actual de Venezuela requiere del compromiso ciudadano, acotando que tanto la MUD como los diputados en la AN están cumpliendo su rol.

“Los ciudadanos no podemos delegar en otros, tenemos que actuar nosotros. Tenemos que pelear el referendo revocatorio hasta el final. El hecho que el gobierno nos lo haya arrebatado, no tengo por qué aceptarlo. Mi obligación es pelearlo hasta el último momento en que se pueda realizar, la obligación nuestra es seguir discutiendo ese tema en cualquier escenario de conversación o aproximaciones al diálogo. En la agenda debe estar el referendo revocatorio”, aseveró.

La abogada y dirigente política vislumbra un escenario poco favorable de aquí a diciembre. “No hablo de enero, febrero y marzo que históricamente son meses de desabastecimiento de algunos productos, este año será peor, porque no tenemos la disponibilidad de hacer compras en el mercado internacional, más el problema que tenemos de que el gobierno no logró producción propia en el país”.

“No se trata de si me gusta o no Nicolás, la cuestión es sacar la ineficiencia del gobierno. El asumir la crisis y manejarla, que no es tan complicado cuando decides dar confianza, respetar las leyes, invertir en el aparato productivo e incentivar que la gente lo haga”, añade Hernández.

Frente a la crisis política, agravándose con la violación al derecho al voto, Liliana Hernández apoya la salida voluntaria presidencial, para concretar el cambio político.

“La salida menos costosa para los venezolanos sería que este señor (Nicolás Maduro) se separara del cargo y convocáramos a unas elecciones presidenciales, pero no está en su ánimo de hacerlo. La otra sería, y para mí la más democrática porque es una consulta al pueblo, es el referendo revocatorio, porque el venezolano decide si te vas o te quedas”, sostiene la dirigente política, quien defiende la consulta popular como una gran salida para un conflicto político.



27-10-16