10 Últimos

miércoles, 5 de octubre de 2016

Parques nacionales en peligro de extinción por desidia de sus autoridades



MUD 04 de octubre de 2016
@unidadvenezuela

Trabajadores del Instituto Nacional de Parques (Inparques) realizaron este martes una protesta para denunciar la desidia de las autoridades del organismo que, lejos de proteger los parques nacionales del país, están propiciando su deterioro, lo que podría agravar el ya serio desabastecimiento de agua que sufren a diario los habitantes de Caracas, entre otros problemas.

La protesta tuvo que ser realizada al interior de la sede principal de Inparques, ubicada en Santa Cecilia, porque sus autoridades ordenaron cerrar el portón para impedir que los trabajadores salieran a la calle y amenazaron con despedir a quienes se sumaran a la actividad, según denunció Marlene Sifontes, secretaria de organización de Sunep-Inparques.

José Matute, secretario general de Sunep-Inparques, denunció que el Parque Nacional Guatopo está siendo afectado por tala indiscriminada e invasiones y las autoridades de Inparques, lejos de impedirlo, están “promoviendo la instalación de conucos y de sembradíos, lo cual no está permitido porque es una zona protegida”.

“El 80 por ciento del agua de Caracas viene de las cuencas que están protegidas en el Parque Nacional Guatopo”, alertó.

Matute explicó que los parques nacionales y monumentos naturales fueron creados o así declarados con el propósito de proteger tanto ecosistemas muy sensibles como especies consideradas en peligro o amenazadas de extinción.

“Una de esas especies es el oso frontino, el único oso andino, la cual está amenazada, básicamente, por la destrucción de su hábitat natural, por haberse permitido invasiones en esas zonas”, indicó.

Recordó que el Parque Nacional Sierra Nevada fue creado con la idea de proteger el hábitat no solamente del oso frontino, sino también al cóndor de los andes, otra especie casi extinta.

“Aun así, recientemente se autorizó la instalación de unos puestos de buhoneros alrededor de la Laguna de Mucubají, en el Parque Sierra Nevada, lo cual no está permitido según el plan de ordenamiento”, señaló Matute.

“Pero las autoridades de Inparques, que no tienen la capacidad para manejar esas áreas, creen que de esa manera están promoviendo el trabajo al privatizar un área que es de todos los venezolanos y cuya contaminación puede contribuir a incrementar el riesgo de afectación de ese parque y de las especies que allí habitan”, denunció.

“Lo que nos mueve a hacer esta protesta es que estas áreas están amenazadas ya no solamente por procesos externos, sino que las mismas autoridades de Inparques lo están propiciando al permitir que hayan invasiones”, indicó.

Zoológicos también en extinción

Sifontes añadió que los trabajadores del instituto están enfrentando muchos problemas, entre ellos la no dotación de uniformes desde hace tres años, otro de los motivos para realizar la jornada de protesta.

“Pero el problema de nuestros trabajadores va mucho más allá de lo que nos deben: lo más grave es lo que se está permitiendo que ocurra en las áreas protegidas. No es posible que el principal parque de recreación del país y de la ciudad de Caracas, el Parque Generalísimo Francisco de Miranda (Parque del Este) se esté cayendo”, señaló.

En tal sentido hizo un llamado al presidente Nicolás Maduro hacer una visita a ese parque “para que vea que el techo de la coordinación se desplomó por completo, mientras que en los baños el agua sucia se desborda por las pocetas”.

Con respecto a la situación de los animales, cuyo Día Internacional se conmemora cada 4 de octubre, Sifontes refirió que a raíz de las denuncias que hicieron los trabajadores de Inparques  a principios de año se logró “regularizar en parte” la situación de alimentación que venían sufriendo las especies que se encuentran en los parques zoológicos de Caricuao, el de Las Delicias, en Maracay, y de la colección de fauna que está en el Parque del Este.

“Los animales no están recibiendo alimentos concentrados porque son importados, y se les está sustituyendo con perrarina, que no la compra el instituto, sino los trabajadores con dinero de su bolsillo, a pesar de que su situación también es difícil, para que los animales tengan algo de proteína. Los felinos están siendo alimentados, pero no se les están dando vísceras que para ellos representa la fuente de vitamina A, así como las aves rapaces”, aseguró.

“Si los principales parques de Caracas están en esta situación, tan seriamente afectados, imagínense cómo están los parques del resto del país”, advirtió.

“Es una situación crítica y las autoridades se hacen de la vista gorda. A través de sus portales hacen ver que todo está bien, pero los ciudadanos que van a los parques saben lo que realmente está pasando (…)  El personal de Inparques, así como los parques nacionales, también está en proceso de extinción”, concluyó.

MUD
@unidadvenezuela