10 Últimos

viernes, 28 de octubre de 2016

La oposición da seis días al chavismo para buscar una salida electoral, por @ludmilavino



LUDMILA VINOGRADOFF 28 de octubre de 2016

La oposición venezolana da hasta el próximo jueves al chavismo para que acepte un acuerdo que permita celebrar elecciones para salir de la grave crisis que vive el país. Un ultimátum que llega con la amenaza de forzar la destitución de Maduro en una acción combinada del Parlamento y de la movilización social. La Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha convocado una huelga general de doce horas para hoy que se celebrará en un ambiente de fuerte tensión y bajo la sombra de que el país se vea atrapado por una ola de violencia y represión a la vista de las detenciones y heridos registrados durante las masivas marchas del miércoles.

Según el gobernador de Miranda, el opositor Henrique Capriles, 120 manifestantes fueron heridos en choques con la policía. Por otra parte, el ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, aseguró que un policía del estado de Miranda murió y otros dos fueron heridos cuando intentaban disolver una manifestación de opositores. La policía de Miranda confirmó la muerte, pero no dio detalles de cómo se produjo ni de si esta fue consecuencia de que los manifestantes disparasen cuando los agentes intentaban disolver la protesta.

Capriles señaló asimismo que fueron detenidas 146 personas, aunque la Ong Foro Penal elevó la cifra a 208. Ayer en la tarde seguían arrestadas 147.

Para intentar disuadir a la población de que siga la huelga, Maduro anunció ayer una subida del 40 por ciento del salario mínimo. Parece un alza sensible, pero no lo es tanto cuando se tiene en cuenta que el FMI pronostica para el país una inflación del 700 por ciento al acabar 2016. De hecho el Gobierno se ve obligado a aprobar periódicas subidas del sueldo para poder sobrevivir ante la constante subida de precios.

Comandos chavistas

El régimen, además, ha desplegado a sus leales para boicotear todos los actos previstos por la disidencia. Así, decenas de chavistas se concentraron ayer a las puertas de la Asamblea Nacional –dominada por la oposición– para intentar impedir el paso a diputados y periodistas. Incluso intentaron entrar por la fuerza en el Parlamento, lo que fue evitado por la Guardia Nacional Bolivariana.

No dejaron entrar en el hemiciclo a algunos legisladores, y representantes del Legislativo denunciaron que también les cortaron la luz, por lo que tuvieron que trabajar con el auxilio de generadores eléctricos. Pero finalmente la Asamblea pudo celebrar una sesión consagrada a la «participación de la ciudadanía en la defensa de la Constitución».

El Gobierno está dispuesto asimismo a recurrir al Ejército para controlar la huelga general. El número dos del régimen, Diosdado Cabello, anunció así que las fuerzas armadas tomarán el control de las empresas que se sumen al paro. «Lo conversé con el presidente, es instrucción del presidente: empresa que se pare, empresa tomada por los trabajadores y por la fuerza armada, aquí no vamos a permitir bochinche (alboroto)», sostuvo Cabello.

El propio Maduro amenazó indirectamente con confiscar a las empresas alimentarias y farmacéuticas que secunden la huelga. «Empresa parada, empresa recuperada por la clase obrera (...), no voy a dudar ni voy a aceptar ningún tipo de conspiraciones», declaró. La oposición cree que la mayoría de las fábricas e industrias irán al paro pero que no lo harán las empresas de servicios y comercio. Pero la amenaza a las empresas no es el único golpe de efecto del Gobierno que, como viene siendo habitual, ha convocado una «contramarcha» para el próximo 3 de noviembre. «Derrota viene para la burguesía, el 3 (de noviembre) el pueblo se va para Miraflores (...) el 3 le diremos al mundo: Venezuela se respeta, Venezuela es libre, Venezuela es soberana», ha asegurado Cabello desde un acto con simpatizantes en el céntrico estado Carabobo.

Por su parte, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, aseguró que el Ejecutivo fiscalizará todas las empresas productoras y distribuidoras de alimentos y medicinas, con el fin de garantizar su distribución. «Debemos garantizarle a nuestro pueblo que le llegue su alimento, que le llegue su medicina, que los hospitales tengan sus insumos», declaró el ministro, quien subrayó que «ninguna distribuidora de alimentos se puede paralizar», por lo que exhortó a los Comités Operativos de Producción Obrera (COPO) a que sean los propios trabajadores los que «garanticen el funcionamiento» de las empresas.

El objetivo de la oposición con el paro de hoy es mantener las calles vacías y que el país parezca desierto. Va a ser un duro pulso en un tipo de acción a la que no está habituada, ya que hasta ahora ha centrado sus protestas en las marchas masivas.

Participación en el diálogo

En lo que la oposición no parece tener claras las cosas es en el diálogo anunciado por el Vaticano para el domingo. El miércoles Capriles aseguró que no acudirían, pero ayer el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús «Chúo» Torrealba, aseguró que sí asistirán, pero con el objetivo de buscar una salida electoral a la crisis: «Vamos a plantear un punto central: recobrar la agenda electoral. Bien para activar el revocatorio, o bien para celebrar elecciones generales».