10 Últimos

viernes, 14 de octubre de 2016

Un país en reversa que pide ser enderezado, @renenunez51





Por René Núñez, 12/10/2016

Nada más traumático en la vida cuando los pueblos se ven obligados, voluntarios o involuntariamente, a desviarse del camino por dónde venían transitando y avanzando, con lentitud y trabas, pero en la dirección correcta de las libertades y en democracia. Cómo es nuestro caso, el venezolano. Quién, en 1998, decidió seguir a un supuesto redentor, después de 200 años, para resarcir y completar la obra libertaria inconclusa dejada por  Simón Bolívar. La culpa ha sido atribuida a la oligarquía y al imperio norteamericano. El salvador, resultó ser Hugo Chávez, el nuevo mesías que vino hacer justicia social no solo en Venezuela sino en América Latina, con la promesa de conceder a los pueblos la mayor suma de felicidad posible.

La realidad es que el régimen del profeta (continuado por Maduro), que ya no está entre nosotros, en 17 años, ha hecho todo lo contrario; pues se dedicó a potenciar los intereses ideológicos y personales desde el poder, y no las fortalezas, las condiciones, las posibilidades y las oportunidades de las personas en libertad para vivir la vida que se merecen y valoran.

La diferencia  entre los países más desarrollados y países menos desarrollados, está en que los primeros, los desarrollados, se han concentrado en garantizar una mayor y mejor educación, salud, trabajo digno y decente con reglas de juego claras de integración de todos los habitantes. Este hecho explica los  buenos resultados en productividad que tienen sus economías y sus desarrollos sostenidos y sostenibles.

En cambio acá, esas condiciones fueron desmejoradas significativamente; explicando las razones del porqué de las devaluaciones continuas, el bajo poder adquisitivo, la hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas, la inseguridad; entre otras.
Las naciones exitosas se han caracterizado por su desarrollo sustentable, dejando al mercado solucionar  problemas de la sociedad, con un estado creando oportunidades y capacidades, facilitando y no obstruyendo la imaginación creadora de los distintos actores y sectores económicos y sociales.

La institucionalidad en este sentido juega un rol clave. Un estado respetuoso de la propiedad privada y la vida de los habitantes, tiende a generar condiciones para que las inversiones sean atraídas.
Nada de eso tenemos. Y no las podemos tener, al no haber separación de poderes públicos, capaces de administrar la razón, la verdad, las normas de derecho con equilibrio y justicia a la hora de su aplicación; condiciones de seguridad y confianza requeridas por el inversionista.

La economía privada acorralada, controlada, desestimulada y amenazada, hacen de nuestra nación, igual, poco confiable para contar con recursos y auxilios financieros, necesarios para no solo amortizar deudas, cancelar nóminas públicas, caracterizadas por exceso de burocracia y gasto fiscal, sino también para financiar proyectos de recuperación del aparato productivo en ruinas.

No es un problema de capricho político sino de interés nacional, la necesidad ineludible e impostergable  de un cambio de gobierno y de modelo económico, capaz de diseñar políticas públicas y estrategias correctas y viables, donde el trabajo y la productividad sean los motores aliados para la creación de riquezas económicas y riquezas humanas; cuyo centro del plan de desarrollo sean las personas; a quienes el Estado, los gobiernos y los dirigentes se deben y no al revés, cómo han pretendido culturalmente hacernos creer, los políticos de oficio.

Los ciudadanos, por nuestro lado, no debemos seguir apostando “al azar” liderazgos u opciones de poder, sin evaluarlos con la rigurosidad del compromiso de la gobernabilidad. ¿Quién garantiza mayor prosperidad, a todos? ¿Quién está mejor preparado para hacerlo? Los colores, todos, son hermosos y brillantes, por naturaleza; los hombres o las mujeres no necesariamente los son por llevarlos en su vestimenta de campaña.

Los domingos, 8 a 9 am, en ONDA GLOBAL por www.onda973fm.com 


René Nuñez
Presidente del Ifedec Capítulo Bolívar
@renenunez51