10 Últimos

jueves, 6 de octubre de 2016

Sindicatos y gremios por el referéndum revocatorio presidencial por @froilanbarrios


Por Froilán Barrios Nieves


El momento crucial que atraviesa nuestro país determina posiciones firmes ante un Poder Ejecutivo, que doblega, arrodilla y arrastra a quienes deciden entregarse incondicionalmente por las mieles del poder, de ello presenciamos numerosos casos vergonzantes, como la actitud descarada y canallesca de las rectoras del CNE, cuya única virtud es despertar las fibras democráticas de la población venezolana. Si alguien tenía dudas en cualquier rincón del país sobre supuesto profesionalismo o imparcialidad de estas funcionarias, hoy la han disipado, con su interpretación tragicómica del artículo 72, donde solicitan hasta cuatro dedos para verificar al firmante.

Es tiempo de enfrentar al régimen dictatorial en el mismo terreno de la provocación que ha impuesto para recoger las firmas, y ahuyentar al ciudadano, desmoralizarlo, para que resignado se entregue ante el poder omnipotente de un presidente y un gabinete del terror que ha sumido a la población en la miseria y la ruina absoluta.

Este es el punto de partida de sindicatos y gremios, que han organizado a escala nacional y regional, como es el caso del estado Zulia, el Comando Sindical y Gremial por el Revocatorio, con el compromiso de aportar desde los trabajadores el apoyo en centenas de miles de firmas, con la orientación de tener razones de mucho peso para invocar este revocatorio, sobre todo, razones laborales, ligadas estrechamente a cada uno de los sindicatos y gremios aquí representados, aunadas a todas aquellas que como personas, como ciudadanos, determinan el derecho de querer salir de este régimen oprobioso que ha causado tanto daño al país.


Para sindicatos y gremios es decisivo revocar la injerencia del régimen en los procesos electorales de los sindicatos y gremios profesionales, las constantes y reiteradas violaciones de los derechos constitucionales, legales y contractuales del trabajador, los incumplimientos de los beneficios contractuales, que según nuestra carta magna son irrenunciables, la intromisión en las discusiones de las convenciones colectivas, imponiendo sus criterios, escudándose en los sindicatos y federaciones patronales, o simplemente homologando convenciones sin obedecer las leyes establecidas, donde se violenta el derecho de la progresividad de los beneficios, o sencillamente, no se discuten contratos colectivos sino que, unilateralmente, el patrono decide cómo y cuándo darle algún beneficio al trabajador.

Por tanto, el objetivo es revocar a un presidente que humilla y obliga a funcionarios públicos, a trabajadores de empresas del Estado a asistir a sus marchas y fastidiosas cadenas, donde se jacta de despedir a miles de funcionarios públicos que participaron en el primer firmazo en junio pasado, dejando sin seguridad social a familiares enfermos.

Esto amerita declararse en emergencia, no perder tiempo en especulaciones y abordar esta gran oportunidad para fortalecer al movimiento sindical y gremial de la minusvalía que todos conocemos y reconquistar la democracia perdida. Esta decisión de firmar los días 26, 27 y 28 de octubre será promovida en toda la geografía nacional.

05-10-16