10 Últimos

domingo, 16 de octubre de 2016

El Pollo, por Eddie Ramírez





Por Eddie Ramírez, 15/10/2016

El pollo bravo es conocido. También el pollo loco. En los corrillos empresariales, en los familiares y últimamente en los políticos el pollo es muy mentado. También en el exterior. Hay pollos buenos y otros que no lo son. El pollo tiene sus adeptos, pero también quienes lo rechazan. Hay pollos de gratos recuerdos y algunos no tanto.

Uno de esos pollos, admirados por todos, fue el pollo Malpica, quien picaba muy bien. Fue jugador de beisbol, manager y médico. Como jugador lo único malo es que fue magallanero. Como mánager logró la hazaña de que el equipo venezolano ganara la Serie Mundial de Beisbol en 1941 en la Habana, venciendo en el partido final a la selección cubana, en tiempos en que Venezuela no se sometía a los dictámenes de los dirigentes de esa isla. Fue un médico de gran sensibilidad social. Tenía su consultorio en Catia. En mis años de estudiante trabajé de fiscal de espectáculos públicos y frecuentemente tenía el honor de saludar al doctor Malpica y a su distinguida esposa, asiduos asistentes al cine Artigas.

El pollo Sifontes es otro gran venezolano. Cantante y destacado compositor. ¿Quién no se ha emocionado al escuchar o al cantar su Anhelante? Hoy muchos compatriotas de la diáspora esperan anhelantes el poder regresar al país para estrechar a sus seres queridos. Tanto los de adentro, como los de afuera, esperan anhelantes que los rojos salgan del poder para que Venezuela pueda recuperar sus hijos que tuvieron que emigrar y que el país emprenda la senda del progreso y cesen los odios. Al pollo Sifontes lo conocí en un gimnasio en Santa Paula, al cual acudía con Raquelita Castaño, su bella esposa y excelente cantante.

El pollo Brito es otro venezolano distinguido. Cuatrista, cantante y compositor, ha llevado nuestra música a muchos países y nos deleita con sus intervenciones. No lo conozco, pero lo admiro como músico.

Hay otro pollo que es general retirado y diputado rojo. No es el pollo loco de la cadena mexicana de comida. Tampoco es el pollo bravo de la franquicia peruana, pero sin duda está bravo. El gobierno norteamericano lo ha señalado de tener vínculos con la guerrilla terrorista de la FARC y con el narcotráfico. Algunos periodistas se han hecho eco de esa información y en respuesta el pollo Carvajal los está demandando por difamación. En la lista de demandados están Miguel Henrique Otero, Gustavo Azócar, Patricia Poleo, Sofía Nederr, Javier Mayorca, Hernán Lugo, Ibsen Martínez y los dueños de Globovisión.

Desde luego que no tenemos ninguna simpatía por este pollo verde oliva, pero por principio hay que considerarlo inocente mientras no se demuestre lo contrario. Sin embargo, el pollo Carvajal escogió el peor camino para defenderse. Demandar a periodistas cuando tiene toda la influencia de quienes están en el poder no solo es un gran error, sino un intento de aprovechar las ventajas que brinda pertenecer a un régimen totalitario. Debe entender que una sentencia condenatoria en contra de los periodistas no limpiará su nombre y, más bien, despertará apoyo moral hacia nuestros comunicadores sociales.

A pesar de lo que afirman los ñángaras, la justicia de Estados Unidos no se somete a los dictámenes del Departamento de Estado, por lo que no debería temer presentarse ante esos tribunales para mostrar pruebas en su defensa, si las tiene, o para exigir que el fiscal aporte elementos que demuestren que es culpable. Por su familia debería tomar esta acción.

Hay otros pollos que aparecen y desaparecen. No son aves voladoras, pero para conseguirlas hay que subir hasta las nubes. En el pasado Venezuela tuvo una industria avícola muy desarrollada. Es cierto que siempre ha sido una industria de ¨ensamblaje¨, en la que casi todos los insumos para producir vienen del exterior, pero nuestros avicultores y empresas avícolas son muy eficientes manejando un negocio de márgenes estrechos. Empresas como Protinal y  La Caridad realizaron grandes aportes al consumidor en tiempos en que nadie pensaba en gallineros verticales, sino en un sistema de producción eficiente.

En el sector agropecuario la falta de transparencia oficial hace poco confiables las estadísticas. Según información publicada en El Sitio Avícola (5M Publishing, UK), durante los últimos meses del 2015 hubo una caída de la producción avícola de aproximadamente un 45% y la escasez de divisas está afectando la adquisición de vacunas, materias primas para alimentos balanceados, repuestos para maquinaria industrial y transporte. En artículo del 8 de este mes, el diario 2001 informa que ¨la crisis aviar pica y se extiende¨. Si se consigue, el kilo de pollo está alrededor de 1.800 bolívares, es decir 1.800.000 de los de antes.

Como en botica:
Los demócratas estamos de pláceme con la próxima investidura de monseñor Baltasar Porras como Cardenal. Felicitaciones al distinguido prelado. El presidente de facto instruyó al presidente de Pdvsa a que demande a El Nuevo País por mencionar el colapso de la empresa ¿Acaso es mentira que, según cifras oficiales de Pdvsa a la OPEP, en el año 2000 nuestra producción de crudo era de 2.891.000 barriles por día y en agosto de este año fue de solo 2.328.000 barriles por día; que las refinerías están destartaladas; que en el 2001 Pdvsa contaba con 69.284 trabajadores y que en el 2015 ese número ascendió a 166.337; que no le paga a sus proveedores, tiene una gran deuda externa e interna, que obliga a sus trabajadores a asistir a concentraciones oficiales en horas de trabajo, que ha perdido todos los juicios en el exterior y que hay graves denuncias de corrupción? Felicitamos a nuestro compañero ingeniero Javier Larrañaga, recientemente designado Miembro de la Academia de la Ingeniería y el Hábitat. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!