10 Últimos

miércoles, 19 de octubre de 2016

Alberto Arteaga Sánchez: decir que la AN está en desacato es un disparate por @Espemar


Por Esperanza Márquez


Alberto Arteaga Sánchez  ocupa el Sillón número 7 de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales. Abogado penalista, profesor, demócrata y ejemplo de probidad, honradez, rectitud y moralidad. 

–El Tribunal Supremo de Justicia declaró procedente el desacato por parte de los miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional de la sentencia de la Sala Electoral con respecto a los diputados electos en el Estado Amazonas ¿Cuál es su opinión?

- El texto de la sentencia no la había podido ver porque me metía en la página del TSJ pero lo que aparece son unos garabatos que parecen de un virus. Una primera cosa que se me ocurre decir es que esa sentencia que no podía leer ayer y antier porque eran unos garabatos es que esa sentencia es un garabato y ahora  pudiéndola leer es como otras decisiones de la Sala Constitucional,  son decisiones de un órgano político donde las referencias son: proceso revolucionario, el Estado socialista, evidentemente para concluir dándole toda la razón a los planteamientos del Ejecutivo porque en definitiva uno tiene que decir con tristeza, con todo dolor, como ciudadano, como abogado, como profesor que esas decisiones no son jurídicas,
 son políticas y esas decisiones políticas provienen nada menos de lo que se llama la Sala Constitucional, es decir, la Sala que tiene como cometido, sin ser superior a las demás, aunque de hecho lo es por ser intérprete de la Constitución y tiene como cometido aplicar las disposiciones constitucionales y es la intérprete máxima de la Constitución, no es otra cosa que el órgano político que prácticamente ha construido una legislación paralela a tal punto, y aquí no sé si hablo como abogado, como persona, no sé porque uno tiene una confusión metal muy grande, es decir, si la Constitución es ese librito azul que viven exhibiendo Maduro, Pedro Carreño o es la otra que es el Plan de la Patria a la cual al parecer ellos le dan más importancia.  Es una confusión exasperante y angustiosa.

– ¿En qué se ha convertido la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia?

- Esa Sala Constitucional se constituyó en un determinado momento en un tribunal penal para condenar en una audiencia a los alcaldes Scarano  y Ceballos para mí una de las decisiones “importantes” que revela lo que ha hecho el Tribunal Supremo: una Sala Constitucional convertida en tribunal penal que le quitó el carácter penal a un desacato, según ellos, a un mandamiento de amparo por parte de los alcaldes, aquellos hechos del 2014, y en una audiencia los condenó, los mandó presos y los destituyó. Para mí  una de las decisiones más trágicas, perniciosas,  que marcan la arbitrariedad, la anarquía como regla en Venezuela y que es, al parecer, con lo que está amenazando al presidente de la Asamblea nacional Henry Ramos Allup.

–El caso de los diputados de Amazonas.

 - La voluntad de pueblo se expresó claramente el 6 de diciembre, hubo una elección que no pudo ni siquiera ser objetada, se eligió una nueva Asamblea y el TSJ por una medida cautelar desconoce a los diputados elegidos de Amazonas, ya proclamados y por lo tanto ya con inmunidad parlamentaria y la Constitución es clarísima que la inmunidad parlamentaria se tiene desde el momento de la proclamación hasta el momento de la cesación de las funciones de los parlamentarios. Es un absurdo la desproclamación y el desconocimiento de los parlamentarios de Amazonas con lo cual se dejó un Estado sin representación por una decisión cautelar y ya a casi un año no hay decisión y no se han incorporado los diputados, señal y muestra de la arbitrariedad, del atropello y del abuso al Derecho.

– ¿La Asamblea está en desacato?

- Yo creo que ni saben lo que es desacato. Existe un delito de desacato pero es cuando se trata de un desacato a un amparo constitucional, eso de decir que yo desacato eso no es delito. Decir que la Asamblea está en desacato es un disparate, eso no tiene ninguna traducción jurídica exacta. Hay lo que se llama delito de desacato, pero es específico, hay desacato a un mandamiento de amparo, hay desacato a decisiones del TSJ que tienen como consecuencia una sanción administrativa, una multa y hay la desobediencia a la orden de la autoridad entre las faltas del Código Penal. Eso que ellos quieren crear de una especie de crimen de desacato por el cual es posible llevar preso, eso no existe. Para que exista el delito de desacato tiene que haber el desacato a un mandamiento de amparo constitucional que haya sido acordado por un tribunal definitivamente firme y eso no ocurrió en el caso de Amazonas porque lo que hubo fue una medida cautelar que todavía a estas alturas, casi un año después, están conociendo.

–También se habla de quitarles la inmunidad a los diputados.

- Los diputados por mandato de la Constitución tienen inviolabilidad e inmunidad. La inviolabilidad significa que por  lo que digan en ejercicio de sus funciones no  se les puede aplicar la ley penal, no incurren en ningún delito, así como era inviolable el Rey en los sistemas absolutistas, como la soberanía es del pueblo esa inviolabilidad la tienen los diputados y nadie más por ser representantes del pueblo que les ha dado esa prerrogativa que los exime de cualquier cosa.

La inmunidad lo que hace es que no pueden ser perseguidos, si cometen un homicidio, un robo, una estafa se les tiene que hacer un antejuicio, va al Tribunal Supremo y aun en ese caso si el TSJ dice que hay mérito puede la Asamblea decir que no allana la inmunidad. O sea, no se puede juzgar a un parlamentario por ningún delito si la Asamblea después que el TSJ haya declarado que hay méritos no autoriza el enjuiciamiento.

–Los magistrados de la Sala Constitucional casi todos han tenido militancia política en el PSUV.

- Un árbitro, un juez no puede tener militancia política, eso no tiene que decirlo la Constitución, renunciar al partido es una gran hipocresía  que tiene que ser denunciada y el hecho de que  vaya a una notaría y digo que renuncio cuando tengo toda mi vida de militancia política ni antes ni ahora después de estos 17 años  puede ser aceptado.

– ¿Cómo califica usted estas decisiones del TSJ?

- Hablar de un acto arbitrario, del desconocimiento de la ley del TSJ es muy poca cosa, muy chiquita, yo creo que estamos en presencia de algo mucho más grave que un simple hecho delictivo que no se encuentra porque el Código porque no lo previó porque es un Código que resguarda los derechos humanos y donde hay respeto a los poderes. Yo pienso que en una reforma legal tendríamos que consagrar unos delitos en contra de la Constitución porque aquí lo que está ocurriendo es el desconocimiento de la separación de los poderes, el TSJ está desconociendo a la Asamblea que es la representación del pueblo.

– ¿Estamos en presencia de qué?

- Aquí no estamos ante un delito aquí estamos ante un crimen contra la Constitución, un crimen de Lesa Constitución. La Constitución tiene dos pilares y lo dice la declaración de los Derechos Humanos de 1789: el respeto a los Derechos humanos y la separación de los poderes.

–Cuando recobremos la democracia quién va a juzgar a estos jueces que han actuado de esta manera ¿Los tribunales internacionales?

- Efectivamente,  creo que el juicio es un juicio político independientemente de que se puedan demostrar la comisión de delitos, pero aquí hay hechos políticos de desconocimiento al sistema. Por estos hechos, por estas decisiones injustas, por estos atropellos a los DDHH, de desconocimiento de los fundamentos del sistema democrático por supuesto que cabe la posibilidad de responder y creo que muchos magistrados  deben estar pensando seriamente que no están actuando en forma correcta sino para avalar decisiones políticas del gobierno del momento.

– ¿Esta justicia que se está aplicando en nuestro país se parece a la que se haya aplicado en otros tiempos en Alemania, por ejemplo?

–Existe uno  de los textos más contundentes y demoledores sobre la justicia en los tiempos de Hitler. El libro  se  llama  «Los  juristas  del  horror»  y  fue  escrito  por  Ingo  Müller.  La traducción  es  obra  del  conocido  abogado  venezolano  y  profesor  universitario Carlos  Armando  Figueredo.  En ese libro  hay decisiones del máximo tribunal del Reich donde los argumentos son, cambiando lo cambiable, como lo que pasa aquí: como son contrarios a los intereses del pueblo alemán estas personas tienen que ser condenadas, juzgadas;  los mismos argumentos de las decisiones de la Sala Constitucional del TSJ y de otros tribunales que son contrarias al socialismo, al Plan de la Patria aunque no lo nombren.

– ¿Cómo se siente usted personalmente, como abogado, como persona con todo lo que está pasando jurídicamente en el país?

-Con el calor que trato de ponerle a las palabras le trasmito la angustia, la preocupación, la desazón, la impotencia que siento. No sirven de nada las leyes porque la ley es tristemente la inobservancia de la ley, la anarquía, la anomia, la ley en estos momentos es la carencia de normas, la ley es que no hay ley, porque la ley es la del que está arriba, del más fuerte y esa es la que se impone triste y lamentablemente. En la administración de justicia las expresiones en algunos procesos políticos son: son órdenes de arriba. Esa es la negación de la ley y la afirmación del poder y la negación de la Constitución y de un sistema democrático. Me siento frustrado, pero al mismo tiempo esperanzado.

– ¿Vamos a salir de este caos, de este marasmo?

- Yo creo que sí, yo no soy político ni tengo el  análisis de la panorámica política, pero creo que  estamos asistiendo a un momento privilegiado de un despertar del pueblo y no nos hemos convencido todavía de la fuerza de un pueblo.  Contra la presión popular, un pueblo unido pacíficamente, una paz activa, contra  eso no valen amenazas ni tanques ni ametralladoras ni fusiles, ante mil, dos mil, cincuenta mil ciudadanos reclamando sus derechos no hay ejército que valga y estoy seguro que ante una población que reclama por la justicia tampoco valen esas sentencias injustas, apartadas del Derecho, de la ley,  y las personas  que están en esos cargos creo que en el fondo deben

Sentir un gran peso y una preocupación por el futuro porque va a haber un juicio.

17-10-16

http://www.talcualdigital.com/Nota/133758/alberto-arteaga-sanchez-decir-que-la-an-esta-en-desacato-es-un-disparate