10 Últimos

jueves, 25 de mayo de 2017

Los muchachos de la resistencia por @daVinci1412


Por Gioconda San-Blas


Amanece en los Altos Mirandinos. El retumbar cercano de bombas y disparos y los gritos de vecinos me despereza enseguida. Son los cuerpos represivos del régimen, llegados a esta pequeña ciudad al amparo de la oscuridad todavía reinante para actuar brutalmente con toda su violencia, tumbando rejas, rompiendo puertas, allanando residencias privadas sin orden judicial alguna, saqueando, arrastrando a su capricho a jóvenes y adultos.

Por varios días, pequeños grupos de jóvenes habían bloqueado calles de la ciudad. Mientras la oposición unitaria había establecido un programa de acciones conjuntas bien definidas en el tiempo, muchachos con la impaciencia y el idealismo propios de la juventud decidieron ir por su cuenta, en acciones que solo perjudicaban a nuestra propia gente al condenarnos a un encierro local. A pesar de otras voces que intentaban alertar, no querían ellos creer que su inocencia política estaba siendo vulnerada por adultos con intereses aviesos, infiltrados por el régimen para generar una anarquía propicia al quebrantamiento de la unidad opositora.

El resultado es doloroso: días antes era asesinado el joven Diego Arellano, uno más en esa orgía de sangre que el régimen ha dispuesto contra los manifestantes desarmados y que se ha llevado a más de 50 personas, casi todos menores de 30 años, en mes y medio de protestas. Más de 30 detenidos, 7 personas heridas, familias atropelladas y población atormentada se suman al balance negativo local. Queda un aprendizaje: la unidad y la no violencia como grandes valores a ser repetidos machaconamente en esta lucha desigual de un pueblo desarmado contra una camarilla armada hasta los dientes y dispuesta a todo para mantenerse a perpetuidad en el poder.

Nuestros muchachos de la resistencia deben asumir esos valores, luchar por sus ideales, que son los nuestros, en unidad y resistencia pacífica, porque ellos son los depositarios del futuro. No queremos mártires; queremos ciudadanos vivos, dispuestos a trabajar en paz por el país, en democracia. Cuando este régimen no sea sino un mal recuerdo, la tarea de ponernos al día será titánica porque no serán veinte años de atraso los que llevamos a cuestas. Ya sabemos que la involución sufrida desde 1999 en temas de salud, educación, ciencia, tecnologías, productividad, es de tal magnitud que nos ubican en los años 50-60 del siglo pasado. Es decir, cuando salgamos de este infierno tendremos que dar un salto de sesenta años para ponernos a tono con el mundo exterior y convertirnos en un mundo civilizado, si queremos aproximarnos al primer mundo.


Ese salto cuántico lo darán nuestros muchachos, nuestros hijos y nietos, los mismos que están hoy al frente de las manifestaciones, tragando gases, recibiendo perdigones en sus delgados cuerpos y sufriendo detenciones ilegales por el único delito de añorar una libertad que no han conocido y a la que defienden con sus manos desnudas. Aquí estamos los abuelos para acompañarlos, para apoyarlos en lo que podamos, como lo hacemos hoy, como lo hemos hecho siempre. Y cuando ese futuro luminoso de construcción de un país nuevo llegue de la mano de todos los venezolanos unidos bajo una misma bandera, los acompañaremos sin estorbar ni pretender asumir las posiciones que ellos deberán ocupar, animados por esa vitalidad propia de muchachos milenarios, como se ha dado en llamar a los de este tercer milenio, que no necesariamente es igual a la de las generaciones precedentes.

Son nuestros muchachos, los Jairo, Armando, Juan Pablo, Diego de hoy y de ayer, a quienes no olvidamos, cobardemente asesinados por el régimen, quienes están regando con su sangre esta lucha por la libertad y el progreso que ellos no conocieron. Y son nuestros muchachos los que siguen dando la cara y exponiendo sus cuerpos en esta lucha desigual de armas letales versus ideales, los que asumirán en nombre de aquellos que ya no están, en nombre de sus padres y abuelos y en nombre de sí mismos el compromiso de convertir este desierto en esa tierra próspera que hemos soñado por tanto tiempo.

TUITEANDO

La Asamblea Nacional avanza en la formación de un Frente Nacional de Defensa de la Constitución en la que participan amplios sectores del país. Es una iniciativa a la que nos sumamos.

25-05-17

http://www.talcualdigital.com/Nota/143018/los-muchachos-de-la-resistencia