10 Últimos

lunes, 29 de mayo de 2017

LA VIOLENCIA EN LOS MOVIMIENTOS PACÍFICOS, por @FernandoMiresOl



Fernando Mires 28 de mayo de 2017

Hay que decirlo: nunca ha habido grandes movimientos de multitudes que, a pesar de haber sido orientados a través de una línea pacífica, estén exentos de violencia. Violencia practicada incluso por personas que en la vida cotidiana son enemigas de todo acto brutal. Con eso hay que contar. No hay torrentes sin desbordes. La racionalidad de los grandes grupos no es la misma que la de los individuos.

En la masa, una parte del yo decisional desaparece y es sustituido por un “nosotros”, es decir, por una unidad colectiva que obedece a una lógica muy distinta a la individual. De lo que se trata entonces en un movimiento democrático pacífico es de minimizar al máximo la violencia. Evitarla es difícil. Quizás imposible

En las grandes demostraciones públicas suelen perfilarse vanguardias formadas por jóvenes aguerridos organizados de un modo diferente a las organizaciones políticas y sociales convocantes. Ellos juegan un papel importante, incluso insustituible en los inevitables enfrentamientos con los organismos represivos. El problema aparece cuando los comandos juveniles sustituyen al movimiento de las multitudes. Si además se tiene en cuenta la enorme predominancia masculina en los enfrentamientos, podemos entender por qué, cuando la violencia se autonomiza de la política, puede llegar a conspirar en contra del crecimiento de las propias manifestaciones democráticas. La violencia es exclusiva, nunca inclusiva. La violencia resta, nunca suma.

Por supuesto, los ritmos y formas de acción de los jóvenes son muy diferentes a los que corresponden a madres y padres o a grupos religiosos, culturales y vecinales. Pensar que estos últimos deben imitar a la energía juvenil, sería absurdo. Absurdo también es creer que los jóvenes deben actuar igual que sus padres y abuelos en las demostraciones públicas.

Sin intentar intelectualismos innecesarios, hay que aceptar que en toda manifestación juvenil hay un componente edípico. Allí los jóvenes practican de modo colectivo una desobediencia no siempre posible de realizar en sus casas. Esa desobediencia la dirigen, fundamentalmente, en contra del poder establecido. ¿Y puede haber una expresión más nítida del poder que esos soldados robotizados, dispuestos a  matar para defender a un grupo de desalmados enchufados en el Estado? La sola presencia de esas tropas en las calles es una incitación a la violencia. La de los jóvenes, en el peor de los casos, es contraviolencia.

La contraviolencia, en un movimiento definido como pacífico, debe ser reducida al mínimo. En ese punto están de acuerdo los partidos y organizaciones de la oposición democrática venezolana. Sin embargo, hoy voces directivas que, no llamando directamente a la violencia, la estimulan. Por ejemplo, cuando algunas y algunos afirman que el objetivo es solo “la caída” del régimen sin mencionar el restablecimiento de la Constitución de 1999, despojan al movimiento de su principal característica política: la de ser expresión de una insurrección constitucional y constitucionalista. Y por eso mismo pacífica.

Más irresponsables son todavía aquellos dirigentes que, sin tener ningún dato en la mano, aseguran que la caída de la dictadura es solo cosa de días. Puede incluso que eso sea así. Pero la tarea de los líderes es fijar los objetivos a cumplir y no inventar plazos que no conocen ni pueden conocer. Mucho menos crear expectativas que, si no son cumplidas, producirán grandes desilusiones

Si en un gran movimiento democrático aparecen algunos jóvenes exaltados es casi un hecho normal. La aparición de líderes exaltados, en cambio, está de más.