10 Últimos

miércoles, 5 de octubre de 2016

La tranquilidad perturbada, por @lmesculpi



Luis Manuel Esculpi 04 de octubre de 2016

Es una constante en los regímenes autoritarios interpretar la historia de acuerdo a sus propias conveniencias, exaltar sentimientos muy sensibles como el patriotismo, ellos constituyen aspectos privilegiados de su prédica, los mensajes y terminología son impregnados permanentemente de tales contenidos. La denominación de patriotas es empleada tanto para calificar a sus partidarios, como para descalificar al adversario; el que no esté de acuerdo con sus políticas fácilmente es calificado de anti-patriota o traidor. Llegando hasta el extremo de pretender dignificar acciones no precisamente nobles, como las delaciones, bautizando a sus autores, los soplones de "patriotas cooperantes".

Circulaba el rumor insistentemente. Las piedras provocaban ruido en el río. Era en realidad un secreto a voces, un conocido empresario vinculado al oficialismo paga la costosa defensa de los famosos sobrinos, apresados en Haití y juzgados en Estados Unidos acusados de narcotraficantes.

El propio empresario despejo la supuesta incógnita en entrevista concedida al The Wall Street Journal, se cuidó de señalar que lo hacía por razones "patrióticas” y como una manera de aliviar la carga a Maduro.

El empresario dueño de un canal de televisión que se ufana de haber sido factor clave en el fracaso del paro petrolero, el mismo que compró una par de pistolas que habían pertenecido al Libertador, y luego las donó al expresidente Chávez; en la entrevista al diario norteamericano confirmó los rumores que circulaban sobre el pagador de los prestigiosos y onerosos bufetes del norte.

Efectivamente, Wilmer Ruperti -quien por cierto el pasado mes de septiembre recibió un contrato de PDVSA por el monto de 138 millones de dólares- en la mencionada entrevista declaró: " Esto perturba la tranquilidad de la familia presidencial. Uno necesita que el Presidente este calmado"..."Estoy ayudando a preservar el gobierno constitucional de Venezuela".

El nerviosismo recorre el palacio, cada vez más difícil conciliar el sueño. Es comentario rutinario entre sus allegados. Las ojeras evidencian la tranquilidad perturbada. Es comprensible, las razones para tal intranquilidad son muy disímiles. No tiene ni la disposición, ni la capacidad para enfrentar la crisis. El sosiego no es requisito suficiente. Debiera facilitar la transición este año para tranquilidad de la los venezolanos, por eso exigimos cambiar el rumbo. La situación actual es cada vez más insoportable por la escasez de los productos de primera necesidad, la vertiginosa y trepidante inflación y la espantosa inseguridad en que vivimos; más en general por el terrible desmejoramiento de la calidad de vida, esas son las causas esenciales que perturban la tranquilidad de la inmensa mayoría.

Están plenamente consciente que no tienen posibilidades de salir airosos de ningún proceso electoral, el rechazo a sus políticas es abrumador, por ello se colocan al margen de la Constitución, al no realizar las regionales este año e idean todo tipo de tramoyas y trapisondas para intentar impedir la realización del referéndum revocatorio.

Desde Pedro Carreño afirmando que la situación económica impide la realización de comicios, hasta Elias Jaua quien afirma que no existe garantías de reconocimiento de los resultados, inventan cualquier pretexto para eludir la medición electoral. Solo la casta gobernante y sus asociados más íntimos tienen razones para la preservación del actual estado de cosas.

Insistimos en la necesidad y la posibilidad de lograr la transformación política, la Constitución contempla el referéndum como un mecanismo para el cambio, concentrar los esfuerzos en la jornada de fines de mes, despeja la ruta para su realización y abre cauces para superar la crisis que perturba - ¡ y de qué manera i la tranquilidad de quienes vivimos en este país.

Luis Manuel Esculpi