10 Últimos

martes, 11 de octubre de 2016

Rafael Orihuela: No sé por qué aquí no se vacuna



Rafael Orihuela, médico cirujano, investigador  y político venezolano. Hizo posgrado en medicina tropical en la Universidad de São Paulo, Brasil, trabajando de regreso a Venezuela como investigador en Medicina Tropical del la UCV en los laboratorios del doctor Félix Pifano. Entre 1992 y 1993 Orihuela ocupó el cargo de ministro de Sanidad y Asistencia Social.

Siempre preocupado y metido de lleno en los problemas de salud de nuestro país, quisimos entrevistarlo por todo lo que tiene que ver con los casos de difteria que se han presentado últimamente en la región de Guayana. La difteria una enfermedad infectocontagiosa que estaba erradicada desde hace 24 años.

-Doctor Orihuela ¿Qué es la difteria?

- La difteria es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria, el Corynebacterium diphtheriae, que tiene la particularidad de ser muy agresiva cuando ataca a los seres humanos y también con la particularidad de ser muy contagiosa. Es una de las enfermedades frente a las cuales la humanidad ha estado enfrentada a grandes epidemias muchísimas veces a lo largo de la historia y que encontró la horma del zapato a partir de 1970 cuando comenzaron a hacerse campañas de vacunación con una vacuna eficiente y Venezuela  estuvo entre los países que logró crear una institución que se llama el Instituto Nacional de Higiene  que elaboraba esa vacuna llamada Triple bacteriana contra difteria,  tosferina y tétanos, junto con la vacuna BCG contra la tuberculosis, eso facilitaba la campaña de erradicación y lo que era historia del año 70 hacia atrás, muy larga historia de siglos de epidemias de difteria comenzó a ser controlado y el año que marca un punto o marca importante 1978, ya después que pasó un año de la campaña de erradicación, donde los casos que estábamos acostumbrados a ver de más de un millón por año de más de 60.000 muertos a nivel mundial se transformaron en cifras de más o menos 10.000 casos por año con uno, dos, tres o cinco muertos. Allí la enfermedad estuvo bajo control.

-¿Cuándo se erradicó la difteria en Venezuela?


- En el caso venezolano, el último enfermo conocido data del año 1992, yo era ministro de Sanidad en ese momento y tuve el honor de despedir la difteria en Venezuela y no hubo más casos durante 24 años y eso fue producto de la campaña de erradicación y de vacunación eficaz que se hizo en ese tiempo.

-¿Por qué es tan contagiosa?

- Algunas bacterias tienen una alta contagiosidad interhumanos, es decir,  pasan de un humano a otro muy fácil. En el caso de la difteria la trasmisión es por la tos y  el estornudo, es decir que la bacteria está en la saliva, en esas pequeñas goticas que se acumulan con las secreciones que después se botan con la tos y al que está enfrente que recibe ese tosido le entra la bacteria y por eso el mecanismo de transmisibilidad es muy alto porque se contamina el que está muy cerca del otro.

-¿Se puede considerar en este momento como una epidemia?

- Hasta ahora es un brote epidémico porque después de tener 25 años sin enfermos, ya eso define una epidemia.

-Los casos encontrados se han dado en la región de Guayana muy cerca de los sectores mineros ¿Tiene algo que ver?

- La minería es  un problema de orden social, es lo que se llama un desarreglo de la sociedad que estamos viviendo que está muy estimulada por la crisis económica y la gente que anda en la calle sin posibilidad de trabajo, prefiere montarse en un autobús, irse para esa zona minera a ver  si se consigue una pepita de oro y salva su semana, su mes o sus dos meses y esto es lo que hace que se mezcle mucha población de un lado y de otro, sobre todo por las zonas fronterizas.

En esa zona en el sur de Venezuela, en Guayana, en el kilómetro 88 famoso, Las Claritas, El Dorado llegan autobuses con gente todos los días, unos procedentes de países cercanos como Brasil y Colombia, donde también existen casos de difteria. Las zonas fronterizas están más lejos de sus capitales y los que se aventuran para acá son familias enteras que se desplazan de un lado a otro, que fundan un pueblo, que después lo tumban, siguen para otro pueblo porque les gritan que hay una “bulla” de oro y eso es un proceso continuo de desbarajuste social que desorganiza a la sociedad, esos padres van a con sus hijos y el que por mala suerte esté incubando y se enferma en Venezuela va a  encontrarse con la zona sur del país, Delta Amacuro, Amazonas, estados poco protegidos por vacunas y si aparecen casos humanos es porque están poco vacunados

-¿Son más susceptibles los niños que los adultos?

- El niño en general en este tipo de epidemias es más susceptible, por eso estas enfermedades se llaman infecto contagiosas de la infancia.

-¿Cuándo y por qué se dejó de vacunar en Venezuela?

- Cuando se trazan metas de vacunación se está obligado a pensar para cualquier enfermedad de las que se atacan a través de estos programas de vacunación e inmunización que se deben alcanzar en el óptimo un 95% de los que tienen que vacunar, porque si se cierra ese círculo ahí no tienes epidemias.

En un país como Venezuela en el que nacen 600.000 niños por año, si se deja de vacunar a un 15% que no es tanto,  pero tendrás una masa de niños que no será vacunada nunca que pasará en 5, 10, 15 años a ser susceptible y esa masa que no se vacunó nunca es lo que explica la epidemia que está ocurriendo. Habría que verificar desde cuándo comenzó la falla de vacunación objetiva. Entonces a esa población hay que revisarla, vacunar lo que haya que vacunar porque ahí la vacunación ha fallado por lo menos en los últimos 5 años.

-¿Cómo se explica la ocultación de la enfermedad por parte de las autoridades?

- La gente cree que engaña al otro si oculta y eso no es cierto porque todo se sabe.  Por ejemplo,  en el caso difteria  ahorita habría que fajarse a hacer recordatorios de qué cosa es esa en los médicos venezolanos porque es una enfermedad que no se ve desde hace 24 años, eso se dejó de enseñar en las universidades porque no existía y si lo ocultas te va peor.

Ahora crearon una cosa que se llama Sala Situacional, puro discurso, está ubicada en Puerto Ordaz, la dirige la doctora July  Cermeño, Cruz Cordero y una doctora llamada Mayra González Pérez que es cubana, ella es supuestamente la coordinadora de esa Sala Situacional ¿Qué es esto? Lo primero que hay que hacer es una rueda de prensa a Venezuela explicando el problema.

No puedes ni alarmar a la población ni salir con un discurso catastrófico, pero hay que poner el problema en su sitio. Lo que tenemos es un brote de difteria que está confirmado, que tenía fuera del país 24 años, que hay que atacarlo, que hay que vacunar, es muy simple.

-¿Por qué fracasan estas campañas?

- Porque hay un empeño en negar la crisis que estamos viviendo, en negar la  emergencia en salud que estamos viviendo con el argumento de que si admites que existe te van a invadir, esa pila de tonterías que realmente no sirven para nada. Lo que tienen que hacer los actores de este gobierno es dejarse ayudar, dejarse aconsejar y actuar porque se pierde mucho tiempo negando la verdad. Hay que actuar porque negar la verdad u ocultarla es mucho peor que admitir los hechos y actuar.

-¿Dónde está el foco encontrado en Venezuela actualmente?

- En el estado Bolívar en  el municipio Sifontes, en la población migratoria que está haciendo pueblos, más o menos a unos ciento y tantos kilómetros de Ciudad Bolívar, pero eso es una ruta continua de movimiento porque la vida minera ilegal en esa zona,  eso que llaman ahora El Arco Minero es un desastre, ahí no hay planificación de nada.

Este es un problema muy serio porque refleja un país en descomposición, si estás dependiendo de que la Providencia Divina te lance una pepita de oro, que no va a pasar, lo que haces es exponer a tu familia a pasar hambre, a que se enfermen porque no están vacunados y este es un verdadero desastre que tiene que tener una normativa y no lo puedes seguir ocultando inventando planes que no existen, lo que hay es que informar claramente lo que está pasando y ya. Si la población toma conciencia de lo que está pasando y colabora la cosa es mucho más fácil y no estar amenazando a los médicos porque eso perjudica a la revolución ¡qué es eso!

-¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

 - Un diagnóstico popular puede ser una amigdalitis, las agallas inflamadas con placas, dificultades para tragar, malestar y fiebre. Esto puede ser difteria y que es  potencialmente grave. Hay tres tasas de mortalidad para la difteria: en los menores de un año la mortalidad alcanza hasta un 20%; entre uno y cinco años la mortalidad es del 10% y en los adultos y adultos mayores está alrededor del 2%.

-¿Existe algún tratamiento para la difteria?

-Sí, el suero antidiftérico que se utiliza con las personas que ya están enfermas,  que no es fácil de elaborar ni de conseguir y por eso hay que buscarlo en el exterior, pero existen los fondos rotatorios, fondos de ayuda mutua que pueden estar en Colombia, Brasil, es decir, que hay mecanismos pero hay que ponerlos en funcionamiento.

-¿Se debe decretar una alarma por este brote de difteria en Guayana?

- Debemos estar alerta, no creo que haya suficientes razones para alarmar a la población, pero si el Gobierno no actúa, evalúa bien la masa que debe ser vacunada de inmediato, si no tienen la vacuna, si no tienen el suero entonces estamos trancados.

Lo que hay es que tener una actitud expectante, estar preparados, pero lo que está pasando es ocultar y ahora que la reconocemos entonces no hayamos cómo hacer para ser eficientes en la campaña que necesitamos hacer. Me encantaría que me dijeran que ya se vacunó al 100% de la población, pero sabemos que eso no va a ocurrir, entonces hay que estar pendientes, no bajar la guardia.

-¿Ha habido fallecidos por este brote?

- Por ahora se habla de 23 muertes de niños, no  lo puedo asegurar porque no tengo la evidencia, pero eso en el caso de Bolívar y los primeros pacientes que tienen que ver con el foco minero  de la zona del kilómetro 88 y del Municipio Sifontes pareciera que es verdad. Si me preguntan dónde pondría el foco de atención diría que en Oriente completo: Monagas, Anzoátegui, Delta Amacuro, Amazonas, Bolívar y por si acaso Nueva Esparta.

-¿En el país hay vacunas contra la difteria?

- Yo no lo puedo asegurar, esa es la vacuna más simple que hay, fácil de producir y de conseguir, si no la hay sería lamentable. Aquí no se vacuna no sé por qué, por  flojera, negligencia, desidia por cantidad de cosas que no tienen nada que ver con la realidad o una subrealidad.

08-10-16