10 Últimos

domingo, 16 de octubre de 2016

El Espíritu Santo lo ilumina todo. No dejes de rezarle, por @Pontifex_es



Papa Francisco 15 de octubre de 2016

Santo Evangelio según san Lucas 12,8-12

El Espíritu Santo es el amigo fiel: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Les aseguro que a aquel que me reconozca abiertamente delante de los hombres, el Hijo del hombre lo reconocerá ante los ángeles de Dios. Pero el que no me reconozca delante de los hombres, no será reconocido ante los ángeles de Dios. Al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará. Cuando los lleven ante las sinagogas, ante los magistrados y las autoridades, no se preocupen de cómo se van a defender o qué van a decir, porque el Espíritu Santo les enseñará en ese momento lo que deban decir". Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco
 
¿Cuál es entonces la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas y en la vida de la Iglesia para guiarnos a la verdad? En primer lugar, recuerda e imprime en los corazones de los creyentes las palabras que Jesús dijo, y precisamente a través de estas palabras, la ley de Dios - como lo habían anunciado los profetas del Antiguo Testamento - se inscribe en nuestros corazones y en nosotros se convierte en un principio de valoración de las decisiones y de orientación de las acciones cotidianas, se convierte en un principio de vida. Se realiza lla gran profecía de Ezequiel:

"Los purificaré de todas sus impurezas y de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo y pondré en ustedes un espíritu nuevo… infundiré mi espíritu en ustedes y haré que signa mis preceptos, y que observen y practiquen mis leyes". (Ez 36,25-27)

De lo profundo de nosotros mismos nacen nuestras acciones, es el corazón el que debe convertirse a Dios, y el Espíritu Santo lo transforma si nosotros nos abrimos a Él.

El Espíritu Santo, entonces, como promete Jesús, nos guía en toda la verdad, nos lleva no sólo para encontrar a Jesús, la plenitud de la Verdad, sino que nos guía en la Verdad, es decir, nos hace entrar en una comunión siempre más profunda con Jesús, dándonos la inteligencia de las cosas de Dios. Y ésta no la podemos alcanzar con nuestras fuerzas.

Si Dios no nos ilumina interiormente, nuestro ser cristianos será superficial. La Tradición de la Iglesia afirma que el Espíritu de la verdad actúa en nuestros corazones, suscitando aquel sentido de la fe, el sentido de la fe a través del cual, como afirma el Concilio Vaticano II, el Pueblo de Dios, bajo la guía del Magisterio, indefectiblemente se adhiere a la fe transmitida, la profundiza con un juicio recto y la aplica más plenamente en la vida (cf. Constitución dogmática. lumen Gentium, 12).

Probemos a preguntarnos: ¿estoy abierto al Espíritu Santo, le pido para que me ilumine, y me haga más sensible a las cosas de Dios?
Y ésta es una oración que tenemos que rezar todos los días, todos los días:

"Espíritu Santo que mi corazón esté abierto a la Palabra de Dios, que mi corazón esté abierto al bien, que mi corazón esté abierto a la belleza de Dios, todo todos los días. Amén"

Pero me gustaría hacer una pregunta a todos ustedes: ¿Cuántos de ustedes rezan cada día al Espíritu Santo, eh? ¡Serán pocos, eh! pocos, unos pocos, pero nosotros tenemos que cumplir este deseo de Jesús: orar cada día al Espíritu Santo para que abra nuestros corazones a Jesús.(Catequesis, audiencia general, 15 de mayo de 2013).

Oración de Sanación

Amado Dios, hoy vengo sintiendo la necesidad de cobijarme bajo tu poderoso amparo y dejar que guíes mi corazón por este desierto de frustraciones en el que permitido que mi alma se sienta prisionera. Quiero verme libre de rechazos y temores, sentir tu fuerza que me impulsa y tu sabiduría que me hace comprender que solo luchando a tu lado es que puedo vencer los desaciertos y corregir mis malas experiencias

Clamo el auxilio de tu Espíritu Santo para que me ayude a comprender que sólo Tú eres pan de vida eterna, que comer y saciarme de tu Palabra es lo que me impulsará a dar los mejores frutos y dejar un legado de amor en este mundo. Sino estoy unido a Ti, de nada valen mis esfuerzos. Sino hago las cosas por amor, de nada me valen los logros. Ayúdame a conquistar metas que estén alineadas con tu estilo de vida

Señor, Tú eres el oxígeno en mis venas, la fuerza sanadora que desintegra mis vicios y el bálsamo que sana mis heridas. Derrama sobre mí el Espíritu Santo de fortaleza para vencer toda situación que no deja realizarme

Escucha mis súplicas, Dios mío, ven y repara mis fuerzas, compadécete de tu siervo que se siente dispuesto a dar lo mejor de sí. No dejes de iluminarme con el Santo Espíritu para hacer frente a cada desafío de mi vida

Te entrego mis dones para que los fortalezcas y así pueda yo multiplicar tu obra de amor y dejar las huellas de tu compasión y de tu alegría. Ven y derrama tu amor sobre mí, hazme sentir amado, valioso y que mediante el esfuerzo constante, puedo enfrentar cualquier reto que la vida me presente. Amén

Propósito para hoy
Reflexionaré en cómo puedo vivir más entregado al servicio, y cómo puedo hacer para comprender y amar a las personas desagradecidas con mayor misericordia

Reflexionemos juntos esta frase:
"No tengan miedo de lanzarse en los brazos de Dios. Todo lo que les pida, lo recompensará con el ciento por uno". (Papa Francisco)