10 Últimos

lunes, 3 de octubre de 2016

Este es el nuevo pacto político que 'salvaría' el proceso de paz, por El Tiempo



El Tiempo 03 de octubre de 2016

No obstante la negativa de los colombianos a refrendar este domingo en las urnas el acuerdo con las Farc para poner fin al conflicto armado, anoche mismo se abrió un nuevo camino en busca de la paz, mediante la construcción de un gran pacto político que incorpora a la oposición uribista a su viabilidad.

Aunque apenas se conocieron los resultados del plebiscito a eso de las 5 y 30 de la tarde se alcanzó a generar un clima de incertidumbre, pues no había claridad sobre el camino a seguir, el horizonte comenzó a despejarse poco antes de la 7 de la noche, cuando las Farc dijeron desde La Habana que se mantendrán en busca de la paz. Para muchos, ese anuncio alejaba cualquier posibilidad de volver a la guerra.

“Las Farc mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”, dijo ‘Timochenko’, jefe de la organización guerrillera en tránsito hacia la vida civil, desde la capital cubana.

Después vino el propio presidente Juan Manuel Santos, quien a las 7 de la noche en punto, en una breve intervención por la televisión, anunció desde Palacio su decisión de convocar a todas las fuerzas políticas a un diálogo para insistir en la búsqueda de la paz.

“Mañana mismo (lunes) convocaré a todas las fuerzas políticas –y en particular a las que se manifestaron hoy por el ‘No’– para escucharlas, abrir espacios de diálogo y determinar el camino a seguir”.

Era claro que el diálogo convocado por Santos incluía al uribismo, ganador de la contienda.

Mientras el expresidente Álvaro Uribe, triunfador de la jornada, se reunía en su casa de Rionegro (Antioquia) con sus tres precandidatos (Carlos Holmes Trujillo García, Iván Duque y Óscar Iván Zuluaga), para definir su posición, en Palacio Santos comenzaba a mover sus cartas.

La primera reunión de Santos, tras el fracaso en las urnas, fue con miembros de su familia, y con Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del acuerdo, y Sergio Jaramillo, comisionado de Paz, a quienes dio instrucciones para su diálogo con las Farc, este lunes en La Habana.

Luego se reunió con sus ministros y con el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, con quienes examinó la dimensión del acuerdo político.

Anoche mismo Santos convocó a los líderes de todos los partidos políticos que apoyaron el acuerdo de La Habana a una reunión en la Casa de Nariño, a las 10 de la mañana de hoy, lo que podría ser el punto de partida del pacto.

El ‘Sí’ de Uribe

Pero la idea de que a pesar de la negativa de las urnas se abría un nuevo camino para salvar la paz se consolidó cuando el expresidente Álvaro Uribe, a eso de las 9 de la noche, pronunció un discurso para aceptar su participación un acuerdo político.

“Queremos aportar a un gran pacto nacional”, dijo Uribe de manera categórica.

En la tarde, el exmandatario había dado instrucciones a sus seguidores para que no hicieran actos de triunfalismo por los resultados obtenidos.

La imagen de Uribe en la televisión, más allá de sus palabras conciliadoras, fue de tranquilidad.

Uribe, quien durante la campaña por el plebiscito llamó “narcoterroristas” a los miembros de las Farc, fue muy cuidadoso en su discurso del domingo y se dirigió a ellos primero que al presidente Santos.

“Señores de las Farc: contribuirá mucho a la unidad de los colombianos que ustedes, protegidos, permitan el disfrute de la tranquilidad”.

En su esperado discurso Uribe habló de la necesidad de aplicar “correctivos para que haya respeto a la Constitución, no sustitución; justicia, no derogación de las instituciones; pluralismo político sin que pueda percibirse como premio al delito; política social sin poner en riesgo la empresa honorable”.

Al Presidente de la República y al Congreso Uribe les pidió que “se permita un alivio judicial que no constituya impunidad” y a la comunidad internacional que escuche sus “razones”.

Aunque no lo precisó, los puntos esbozados anoche podrían ser parte de la agenda que el uribismo pondría sobre la mesa para iniciar la discusión del nuevo pacto político.

Aunque todavía no está claro cómo se hará la construcción de ese acuerdo político por la paz, lo que anoche sí quedó claro es que se va a dar.

Todavía no se ha hablado de un encuentro directo de Santos y Uribe, por ejemplo. Al parecer habrá emisarios de ambos lados para tratar de construir una agenda posible.

Por otra parte, Santos comenzó a recibir también anoche apoyo de diversos sectores políticos para que se mantenga en la búsqueda de la paz.

“Hay que preservar los acuerdos de La Habana, hay que mantener la voluntad de paz de las Farc y hago un llamado a los expresidentes para que en este momento de dificultades acompañemos al Presidente y depongamos cualquier posición política en aras del país y de la paz”, escribió el expresidente Ernesto Samper.

“Propongo que promovamos un nuevo consenso que nos permita cerrar brechas para que logremos convergencias, superemos desacuerdos y sigamos adelante en nuestro propósito de consolidar la paz”, dijo la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, en nombre de sus colegas.

El presidente del Partido Conservador, David Barguil, aseguró que “esto nos debe llevar a un acuerdo sobre lo fundamental que deberá desembocar en una constituyente”.

El presidente del partido de ‘la U’, Armando Benedetti, afirmó que “la paz sigue siendo el objetivo ineludible así perdamos todos los procesos electorales que haya que afrontar para conseguirla”.

“El presidente Santos tiene del Partido liberal todo el apoyo porque se la jugó por la paz y nosotros apoyamos ese camino en el que siempre hemos estado. Nuestro deber ahora es estar con él”, dijo el jefe liberal, Horacio Serpa.